Ba­rra li­bre de humor

Cua­tro jó­ve­nes ac­to­res, seis días so­bre olas en un bar­co con 1.000 ‘desalie­ros’, fies­ta 24 ho­ras y el ta­len­to cha­nan­te de Er­nes­to Se­vi­lla pa­ra mez­clar to­do en un cor­to des­ter­ni­llan­te. Hie­lo, Ron Bar­ce­ló y a reír.

DT - - SELECTED ON THE ROCKS - TEX­TO MARÍA SE­GA­DE.

De­lan­te de un mu­ro de la­dri­llos, en su­rrea­lis­tas de­co­ra­dos o en cual­quier ti­po de pla­tó. No hay es­ce­na­rio que se le re­sis­ta a Er­nes­to Se­vi­lla (Al­ba­ce­te, 1978) a la ho­ra de tra­ba­jar. Ron Bar­ce­ló le re­tó a em­bar­car­se en De­sa­lia, la fies­ta de la mar­ca que es­te año se ce­le­bró con un cru­ce­ro por el Me­di­te­rrá­neo por su dé­ci­mo aniver­sa­rio. Y así lo hi­zo el man­che­go con la mi­sión de gra­bar un cor­to a bor­do con mil ex­tras e his­to­rias pa­ra­le­las ase­gu­ra­das.

¿Qué ha­ce un chi­co co­mo tú en un bar­co co­mo es­te?

Un cor­to­me­tra­je. He­mos ve­ni­do a ha­cer un cor­to de la ex­pe­rien­cia De­sa­lia con el equi­po, con los ac­to­res, con Ma­xi Igle­sias, Ni­co­lás Co­ro­na­do, Víctor Pal­me­ro, Juan Be­tan­court y con más gen­te y he­mos con­ta­do los even­tos del cru­ce­ro ade­más de apro­ve­char pa­ra ha­cer reír.

Có­mo ex­per­to en el ci­ne es­pa­ñol, ¿qué apor­ta­rás con el cor­to a la cau­sa?

Con que pro­vo­que­mos al­gu­na car­ca­ja­da creo que ya es su­fi­cien­te. El cor­to es una ver­sión de “Dos ton­tos muy ton­tos” pe­ro a la in­ver­sa. Son dos ami­gas que se enamo­ran de un chi­co gua­po, que en es­te ca­so es Ma­xi Igle­sias, y que vi­ven una se­rie de si­tua­cio­nes hi­la­ran­tes.

¿Cum­ple el cli­ché del des­ta­pe?

No, no. Aun­que es un humor que a ve­ces pue­de ser bas­tan­te es­ca­to­ló­gi­co en el fon­do es muy pa­ya­se­te y muy blan­co.

En es­te bar­co de ‘desalie­ros’ la ma­yo­ría aca­ban de cum­plir los 18, más que me­nos. ¿Te sien­tes vie­jo­ven?

Sí que ya me sien­to ma­yor cuan­do veo a la gen­te así tan jo­ven­ci­lla. Me es­toy re­ti­ran­do muy pron­to al ca­ma­ro­te aun­que si­gue la fies­ta. Tam­bién es ver­dad que he­mos ve­ni­do a tra­ba­jar y no lo vi­ves igual.

¿Te con­si­de­ras atrac­ti­vo? Di­cen que el se­xap­peal es in­com­pa­ti­ble con el humor.

No atrac­ti­vo. Me con­si­de­ro gua­po, gua­po. Yo soy al­go así co­mo un gi­tano gua­po.

¿Y qué di­fe­ren­cia hay en­tre ser atrac­ti­vo, gua­po y gi­tano gua­po?

Pues mi­ra, si eres atrac­ti­vo es que no eres gua­po en reali­dad. Es una ex­cu­sa que po­nen los que no lle­gan a gua­po. Gua­po es que fí­si­ca­men­te eres be­llo y lo de gi­tano gua­po por­que me­tro­se­xual evi­den­te­men­te no soy.

Si­gues in­ter­pre­tan­do a un loo­ser pe­se a ser de los có­mi­cos más exi­to­sos de Es­pa­ña. ¿Có­mo te me­tes aho­ra en el pa­pel?

Uno no de­ja de ser nun­ca un loo­ser. Cuen­to chis­tes so­bre ha­cer el rí­dicu­lo por­que lo ha­ce­mos to­dos. Pa­ra mí es muy di­ver­ti­da esa pers­pec­ti­va. El sen­tir­se un per­deor en to­da re­gla. Es un pun­to de in­ma­du­rez, tam­bién. Cuan­do nos sen­ti­mos iden­ti­fi­ca­dos nos cau­sa ri­sa. Los mo­nó­lo­gos son esa mez­cla de co­sas que nos pa­san de ver­dad, co­sas que pa­san de ver­dad y las exa­ge­ras mu­chís­mo y otras de tus amigos que te las atri­bu­yes.

¿Cuál fue la ma­yor crí­ti­ca que hi­cis­te a tra­vés del humor?

No soy de los que uti­li­zan el humor pa­ra man­dar re­ca­dos o pa­ra cri­ti­car. Lo que in­ten­to es so­bre to­do ha­cer reír. Si me sa­le al­gu­na ca­ram­bo­la y cri­ti­co al­go bien, pe­ro eso se lo de­jo a los que sa­ben.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.