Juan Mi­guel y Ka­ri­na,

la ex­tra­ña bo­da de su hi­ja ................................

Diez Minutos - - SUMARIO - Fo­tos: Raúl te­na

Lo que pro­me­tía ser un día fe­liz pa­ra Ro­cío y su ya ma­ri­do, Vi­cen­te, se tor­ció, di­cen, por cul­pa de una dis­cu­sión en­tre sus pa­dres. “Es to­do men­ti­ra”, cuen­ta Ro­cío. “No sé de dón­de ha sa­li­do eso”, apun­ta la can­tan­te.

SU RE­LA­CIÓN EM­PEO­RÓ CUAN­DO ELLA LE ACU­SÓ DE MA­LOS TRA­TOS

Ella que­ría una bo­da de cuen­to e hi­zo to­do lo po­si­ble por­que así fue­ra, pe­ro lo cier­to es que Ro­cío, la hi­ja de Juan Mi­guel y Ka­ri­na, se lle­vó un dis­gus­to, se­gún apun­tan al­gu­nos de los in­vi­ta­dos. ¿Los cul­pa­bles? Sus pa­dres y la ma­la re­la­ción que man­tie­nen des­de que Ka­ri­na apro­ve­chó la par­ti­ci­pa­ción de Juan Mi­guel en “Su­per­vi­vien­tes” pa­ra acu­sar­le de ma­los tra­tos. Des­de en­ton­ces no se han di­ri­gi­do la pa­la­bra, y en el en­la­ce de su hi­ja Ro­cío, aun­que di­si­mu­la­ron lo má­xi­mo que pu­die­ron, pa­re­ce que al fi­nal sal­ta­ron chis­pas… “Te ju­ro que no sé de dón­de ha sa­li­do es­to. De ver­dad que ha si­do una bo­da pre­cio­sa ce­le­bra­da en Las Ter­mas Ma­ri­nas El Pa­la­siet, en Be­ni­cás­sim. Sí es ver­dad que por par­te de Juan Mi­guel fue­ron la ma­yo­ría de in­vi­ta­dos y de mi fa­mi­lia só­lo ocho, pe­ro en es­ta oca­sión no ten­go na­da que re­pro­char­le, y a mi hi­ja mu­cho me­nos. Fue una bo­da pre­cio­sa y le de­seo to­da la fe­li­ci­dad del mun­do jun­to a Vi­cen­te, que es un chi­co es­tu­pen­do”, di­ce la can­tan­te en con­ver­sa­ción te­le­fó­ni­ca con DIEZ MI­NU­TOS. Ro­cío tam­bién res­pal­da es­ta ver­sión. “Yo no no­té ra­ro na­da en­tre ellos. Tie­nen una re­la­ción cordial. Se sen­ta­ron jun­tos e in­clu­so re­par­tie­ron los de­ta­lles que ha­bía com­pra­do mi pa­dre pa­ra los in­vi­ta­dos”, nos di­jo.

KA­RI­NA: “LO ÚNI­CO QUE QUE­RÍA ES QUE MI HI­JA FUE­RA FE­LIZ EN SU DÍA”

Sea co­mo fue­re nos cuen­tan que la can­tan­te “se sin­tió ce­lo­si­lla”, una vez más, por la ex­ce­len­te re­la­ción que man­tie­nen pa­dre e hi­ja y de ahí que en un mo­men­to da­do de la bo­da el hu­mor de la in­tér­pre­te se tor­cie­ra. Juan Mi­guel ha par­ti­ci­pa­do en to­dos los pre­pa­ra­ti­vos de la bo­da y Ka­ri­na, al vi­vir en Ma­drid y no en Cas­te­llón co­mo ellos, ha es­ta­do más al margen… “A ver, mi pa­dre es­tá en mi día a día por­que vi­ve aquí, en el pue­blo, y si hay que ir a ele­gir las flo­res me pue­de acom­pa­ñar, pe­ro los dos han con­tri­bui­do en la me­di­da de sus po­si­bi­li­da­des en lo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra el en­la­ce. De la mis­ma ma­ne­ra que lo han he­cho los pa­dres de Vi­cen­te”, nos ex­pli­ca Ro­cío. Y ma­ti­za Ka­ri­na: “To­do se ha pre­pa­ra­do bá­si­ca­men­te en ve­rano y en esos me­ses yo he te­ni­do mu­cho tra­ba­jo, pe­ro yo he acom­pa­ña­do a mi hi­ja a las prue­bas del ves­ti­do y, ade­más, le he re­ga­la­do los za­pa­tos, el ra­mo y he te­ni­do un de­ta­lle eco­nó­mi­co. Lo úni­co que que­ría es que mi hi­ja es­tu­vie­ra fe­liz en su día y te ju­ro que yo me sen­tí bien. Me han pues­to de ma­lé­fi­ca y es só­lo pa­ra ha­cer­me da­ño. Juan Mi­guel y yo so­mos muy ma­yo­res, so­bre to­do yo, pa­ra no sa­ber guar­dar las for­mas y amar­gar­le el en­la­ce a Ro­cío. No vie­ne a cuen­to es­ta gue­rra...”

“No me gus­tó el co­lor del tra­je de Juan Mi­guel”

La ce­re­mo­nia fue muy emo­ti­va y Ro­cío es­tu­vo al bor­de de la lá­gri­ma cuan­do su pa­dre le le­yó una emo­ti­va car­ta deseán­do­le lo me­jor en su nue­va vi­da de ca­sa­da. Su her­ma­na Azaha­ra tam­bién le de­di­có unas pa­la­bras, pe­ro Ka­ri­na no. Pe­ro a la no­via no le im­por­tó.

SU PA­DRE LE­YÓ UNA CAR­TA Y KA­RI­NA CAN­TÓ EN EL SA­LÓN

“No me im­por­tó que no di­je­ra na­da en la ce­re­mo­nia por­que yo le pe­dí que can­ta­ra y así lo hi­zo du­ran­te la ce­le­bra­ción”, con­fie­sa Ro­cío. Y con­ti­núa Ka­ri­na: “A mi hi­ja le ha­cía mu­cha ilu­sión que yo le can­ta­ra y por su­pues­to que lo hi­ce. In­ter­pre­té pa­ra ella “Tu se­rás mi baby”, “Las fle­chas del amor” y tam­bién la “Fies­ta”. A la pre­gun­ta si en­ton­ces le gus­tó to­do del en­la­ce, la can­tan­te di­ce rién­do­se: “La úni­ca pe­ga que pon­dría es al tra­je de Juan Mi­guel, que no me gus­tó el co­lor. No soy muy de mo­ra­do…” Bueno, se­gún al­gu­nos hu­bo al­go más que no le gus­tó de­ma­sia­do y que pro­vo­có sus ce­los.

Los no­vios, Ro­cío y Vi­cen­te, acom­pa­ña­dos por Juan Mi­guel y Ka­ri­na.

Ro­cío man­tie­ne una re­la­ción sú­per es­pe­cial con su pa­dre por­que des­de ni­ña ha vi­vi­do con él. Por eso le ha­cía tan­ta ilu­sión que él la lle­va­ra al al­tar. Se­gún nos ha con­ta­do Ro­cío, la re­la­ción en­tre Juan Mi­guel y Ka­ri­na fue cordial du­ran­te la bo­da. En es­ta fo­to, des­de lue­go, lo pa­re­ce…

El hi­jo de Ro­cío lle­vó las arras y lu­ció el mis­mo tra­je que su abue­lo. Ro­cío y su chi­co, Vi­cen­te, en el mo­men­to de la ce­re­mo­nia. Juan Mi­guel le­yó unas pa­la­bras que emo­cio­na­ron a la jo­ven.

Ro­cío y Vi­cen­te son ami­gos de to­da la vi­da, de la mis­ma pan­di­lla, pe­ro em­pe­za­ron a sa­lir ha­ce tres años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.