“mar­car­nos un te­cho se­ría li­mi­tar­nos”

Diario La Grada - - ENTREVISTA. ESPANYOL - Ja­vi ló­pez por JORDI LUEN­GO

Ja­vi Ló­pez, que de­bu­tó con el pri­mer equi­po en la tem­po­ra­da del de­but en el RCDE Sta­dium, es­tá ha­cien­do his­to­ria con el Es­pan­yol. El pa­sa­do lu­nes al­can­zó los 222 par­ti­dos en Pri­me­ra con la blan­quia­zul, igua­lan­do a to­do un mi­to co­mo Car­los Ka­me­ni. Tras de­jar Se­vi­lla y su Osu­na na­tal por Bar­ce­lo­na, ma­ña­na re­gre­sa a su ciu­dad con la ilu­sión por ban­de­ra. Vuel­ve or­gu­llo­so de lu­cir el bra­za­le­te de ca­pi­tán y con ga­nas de se­guir su­man­do pa­ra con­ti­nuar en lo al­to de la cla­si­fi­ca­ción. El Es­pan­yol es­tá fir­man­do un his­tó­ri­co ini­cio de cam­peo­na­to. ¿Có­mo se lle­va ser el equi­po de mo­da y es­tar ba­jo los fo­cos? Con la má­xi­ma ilu­sión po­si­ble. To­dos es­ta­mos muy sa­tis­fe­chos con es­te co­mien­zo y men­ta­li­za­dos de es­tar vi­vien­do al­go his­tó­ri­co. Lo es­ta­mos dis­fru­tan­do al má­xi­mo y so­mos cons­cien­tes de que te­ne­mos que se­guir ha­cién­do­lo igual de bien, o me­jor, pa­ra con­ti­nuar ga­nán­do­nos el de­re­cho a se­guir en las po­si­cio­nes pri­vi­le­gia­das de la ta­bla.

Dis­fru­tan­do co­mo un pe­ri­co más, re­gre­sa a Se­vi­lla con la ilu­sión de se­guir en lo más al­to

¿Dón­de es­tá la cla­ve del éxi­to? El año pa­sa­do con el cam­bio de téc­ni­co ya se vio una men­ta­li­dad dis­tin­ta, y des­pués Ru­bi lle­gó con ilu­sión, am­bi­ción y nos trans­mi­tió que éra­mos gran­des ju­ga­do­res y que se po­dían ha­cer co­sas bo­ni­tas y dis­fru­tar en ca­da par­ti­do. Vien­do de dón­de ve­ni­mos, ¿có­mo se ges­tio­na emo­cio­nal­men­te es­tar en la par­te al­ta? Con nor­ma­li­dad, ya que las co­sas po­si­ti­vas siem­pre se lle­van muy bien. Son muy fá­ci­les de asi­mi­lar. Des­pués de lo que he­mos pa­sa­do, vi­vir es­to es al­go tan emo­cio­nan­te que te quie­res aga­rrar con fuer­za pa­ra se­guir dis­fru­tan­do, ya que es muy bo­ni­to. To­dos so­mos cons­cien­tes de lo que cues­ta es­tar en es­ta po­si­ción y va­mos a dar el má­xi­mo pa­ra se­guir man­te­nién­do­la. En es­tos mo­men­tos so­mos unos pri­vi­le­gia­dos. ¿Dis­fru­tas más que nun­ca? Sin du­da es uno de los me­jo­res mo­men­tos des­de que lle­gué al club. Uno en los que más es­toy dis­fru­tan­do, por­que se han da­do to­das las cir­cuns­tan­cias pa­ra po­der ha­cer­lo: hay es­ta­bi­li­dad eco­nó­mi­ca, paz so­cial y un equi­po al que le es­tán sa­lien­do bien las co­sas. Es­pe­ro que si­ga­mos así y al fi­nal de cur­so po­da­mos ha­blar de una tem­po­ra­da his­tó­ri­ca. ¿Cuál es el te­cho del equi­po? Soy de los que pien­so que no hay que mar­car­se nin­guno, ya que eso se­ría li­mi­tar­nos no­so­tros mis­mos. He­mos de ir a ga­nar en to­dos los par­ti­dos y a par­tir de ahí ya ve­re­mos don­de po­de­mos lle­gar. La con­vo­ca­to­ria de Her­mo­so es un pre­mio al gran mo­men­to que vi­ve to­do el equi­po. ¿Có­mo lo ha­béis vi­vi­do en el ves­tua­rio? Con mu­cha emo­ción. Que des­pués de 30 me­ses un com­pa­ñe­ro vuel­va a ir con­vo­ca­do con la se­lec­ción

es un sín­to­ma de ale­gría y de que las co­sas se es­tán ha­cien­do bien. En es­ta oca­sión ha ido Ma­rio, pe­ro Da­vid tam­bién es par­tí­ci­pe de es­ta con­vo­ca­to­ria por­que los dos ha­cen una pa­re­ja de cen­tra­les que, ac­tual­men­te, pue­de ser de las me­jo­res de Es­pa­ña. Al­gún es­pan­yo­lis­ta más tam­bién ha he­cho mé­ri­tos pa­ra ir. Sí, po­si­ble­men­te. Cuan­do las co­sas sa­len y lle­gan los re­sul­ta­dos, es por­que hay un gran tra­ba­jo de­trás. Y cuan­do es­to pa­sa, nor­mal­men­te, lle­gan pre­mios co­mo es­te. Cuan­do el co­lec­ti­vo rin­de co­mo lo es­tá ha­cien­do es­te Es­pan­yol, to­dos in­di­vi­dual­men­te nos be­ne­fi­cia­mos y po­ten­cia­mos nues­tras ca­pa­ci­da­des. Y es­to es lo que es­tá su­ce­dien­do. Es­te Es­pan­yol es otro, pe­ro tú tam­bién. ¿En qué ha cam­bia­do Ja­vi Ló­pez? Siem­pre me he man­te­ni­do en la mis­ma lí­nea. Soy un cu­rran­te de es­ta pro­fe­sión e in­ten­to dar lo má­xi­mo de mí. Tra­to de su­mar. Creo que aca­bé la pa­sa­da tem­po­ra­da a un gran ni­vel y aho­ra, por suer­te, me es­tán sa­lien­do bien las co­sas. Pe­ro lo im­por­tan­te no es que me sal­gan a mí, sino al equi­po. A tus 32 años, ¿es­tás vi­vien­do una se­gun­da ju­ven­tud? Es cier­to que me en­cuen­tro en uno de los me­jo­res mo­men­tos de mi ca­rre­ra. A ni­vel fí­si­co es­toy lo­gran­do da­tos de ren­di­mien­to que du­ran­te to­dos es­tos años no ha­bía al­can­za­do. Y es al­go pa­ra es­tar con­ten­to, aun­que mi tra­ba­jo me es­tá cos­tan­do. Me cui­do, ali­men­to bien y pien­so en el fút­bol las 24 ho­ras pa­ra es­tar lo me­jor pre­pa­ra­do po­si­ble. Creo que me que­dan aún bas­tan­tes años de pro­fe­sio­nal y lu­cho pa­ra que así sea. An­te el Ath­le­tic su­mas­te 222 par­ti­dos en Pri­me­ra y ya so­lo tie­nes a 12 pe­ri­cos con más par­ti­dos. ¿Qué te di­cen es­tos nú­me­ros? Es un ho­nor y un or­gu­llo enor­me es­tar en­tre es­tos gran­des ju­ga­do- res, y en­ci­ma ha­bien­do vi­vi­do una épo­ca un po­co con­vul­sa en el club, con una cri­sis de­por­ti­va que siem­pre mar­ca. Ha­ber su­pe­ra­do to­dos es­tos mo­men­tos com­pli­ca­dos a ni­vel co­lec­ti­vo e in­di­vi­dual ha­ce que es­ta ci­fra ten­ga un va­lor ex­tra. Es un pri­vi­le­gio y es­pe­ro se­guir su­man­do par­ti­dos siem­pre que el mís­ter cuen­te con­mi­go. Echan­do la vis­ta atrás, ¿qué que­da de ese jo­ven que lle­gó de Se­vi­lla en 2007? Que si­go man­te­nien­do la ilu­sión y ese es­pí­ri­tu por me­jo­rar día a día. Esa ilu­sión me tra­jo has­ta Bar­ce­lo­na y hoy en día, lo que me ha­ce es­tar a es­te buen ni­vel es se­guir man­te­nién­do­la. En el cam­po, evi­den­te­men­te, he cam­bia­do, ya que en el fi­lial era un ban­da iz­quier­da ha­bi­li­do­so, mar­ca­ba go­les de vez en cuan­do y aho­ra soy un fut­bo­lis­ta to­tal­men­te di­fe­ren­te. He vi­vi­do épo­cas en las que he te­ni­do que cam­biar mi fí­si­co, ali­men­ta­ción y for­ma de en­tre­nar pa­ra adap­tar­me a una po­si­ción que no era la mía na­tu­ral, pe­ro que hoy es­toy muy sa­tis­fe­cho de po­der­la de­fen­der. Com­pa­ñe­ros de tus años en el fi­lial di­cen que Ru­bi ya era un ade­lan­ta­do co­mo téc­ni­co en esa épo­ca. ¿En qué ha cam­bia­do? En que tie­ne 12 años más de ex­pe­rien­cia. En to­do es­te tiem­po ha ido po­ten­cian­do unos co­no­ci­mien­tos que ya te­nía. Aho­ra ha­ce­mos ca­si las mis­mas co­sas que ya ha­cía­mos en esa épo­ca, aun­que con más re­cur­sos, ya que an­tes no te­nía­mos. El arran­que es tan po­si­ti­vo que nos vi­mos lí­de­res. ¿Cos­tó di­ge­rir no ha­ber al­can­za­do esa pri­me­ra po­si­ción por muy po­co? Pues sí, y lo va­lo­ro co­mo al­go po­si­ti­vo. Es­tá­ba­mos to­dos en­fa­da­dos y eso que ocu­pá­ba­mos el se­gun­do pues­to, lo que de­mues­tra que el cam­bio en la men­ta­li­dad es muy gran­de. Te­ne­mos que se­guir man­te­nien­do es­ta am­bi­ción que es la que nos ha de per­mi­tir con­ti­nuar en lo al­to de la cla­si­fi­ca­ción. ¿Una de las po­cas asig­na­tu­ras pen­dien­tes es sa­ber ‘ma­tar’ los par­ti­dos a do­mi­ci­lio? Fue­ra he­mos ga­nan­do un par­ti­do y em­pa­ta­do tres, pe­ro pa­ra man­te­ner­nos arri­ba hay que dar gol­pes de au­to­ri­dad tam­bién a do­mi­ci­lio. Va­mos a Se­vi­lla con ga­nas, sa­bien­do que es un cam­po muy com­pli­ca­do, pe­ro que si ha­ce­mos las co­sas co­mo sa­be­mos ten­dre­mos nues­tras op­cio­nes. Via­ja­mos con ilu­sión, pe­ro tam­bién con hu­mil­dad, ya que son un gran equi­po, pe­ro no va­mos a re­nun­cia­ra a ha­cer al­go gran­de. ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra un se­vi­llano vol­ver a su ciu­dad con su Es­pan- yol en pues­tos de Cham­pions? Buff. No sé, ya te lo di­ré des­pués del par­ti­do por­que aún no lo he vi­vi­do (ri­sas). Se­rá un or­gu­llo enor­me. En las gra­das ha­brá ami­gos míos con los que he ju­ga­do de pe­que­ño y que ven que es­toy cum­plien­do mi sue­ño, y tam­bién es­ta­rá mi fa­mi­lia. En esos sue­ños, ¿lle­gas­te a ima­gi­nar que lle­va­rías el bra­za­le­te del Es­pan­yol? Era di­fí­cil. Si nos po­ne­mos a pen­sar, en mi pue­blo el úni­co que ha­bía lle­ga­do a Pri­me­ra con con­ti­nui­dad era Fran­cis­co Ló­pez Al­fa­ro, y es­to le da más va­lor a to­do lo que es­toy con­si­guien­do aquí. So­ñar es gra­tis y no­so­tros lo ha­cía­mos, y yo de tan­to ha­cer­lo al fi­nal se cum­plió. Ten­go mu­chos ami­gos y com­pa­ñe­ros de mi eta­pa en la can­te­ra del Be­tis que lu­chá­ba­mos por es­te sue­ño y po­cos lo he­mos lo­gra­do. ¿Ya eres más fa­mo­so en Osu­na que Fran­cis­co? Igua­lar al ‘Maes­tro’ es muy di­fí­cil. Él na­ció en Osu­na y de pe­que­ño se fue a vi­vir a Se­vi­lla, mien­tras que yo hi­ce to­da mi vi­da allí has­ta los 14 años cuan­do me fui a Se­vi­lla. Mis va­ca­cio­nes y días li­bres in­ten­to pa­sar­los en Osu­na y a mis hi­jas, aun­que sean ca­ta­la­nas de na­ci­mien­to, in­ten­ta­ré que com­pren­dan ese sen­ti­mien­to por mi pue­blo. Aho­ra que ha­blas de sen­ti­mien­tos, ¿te si­gues emo­cio­nan­do en ca­da mi­nu­to 21 en Cor­ne­llà? Cier­to. Y es ló­gi­co. Aun­que es­tés muy me­ti­do en el par­ti­do, sien­tes esos aplau­sos. To­dos sa­be­mos lo que sig­ni­fi­ca Da­ni pa­ra los pe­ri­cos. ¿Qué sien­tes al ver a la afi­ción dis­fru­tan­do co­mo aho­ra? Es un gran or­gu­llo ver­la tan en­gan­cha­da al equi­po. Sé có­mo lo han pa­sa­do por­que yo lo he pa­sa­do igual que ellos. Lle­vá­ba­mos mu­chos años, con la ex­cep­ción de esa se­mi­fi­nal de Co­pa en la que to­dos nos ilu­sio­na­mos, sin que los re­sul­ta­dos aca­ba­ran de lle­gar. Es­ta­mos muy fe­li­ces y te­ne­mos que in­ten­tar alar­gar­lo lo má­xi­mo po­si­ble. ¿Es más fá­cil ser pe­ri­co aho­ra? Ser pe­ri­co es un sen­ti­mien­to tan gran­de, que es­tá por en­ci­ma de re­sul­ta­dos y cual­quier otra co­sa. El que es pe­ri­co, lo es y pun­to. Qui­zás en es­tos mo­men­tos de fe­li­ci­dad ha­blen y se vean más, pe­ro la afi­ción del Es­pan­yol se ca­rac­te­ri­za por­que siem­pre sa­le a de­fen­der a su equi­po, co­lo­res y es­cu­do. No creo que hay un so­lo pe­ri­co que no se sien­ta or­gu­llo­so de sus co­lo­res. Si te die­ran a ele­gir, ¿qué pre­fe­ri­rías? ¿Ir a por to­das en la Li­ga o en la Co­pa? He­mos de dis­fru­tar de to­do es­to que es­ta­mos vi­vien­do y tra­ba­jar du­ro pa­ra lo­grar los me­jo­res re­sul­ta­dos. Si te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de ir avan­zan­do en la Co­pa, cla­ro que ire­mos a por ella y en la Li­ga lu­cha­re­mos por de­fen­der es­tos pues­tos que ocu­pa­mos. So­mos unos pri­vi­le­gia­dos por po­der de­fen­der es­ta ca­mi­se­ta y es­tar en es­ta pro­fe­sión.

“traS no po­der Ser lí­de­reS to­doS noS en­fa­da­moS, y eSo que éra­moS Se­gun­doS, lo que de­mueS­tra el gran cam­bio de men­ta­li­dad del equi­po” “Ser pe­ri­co eS un Sen­ti­mien­to tan gran­de que eS­tá por en­ci­ma de re­Sul­ta­doS y cual­quier co­Sa. eS un gran or­gu­llo ver­leS tan en­gan­cha­doS al equi­po”

Da­vid ra­mí­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.