ÁN­GEL AN­TO­NIO HE­RRE­RA

BELÉN ES­TE­BAN

Diez Minutos - - SUMARIO -

No di­re­mos que tie­ne una sin­ta­xis asea­da, eso no, pe­ro sí que sa­le en la te­le y fun­cio­na, aun­que la pon­gan lue­go a pa­rir en las ter­tu­lias de pe­lu­que­ría, que son to­das, o ca­si to­das. En jus­ti­cia, la Es­te­ban tie­ne ti­rón, y tie­ne ya 44 años, que son los que cum­ple el 9 de no­viem­bre.

Belén ha in­ven­ta­do un ofi­cio, ser la Es­te­ban, un cru­ce de ca­brea­da pro­fe­sio­nal y li­de­re­sa de ciu­dad dormitorio. Es una ter­tu­lia­na de sí mis­ma. La fau­na y flo­ra del colorín tie­ne, por arri­ba, a Isa­bel Preys­ler, que es ex­tran­je­ra, fi­na y con con­sor­te de No­bel, y por aba­jo, a Belén, la Es­te­ban, que es ma­te­rial “ma­de in Spain”, musa de mer­ca­do y madre per­di­da en­tre no­vios que cua­ja­ron po­co o muy po­co.

Aho­ra es­tá pre­pa­ran­do bo­da, o eso en­tien­do, y la co­sa tie­ne tan­to ja­leo co­mo un di­vor­cio. Belén ha cum­pli­do la fi­lo­so­fía del le­ma “no sin mi hi­ja” y su pa­raí­so es Be­ni­dorm. Tu­vo de amor a Je­su­lín de Ubri­que, ha­ce si­glos, y lue­go se hi­zo no­via de sí mis­ma, al gri­to de “¡arri­ba la Es­te­ban!”. Belén sa­lió un día de “Am­bi­cio­nes”, ese san­tua­rio de cu­le­brón, con su ni­ña An­drea por ha­ti­llo y se en­tre­gó a orear los tra­pos su­cios de su ex fa­mi­lia po­lí­ti­ca des­de los bal­co­nes de las re­vis­tas y las co­rra­las de la “te­le­rro­sa”, po­nién­do­le al show la con­sa­bi­da ma­la le­che de los co­jos y la tris­te­za de las viu­di­tas po­bres.

Triun­fó. Se li­cen­ció rá­pi­do de fa­mo­sa ejer­cien­te, y así fue com­pren­dien­do que la pe­na con ta­ri­fa es menos pe­na. Hoy reúne tan­ta he­me­ro­te­ca de in­ter­net co­mo Pé­rez-Re­ver­te, só­lo que de otra ma­ne­ra, cla­ro. Belén des­pier­ta por igual sim­pa­tías y an­ti­pa­tías, con lo cual tie­ne mu­cha au­dien­cia, por­que hay dos ti­pos de fans, el de­vo­to y el enemi­go. Es­ta­mos an­te una es­tre­lla de la po­pu­la­ri­dad, no de la fa­ma, que es pa­la­bra ma­yor, y re­quie­re ofi­cios de ar­te. Pe­ro ti­rón, lo que se di­ce ti­rón, tie­ne.

Pa­só una ma­la ra­cha de sa­lud, y regresó con­ten­ta, lim­pia de ve­ne­nos y has­ta fal­di­cor­ta. Tu­vo al­go, por mo­men­tos, de Pa­me­la An­der­son bien nu­tri­da y de po­lí­gono. Van en mar­cha unas vís­pe­ras nup­cia­les, que es co­mo de­cir que es­tá en mar­cha la cró­ni­ca de una bo­da anun­cia­da, in­clu­yen­do in­vi­ta­dos y dam­ni­fi­ca­dos. El afor­tu­na­do, su “Mi­gue”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.