Ja­vier Sar­dá ‘‘Mi gran pa­sión es vo­lar, na­ve­gar y pa­sar tiem­po con mi mu­jer”

Diez Minutos - - ENTREVISTA DIEZ - Por Ro­sa Villacastín

Na­da le gus­ta más a Ja­vier Sar­dá que pro­vo­car, sa­bien­do co­mo sa­be que es una de las fa­ce­tas que más atrae de su per­so­na­li­dad a un pú­bli­co que le si­gue des­de ha­ce años, an­tes in­clu­so de que se con­vir­tie­ra en el pre­sen­ta­dor es­tre­lla de Te­le 5 con sus “Cró­ni­cas mar­cia­nas”. Un pro­gra­ma que mar­có una épo­ca, por el que re­ci­bió nu­me­ro­sos pre­mios y crí­ti­cas que no hi­cie­ron más que au­men­tar la au­dien­cia. Qui­zá por eso dis­fru­ta en su fa­ce­ta de ter­tu­liano, tan­to en la Ca­de­na Ser, en el pro­gra­ma de Gem­ma Nier­ga, co­mo con García Fe­rre­ras en la Sexta Te­le­vi­sión.

Au­tor de va­rios li­bros, vuel­ve a las li­bre­rías con “Una his­to­ria de la ma­la leche”, en el que ha­ce un en­sa­yo ex­haus­ti­vo so­bre un te­ma que tan­tas pá­gi­nas ha ocu­pa­do en la his­to­ria, la literatura, los cuen­tos y, có­mo no, en las re­des so­cia­les.

-¿Dón­de na­ce la ma­la leche, Ja­vier?-Vie­ne de le­jos, de ahí que si bus­ca­mos la en­con­tre­mos en el ori­gen del mun­do, en la mi­to­lo­gía, en las re­li­gio­nes, en el ci­ne y, por su­pues­to, en la cla­se po­lí­ti­ca y re­des so­cia­les.

-¿Al­gún ejem­plo de al­gún co­no­ci­do que la prac­ti­que?

-El más ac­tual es Do­nald Trump, un nar­ci­sis­ta en­fer­mi­zo del que trein­ta y cin­co psi­quia­tras han di­cho que es un se­ñor muy pe­li­gro­so y quien a sus 70 años es igual de gi­li­po­llas que cuan­do era un ni­ño.

“Do­nald Trump, del que 35 psi­quia­tras han di­cho que es muy pe­li­gro­so, a sus 70 años, es igual de gi­li­po­llas que cuan­do era un ni­ño”

“A mí, a tra­vés de las re­des so­cia­les, me han lla­ma­do de to­do. Es una de las ra­zo­nes por las que he es­cri­to “Una his­to­ria de la ma­la leche”

-¿Las re­des son el me­jor vehícu­lo pa­ra in­sul­tar?

-A mí, a tra­vés de las re­des so­cia­les, me han lla­ma­do de to­do, des­de “es­pa­ñol de mier­da” a “ca­ta­lán de mier­da”, es una de las ra­zo­nes por las que he es­cri­to es­te li­bro, pa­ra que cuan­do se cri­ti­que a al­guien se ha­ga con ener­gía y de­ci­sión. -¿Ca­sos co­mo el de Bim­ba de­be­rían pe­na­li­zar­se?

-Pe­na­li­zar­se no sé, pe­ro que al­guien se atre­va a in­sul­tar a una fa­mi­lia que es­tá ro­ta de do­lor por la muer­te de un ser que­ri­do, sien­do co­mo era Bim­ba una mu­jer fuer­te, lu­cha­do­ra, que nun­ca se me­tía con na­die, me pa­re­ce tre­men­do. -¿Dón­de pon­dría el lí­mi­te pa­ra evi­tar que es­tas co­sas ocu­rran?

-El lí­mi­te es­tá en el có­di­go pe­nal por­que no to­do va­le. To­dos no­so­tros nos le­van­ta­mos un día que­rien­do in­sul­tar a al­guien pe­ro no lo ha­ce­mos por cul­tu­ra y cohe­ren­cia. De­jar­se lle­var por los ins­tin­tos más ba­jos no es el me­jor ca­mino pa­ra la con­vi­ven­cia de­mo­crá­ti­ca. -¿Los po­lí­ti­cos es­tán al ni­vel que se les exi­ge?

-Hay de to­do, en to­dos los co­lec­ti­vos. A mí me han di­cho mu­chas co­sas, una de ellas que era tan feo por­que mis pa­dres me hi­cie­ron sin ga­nas. Al leer­lo yo me mi­ra­ba en el es­pe­jo pa­ra ver si te­nían ra­zón. Hay co­sas que tie­nen gra­cia pe­ro cuan­do se en­tra en el in­sul­to, en ha­cer da­ño, eso ya no me gus­ta. -¿Hay al­gu­na di­fe­ren­cia en­tre la ma­la leche y el mal ge­nio?

-En el fon­do no hay mu­cha di­fe­ren­cia, ya que am­bas ex­pre­sio­nes son vías de es­ca­pe que uti­li­za­mos pa­ra li­be­rar las ten­sio­nes a las que nos so­me­te la vi­da. Por eso yo re­co­mien­do uti­li­zar el buen ro­llo y só­lo sa­car la ma­la leche con­tra los in­tran­si­gen­tes, con­tra to­dos aque­llos que quie­ren obs­ta­cu­li­zar nues­tra vi­da. -Pón­ga­me un ejem­plo.

-En Eu­ro­pa los par­ti­dos de la ex­tre­ma de­re­cha quie­re car­gar­se la Unión Eu­ro­pa y pa­ra con­se­guir­lo jue­gan con men­sa­jes ra­cis­tas y xe­nó­fo­bos, igual que ha­ce Do­nald Trump, por eso es ló­gi­co que ge­ne­re en no­so­tros una res­pues­ta ac­ti­va e in­clu­so una res­pues­ta de ma­la leche. -¿Hay ma­chis­mo en esos in­sul­tos?

-Mu­cho, lo di­jo Nietzs­che: “¿Vas con una mu­jer? No ol­vi­des el lá­ti­go”. Y mu­chas otras frases que po­de­mos leer en In­ter­net o en Twit­ter so­bre al­gu­nas po­lí­ti­cas ac­tua­les, co­mo Ci­fuen­tes o So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, a las que se les ha in­sul­ta­do e in­ten­ta­do ri­di­cu­li­zar por el he­cho de ser mu­jer y es­tar en po­lí­ti­ca.

-De us­ted di­je­ron que era “el ca­viar de la ra­dio” cuan­do ha­cía “La Ventana”.

-Era un ma­ga­zi­ne de tar­de don­de ade­más del hu­mor, ha­bía in­for­ma­ción, ter­tu­lias muy in­tere­san­tes, en­tre­vis­tas, al­go que po­día­mos per­mi­tir­nos y por el ti­po de co­la­bo­ra­do­res que te­nía. -¿Vol­ve­ría a pre­sen­tar “Cró­ni­cas Mar­cia­nas”?

-No, ya no soy un cha­val y pa­ra ha­cer ese ti­po de pro­gra­mas dia­rios, noc­tur­nos, de ma­dru­ga­da, ha­ce fal­ta fuer­za. Tam­po­co me lo han pro­pues­to pe­ro en el hi­po­té­ti­co ca­so de que lo hi­cie­ran di­ría que no por­que no ten­go nin­gún in­te­rés en ha­cer­lo. -¿Qué le atrae de las ter­tu­lias?

-Mu­chas co­sas y eso que no pa­ro, por­que los mar­tes es­toy con Gem­ma Nier­ga y Juan Carlos Or­te­ga en la Ser, los miér­co­les es­toy en “Al ro­jo vi­vo”. Y los sá­ba­dos en “La Sexta No­che”. Ade­más de es­cri­bir ar­tícu­los, aho­ra ya só­lo ha­go co­sas que me apa­sio­nan. -¿Qué ha­ce aho­ra que no ha­cía an­tes?

-To­da­vía si­go te­nien­do men­ta­li­dad de di­rec­tor o de ter­tu­liano co­mo a mí me gus­ta­ría que fue­ran los ter­tu­lia­nos si fue­ra el pre­sen­ta­dor. Lo que yo in­ten­to en las ter­tu­lias es ofre­cer un pun­to de vis­ta dis­tin­to, ya que yo no apor­to in­for­ma­ción. -Po­dría vi­vir sin tra­ba­jar, ¿por qué no lo ha­ce?

-Por­que no ol­vi­do que ven­go de una fa­mi­lia de tra­ba­ja­do­res, que mi pa­dre ves­tía mono azul por­que se de­di­ca­ba a car­gar ca­mio­nes, y te­nía 5 bo­cas que ali­men­tar. Y que al que­dar­se viu­do tu­vo que sa­car­nos ade­lan­te, y eso lo quie­ras o no, mar­ca mu­cho. -Man­tie­ne que el es­pio­na­je a los je­fes de Es­ta­do tie­nen pre­ce­den­tes.

-Por su­pues­to. En Es­ta­dos Uni­dos han es­pia­do a to­dos los pre­si­den­tes, unas ve­ces por se­gu­ri­dad y otras pa­ra chan­ta­jear­les. -En el ca­so del Rey Juan Carlos pa­re­ce que fue un chan­ta­je.

-Lo que no me que­da cla­ro de es­ta his­to­ria es el pa­pel que desem­pe­ñó el CNI y la Po­li­cía, y si ha­bía víncu­los en­tre los unos y los otros, y con la pro­pia Bárbara Rey.

-¿Le ha sor­pren­di­do es­ta in­for­ma­ción?

-Lo que me sor­pren­de y preo­cu­pa es que los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia gra­ben al Rey y des­pués lo ha­gan lle­gar a la Pren­sa. -Una gue­rra en­tre po­li­cías y es­pías, dig­na de Pé­rez Re­ver­te.

-Es muy fuer­te lo que es­tá sa­lien­do y lo que es­tá pa­san­do. Nos in­dig­na­mos con lo que es­tá ha­cien­do Trump con los sin pa­pe­les y no de­ci­mos na­da con lo que ocu­rre en el Me­di­te­rrá­neo con la gen­te que vie­ne hu­yen­do de la gue­rra. - ¿ Cer ra r las fron­te­ras se­ría la so­lu­ción?

-No, pe­ro hay gen­te que ha­ce ex­hi­bi­cio­nis­mo de la bon­dad, al­gu­nos po­lí­ti­cos in­clui­dos, pe­ro lue­go mi­ran pa­ra otra par­te cuan­do les to­ca de­ci­dir. Es un te­ma com­ple­jo por­que si per­mi­ten la en­tra­da sube la ex­tre­ma de­re­cha y si no, tam­bién por­que ame­na­zan con lo que pue­dan ha­cer los que ya es­tán den­tro. -Me­nu­do di­le­ma.

-A los hui­dos de la gue­rra de Si­ria hay que ayu­dar­les, a los es­pa­ño­les que huían de la gue­rra ci­vil les ayu­da­ron paí­ses co­mo Mé­xi­co, Ar­gen­ti­na, y sin em­bar­go los pe­rió­di­cos de la de­re­cha fran­ce­sa de­cían que eran de­lin­cuen­tes, lo mis­mo que ha­cen aho­ra. -La his­to­ria se repite y no siem­pre pa­ra bien.

-Lo que es­tá pa­san­do en Orien­te Pró­xi­mo, en Si­ria, en Irán, en Ye­men… es es­pan­to­so. -¿Pi­lo­tar si­gue sien­do su gran pa­sión?

-Aho­ra lo ha­go en si­mu­la­dor. Vo­lar es al­go ex­tra­or­di­na­rio, yo no sé có­mo es la vi­da de los pá­ja­ros por­que di­cen que los pá­ja­ros cantan pa­ra es­tar ale­gres, cuan­do la reali­dad es que es­tán ale­gres y por eso cantan. Los avio­nes co­rren co­mo un pu­ma y vue­lan co­mo un pájaro. -¿No le da vértigo la al­tu­ra?

-Es cu­rio­so, yo sien­to vértigo si me aso­mo a un bal­cón, pe­ro cuan­do voy pi­lo­tan­do, no. Cuan­do es­tás arri­ba sien­tes una sen­sa­ción de li­ber­tad ab­so­lu­ta. -¿Hay que es­tar muy en for­ma pa­ra pi­lo­tar?

-Yo sue­lo an­dar unos 8 ki­ló­me­tros dia­rios, no es­tá mal, so­bre to­do si lo ha­ces a dia­rio. -¿Le preo­cu­pa en­ve­je­cer?

-Me es­toy ha­cien­do pruebas, un che­queo, y has­ta aho­ra to­do me da bien, pe­ro ya s abes que es­to es co­mo l a lo­te­ría. -¿El hu­mor ha si­do su alia­do? -Por su­pues­to que sí, de to­das for­mas yo soy de los que pien­sa que la fe­li­ci­dad es reac­cio­na­ria. -¿Lo di­ce en serio?

-Muy en serio. Si te he de ser sin­ce­ro yo as­pi­ro a la cal­ma, prue­ba de ello es que cuan­do me sien­to bien es por­que es­toy cal­ma­do y prue­ba de ello es lo bien que se sien­ten los que ha­cen yo­ga, o los bu­dis­tas.

“Mi hi­ja Elena es co­mo me gus­ta­ría que fue­se”

-La fe­li­ci­dad es cal­ma, bie­nes­tar...

-Bueno, la fal­ta de cal­ma sí sé lo que es, por eso hay que apro­ve­char mo­men­tos co­mo és­te, de cal­ma irre­pe­ti­ble. -¿Es lo que ha en­con­tra­do con Ana, su mu­jer?

-Ana me ha apor­ta­do es­ta­bi­li­dad, por­que na­da hay más gra­ti­fi­can­te que es­tar bien, y si lo es­tás co­mo lo es­toy yo con ella, es la si­tua­ción per­fec­ta. -¿Del 1 al 10 qué no­ta se da­ría co­mo pa­dre? -Eso lo ten­dría que de­cir ella, pe­ro sí creo que he si­do buen pa­dre. - ¿ A Elena, su hi­ja, l e da mu­chos con­se­jos?

-No, pe­ro no se los doy por­que no los re­quie­re la pu­ñe­te­ra. Es una mu­jer a la que le in­tere­sa to­do, se apa­sio­na por to­do. Tra­ba­ja en una em­pre­sa don­de es­tá muy con­ten­ta por­que aun­que no ha es­tu­dia­do Pe­rio­dis­mo ha­cer en­tre­vis­tas for­ma par­te de su tra­ba­jo. Es co­mo a mí me gus­ta­ría que fue­se, de ma­ne­ra que no pue­do de­cir na­da en su con­tra. -¿La ju­ven­tud de aho­ra es muy di­fe­ren­te a la su­ya?

-To­tal­men­te, pe­ro de­pen­de de mu­chas co­sas, hay chi­cos que lo es­tán pa­san­do muy, muy mal. Jó­ve­nes que se dan cuen­ta de que no van a te­ner op­cio­nes y que van a vi­vir peor que sus pa­dres, y eso es des­alen­ta­dor. -Y sin em­bar­go, es­tán me­jor pre­pa­ra­dos.

-Di­cen que es la ge­ne­ra­ción más pre­pa­ra­da, sin ol­vi­dar que mu­chos jó­ve­nes con ta­len­to es­tán tra­ba­jan­do fue­ra de Es­pa­ña. -¿Có­mo ve el fu­tu­ro, con op­ti­mis­mo?

-Lo que es­tá pa­san­do en Eu­ro­pa y con Trump me tie­ne muy preo­cu­pa­do. Que al pre­si­den­te del país más po­de­ro­so de la tie­rra le es­tén in­ves­ti­gan­do por si tie­ne co­ne­xio­nes con Ru­sia es pe­ro que muy preo­cu­pan­te. EN­TRE­VIS­TA EN EL HO­TEL NH SAN SE­BAS­TIÁN DE LOS RE­YES. AV­DA. DE EU­RO­PA ,11. SAN SE­BAS­TIAN DE LOS RE­YES.- 28700 MA­DRID. TELF: 916 59 36 06

“Mi mu­jer Ana me ha apor­ta­do es­ta­bi­li­dad, na­da hay más gra­ti­fi­can­te que es­tar bien, y si lo es­tás co­mo lo es­toy yo con ella, es la si­tua­ción per­fec­ta”

Ja­vier Sar­dá y Ro­sa Villacastín, con el úl­ti­mo li­bro del pe­rio­dis­ta, en el Ho­tel NH San Se­bas­tián de los Re­yes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.