ROSA VILLACASTÍN

TERELU CAM­POS

Diez Minutos - - SUMARIO - Por Rosa Villacastín

Días des­pués de que Car­men Bo­rre­go ha­bla­se en “Sál­va­me De­lu­xe” de la si­tua­ción crí­ti­ca por la que atra­ve­sa­ba su her­ma­na, de­bi­do a los co­men­ta­rios de al­gu­nos ex com­pa­ñe­ros de Te­le­ma­drid, me en­con­tré con Terelu pa­ra ha­cer es­ta en­tre­vis­ta. Mi sor­pre­sa fue ma­yús­cu­la cuan­do la vi lle­gar al Ho­tel Eu­ros­tar Mi­ra­sie­rra, exul­tan­te de vi­ta­li­dad y ener­gía. Le acom­pa­ña­ba Ki­ke Ca­lle­ja, su fiel ami­go y com­pa­ñe­ro. Ves­tía de ama­ri­llo e iba per­fec­ta­men­te ma­qui­lla­da.

Ha­bla­ba con su ha­bi­tual des­par­pa­jo y só­lo se emo­cio­nó cuan­do lo hi­zo de su en­fer­me­dad y de las pruebas anua­les que tie­ne que ha­cer­se en las pró­xi­mas se­ma­nas. Ha­bla­mos de to­do, me­nos de sus com­pa­ñe­ros de “Sál­va­me” (Te­le­cin­co).

-Terelu, es­cu­chan­do a tu her­ma­na Car­men, pen­sé que te en­con­tra­bas muy mal.

-No, yo soy Virgo, muy cí­cli­ca, muy de es­tar arri­ba y al día si­guien­te aba­jo. Me tor­tu­ro mu­cho, lo que me im­pi­de dis­fru­tar más de la vi­da, co­mo me di­ce Ma­ría Pa­ti­ño. En oca­sio­nes, la men­te, el cuer­po y la vi­da no dis­cu­rren siem­pre en sin­to­nía, y ahí es don­de se pro­du­cen los con­flic­tos. No voy a ne­gar que hay mo­men­tos en los que me sien­to muy can­sa­da, pe­ro tam­bién sé que es pro­duc­to de to­do lo que lle­vo en­ci­ma.

-¿Có­mo es­tás des­pués de es­cu­char los co­men­ta­rios de tus ex co­la­bo­ra­do­res de “Con T de tar­de”?

-Bien, tran­qui­la, a la es­pe­ra de ha­cer­me las pruebas on­co­ló­gi­cas, que es lo que más me in­quie­ta. De­sean­do que mi on­có­lo­go me di­ga: “Te­re­sa, es­tás per­fec­ta”. Se ha cum­pli­do el sex­to año y en ju­lio me van a qui­tar la me­di­ca­ción.

-Me­di­ca­men­tos que son los que al­te­ran tu or­ga­nis­mo, ¿no es así?

-Sí, no duer­mo bien, pe­ro cuan­do ten­go que ha­cer­me las pruebas me pa­so las no­ches dán­do­le vuel­tas a lo que pue­da de­cir­me el es­pe­cia­lis­ta. Es lo que les pa­sa a to­dos los que han pa­de­ci­do o pa­de­cen cáncer.

-En mo­men­tos así, ¿qué es lo que más mie­do te da?

-La in­ca­pa­ci­dad pa­ra te­ner una vi­da ple­na, pa­ra desa­rro­llar bien mi tra­ba­jo, pa­ra pe­lear por mi gen­te, por mi hi­ja, por­que pa­ra mí, Ale­jan­dra siem­pre se­rá una ni­ña. Por esa ra­zón, lo más te­rri­ble se­ría que la en­fer­me­dad me im­pi­die­ra ha­cer­lo.

-¿De dón­de sa­cas las fuer­zas?

-Siem­pre he te­ni­do mu­cha con­fian­za en los mé­di­cos que me han tra­ta­do por­que sé que me han di­cho la ver­dad. Me han di­cho que te­nía opor­tu­ni­dad de cu­rar­me, pe­ro que te­nía que lu­char y he lu­cha­do. Pa­ra con­se­guir­lo, es im­por­tan­te la ac­ti­tud, por­que no pue­des de­jar­te lle­var por el mie­do.

-Sa­lir a flo­te cuan­do tie­nes el fo­co en­ci­ma no de­be ser fá­cil.

-Tú sa­bes que pa­ra mí el tra­ba­jo ha si­do una bue­ní­si­ma me­di­ci­na pa­ra to­do en mi vi­da. Si tie­nes un de­sen­ga­ño amo­ro­so, el tra­ba­jo te ha­ce ol­vi­dar, y a mí me han en­se­ña­do que los pro­ble­mas hay que de­jar­los en la puer­ta del pla­tó. Aun­que creo que nos he­mos hu­ma­ni­za­do, y eso es po­si­ti­vo, por­que el es­pec­ta­dor en­tien­de que un día te sien­tas mal, su­fras, llo­res o ten­gas mie­do. To­do eso nos acer­ca más a la gen­te que nos es­tá vien­do.

-¿Asu­mes que un per­so­na­je sin mis­te­rio es­tá des­nu­do?

-Sí, pe­ro la gen­te tam­bién de­be sa­ber que la vi­da no es siem­pre ma­ra­vi­llo­sa, ni si­quie­ra cuan­do es­tás de­lan­te de una cámara, por eso yo le doy gra­cias a Dios por te­ner un tra­ba­jo, por ha­cer al­go que me gus­ta, lo que me per­mi­te ac­ce­der a co­sas que otras per­so­nas no pue­den.

-¿Te sien­tes una pri­vi­le­gia­da?

-Sí, aho­ra bien, que ten­gas ac­ce­so a co­sas que otras per­so­nas no tie­nen, no quie­re de­cir que no te pue­das sen­tir mal, aun­que hay que asu­mir que el di­ne­ro te da li­ber­tad de ha­cer lo que quie­res o no quie­res ha­cer.

-¿Es tu ca­so?

-Sin­ce­ra­men­te sí, por­que ¿tú sa­bes lo que de­be ser tra­ba­jar en al­go que no te gus­ta, que no te lle­na, que te im­pi­de co­ger unas va­ca­cio­nes pa­ra ir­te a la pla­ya con tus hi­jos? Esos son los verdaderos héroes de la vi­da, los que su­pe­ran to­das las di­fi­cul­ta­des e in­ten­tan ser fe­li­ces sa­cán­do­le par­ti­do a lo que tie­nen. An­te esas per­so­nas, yo me qui­to el som­bre­ro.

-Sin em­bar­go, eso no im­pi­de que su­fran.

-En ese sen­ti­do, no­so­tras so­mos unas su­frien­tes, he­ren­cia de mi ma­dre, una ac­ti­tud que tie­ne que ver mu­cho con la ge­né­ti­ca. Ten­go que con­fe­sar que yo soy po­co alar­mis­ta. En cam­bio, Te­re­sa con el pa­so de

los años lo es más, se preo­cu­pa más por nues­tra sa­lud, por lo que po­da­mos sen­tir en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos, se preo­cu­pa por to­do.

-La fa­ma siem­pre se co­bra un al­to pre­cio, ¿tú lo has pa­ga­do?

-Yo creo que to­do lo que te per­mi­te rea­li­zar tus sue­ños tie­ne un pre­cio. Aun­que aho­ra es más al­to de­bi­do a las re­des so­cia­les y a que es­ta­mos más ex­pues­tos, pe­ro es al­go que hay que asu­mir. Y es jus­to de­cir que yo me sien­to muy arro­pa­da y muy or­gu­llo­sa por­que hay mu­cha gen­te que me apo­ya: en ese sen­ti­do me com­pen­san los sin­sa­bo­res.

-¿En al­gu­na oca­sión has pen­sa­do en ti­rar la toa­lla?

-Mi ma­dre me en­se­ñó que nun­ca hay que ti­rar la toa­lla, in­clu­so cuan­do he que­ri­do mo­di­fi­car co­sas de mi vi­da no lo he he­cho por­que se­ría dar­me por ven­ci­da. Y yo, que ten­go una apa­rien­cia muy pa­cí­fi­ca, soy muy gue­rre­ra, en el sen­ti­do de que soy muy lu­cha­do­ra.

-¿Sin­ce­ra­men­te, cuál es tu es­ta­do de áni­mo en es­tos mo­men­tos?

-Op­ti­mis­ta, por­que soy cons­cien­te de que ca­da cier­to tiem­po se cum­ple un ci­clo y que en breve em­pe­za­rá uno nue­vo pa­ra mí. No me pre­gun­tes por qué ten­go es­ta sen­sa­ción por­que no lo sé, pe­ro sí pien­so que al­go bueno va a pa­sar­me, ten­go ese pre­sen­ti­mien­to.

- ¿A ni­vel per­so­nal o pro­fe­sio­nal?

-A ni­vel per­so­nal por­que lle­vo tres años sin pa­re­ja y ya to­ca. Un asun­to que em­pie­za a preo­cu­par­me un po­co.

-¿No ha lle­ga­do la per­so­na ade­cua­da?

-Eso es lo que más me preo­cu­pa por­que cuan­do me ha lle­ga­do lo he sa­bi­do in­me­dia­ta­men­te. Es­toy se­gu­ra de que cuan­do me sien­ta a gus­to fí­si­ca­men­te, se­rá un em­pu­jón muy gran­de, ya que me da­rá se­gu­ri­dad. Yo soy fuer­te, pe­ro a la vez muy in­se­gu­ra y, si esas in­se­gu­ri­da­des no las ten­go con­tro­la­das, lo pa­so fa­tal. Fí­ja­te có­mo se­rá, que lle­vo sin qui­tar­me un ca­mi­són, ni cuan­do te­nía pa­re­ja, des­de ha­ce mu­cho tiem­po.

-¿Có­mo de­be ser quien te en­can­di­le?

-Tie­ne que sor­pren­der­me en mu­chos as­pec­tos. Por ejem­plo, pa­ra mí es muy im­por­tan­te la co­mu­ni­ca­ción y eso creo que me lo da­ría un hom­bre ma­du­ro, ma­yor que yo.

-¿No es­ta­rás bus­can­do al pa­dre que no tie­nes?

-No, yo no bus­co al pa­dre, pe­ro hay mo­men­tos que me gus­ta­ría –có­mo ex­pli­car­te–, en­con­trar un hom­bre a la an­ti­gua por­que no he vi­vi­do nun­ca ese ti­po de re­la­ción. No es fá­cil, pe­ro tam­po­co im­po­si­ble.

-¿Nun­ca te has aden­tra­do en las re­des so­cia­les?

-¡Es­tás lo­ca! Pri­me­ro, por­que al­gu­na vez que he en­tra­do, he pen­sa­do lo bien que es­ta­ba so­la en mi ca­ma. Ten­go la ven­ta­ja de que ten­go mu­chos ami­gos, con los que sue­lo sa­lir a ce­nar con ellos y sus pa­re­jas y me lo pa­so muy bien. Nun­ca me he sen­ti­do in­có­mo­da por ir des­pa­re­ja­da, lo que no im­pi­de que eche en fal­ta ese abra­zo, esa mi­ra­da, en de­fi­ni­ti­va, el amor.

-¿No se­rá que la fa­ma que te pre­ce­de les da mie­do?

-¿Mie­do por qué? Nin­gu­na de las pa­re­jas que he te­ni­do ha per­te­ne­ci­do a es­te mun­do. Aun­que no les gus­ta­ba que nos hi­cie­ran fo­tos, han acep­ta­do por­que es un pea­je que al­gu­nas per­so­nas te­ne­mos que pa­gar.

- Pron­to cum­pli­rás 53. ¿Qué te da mie­do de la edad?

-¡Lo rá­pi­do que pa­sa la vi­da! Me gus­ta­ría que me die­ra tiem­po a dis­fru­tar de mu­chas de las co­sas que me pa­san.

-Ale­jan­dra ha cum­pli­do 18. ¿Te preo­cu­pa el mun­do que le to­ca vi­vir?

-Rosa, yo pre­fie­ro no ha­blar de mi hi­ja por­que des­pués to­do se ter­gi­ver­sa, pe­ro, co­mo ma­dre, mi úni­co ob­je­ti­vo es que dis­fru­te es­tu­dian­do lo que le gus­ta y que bus­que la fe­li­ci­dad don­de crea que es­té. Los pa­dres de­be­mos apar­car nues­tros egoís­mos y apren­der a acep­tar lo que a ellos les ha­ce fe­li­ces de ver­dad. Mi úni­co con­se­jo es que no vi­va so­me­ti­da a na­die, que sea li­bre.

-¿Es di­fe­ren­te a có­mo eras tú a su edad?

- Sí, mu­cho. En­tre otras ra­zo­nes por­que el mun­do lo es y la pri­va­ci­dad que te­nía­mos ha­ce 50 años, no es la de aho­ra. So­lo le pi­do que sea in­te­li­gen­te y ac­túe co­mo tal.

-To­dos te­ne­mos de­re­cho a equi­vo­car­nos.

- Por su­pues­to, y a una jo­ven no se le pue­de exi­gir lo mis­mo que a otra que ha vi­vi­do cua­ren­ta años más. Aho­ra to­dos es­ta­mos más ex­pues­tos y por eso hay que ser más pru­den­tes. Yo es­toy se­gu­ra de que he he­cho más lo­cu­ras que mi hi­ja, pe­ro a mí no me veía na­die. Y hoy, cual­quie­ra con un mó­vil se con­vier­te en pa­pa­raz­zi. Y eso que pa­ra nues­tro tra­ba­jo nos vie­ne bien, co­mo ma­dres nos vie­ne fa­tal.

-Per­te­ne­ces a una fa­mi­lia de mu­je­res fuer­tes. ¿Qué te di­fe­ren­cia de tu ma­dre?

-La que tie­ne más aplo­mo es mi ma­dre y la que ha apren­di­do a de­cir “no” soy yo. Mi ma­dre se com­pli­ca la vi­da por ton­te­rías y yo no. Yo aho­ra soy más vul­ne­ra­ble que an­tes. -¿Te arre­pien­tes de ha­ber gra­ba­do el reality de “Las Cam­pos”?

-Me lo he pa­sa­do co­mo ha­cía tiem­po que no lo pa­sa­ba. He­mos tra­ba­ja­do mu­chí­si­mo, pe­ro he­mos te­ni­do un equi­po tan mag­ní­fi­co, que ha si­do un re­ga­lo, aun­que ha­ya­mos te­ni­do que pa­gar un pre­cio por tras­pa­sar al­gu­nos lí­mi­tes, por abrir­nos en ca­nal. Pe­ro es que cuan­do es­tás gra­ban­do no es­tás pen­san­do en lo que es po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to o no.

-Es cu­rio­sa la re­la­ción que man­tie­nes con Ale­jan­dro, tu ex ma­ri­do.

-¿Por qué? Yo creo que es lo me­jor pa­ra nues­tra hi­ja, que es lo que más nos im­por­ta a los dos, por­que cuan­do de­ci­di­mos te­ner­la ad­qui­ri­mos un com­pro­mi­so de por vi­da. Los hi­jos son pa­ra to­da la vi­da. So­mos muy dis­tin­tos, pe­ro por en­ci­ma de to­do es­tá Ale­jan­dra.

-Con­vier­tes en oro lo que to­cas. ¿Tam­bién las jo­yas que di­se­ñas?

-Yo ne­ce­si­ta­ba te­ner unas jo­yas con las que sen­tir­me iden­ti­fi­ca­da, que lle­va­ra pues­tas y no tu­vie­ra que qui­tár­me­las al acos­tar­me.

-¿Al­gu­na vez te has sen­ti­do aco­sa­da?

-A mí me han di­cho al­gu­na pa­la­bra po­co ele­gan­te, pe­ro nun­ca he su­fri­do aco­so. Yo cuan­do he creí­do que aten­ta­ban con­tra mi dig­ni­dad de mu­jer me he re­vuel­to co­mo un ti­gre. En eso he si­do muy bor­de.

-¿Qué te pa­re­ce que se de­nun­cie tan­tos años des­pués?

-Me pa­re­ce muy bien por­que creo que hay co­sas que no pres­cri­ben y el abu­so es una de ellas por­que a ve­ces es­tá ba­sa­do en el mie­do a per­der un tra­ba­jo.

-¿Qué cam­bios vis­lum­bras tras el 8M?

-Es­pe­ro y de­seo que el 8M lo­gre que la gen­te se pa­re a pen­sar que si­guen pa­san­do co­sas. Es­te no es un mo­vi­mien­to só­lo de las mu­je­res, es de los hom­bres res­pon­sa­bles y com­pro­me­ti­dos tam­bién.

-¿Aler­tas a tu hi­ja de esos pe­li­gros?

- Por su­pues­to que sí y me gus­ta­ría in­sis­tir en que “no es no”, y “sí es sí”, aun­que a ve­ces sea di­fí­cil de­mos­trar­lo en un juz­ga­do.

-Eres cre­yen­te.

-Sí, yo re­zo to­dos los días por­que es una ne­ce­si­dad ha­cer­lo.

-¿Crees que hay otra vi­da?

-No lo sé, me gus­ta­ría que hu­bie­ra, por­que dos co­mo és­ta, no. Si vol­vie­ra a na­cer se­ría hom­bre, por­que co­mo mu­jer ya sé lo que hay.

-Qué te ha en­se­ña­do tu ma­dre.

-A res­pe­tar a to­do el mun­do, a no sen­tir odio, ven­gan­za o ren­cor.

-¿Te­re­sa sa­be dis­fru­tar de la vi­da?

-Pa­ra al­guien que tra­ba­ja des­de los 15 años la inac­ti­vi­dad no es bue­na. Tra­ba­jar pa­ra ella se­ría una in­yec­ción de vi­ta­li­dad.

-¿Es fe­liz con Ed­mun­do?

-Ed­mun­do ya no tie­ne na­da que de­mos­trar, la mi­ma, la acom­pa­ña... Ya qui­sie­ra yo en­con­trar un Ed­mun­do.

Terelu Cam­pos y Rosa Villacastín rea­li­za­ron la en­tre­vis­ta en el Ho­tel Eu­ros­tars Sui­tes Mi­ra­sie­rra en Ma­drid.

Terelu, que aca­ba de pre­sen­tar su pri­me­ra co­lec­ción de jo­yas, TRLU, en un mo­men­to de la en­tre­vis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.