Con­tro­lar las emo­cio­nes en las de­ci­sio­nes del var

Las de­ci­sio­nes del vi­deoar­bi­tra­je afec­tan al es­ta­do de áni­mo de los ju­ga­do­res Sa­ba­té, res­pon­sa­ble del área de psi­co­lo­gía del club, des­ta­ca la im­por­tan­cia de sa­ber re­gu­lar las emo­cio­nes “El VAR ge­ne­ra si­tua­cio­nes que mo­vi­li­zan emo­cio­nes y el ju­ga­dor de­be e

Diario La Grada - - ACTUALIDAD. ESPANYOL - Ro­ger ma­cÍas BAR­CE­LO­NA

Una de las gran­des no­ve­da­des de la li­ga es­ta tem­po­ra­da es el VAR. Con ello el fút­bol es más jus­to, aun­que aún hay si­tua­cio­nes del jue­go que no son re­vi­sa­bles y la po­lé­mi­ca, en oca­sio­nes, se­gui­rá pre­sen­te. Pe­ro hay un as­pec­to con el que qui­zá no se con­ta­ba y es­te es el es­ta­do de áni­mo de los ju­ga­do­res en fun­ción de las de­ci­sio­nes del VAR. Ce­le­brar un gol que po­dría ma­tar un par­ti­do y que te lo qui­ten lue­go, por ejem­plo, co­mo su­ce­dió ha­ce ocho días en el cam­po del Ala­vés, es al­go que afec­ta al de­sa­rro­llo del jue­go.

Ru­bi re­co­no­ció en la rue­da de pren­sa pos­te­rior al cho­que que esa de­ci­sión, más allá de lo que pu­do afec­tar a sus ju­ga­do­res, le su­pu­so un im­por­tan­te es­tí­mu­lo aními­co al ri­val. De he­cho, po­co des­pués lle­ga­ron los dos go­les del Ala­vés. “Las de­ci­sio­nes jue­gan con el es­ta­do de áni­mo de los dos equi­pos. No­so­tros he­mos in­ten­ta­do con­tro­lar nues­tro es­ta­do de áni­mo, ha­blan­do du­ran­te ese mi­nu­to y me­dio de re­vi­sión del VAR, pe­ro no pue­do con­tro­lar el del ri­val. Y es­tá cla­ro que les ha da­do mu­cha mo­ral”, apun­tó.

Los pa­ro­nes del VAR y sus de­ci­sio­nes, so­bre to­do cuan­do mo­di­fi­quen la pri­me­ra de­ci­sión ar­bi­tral, pue­den cam­biar los es­ta­dos de áni­mo de los ju­ga­do­res, pe­ro eso es al­go que se pue­de tra­ba­jar y se­gu­ro que Ru­bi y su cuer­po téc­ni­co, siem­pre pen­dien­tes de to­do, lo ten­drán en cuen­ta.

Jau­me Sa­ba­té, psi­có­lo­go del de­por­te res­pon­sa­ble del área de psi­co­lo­gía del club y que for­ma par­te del De­par­ta­men­to de Op­ti­mi­za­ción y Ren­di­mien­to del fút­bol ba­se, ex­pli­có que “el jue­go mo­vi­li­za mu­chas emo­cio­nes y es­tas ha­cen que uno pue­da au­men­tar el ren­di­mien­to o que ten­gan un efec­to ne­ga­ti­vo. El VAR ge­ne­ra es­tas si­tua­cio­nes que mo­vi­li­zan las emo­cio­nes y sa­le be­ne­fi­cia­do el que las re­gu­le me­jor y evi­te que es­tas si­tua­cio­nes le sa­quen del par­ti­do”. Pa­ra evi­tar que el ju­ga­dor pier­da la con­cen­tra­ción en es­tos tiem­pos de es­pe­ra del VAR, y que no se des­ani­me cuan­do la de­ci­sión le per­ju­di­que, Sa­ba­té apun­tó que pue­de ser be­ne­fi­cio­so que “el ju­ga­dor ten­ga muy cla­ro lo que de­be ha­cer en esos momentos, in­de­pen­dien­te­men­te de la de­ci­sión que to­me des­pués el ár­bi­tro”. Eso po­dría ser “co­mu­ni­car­se en­tre los ju­ga­do­res, dar­se áni­mos o ha­blar con el en­tre­na­dor pa­ra va­lo­rar el par­ti­do y co­rre­gir as­pec­tos. O ha­cer un pe­que­ño aná­li­sis per­so­nal de lo que uno es­tá ha­cien­do y pen­sar en lo que de­be­rá ha­cer a con­ti­nua­ción”. La cla­ve es que “si el ju­ga­dor sa­be lo que de­be ha­cer en ese mo­men­to y di­ri­ge su aten­ción a ello, eso au­men­ta la si­tua­ción de con­trol y dis­mi­nu­ye la an­gus­tia por la in­cer­te­za de lo que de­ter­mi­ne el VAR. Y con ello el ren­di­mien­to au­men­ta o al me­nos no dis­mi­nu­ye”, con­si­de­ró.

Ade­más, Sa­ba­té apun­tó que “un ex­ce­so de mo­ti­va­ción pue­de per­ju­di­car el ren­di­mien­to”, cuan­do la de­ci­sión del VAR sea po­si­ti­va. Así in­ci­de en que el ju­ga­dor de­be te­ner cla­ro que “la de­ci­sión del ár­bi­tro no es lo que da ren­di­mien­to, sino se­guir las pau­tas de lo que le pi­da el en­tre­na­dor y las si­tua­cio­nes de jue­go so­bre las que ellos tie­nen el con­trol”.2

Da­vid ra­mí­rez

Jau­mé Sa­ba­té, psi­có­lo­go del de­por­te res­pon­sa­ble del área de psi­co­lo­gía del club.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.