Na­cho Vidal:

“Vio­le­ta se sien­te bien sien­do una ni­ña con pe­ne” ...............................

Diez Minutos - - SUMARIO - Ra­fa Min­go­ran­ce Fo­tos: Ma­ría Jo­sé Ra­se­ro

El ac­tor de ci­ne porno, Na­cho Vidal, te­nía un hi­jo que se lla­ma­ba co­mo él, has­ta que un día de­ci­dió que eso se aca­bó. Se sen­tía ni­ña y que­ría que to­dos la co­no­cie­ran co­mo Vio­le­ta. “Re­cuer­do el pri­mer día que se pu­so una fal­da. Es­ta­ba tan con­ten­ta que no pa­ra­ba de can­tar “Li­bre soy”, de la pe­lí­cu­la “Fro­zen”, dan­do vuel­tas sin pa­rar”, nos cuen­ta. Pa­ra tra­tar de ex­pli­car me­jor la ex­pe­rien­cia de la tran­se­xua­li­dad y las im­pli­ca­cio­nes so­cia­les y fa­mi­lia­res que tie­ne, ha per­mi­ti­do que Santi Anaya es­cri­ba una no­ve­la ins­pi­ra­da en la vi­da de su hi­ja: “Mi nom­bre es Vio­le­ta”.

- ¿Cuál fue tu pri­me­ra reac­ción cuan­do te con­tó lo que sen­tía?

-Re­cuer­do que llo­ré mu­cho por den­tro por­que me vi­nie­ron a la ca­be­za to­dos los pro­ble­mas

a los que se en­fren­tan hoy mu­chos tran­se­xua­les. Tra­gué sa­li­va y le di­je que me pa­re­cía bien. A la ma­ña­na si­guien­te fui­mos a una tien­da y le com­pra­mos ro­pa de ni­ña pa­ra lle­nar to­do el ar­ma­rio. -¿Có­mo fue esa ex­pe­rien­cia?

-Muy bo­ni­ta. Se le ilu­mi­nó la ca­ra en la tien­da, era co­mo si hu­bie­ra re­cu­pe­ra­do la vi­da. -¿Qué fue lo pri­me­ro que com­pras­te?

-No me acuer­do, pe­ro sí que me gas­té 600 eu­ros. Su ro­pa de Na­cho la he­re­dó su her­mano. -¿Có­mo se lo to­mó Fran­ces­ka, la ma­dre de tus hi­jos?

-Muy mal. Llo­ró mu­cho, se sen­tía cul­pa­ble de ha­ber­la te­ni­do obli­ga­da a ves­tir co­mo un ni­ño has­ta los seis años, mo­men­to que Vio­le­ta ya se plan­tó. Di­jo que no era Na­cho.

-¿ Qué ocu­rrió en ese mo­men­to?

-Los tres vi­mos un do­cu­men­tal so­bre la tran­se­xua­li­dad y abri­mos los ojos. De he­cho, no­so­tros tam­bién es­ta­mos ro­dan­do uno, des­de ha­ce tres años, que se es­tre­na­rá en ci­nes más ade­lan­te. Vio­le­ta siem­pre di­jo a sus com­pa­ñe­ros del co­le que era una chi­ca. Cuan­do di­ji­mos a su pro­fe­so­ra que iría ves­ti­da de ni­ña, no se sor­pren­dió.

-Há­bla­me de có­mo es vues­tra vi­da fa­mi­liar aho­ra.

-De la no­che a la ma­ña­na tie­nes a una ni­ña en ca­sa y lo asi­mi­las con to­tal na­tu­ra­li­dad. Re­quie­re su pro­ce­so y yo tar­dé dos años en ha­cer­me a la idea del cam­bio. Pe­ro un día, pa­sean­do con ella co­gi­dos de la mano por la ca­lle, sen­tí co­mo si me die­ra to­da su ener­gía y sen­tí que te­nía una hi­ja. A los pa­dres que me pre­gun­tan so­bre es­te te­ma, siem­pre les ha­go la mis­ma pre­gun­ta. ¿Qué ha­rías tú en mi lu­gar? Yo no soy un pa­dre co­ra­je, só­lo un pa­dre que acom­pa­ña a su hi­ja en el ca­mino de la vi­da.

Sin la pre­sión de gus­tar -Co­mo pa­dre en­tien­do que has te­ni­do mo­men­tos de du­das.

-Por su­pues­to. Co­noz­co a ac­tri­ces tran­se­xua­les y me han ex­pli­ca­do ex­pe­rien­cias muy du­ras, co­mo vio­la­cio­nes o pa­li­zas en el seno de sus fa­mi­lias pa­ra que se les qui­ta­ran “las ma­ri­co­na­das de la ca­be­za”. Cuan­do pien­sas que tu hi­ja, tu es­tre­lla, pu­die­ra su­frir al­gún ti­po de mal­tra­to, lo pa­so muy mal.

-¿Qué ba­rre­ras so­cia­les ha te­ni­do que su­pe­rar´

-Pues, por ejem­plo, el cam­bio de nom­bre. En su mo­men­to, a la fiscal no le pa­re­ció bien y no per­mi­tió que Na­cho se pu­die­ra lla­mar Vio­le­ta. Su ma­dre y yo lu­cha­mos en los juz­ga­dos y, dos años más tar­de, otra fiscal re­co­no­ció su de­re­cho.

-¿Qué ba­rre­ras fu­tu­ras crees que le es­pe­ran?

-Es­pe­ro que las mis­mas que de­be su­pe­rar cual­quier per­so­na. Siem­pre le he di­cho que no po­drá gus­tar a to­do el mun­do, ni fal­ta que ha­ce. Yo no gus­to a mu­cha gen­te; de he­cho, los hay que me odian. A Vio­le­ta le he acon­se­ja­do que va­ya só­lo con las per­so­nas que la quie­ran, la cui­den, la tra­ten bien. Y si un día tie­ne a un chi­co a su la­do, que sea por­que la quie­re tal cual es, sin sen­tir­se con­di­cio­na­do por el se­xo que tie­ne en­tre las pier­nas. Eso Vio­le­ta lo tie­ne bas­tan­te cla­ro.

-¿Vio­le­ta tie­ne pen­sa­do cam­biar­se el se­xo más ade­lan­te?

-Cuan­do le di­ces de ha­cer­se la va­gi­no­plas­tia, le pro­vo­ca des­agra­do. No­so­tros no que­re­mos que sien­ta que vi­ve en un cuer­po equi­vo­ca­do. Tan­to su ma­dre co­mo yo pre­ten­de­mos que Vio­le­ta se sien­ta bien sien­do una ni­ña con pe­ne. Y si al­gún día de­ci­de ope­rar­se, que sea por vo­lun­tad pro­pia, no por­que se lo dic­te nin­gu­na pre­sión so­cial so­bre ella. Si tie­ne que ori­nar en un ba­ño pú­bli­co de hom­bres, lo ha­ce sin pro­ble­ma, no se sien­te aver­gon­za­da.

-¿Có­mo reac­cio­nó su her­mano pe­que­ño cuan­do des­apa­re­ció Na­cho y apa­re­ció Vio­le­ta?

-Pa­ra él, Vio­le­ta es una ni­ña des­de el prin­ci­pio.

“PRE­FIE­RO QUE TEN­GAN UN VIBRADOR EN LA MANO QUE UN CU­CHI­LLO O DRO­GA”

-¿Le ha­ce gra­cia al­gún ni­ño de cla­se?

-Ima­gino que ese ti­po de con­ver­sa­cio­nes las ten­drá más con su ma­dre. El chi­co con el que es­té sa­brá des­de el prin­ci­pio que Vio­le­ta es tran­se­xual. En su co­le­gio to­do el mun­do lo sa­be. Ella no es­con­de na­da, no se aver­güen­za de su con­di­ción.

-Di­me lo úl­ti­mo que has des­cu­bier­to de tus hi­jos que no sa­bías.

-Se les es­tá des­per­tan­do su cu­rio­si­dad por sa­ber co­sas de se­xo. Ellos sa­ben per­fec­ta­men­te cuál es el tra­ba­jo de sus pa­dres. Los ni­ños hoy tie­nen ac­ce­so a In­ter­net y los com­pa­ñe­ros de cla­se sa­ben quién es Na­cho Vidal. Tam­po­co me im­por­ta. Pre­fie­ro que mis hi­jos ten­gan un vibrador en la mano que un cu­chi­llo o un pa­que­te de dro­ga.

-¿Y si Vio­le­ta de­ci­de, al­gún día, de­di­car­se al porno?

-Lo acep­ta­ré co­mo mis pa­dres acep­ta­ron que yo lo hi­cie­ra. Se tra­ta de su vi­da, no de la mía, y de­be­rá vi­vir­la co­mo crea con­ve­nien­te. A mí só­lo me im­por­ta que mi hi­ja sea bue­na per­so­na. Mien­tras no sea un po­lí­ti­co que ro­ba o un delincuente, no me im­por­ta a lo que se de­di­que.

-¿Cuál crees que ha­bría si­do la reac­ción de tus pa­dres si tú hu­bie­ras di­cho en ca­sa que te sen­tías ni­ña?

-Mi ma­dre va a mi­sa to­dos los do­min­gos, ima­gí­na­te. Bue- no, la ver­dad es que no ha­bría pa­sa­do na­da. Cuan­do les di­je que que­ría tra­ba­jar co­mo ac­tor porno, me apo­ya­ron siem­pre. Mi pa­dre tan só­lo di­jo, “si vas a de­di­car­te a eso, al me­nos haz­lo me­jor que na­die”.

-¿Qué con­se­jo da­rías a los pa­dres que se en­fren­tan a la mis­ma si­tua­ción que ha­béis vi­vi­do vo­so­tros con Vio­le­ta?

-Pri­me­ro que pi­dan ayu­da a al­gu­na de las nu­me­ro­sas aso­cia­cio­nes que exis­ten. Pe­ro fun­da­men­tal­men­te que les den to­do el amor y com­pre­sión po­si­ble a sus hi­jos. De ese mo­do con­se­gui­rán que se abran, co­no­ce­rán bien la pro­ble­má­ti­ca que vi­ven y les po­drán ayu­dar.

-¿Qué pró­xi­mos pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les tie­nes?

-Es­toy pre­pa­ran­do una pe­lí­cu­la de ac­ción, na­da que ver con el porno. Lue­go via­ja­ré a Mé­xi­co y si­go lan­zan­do pro­duc­tos en mi em­pre­sa de ju­gue­te­ría. No me gus­ta pen­sar mu­cho en el fu­tu­ro, pre­fie­ro vi­vir el día a día.

-Tras tu par­ti­ci­pa­ción en el pro­gra­ma “Su­per vi­vien­tes” que emi­te Te­le 5, el pe­ne se te que­dó tor­ci­do. ¿Ya has so­lu­cio­na­do ese pro­ble­ma?

-No, lo si­go te­nien­do do­bla­do. De­bo ope­rar­lo, pe­ro eso se­rá al­gún día. Tam­po­co me preo­cu­pa.

Na­cho Vidal si­gue sien­do una es­tre­lla en el mun­do del porno. Aho­ra, ade­más, tra­ba­ja co­mo pro­duc­tor.

Na­cho es­tá se­pa­ra­do de Fran­ces­ka Jai­mes, tam­bién ac­triz porno. Con ella tie­ne dos hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.