UNA BO­DA IN­NO­VA­DO­RA

Diez Minutos - - FOTOS EXCLUSIVAS - JE­SÚS MARIÑAS.

Fer­nan­do Fitz-Ja­mes Stuart se unió a la exquisita y fo­rra­da So­fía Pa­la­zue­lo usan­do el Pa­la­cio de Li­ria, al que la du­que­sa Ca­ye­ta­na so­lía re­cu­rrir en emer­gen­cia. Fle­cha­zo en cin­co me­ses y “sí, quie­ro” en tan só­lo ocho. Ella, de mo­ño re­co­gi­do con un so­por­te de plu­mas ha­cién­do­la cre­cer y po­ner­se a la al­tu­ra del no­vio. Real­zó la rei­na So­fía, tras­tor­na­da por la muer­te de su gran ami­ga Ca­ba­llé, a la que si­guió mun­do ade­lan­te. Una amis­tad he­re­da­da de su ma­dre, la rei­na Fe­de­ri­ca, que se pro­cla­ma­ba pri­me­ra fan de la can­tan­te bar­ce­lo­ne­sa. Vien­do có­mo Pa­va­rot­ti ras­ca­ba sus par­tes ín­ti­mas an­te ella sin pru­den­cia ni pudor al­guno, la mo­nar­ca grie­ga le pre­gun­tó si to­dos los te­no­res te­nían esa cos­tum­bre tan mo­les­ta. Ca­ba­llé, sin sa­ber qué ca­ra po­ner, con­tes­tó: “Afor­tu­na­da­men­te, só­lo lo ha­ce Lu­ciano”. La ca­ta­la­na no só­lo era po­ten­te sino que ma­ti­za­ba sa­bo­rean­do las pa­la­bras co­mo na­die lo ha he­cho. Así lo re­co­no­cía su des­cu­bri­mien­to, Jo­sep Ca­rre­ras, tras sa­car­lo del co­ro li­ceís­ta don­de era uno más, y lue­go hi­zo lo mis­mo con el ba­rí­tono me­nor­quín Juan Pons. Los in­cor­po­ró a su trou­pe en la que úl­ti­ma­men­te so­bre­sa­lía for­man­do dúos con ella su hi­ja Mon­si­ta Mar­tí.

Los Re­yes ac­tua­les la eter­ni­zan co­mo “la se­ño­ra de la ópe­ra”, ca­si nue­vo tí­tu­lo de no­ble­za. Pien­so qué di­ría do­ña So­fía al res­pec­to. O tam­bién don Juan Car­los que rom­pía su nu­la afi­ción pa­ra, sin em­bar­go, aplau­dir­la tras ver­la triun­far en la ga­la de Re­yes Ma­gos que se or­ga­ni­za­ban ca­da 5 de enero y don­de Su Ma­jes­tad le re­ga­la­ba aves que ma­ta­ba en La Zar­zue­la.

Con ca­pa de dos me­tros

En es­ta oca­sión, do­ña So­fía fue la úni­ca mo­nar­ca en ver a la no­via con una ca­pa de dos me­tros arre­mo­li­na­dos que sa­lía de los hom­bros ca­yen­do por la es­pal­da. Un buen com­ple­men­to al re­co­gi­do de flo­res blan­cas apo­yan­do el mo­ño, que de­ja­ba ad­mi­rar los pen­dien­tes art-de­có de bri­llan­tes. Re­lum­bra­ban ani­ma­dos por ma­ña­na tan so­lea­da abun­dan­do en in­vi­ta­das de ro­jo, el ca­so de Es­pe­ran­za Agui­rre, Pa­lo­mi­ta Se­gre­lles y la exquisita Pi­ru Ur­qui­jo. Mien­tras, la mar­que­sa de Gri­ñón pre­fi­rió el ver­de bo­te­lla, azul no­che Ale­jan­dra, amor del ele­gan­tí­si­mo En­ri­que So­lís, hi­jo de la se­ño­rial Car­men Te­llo. Él fi­gu­ra en la lis­ta de nues­tros nue­vos ele­gan­tes ofi­cia­les, igual que el no­vio, que du­ran­te el pri­mer vals in­di­ca­ba con “un, dos, tres” los mo­vi­mien­tos exac­tos a su ya es­po­sa. Mien­tras, Blan­ca Suel­ves, da­da la ca­te­go­ría del es­ce­na­rio, vis­tió tú­ni­ca de ga­sa con un com­pli­ca­do to­ca­do de plu­me­ro. Aun­que pa­ra di­fí­cil y en­re­ve­sa­do, el en­tre­la­za­do co­lor ma­de­ra que so­bre su bo­ni­ta ca­be­za se echó Est­her Do­ña. Brianda des­ta­có ba­jo un re­cio abri­go lar­go de la­mé la­bra­do en pla­ta co­mo sa­li­do de al­gún baúl de los re­cuer­dos. Suer­te que la re­ju­ve­ne­ció un peinado de ri­za­dos bu­cles y que­de cla­ro que nin­gu­na de ellas se echa­ron las enor­me pa­me­las so­bre la fren­te. Las im­po­nían en to­dos sus mo­dos y es­ti­los. Com­pi­tien­do las lle­va­ron la­te­ra­les y ca­si de pie aun­que más de una, co­mo Ana Ga­ma­zo, que la la­deó con una gra­cia ate­so­ra­da por el sta­tus y las mu­chas bo­das pre­sen­cia­das.

El apues­to du­que de Hués­car, que he­re­da­rá en su día la Ca­sa de Al­ba que, a pun­to es­tu­vo de re­caer con la inal­can­za­ble Ali­cia Ko­plo­vitz, cuan­do en tiempos ton­teó con Car­los Hués­car. Hu­bie­ra su­pues­to bo­dón, pe­ro afir­man que fi­nal­men­te él se echó atrás qui­zá con­si­de­ran­do ser pa­re­ja muy ex­plo­si­va.

Oc­tu­bre sus­ti­tu­ye a ma­yo co­mo “mes de la bo­das” y la in­no­va­ción es­tá em­pe­zan­do. So­fía y Fer­nan­do die­ron el to­que de sa­li­da bien acep­ta­do por Blan­ca Suel­ves, Son­so­les Diez de Ri­ve­ra, Íñi­go Mén­dez de Vi­go, Gre­go­rio Ma­ra­ñón, Ágat­ha Ruiz y Có­si­ma, com­pi­tien­do con abom­ba­das fal­das, enor­mes lu­na­res ro­jo y azul pa­ra sor­pre­sa de Gar­ga­llo y Joa­nes Oso­rio, du­que de Al­bur­quer­que. An­te un re­za­ga­do y ren­quean­te el re­lleno To­más Terry y Pa­lo­ma Se­gre­lles fue ben­de­ci­da por el pa­dre Án­gel, au­tén­ti­co ca­pe­llán de nues­tros vips que real­za­ron la pri­me­ra bo­da en es­ta in­no­va­do­ra tan­da oto­ño-in­vierno. Igual que en la Al­ta Cos­tu­ra, ha­brá bo­das pri­ma­ve­ra-ve­rano y oto­ño-in­vierno. Ya se sa­be que en la va­rie­dad es­tá el gus­to y así po­drán ele­gir el tiem­po que me­jor les cai­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.