El ca­pi­tán en el re­gre­so a Se­gun­da B

Diario La Grada Atlético - - SUMARIO - POR ADRIÁN BELOKI FO­TOS DE JE­SÚS CAS­TA­ÑO CAN­DE­LA

Bue­nas tar­des Ra­fa, en pri­mer lu­gar fe­li­ci­ta­ros por vues­tro in­creí­ble fi­nal de Li­ga y el as­cen­so. Des­de fe­bre­ro a fi­nal de tem­po­ra­da, 12 vic­to­rias y dos úni­cos em­pa­tes.

Bue­nas tar­des, mu­chas gra­cias. Ha si­do to­do un bo­ni­to sue­ño, era al­go por lo que es­tá­ba­mos lu­chan­do des­de ju­lio. To­dos so­ñá­ba­mos con un fi­nal co­mo es­te que he­mos vi­vi­do y el es­fuer­zo de ca­da en­tre­na­mien­to ha va­li­do la pe­na por es­te éxi­to.

¿Cuál ha si­do la cla­ve pa­ra es­te des­co­mu­nal sprint fi­nal en el que ape­nas ha­béis fa­lla­do?

La cla­ve ha si­do el tra­ba­jo dia­rio, in­clu­so en las se­ma­nas en las que veía­mos que la clasificación se com­pli­ca­ba. El ini­cio del año fue muy du­ro por­que nos en­con­tra­mos con una plan­ti­lla con una ba­se muy gran­de en edad ju­ve­nil que subía tras ha­cer el do­ble­te de Li­ga y Co­pa. Ese hán­di­cap fue im­por­tan­te al adap­tar­se a una ca­te­go­ría tan du­ra co­mo es­ta Ter­ce­ra, pe­ro al fin y al ca­bo el enor­me tra­ba­jo del mis­ter y to­do su equi­po téc­ni­co nos ha ayu­da­do a ven­cer y lo­grar el ob­je­ti­vo.

En fe­bre­ro pre­ci­sa­men­te en­tre­vis­ta­mos a Ós­car, que nos in­sis­tía en que el as­cen­so no era una obli­ga­ción, sino un ob­je­ti­vo pa­ra que los jó­ve­nes sa­lie­ran de su zo­na de con­fort y pe­lea­ran ba­jo pre­sión.

Exac­to, du­ran­te to­do el año sa­bía­mos que no era al­go obli­ga­do, y los más ma­yo­res sa­bía­mos que te­nía­mos que con­tri­buir pa­ra ace­le­rar el pro­ce­so de adap­ta­ción de los cha­va­les y los ju­ve­ni­les que han subido du­ran­te la tem­po­ra­da. En esos seis me­ses he­mos con­se­gui­do adap­tar­nos a una ca­te­go­ría que creo que ha si­do es­pe­cial­men­te du­ra es­te año. Tam­bién el he­cho de que mu­chos de ellos vi­nie­ran de ga­nar tí­tu­los ha he­cho que su ham­bre y su am­bi­ción nos ha­yan ayu­da­do a con­se­guir el ob­je­ti­vo.

Cuan­do fi­chas­te por el Atlé­ti­co ya te­nías ex­pe­rien­cia en Ter­ce­ra con el San Pe­dro ma­la­gue­ño. ¿Has no­ta­do la di­fe­ren­cia en­tre gru­pos?

Sí, aun­que la ter­ce­ra an­da­lu­za la con­si­de­ro tam­bién de los gru­pos fuer­tes a ni­vel na­cio­nal. Don­de más lo no­té el año pa­sa­do fue en el es­ti­lo de jue­go, por­que en el sur los cam­pos son mu­cho más gran­des y el es­ti­lo que se prac­ti­ca se adap­ta a ellos. Aquí hay mu­cho cés­ped ar­ti­fi­cial, cam­pos pe­que­ñi­tos y allí cam­pos an­chos y cés­ped na­tu­ral. Aún así, no me cos­tó adap­tar­me.

Es­te año has si­do uno de los que ha dis­fru­ta­do del pre­mio de ser con­vo­ca­do con el pri­mer equi­po.

Qué te voy a con­tar, una ex­pe­rien­cia muy muy bo­ni­ta con la que so­ña­ba des­de pe­que­ño. Es­tar con esos fut­bo­lis­tas tan gran­des, sen­tir­te par­tí­ci­pe de sus di­ná­mi­cas y con­vi­vir con el gru­po fue al­go muy, muy gran­de que es­pe­ro que se vuel­va a re­pe­tir.

La prohi­bi­ción de fi­char tam­bién afec­ta al fi­lial. En par­te sig­ni­fi­ca­rá que la ma­yor par­te de vo­so­tros se­gui­réis en Se­gun­da B jun­tos. ¿Os ha­ce ilu­sión y os mo­ti­va es­te re­to?

Por su­pues­to, ade­más el he­cho de com­par­tir un año más con com­pa­ñe­ros que co­no­ces es mu­cho más fá­cil pa­ra el te­ma de adap­tar­se, co­ger au­to­ma­tis­mos y tam­bién por la con­vi­ven­cia, que es real­men­te im­por­tan­te.

Ade­más Ós­car afron­ta­rá el ter­cer año con mu­chos de tus com­pa­ñe­ros, a los que tu­vo en el ju­ve­nil.

Eso es, ese he­cho ha­ce

RA­FAEL MU­ÑOZ BE­NA­VI­DES (MÁ­LA­GA, 1995) ES EL CA­PI­TÁN DEL ATLÉ­TI­CO DE MA­DRID B DE ÓS­CAR FER­NÁN­DEZ QUE HA CON­SE­GUI­DO EL AS­CEN­SO A SE­GUN­DA B TRAS UNA MAG­NÍ­FI­CA TEM­PO­RA­DA. EL CEN­TRAL MA­LA­GUE­ÑO HA CUA­JA­DO UN AÑO ES­PLÉN­DI­DO EN EL QUE SE HA GA­NA­DO HAS­TA SER CON­VO­CA­DO POR SI­MEO­NE PA­RA EL PRI­MER EQUI­PO. EN ES­TA NUBLADA TAR­DE DE MA­YO NOS RE­CI­BE EN LA CIU­DAD DE­POR­TI­VA PA­RA VA­LO­RAR SU TEM­PO­RA­DA Y SU FU­TU­RO

que ten­ga­mos muy in­cul­ca­do lo que el mís­ter quie­re, sa­be­mos có­mo es el mís­ter y có­mo tra­tar­lo. Mu­chas ve­ces no se ve el va­lor que tie­ne pa­ra un ju­ga­dor el he­cho de que el en­tre­na­dor ten­ga con­ti­nui­dad y en es­te ca­so es muy evi­den­te.

Há­bla­nos de Ós­car, cu­yo cu­rrí­cu­lum en dos años en el club es im­pre­sio­nan­te. ¿Có­mo es en el tra­to con los ju­ga­do­res?

No que­dan pa­la­bras pa­ra de­cir so­bre él, ya lo veis lo cer­cano que es en re­des so­cia­les, en el tra­to con to­do el mun­do y así es co­mo nos tra­ta a no­so­tros. Apar­te de ser el pri­mer en­tre­na­dor es muy se­gun­do en­tre­na­dor, en el sen­ti­do de que es muy co­mu­ni­ca­ti­vo con los ju­ga­do­res y tie­ne una re­la­ción muy bue­na con to­dos los com­pa­ñe­ros. To­do eso su­ma mu­cho.

En las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les del club es muy nor­mal que mu­chos mi­ren a la can­te­ra. ¿Te ves a ti mis­mo y a los com­pa­ñe­ros ca­paz de asu­mir el re­to del pri­mer equi­po?

Por su­pues­to, más que pre­pa­ra­dos. Ade­más, el he­cho de sa­ber que es­ta­mos en un club que cuen­ta con no­so­tros nos otor­ga ese ali­cien­te pa­ra se­guir co­rrien­do e in­ten­tar cum­plir nues­tro sue­ño. Sa­ber que ca­da go­ta de su­dor, ca­da sprint y ca­da en­tre­na­mien­to en el que es­ta­mos tra­ba­jan­do du­ro pue­de te­ner pre­mio y ver ju­ga­do­res de la ca­sa en el pri­mer equi­po nos da mu­cha fuer­za pa­ra se­guir com­pi­tien­do al má­xi­mo.

Pa­ra ir ter­mi­nan­do, una se­rie cor­ta. ¿Un es­pe­jo al que mi­rar­te co­mo fut­bo­lis­ta?

Me en­can­ta la for­ma de ju­gar y de com­pe­tir de Die­go Go­dín. Me veo re­fle­ja­do en él en que es­té mal o es­té bien fí­si­ca­men­te siem­pre in­ten­ta dar su me­jor ver­sión a sus com­pa­ñe­ros. Tam­bién Giménez, con quien com­par­tí ha­bi­ta­ción en la con­vo­ca­to­ria, por­que es muy bo­ni­to en­con­trar­te con un ju­ga­dor tan jo­ven de la ca­sa que tie­ne tan­ta pro­yec­ción, oja­lá pu­die­ra se­guir su ca­mino.

Úl­ti­ma, ¿un sue­ño que te que­de por cum­plir?

Cum­plí el de sen­tar­me en un es­ta­dio de Pri­me­ra Di­vi­sión, na­da más y na­da me­nos que en el Cal­de­rón, que lo echa­re­mos mu­cho de me­nos. Aho­ra me que­da de­bu­tar y se­guir acu­mu­lan­do historias que pue­da con­tar en un fu­tu­ro. El ma­yor lo­gro con el que sue­ño es con ju­gar un Mun­dial, pe­ro aún lo veo muy le­jos y aho­ra de­bo cen­trar­me en la Se­gun­da B y en ayu­dar al equi­po par­ti­do a par­ti­do, pa­ra que el club es­té agra­de­ci­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.