Me­gan Max­well:

“Veo Su­per­vi­vien­tes pa­ra ins­pi­rar­me”

Diez Minutos - - SUMARIO - Ro­sa M. Prie­to Fo­tos: Asís G. Ayer­bew

Pa­ra co­no­cer me­jor a la escritora que más ven­de en Es­pa­ña he­mos via­ja­do con ella a Es­co­cia, una de sus fuen­tes de ins­pi­ra­ción.

To­da­vía re­cuer­da cuan­do ha­ce unos 15 años, tras tra­ba­jar co­mo se­cre­ta­ria de una ase­so­ría ju­rí­di­ca y lan­zar­se a la li­te­ra­tu­ra, se lle­va­ba una y otra vez las ne­ga­ti­vas de las editoriales pa­ra pu­bli­car sus li­bros. Aho­ra y tras de­jar pa­ra la in­ti­mi­dad a Ma­ría del Car­men Ro­drí­guez del Ála­mo (el nom­bre que fi­gu­ra en su DNI), Me­gan Max­well es la ‘rei­na’ de Pla­ne­ta y su­per­ven­tas del gé­ne­ro ro­mán­ti­co. Sus obras han al­can­za­do unas ven­tas t ota­les de 1.700.000 ejem­pla­res en nues­tro país en los úl­ti­mos 5 años, lo que la con­vier­te en la escritora que más ven­de en Es­pa­ña. Cuen­ta, ade­más, con una le­gión de gue­rre­ras/os que la si­guen en 25 paí­ses. Pa­ra en­ten­der el “Fe­nó­meno Me­gan” y co­no­cer un po­co más a la escritora he­mos via­ja­do con ella a Es­co­cia, don­de en­cuen­tra ins­pi­ra­ción pa­ra su sa­ga de no­ve­las me­die­va­les. Le ha se­du­ci­do es­pe­cial­men­te Stir­ling, una ciu­dad del cen­tro de Es­co­cia don­de se al­za un im­po­nen­te cas­ti­llo me­die­val, pe­ro

tam­bién St An­drews y Edim­bur­go, los tres lu­ga­res que he­mos re­co­rri­do a su la­do. -¿Qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne Es­co­cia en tu obra?

-Pa­ra mí siem­pre ha si­do un sue­ño vi­si­tar es­te país y co­no­cer­lo bien. Ya es­tu­ve el año pa­sa­do en al­gu­nos rin­co­nes en las Tie­rras Al­tas y aho­ra que­ría vol­ver. El pri­mer li­bro que yo me leí 'El res­ca­te' era una no­ve-

la ro­mán­ti­ca de Ju­lie Gar­wood am­bien­ta­da en Es­co­cia. Des­de en­ton­ces su­pe que si al­gún día es­cri­bía no­ve­la me­die­val te­nía que es­tar am­bien­ta­da allí. -¿Se han cum­pli­do tus sue­ños co­mo escritora?

-Sí, y con cre­ces. De he­cho, uno de mis le­mas es no de­jar de so­ñar nun­ca, si no sue­ñas no vi­ves. Yo siem­pre so­ña­ba con pu­bli­car un li­bro que gus-

ta­ra a la gen­te, pe­ro nun­ca me ima­gi­na­ba al­go así. Mi si­guien­te sue­ño es que se ha­ga una pe­lí­cu­la o una se­rie de te­le­vi­sión de al­guno de mis li­bros. -Ya hu­bo un pro­yec­to, ¿por qué no sa­lió?

-Sí, e in­clu­so se guio­ni­zó. Fue con 'Pí­de­me lo que quie­ras'. Pien­so que al­gún día sal­drá. Fal­ta que un di­rec­tor y un pro­duc­tor quie­ra lle­var­lo al ci­ne y es­ta­ría en­can­ta­da. -¿Con al­gu­na de tus obras en es­pe­cial?

-Con cual­quie­ra pe­ro tal vez me gus­ta­ría más con mi li­bro pre­fe­ri­do, 'Ho­la ¿te acuer­das de mí?', que es el que es­cri­bí a mi ma­dre. To­dos mis li­bros son co­mo mis hi­jos y muy es­pe­cia­les. En ca­da uno siem­pre hay al­go real aun­que pre­fie­ro no des­ve­lar de qué se tra­ta.

-Di­ces que te ins­pi­ras en ac­to­res pa­ra dar vi­da a tus per­so­na­jes. ¿Quién te gus­ta­ría que pro­ta­go­ni­za­ra tus his­to­rias en el ci­ne?

-Pa­ra 'Pí­de­me lo que quie­ras' pen­sé en Paul Wal­ker, que ha fa­lle­ci­do. Aho­ra se­ría per­fec­to Ch­ris Hems­worth.

“Ch­ris Hems­worth se­ría per­fec­to pa­ra dar vi­da a mis per­so­na­jes en el ci­ne”

-Pa­ra tus se­gui­do­ras eres la “je­fa”. ¿Qué han lle­ga­do a ha­cer tus gue­rre­ras por ti?

-Ta­tuar­se la fra­se 'Pí­de­me lo que quie­ras' en el pu­bis co­mo la pro­ta­go­nis­ta de mi no­ve­la, ta­tuar­se el es­cu­do de las gue­rre­ras Max­well (la escritora lo lu­ce en el an­te­bra­zo y en un col­gan­te del que no s e se­pa­ra nun­ca), via­jar de Ca­na­dá a Bra­sil pa­ra ver­me 15 se­gun­dos... -¿Qué es ser gue­rre­ra?

-Yo soy una gue­rre­ra. Es lu­char por lo que crees y si te caes por el ca­mino le­van­tar­te. Ade­más, ca­da vez ten­go más gue­rre­ros aun­que to­da­vía les da ver­güen­za que lo se­pan sus ami­gos.

- ¿ Tus s egui­do­res t e con­vi er t en en una es­pe­cie de con­se­je­ra? -Sí, y a ve­ces les di­go que yo no soy se­xó­lo­ga sino escritora

de no­ve­la eró­ti­ca. Me di­cen que les ha­go llo­rar o ex­ci­tar­se con mis li­bros. - ¿ De d ó n d e te vie­ne la ins­pi­ra­ción?

-Pa­ra la par­te eró­ti­ca de 'San Goo­gle', y tam­bién de la mú­si­ca, de las co­sas que me cuen- tan, de las in­jus­ti­cias que siem­pre pa­san las mu­je­res... Aho­ra veo 'Su­per­vi­vien­tes' y me ins­pi­ro pa­ra dar vi­da a mis per­so­na­jes. Cuan­do de­ci­do es­cri­bir un li­bro, es­toy un par de días pensando, pri­me­ro eli­jo tí­tu­lo, lue­go pien­so có­mo quie­ro que sean los dos pro­ta­go­nis­tas

y des­pués me plan­teo una his­to­ria que no ten­ga que ver con las an­te­rio­res. -¿Cuál es la cla­ve del éxi­to?

-Aún me da vér­ti­go. No ha si­do fá­cil y es­tu­ve mu­chos años re­ci­bien­do ne­ga­ti­vas. La cla­ve es­tá en el tra­ba­jo dia­rio y en ser muy me­tó­di­ca. Mis lec­to­ras me di­cen que les he ayu­da­do en una de­pre­sión, a sal­var un ma­tri­mo­nio, a so­bre­lle­var una en­fer­me­dad... y ése es mi éxi­to; con eso ya sien­to que mi li­bro sir­ve pa­ra al­go. - ¿ Por qué el nom­bre de Me­gan?

-Pa­ra ven­der li­bros ro­mán­ti­cos ne­ce­si­ta­ba otro nom­bre y el nom­bre de Me­gan siem­pre me ha gus­ta­do (has­ta el pun­to que se lo pu­so a su pri­me­ra pro­ta­go­nis­ta). Y Max­well por el can­tan­te Brian Max­well.

“A mis se­gui­do­res mu­chas ve­ces les ten­go que de­cir que no soy se­xó­lo­ga sino escritora”

Me­gan, en Edim­bur­go, una ciu­dad que la atrae es­pe­cial­men­te.

La escritora, en Cal­ton Hill, una co­li­na de Edim­bur­go con­si­de­ra­da la Ate­nas del Nor­te.

Me­gan, en el cas­ti­llo de Edim­bur­go, una im­pre­sio­nan­te for­ta­le­za del si­glo XII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.