Víc­tor Ma­nuel

‘‘Ana y yo he­mos re­nun­cia­do a co­sas por es­tar con nues­tros hi­jos”

Diez Minutos - - ENTREVISTA - Por Ro­sa Vi­lla­cas­tín Fo­tos: Ana Ruiz Ayu­dan­te: Ai­noa Juan

Pa­ra quie­nes he­mos cre­ci­do con la mú­si­ca de Víc­tor Ma­nuel, al­gu­nas de sus can­cio­nes co­mo “El abue­lo Víc­tor” o “Quie­ro abra­zar­te tan­to”, las lle­va­mos pe­ga­das a la piel. Por eso re­en­con­trar­me con él pa­ra es­cu­char su úl­ti­mo dis­co, “Ca­si na­da es­tá en su si­tio”, es co­mo dar­le a la mo­vio­la del tiem­po.

Sin nos­tal­gia, con to­da la fuer­za de que es ca­paz un can­tan­te y com­po­si­tor que re­vo­lu­cio­nó el pa­no­ra­ma mu­si­cal es­pa­ñol allá por los se­ten­ta, Víc­tor vuel­ve a la ca­rre­te­ra, con la sa­bi­du­ría de quien ha vi­vi­do to­do ti­po de ex­pe­rien­cias, bue­nas y ma­las, ade­más de las ha­bi­tua­les en una pro­fe­sión que le si­gue apa­sio­nan­do co­mo cuan­do co­gió su mo­chi­la y se vino a Ma­drid des­de su As­tu­rias na­tal, a ha­cer reali­dad sus sue­ños.

-Víc­tor, ¿de dón­de sa­ca la ener­gía pa­ra em­pe­zar una nue­va gi­ra?

-De ha­cer una vi­da sa­na, del de­por­te, pe­ro so­bre to­do de es­tar ac­ti­vo. Eso es muy bueno pa­ra to­do pe­ro muy es­pe­cial­men­te pa­ra la ca­be­za. Es­toy fe­liz por­que es una suer­te po­der es­tar ha­cien­do lo que te gus­ta, en una pro­fe­sión con la que pue­des dis­fru­tar y de la que pue­des vi­vir. To­do eso es ex­tra­or­di­na­rio a mi edad.

-En tan­tos años, ¿no ha sen­ti­do la ten­ta­ción de de­cir, bas­ta ya, voy a des­can­sar?

-No, por­que yo pier­do mu­cho el tiem­po cuan­do no es­toy can­tan­do ni com­po­nien­do. -Eso es muy sano. -Lo es por­que yo me dis­trai­go con una mos­ca, pue­do in­clu­so pa­sar un par de ho­ras sin ha­cer otra co­sa que es­cu­char mú­si­ca o leer. Com­po­ner o can­tar es só­lo una par­te de las mu­chas co­sas que ha­go pe­ro, cla­ro, esa dis­trac­ción de­pen­de mu­cho de có­mo la ad­mi­nis­tres. En mi ca­so, dis­fru­tan­do de la vi­da, de los ami­gos, de la fa­mi­lia, que pa­ra mí es im­por­tan­tí­si­mo por­que me ayu­da a re­ge­ne­rar­me por den­tro.

-¿Có­mo re­cuer­da aquel Ma­drid de sus pri­me­ros años?

-Muy di­fe­ren­te a co­mo es aho­ra, cla­ro que a ve­ces co­me­tes el error de re­cor­dar­lo co­mo era en­ton­ces. Yo, cuan­do lle­gué, vi­vía en Cham­be­rí, y pa­sea­ba mu­cho por Gran Vía, por un mer­ca­do que no era es­pe­cial­men­te bo­ni­to, pe­ro que era es­tu­pen­do. Siem­pre que vuel­vo por ahí es inevi­ta­ble que re­cuer­de aquel Ma­drid que era de plo­mo a ve­ces pe­ro que te­nía su en­can­to.

-Na­da que ver con la ma­si­fi­ca­ción de aho­ra.

-No, pe­ro es al­go que ya he­mos in­cor­po­ra­do a nues­tra vi­da co­ti­dia­na.

-¿Qué bus­ca­ba cuan­do vino: el éxi­to, dar­se a co­no­cer, qué?

-An­tes era más len­to to­do, por­que ha­bía que dar unos pa­sos gra­dua­les que na­die po­día sal­tar­se y que pa­sa­ban por en­sa­yar to­dos los días, ir a de­ter­mi­na­dos lo­ca­les, in­ten­tar que te de­ja­ran can­tar pa­ra le­van­tar la ca­be­za en una emi­so­ra o en otra. Yo re­cuer­do que ese apren­di­za­je me lle­vó del 64 al 69, y que ca­da co­sa que te pa­sa­ba era un mun­do, más in­ge­nuo, pe­ro con ex­pec­ta­ti­vas reales.

-¿De lle­gar a ser al­guien en la vi­da?

-Se tra­ta­ba de en­se­ñar lo que sa­bías ha­cer y que la gen­te lo apre­cia­ra. Re­cuer­do el día que sa­lí en un pro­gra­ma de TVE: me vio to­do el país. Yo es­ta­ba en la mi­li y de la mi­li vi­ne a ha­cer ese pro­gra­ma, Te­le rit­mo, que pre­sen­ta­ba Jo­sé Ma­ría Quer, don­de can­té “La romería”. Fue un cho­que tre­men­do.

-¿Por qué?

-Por­que pa­sé del sue­lo a la es­tra­tos­fe­ra en ape­nas unos mi­nu­tos. La gen­te que­ría sa­ber quién era ese cha­va­li­to de pe­lo tan cor­to, yo les de­cía que me gus­ta­ba el pe­lo lar­go pe­ro co­mo es­ta­ba en la mi­li... Era otra for­ma de vi­da.

-¿En qué mo­men­to se da cuen­ta de que ha triun­fa­do?

-Cuan­do vi la por­ta­da de mi dis­co co­lo­ca­da en el es­ca­pa­ra­te de Al­gue­ró dis­cos, que era una de las tien­das más fa­mo­sas de Ma­drid. Yo ha­bía vi­vi­do en la ca­lle La Sa­lud por­que ha­bía mu­chas pen­sio­nes y una ca­fe­te­ría don­de nos jun­tá­ba­mos los ar­tis­tas.

-¿Qué tie­ne el éxi­to pa­ra que to­dos quie­ran al­can­zar­lo?

-Unos lo quie­ren pa­ra unas co­sas y otros pa­ra otras: en mi ca­so, lo que yo as­pi­ra­ba era dar a co­no­cer unas can­cio­nes en las que con­fia­ba mu­cho. Y eso va uni­do a la po­pu­la­ri­dad, por­que si tie­nes po­pu­la­ri­dad sig­ni­fi­ca que es­tás en el mer­ca­do y que tus dis­cos se ven­den. Aho­ra hay gen­te pa­ra quie­nes ser fa­mo­so es un es­ta­tus de vi­da, pien­san que no ne­ce­si­tan ha­cer na­da más y en eso ra­di­ca la di­fe­ren­cia. An­tes eras fa­mo­so por lo que ha­cías y aho­ra se pue­de ser fa­mo­so por no ha­cer na­da.

-Su­pon­go que ha­brá te­ni­do que re­nun­ciar a al­gu­na co­sa.

-En lo esen­cial no, so­bre to­do en lo re­fe­ren­te a la vi­da fa­mi­liar, por­que tan­to Ana co­mo yo he­mos de­ja­do de ha­cer co­sas pa­ra es­tar en ca­sa con nues­tros hi­jos. Si uno te­nía que ir a ha­cer al­go, el otro se que­da­ba pa­ra ocu­par­se de ellos. Si los tra­ba­jos no son com­pa­ti­bles hay que for­zar que lo sean. -¿Quién es la pri­me­ra per­so­na que es­cu­cha sus can­cio­nes?

-Ana y Da­vid, mi hi­jo, por­que en­se­gui­da que com­pon­go una can­ción se la en­vío a él pa­ra que ha­ga la ma­que­ta. -¿Có­mo se­ría Víc­tor Ma­nuel sin Ana Belén?

-Un ser más aban­do­na­do, no sé si con tan­tos es­tí­mu­los pa­ra com­po­ner. Que te apre­cien, que es­tés pen­dien­te de la fa­mi­lia, que les pro­te­jas, que les cui­des; si yo no tu­vie­ra a Ana, no ten­dría na­da de eso. -¿Có­mo so­bre­lle­van tra­ba­jar jun­tos?

-Ha si­do es­tu­pen­do, por­que cuan­do no­so­tros nos co­no­ci­mos ca­da uno apor­tó sus ami­gos, Ana más que yo, por­que yo soy más so­li­ta­rio, y ella apor­ta­ba gen­te del ci­ne y del tea­tro. Y el res­to de ami­gos los he­mos he­cho al mis­mo tiem­po. Siem­pre ha ha­bi­do con­sen­so so­bre quién de­bía for­mar par­te de nues­tra vi­da.

-Des­de jo­ven le atra­jo la po­lí­ti­ca.

-Sí, pe­ro me apar­té de la pri­me­ra lí­nea del Par­ti­do Co­mu­nis­ta por­que ha­bía na­ci­do mi hi­jo Da­vid, te­nía dos años y me ape­te­cía es­tar con él, y no en reunio­nes in­ter­mi­na­bles. Eso es lo que me fue ale­jan­do pau­la­ti­na­men­te de esa pri­me­ra lí­nea. Ese ti­po de re­nun­cias son bue­nas pa­ra tu equi­li­brio per­so­nal.

-Equi­li­brio que com­par­te con Ana.

-Sí, por­que he­mos vi­vi­do la vi­da que he­mos que­ri­do vi­vir y les he­mos da­do la vi­da que que­ría­mos que vi­vie­sen ellos. Qui­zá por eso nun­ca nos he­mos sen­ti­do aco­sa­dos por los me­dios.

-Con­se­guir­lo no ha de­bi­do ser fá­cil.

-Era di­fí­cil por­que ha ha­bi­do mo­men­tos en los que si tú de­nun­cia­bas a al­guien por­que te ro­ba­ba una fo­to de tu hi­jo me­nor, no te ha­cían ni ca­so. Pe­ro te de­fen­días co­mo po­días. No­so­tros nun­ca he­mos de­ja­do de con­ce­der en­tre­vis­tas so­bre nues­tra vi­da pro­fe­sio­nal; otra co­sa es que se quie­ran me­ter en tu vi­da o en tu ca­sa.

-Sus hi­jos tam­bién si­guen esa lí­nea.

-Su­pon­go que ellos han per­ci­bi­do que nun­ca les he­mos uti­li­za­do pa­ra sa­lir en una re­vis­ta y ellos tam­po­co han ju­ga­do a ese ti­po de co­sas. Han te­ni­do sus pa­re­jas, sus hi­jos, y na­die les mo­les­ta por­que es al­go a lo que no quie­ren pres­tar­se.

“Sin Ana se­ría un ser más aban­do­na­do, no sé si con tan­tos es­tí­mu­los pa­ra com­po­ner”

-Hay can­cio­nes co­mo “El abue­lo Víc­tor” que son eter­nas.

-Por­que hay can­cio­nes que se que­dan en el dis­co du­ro de la gen­te. Pa­ra mí, que me las pi­dan en los con­cier­tos di­ce mu­cho del po­der de la mú­si­ca. Cuan­do al­guien te pi­de una can­ción de ha­ce 40 años pien­sa en có­mo era él o ella en esa épo­ca. Esa es la gran­de­za de la mú­si­ca y pa­ra mí una ale­gría te­ner can­cio­nes que me pi­den siem­pre, eso es más de lo que yo pu­de so­ñar nun­ca.

-¿Có­mo sur­ge la idea de gra­bar “Ca­si na­da es­tá en su si­tio”, tan en lí­nea con lo que es­ta­mos vi­vien­do?

-No es al­go que nos ocu­rra só­lo a no­so­tros: ahí es­tán esos pe­rros ver­des co­mo Do­nald Trump u otros lí­de­res eu­ro­peos que tra­tan de asus­tar­nos con una es­pe­cie de fas­cis­mo. Tam­bién en nues­tro país pa­sa­mos de la irrup­ción del pe­que­ño Ni­co­lás al co­mi­sa­rio Vi­lla­re­jo, o a los mas­ters. A mí me gus­ta­ría que los lí­de­res de los dis­tin­tos par­ti­dos nos ex­pli­quen al­go más so­bre lo que pien­san ha­cer con las pen­sio­nes a diez o quin­ce años vis­tos. Pe­ro aquí to­do el mun­do pa­sa de pun­ti­llas por los te­mas reales de la gen­te, se­gu­ra­men­te por­que pien­san que las co­sas se arre­gla­rán so­las.

-Y no es así, cla­ro es­tá.

-No, por­que la gen­te se ha en­du­re­ci­do mu­cho, aun­que tam­bién los hay que tie­nen ne­ce­si­dad de po­ner­se de acuer­do con el que es­tá al la­do, por­que vi­vi­mos en un te­rri­to­rio co­mún. Pe­ro eso, que se­ría lo desea­ble, no se ha­ce. Y es al­go que an­tes no pa­sa­ba.

-¿Pen­sa­ba en to­do ello cuan­do le po­nía ti­tu­lo a su ál­bum?

-Sí, lo pen­sa­ba cuan­do com­po­nía una de las can­cio­nes ti­tu­la­da “Di­go Es­pa­ña”, y lo pien­so aho­ra por­que creo que es­te país es­tá muy des­ajus­ta­do.

-¿Los úl­ti­mos 40 años he­mos vi­vi­do una épo­ca do­ra­da?

-Do­ra­da no lo sé, pe­ro in­fi­ni­ta­men­te me­jor que la que es­ta­mos vi­vien­do, se­gu­ro. Es in­du­da­ble que aho­ra te­ne­mos más co­mo­di­da­des que ha­ce cua­ren­ta años, por­que te­ne­mos ac­ce­so a me­dios de co­mu­ni­ca­ción, más in­for­ma­ción en to­dos los sen­ti­dos, pe­ro nos fal­ta al­go que te­nía­mos en­ton­ces, ilu­sión.

-¿Aho­ra es di­fí­cil ilu­sio­nar­se?

-Sin du­da, so­bre to­do po­lí­ti­ca­men­te. Va­rias ge­ne­ra­cio­nes nos he­mos ilu­sio­na­do con las co­sas que se iban con­si­guien­do, ya que ve­nía­mos de la na­da más ab­so­lu­ta: es la ra­zón por la que cual­quier ca­ra­me­li­to que nos da­ban, nos pa­re­cía una gran con­quis­ta.

-Se con­si­guie­ron mu­chos de­re­chos y una Cons­ti­tu­ción.

-Só­lo hay que ver cual­quier re­por­ta­je o do­cu­men­tal de aque­llos años, has­ta los 80, pa­ra ver una Es­pa­ña en blan­co y ne­gro, y a par­tir de ahí en­tró el co­lor en nues­tras vi­das.

-Du­ran­te un tiem­po hi­cie­ron gi­ras con Se­rrat, Sa­bi­na, Mi­guel Ríos. ¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia?

-Nos jun­ta­mos en el 96 y re­cuer­do que más ha­bía re­ce­los en­ton­ces que des­pués. Yo en­tré co­mo una api­so­na­do­ra y al fi­nal nos con­ven­ci­mos de que lo po­día­mos ha­cer.

- ¿ De­ma­sia­dos egos en un mis­mo es­ce­na­rio?

-Te­nía­mos des­con­fian­za a que se rom­pie­ra la amis­tad. Yo es­ta­ba con­ven­ci­do de que éra­mos per­so­nas ci­vi­li­za­das, nin­guno le iba a pi­sar la man­gue­ra al otro por­que ha­bía agua pa­ra to­dos. Fue una gi­ra es­tu­pen­da. 20 años des­pués re­pe­ti­mos, y cuan­do lla­mé a Jua­ni­to (Se­rrat) y le pro­pu­se qué po­día­mos ha­cer, me con­tes­tó: can­tar.

-¿Vol­ve­rán den­tro de otros 20 años?

-No, pe­se a que Jua­ni­to siem­pre bro­mea­ba con eso en el es­ce­na­rio. Pe­ro tam­po­co hay que es­pe­rar tan­to...

-Us­ted can­ta, com­po­ne, es pro­duc­tor de ci­ne. ¿Hay al­go que se le re­sis­ta?

-Ha­ce mu­cho que no pro­duz­co nin­gu­na pe­lí­cu­la. Con “Di­vi­nas pa­la­bras” dis­fru­té mu­cho por­que fui­mos al fes­ti­val de Ve­ne­cia, des­pués hi­ci­mos el “Vue­lo de la pa­lo­ma”, y así me fui en­re­dan­do e hi­ce al­go que me gus­ta­ba de pe­que­ño, pe­lí­cu­las so­bre la vi­da de los fa­mo­sos. Fue cuan­do pen­sé en Isa­bel Pan­to­ja. Ella ve­nía de no ha­cer na­da tras la muer­te de Pa­qui­rri, acep­tó pro­ta­go­ni­zar “Yo soy ésa” y fue un éxi­to tre­men­do.

-Ro­da­ron una se­gun­da.

-Sí, pe­ro esa ya no tu­vo éxi­to, por­que en me­dio ha­bían pa­sa­do tan­tas co­sas... En­car­na Sán­chez me­tién­do­se en to­do y la ima­gen de Isa­bel se ha­bía res­que­bra­ja­do un po­co. En to­tal hi­ce 11 pe­lí­cu­las: ter­mi­né ago­ta­do.

-¿Perdió di­ne­ro?

-Sí por­que en con­tra de lo que pien­sa al­gu­na gen­te de que los ci­neas­tas se apro­ve­chan, el ci­ne es una rui­na en la ma­yo­ría de los ca­sos. En ge­ne­ral, las pe­lí­cu­las son de­fi­ci­ta­rias, el ci­ne es­pa­ñol se ha­ce so­bre hi­po­te­cas de gen­te que quie­re ha­cer una pe­lí­cu­la.

-Su gi­ra em­pie­za en Avi­lés, ¿por qué?

-Por­que el Ayun­ta­mien­to fun­cio­na muy bien, tra­ba­ja gen­te que le gus­ta la mú­si­ca, el tea­tro, te dan fa­ci­li­da­des, co­sas que a otros no se les ocu­rre ha­cer.

-No ha per­di­do el acen­to.

-No, no, y cuan­do voy a As­tu­rias se me re­cru­de­ce. Y co­mo en­cuen­tre a al­gún as­tu­riano aquí, se me dis­pa­ra el au­to­má­ti­co y ha­blo co­mo si nun­ca hu­bie­ra sa­li­do de allí. Ten­go re­cuer­dos muy gra­tos y to­da­vía hay gen­te que cuan­do me en­cuen­tra por la ca­lle me lla­ma Vi­to­rín.

“Que­ría ha­cer pe­lí­cu­las so­bre fa­mo­sos y pen­sé en Isa­bel Pan­to­ja, que no ha­cía na­da des­de la muer­te de Pa­qui­rri. Acep­tó ha­cer “Yo soy ésa” y fue un éxi­to tre­men­do”

Víc­tor Ma­nuel, con Ro­sa Vi­lla­cas­tín en la se­de de Sony Mu­sic, en Ma­drid.

Víc­tor Ma­nuel se re­ti­ró de la pri­me­ra lí­nea del Par­ti­do Co­mu­nis­ta cuan­do na­ció su hi­jo Da­vid “por­que que­ría es­tar con él y no en reunio­nes in­ter­mi­na­bles”.

“Ana y yo he­mos vi­vi­do la vi­da que que­ría­mos y a nues­tros hi­jos les he­mos da­do la que que­ría­mos que vi­vie­sen”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.