Ce­re­zue­la y Mo­yá es­ca­pa­da fa­mi­liar a Mar­be­lla

El te­nis­ta ju­ga­ba en la ciu­dad an­da­lu­za y Ca­ro­li­na apro­ve­chó pa­ra lle­var a sus hi­jos a dis­fru­tar de un fin de se­ma­na de sol, pla­ya y mi­mos.

Diez Minutos - - SUMARIO -

Car­los lle­va un año car­ga­do de tra­ba­jo, pe­ro los su­yos siem­pre in­ten­tan es­tar a su la­do. El pri­mer fin de se­ma­na de oc­tu­bre, el te­nis­ta te­nía que ju­gar el tor­neo Se­nior Masters Cup en Mar­be­lla y Ca­ro­li­na Ce­re­zue­la via­jó a la ciu­dad an­da­lu­za jun­to a sus tres hi­jos pa­ra dar­le su apo­yo. Mo­yá ga­nó la fi­nal con­tra el mí­ti­co John McEn­roe, pe­ro tam­bién tu­vo tiem­po pa­ra dis­fru­tar de unos días en fa­mi­lia.

Via­jes con­ti­nuos

La pa­re­ja es­tu­vo sú­per ca­ri­ño­sa y dio un tran­qui­lo paseo con el mar de fondo y acom­pa­ña­da por sus hi­jos: Carla (7), Car­los (4) y la pe­que­ña Da­nie­la (3). Car­los si­gue via­jan­do por to­do el mun­do tras en­trar en el equi­po de Na­dal, y Ca­ro­li­na ha­ce lo pro­pio con su an­da­du­ra mu­si­cal jun­to a Jai­me Anglada. Pe­se a la dis­tan­cia y la ne­ce­si­dad de te­ner que cua­drar agen­das, el te­nis­ta y su mu­jer si­guen tan enamo­ra­dos co­mo el pri­mer día. Em­pe­za­ron a sa­lir ha­ce ya una dé­ca­da, y se ca­sa­ron el 7 de ju­lio de 2011.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.