Ma­ría Ca­sa­do: “Chi­cho pen­só en Le­ti­zia pa­ra el Un, dos, tres …”

“Chi­cho pen­só en Le­ti­zia pa­ra el “Un,dos,tres…”

Diez Minutos - - SUMARIO - Su­sa­na Ju­ra­do Fo­tos: Ana Ruiz

Lle­va me­dia vi­da tra­ba­jan­do en la pú­bli­ca; el “Te­le­dia­rio”, “In­for­me Se­ma­nal”, “Los Desa­yu­nos” y, aho­ra, Ma­ría Ca­sa­do es­tá al fren­te de “La Ma­ña­na”, un ma­ga­zi­ne en el que es­tá en­can­ta­da. Por si es­to fue­ra po­co, la pe­rio­dis­ta pre­sen­ta li­bro: “His­to­rias de la te­le”, una re­co­pi­la­ción de los me­jo­res se­cre­tos de la pe­que­ña pan­ta­lla.

-Ma­ría, ¿có­mo sur­gió la idea de es­cri­bir es­te li­bro?

-A mí me en­can­tan las ba­ta­lli­tas y cuan­do lle­gué a Te­le­vi­sión Es­pa­ño­la me con­ta­ban mu­chí­si­mas. Así que, las he re­co­pi­la­do. Ade­más, es­te li­bro me ha ser­vi­do pa­ra re­con­ci­liar­me con el ofi­cio. -¿Es­ta­bas de­sen­can­ta­da? -Tu­ve una eta­pa en la que va­lo­ré qui­tar­me de la pri­me­ra lí­nea. No me gus­ta­ba mu­cha de la te­le que se es­ta­ba ha­cien­do y me di cuen­ta de que en los ini­cios se ha­cía al­go muy digno con po­co di­ne­ro y mu­cho ingenio. -¿Qué pro­gra­ma ha­rías tú? -Vol­ve­ría a la ra­dio. -¿Y no ha­rías na­da en la te­le? -Sí, pe­ro lo di­ri­gi­ría. Ha­ría en­tre­vis­tas con gen­te que ten­ga co­sas que con­tar. Hay per­so­nas muy in­tere­san­tes de las que apren­der y con­ver­sar. Quie­ro una te­le que apor­te al­go.

-Di­me una en­tre­vis­ta inol­vi­da­ble que ha­yas he­cho.

-A Ste­ven Spiel­berg. Con él ha­blé de po­lí­ti­ca, ci­ne, del de­ba­te de las ar­mas en Es­ta­dos Uni­dos… Yo he te­ni­do mu­cha suer­te. He po­di­do en­tre­vis­tar a fi­ló­so­fos, a Var­gas Llo­sa…

-Y tam­bién has te­ni­do mu­chos en­gan­cho­nes…

-(Ri­sas) Sí y mu­chas lá­gri­mas y ri­sas. La te­le es co­mo la vi­da.

-¿En qué mo­men­to has di­cho “tie­rra, trá­ga­me”?

-En es­ta pro­fe­sión vi­ves mu­chos mo­men­tos de ten­sión. La úl­ti­ma que re­cuer­do fue en la épo­ca de res­ca­te. Me di­je­ron que te­nía que en­tre­vis­tar a Ra­joy na­da más ter­mi­nar el Te­le­dia­rio. Sen­tí un ata­que de res­pon­sa­bi­li­dad tre­men­do.

-De to­das las anéc­do­tas que has re­co­pi­la­do en el li­bro, ¿cuál te gus­ta más?

-Las que se re­fie­ren al “Un, dos, tres”. Me tras­la­dan a mi ca­sa, el vier­nes por la no­che, con mi abue­la, mi madre…

-Tam­bién hay al­gún co­ti­lleo de Le­ti­zia. Cuén­ta­me, por fa­vor…

-Cuan­do lle­gué a la te­le Le­ti­zia ya se ha­bía ido y ha­bla­ban po­co de ella. Pe­ro lo más cu­rio­so que he des­cu­bier­to es que Chi­cho la te­nía en una lis­ta co­mo po­si­ble pre­sen­ta­do­ra del “Un, dos, tres”. -¿La co­no­ces? -La co­no­cí el año pa­sa­do en un ac­to de Na­cio­nes Uni­das que pre­sen­té. Lo que sí te pue­do de­cir es que le he man­da­do mi li­bro. Oja­lá lo lea. -¿Pien­sas en un se­gun­do li­bro? -Una no­ve­la no, por­que no me sien­to ca­pa­ci­ta­da, pe­ro las his­to­rias de la te­le dan pa­ra mu­cho. Oja­lá gus­te és­te y esa sea una bue­na ex­cu­sa pa­ra ha­cer un se­gun­do.

-Pa­sas­te de ha­cer po­lí­ti­ca pu­ra y du­ra a pre­sen­tar “La Ma­ña­na”. ¿Es­tás con­ten­ta?

-Mu­cho. Nues­tra pro­fe­sión yo la veo co­mo un piano con mu­chas te­clas en el que pue­des ha­cer de to­do. Tam­bién es ver­dad que tar­dé co­mo cua­tro o cin­co me­ses en aco­plar­me.

-¿Qué es lo que más te ha cos­ta­do?

-Iba con cier­to pu­dor con el te­ma del co­ra­zón y ha si­do el gran des­cu­bri­mien­to. Los com­pa­ñe­ros han si­do un gran apo­yo y se han con­ver­ti­do en ami­gos.

-Sus­ti­tuis­te a Ma­ri­ló y sois gran­des ami­gas, ¿te ha fe­li­ci­ta­do por el pro­gra­ma?

-Por su­pues­to. Ella se ale­gra de lo bueno que me pa­se y al re­vés. De he­cho, es­toy desean­do vol­ver a ver­la dan­do gue­rra. -¿Có­mo eres fue­ra de la te­le? -Igual que den­tro. Soy una tía res­pon­sa­ble, muy di­ver­ti­da y bas­tan­te nor­mal. A ve­ces la te­le provoca cier­ta fas­ci­na­ción que yo no lle­go a en­ten­der. -¿Qué ha­ces en tu día a día? -Me le­van­to sú­per tem­prano, a las 5, ven­go a la te­le y cuan­do sal­go ha­go mu­cho de­por- te. Es­toy en­gan­cha­dí­si­ma al “Cross­fit”. Y lue­go sal­go con mis ami­gos, voy al ci­ne. Ten­go gus­tos muy sen­ci­llos.

-¿Te ha mo­les­ta­do al­gu­na vez la po­pu­la­ri­dad?

-No, por­que la gen­te siem­pre se me ha acer­ca­do con ca­ri­ño, pe­ro cues­ta asi­mi­lar­lo. Una co­sa es que te lo cuen­ten y otra vi­vir­lo. -¿Te ha con­di­cio­na­do? -Sí, cla­ro y el que di­ga lo con­tra­rio, no di­ce la ver­dad. Si es cier­to que yo no de­jo de ha­cer co­sas por eso, pe­ro tie­nes un plus de res­pon­sa­bi­li­dad.

-¿Nun­ca te han ti­ra­do los te­jos las pri­va­das?

-Ja­más me han pues­to en la te­si­tu­ra de te­ner que ele­gir. -¿Te ves can­tan­do en “OT”? -(Ri­sas) Yo soy muy can­ta­ri­na. Sé que no hu­bie­ra po­di­do ser can­tan­te, pe­ro un ka­rao­ke lo dis­fru­to mu­cho.

“Tu­ve una eta­pa en la que va­lo­ré qui­tar­me de la pri­me­ra lí­nea. No me gus­ta­ba la te­le que se ha­cía” “Soy muy can­ta­ri­na aun­que no hu­bie­ra po­di­do ser can­tan­te, pe­ro un ka­rao­ke lo dis­fru­to mu­cho” “La per­so­na es­pe­cial lle­ga­rá se­gu­ro, pe­ro me ape­te­ce ser ma­má por­que soy muy ni­ñe­ra”

-¿Te ape­te­ce ser ma­má? -Sí, por­que soy muy ni­ñe­ra. Creo que nues­tra ge­ne­ra­ción ha ido pos­po­nien­do la ma­ter­ni­dad, a ve­ces por tra­ba­jo, pe­ro aho­ra que lle­go a los 40, me ape­te­ce­ría mu­cho.

-¿Tie­nes a la per­so­na es­pe­cial?

-Eso lle­ga­rá, se­gu­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.