Ba­ño de bos­que, fuen­te de sa­lud

Es­tar en con­tac­to con la Na­tu­ra­le­za apor­ta un va­lio­so efec­to bal­sá­mi­co y te­ra­péu­ti­co en la sa­lud fí­si­ca y men­tal, se­gún un es­tu­dio de DKV Se­gu­ros.

Diez Minutos - - SUMARIO -

Un en­torno ver­de, na­tu­ral y so­se­ga­do brin­da in­cal­cu­la­bles be­ne­fi­cios pa­ra nues­tra sa­lud, tan­to fí­si­ca co­mo men­tal. El es­tu­dio del Ins­ti­tu­to DKV de la Vi­da Sa­lu­da­ble “Ba­ños de Bos­que” re­ve­la có­mo los es­pa­cios ver­des no só­lo pro­mue­ven la sa­lud, sino que pre­vie­nen al­gu­nas en­fer­me­da­des. Los ár­bo­les, esen­cia­les en la vi­da, cap­tu­ran dió­xi­do de car­bono –un gas de al­to im­pac­to en el cam­bio cli­má­ti­co–, re­du­cen la con­ta­mi­na­ción de la ciu­dad y ab­sor­ben el rui­do.

Mar­ta Pahis­sa, am­bien­tó­lo­ga y au­to­ra del es­tu­dio, plan­tea que por los efec­tos te­ra­péu­ti­cos de las áreas ver­des “se po­dría pres­cri­bir en las con­sul­tas sa­ni­ta­rias una ma­yor ex­po­si­ción a la Na­tu­ra­le­za pa­ra la pre­ven­ción de la sa­lud.”¿Qué es un ba­ño de bos­que? Es una prác­ti­ca de ori­gen ja­po­nés –co­no­ci­da co­mo Shi­rin­yo­ku– que invita a em­pren­der una ru­ta por el bos­que pa­ra co­nec­tar­nos, a tra­vés del si­len­cio y de los so­ni­dos de la Na­tu­ra­le­za, con el en­torno. Du­ran­te el ca­mino, to­dos nues­tros sen­ti­dos se ac­ti­van, con el fin de en­trar en co­ne­xión con el rit­mo del agua, el vien­to y la luz. En pa­la­bras de Mar­ta Pahis­sa, “un ba­ño de bos­que es re­co­rrer re­la­ja­da­men­te un en­torno fo­res­tal”, dis­fru­tar del ca­mino ver­de y com­par­tir la experiencia. En­tre los be­ne­fi­cios, se re­du­ce el ries­go de en­fer­me­da­des del co­ra­zón, dis­mi­nu­ye la obe­si­dad y ba­jan los ni­ve­les de es­trés y de an­sie­dad.

Los so­ni­dos, olo­res y sen­sa­cio­nes que des­pier­ta un en­torno ver­de tie­nen un efec­to re­la­jan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.