CIU­DAD NÓMADA

INAU­GU­RA­DO EN ABRIL, LA NA­VE SIL­VER MUSE ES LA MÁS LU­JO­SA Y MO­DER­NA DEL MUNDO, Y EN ELLA SUR­CA­MOS LAS AGUAS DEL ME­DI­TE­RRÁ­NEO.

DT - - CONTENIDO - TEX­TO Y FOTOS RA­FAEL VIDAL.

Sur­ca­mos el Mar Me­di­te­rrá­neo en el Sil­ver Muse, el cru­ce­ro más nue­vo y lu­jo­so del mundo, y atra­ca­mos en atrac­ti­vos puer­tos de Ita­lia, Gre­cia y Tur­quía.

Cor­ta la no­che, sua­ve­men­te. Se es­cu­cha so­lo el olea­je le­van­ta­do por la proa. Se ve so­lo la es­pu­ma ilu­mi­na­da por las lu­ces ar­ti­fi­cia­les del barco. Son los úni­cos sig­nos del Me­di­te­rrá­neo que sen­ti­mos, des­pués de va­rias co­pas de cham­pán, mien­tras fu­ma­mos, mien­tras ob­ser­va­mos el ho­ri­zon­te des­de la cu­bier­ta del cru­ce­ro Sil­ver Muse, an­tes de dor­mir: más allá es­tá la os­cu­ri­dad, y una in­men­si­dad que nos li­mi­ta y ex­pan­de.

Es la no­che, nos mo­ve­mos y lo sa­be­mos, aun­que a ve­ces hay que re­cor­dar­lo, tal es la es­ta­bi­li­dad de es­te via­je. Tal vez en al­gún sue­ño emer­ja la ver­dad, pe­ro des­pier­tos sen­ti­mos la fic­ción de la quie­tud, de es­tar en un ho­tel fi­ja­do en cual­quier ciu­dad. Pe­ro ama­ne­ce, sue­na el an­cla y sa­li­mos a la te­rra­za, aho­ra con ca­fé. Y el pai­sa­je tras la ba­ran­di­lla es otro: lo que una vez fue­ron los te­ja­dos de Ná­po­les, aho­ra es la es­car­pa­da cos­ta amal­fi­ta­na, o las pa­re­des vol­cá­ni­cas de San­to­ri­ni (y la es­pu­ma blan­ca de la ca­pi­tal, Fi­ra, en la ci­ma). O la im­po­nen­te mu­ra­lla me­die­val de Ro­das, co­ro­na­da por to­rres y mi­na­re­tes. O el po­bla­do gol­fo de Es­mir­na. Cada día, una ima­gen. Cada día, una cul­tu­ra. Por­que, ¿qué es un cru­ce­ro si no un ho­tel que, por las ma­ña­nas, nos de­vuel­ve una mi­ra­da di­fe­ren­te? Un ho­tel nómada que cum­ple la uto­pía del via­je: que dor­mir y des­pla­zar­se sean si­nó­ni­mos, que sea po­si­ble mo­ver­se sin mo­ver­se y que todas las ho­ras sean pro­ve­cho­sas.

ATRA­CAR Y FONDEAR

Ba­ja el an­cla y la ma­ña­na te lle­va al res­tau­ran­te pa­no­rá­mi­co La Te­rraz­za, don­de desa­yu­nar un buf­fet se con­vier­te, a la vez, en el pri­mer con­tac­to con el puer­to: el cas­ti­llo de Ná­po­les, la ci­ma va­po­ro­sa del vol­cán Et­na, son la pos­tal de es­te ca­fé. Aun­que to­da­vía re­cuer­do ro­dear Ca­pri, la is­la de las si­re­nas de Uli­ses, la is­la del desamor de Bri­git­te Bar­dot en “El des­pre­cio”, de Go­dard, un día de tar­día lle­ga­da. La ca­sa del ar­qui­tec­to Ma­la­par­te es una pin­ce­la­da ro­ja en­tre es­tas ro­cas que con­fi­gu­ran la vi­sión más su­bli­me de to­do el via­je. Pe­ro la mi­ra­da pue­de ser más ín­ti­ma des­de los ven­ta­na­les del desa­yuno a la car­ta en el res­tau­ran­te Atlan­ti­de.

Si cada des­tino es úni­co, cada lle­ga­da lo es tam­bién. El abra­zo del barco y la cos­ta de-

pen­de de la geo­gra­fía del lu­gar, y po­de­mos atra­car di­rec­ta­men­te en el mue­lle o fondear la na­ve en mi­tad de un gol­fo y apro­xi­mar­nos a la ori­lla a tra­vés de una bar­ca. Las formas de lle­gar a una ciu­dad de­ter­mi­nan, ya, la mi­ra­da so­bre ella: no es lo mis­mo sa­lir a pie y per­der­se en el la­be­rin­to na­po­li­tano a apro­xi­mar­se, con la len­ti­dud del mar, a la es­ca­le­ra de San­to­ri­ni, mien­tras esta is­la se­mi­cir­cu­lar de ori­gen vol­cá­ni­co nos abra­za (y nos fas­ci­na) en nues­tra lle­ga­da. A ve­ces, pa­re­ce que Gre­cia na­cie­se co­mo una reunión de is­las pa­ra po­der mi­rar­las, co­mo Uli­ses, des­de un barco...

UN PAÍS IMA­GI­NA­RIO

Quien via­ja en cru­ce­ro via­ja sin pa­sa­por­te. Vi­si­ta di­fe­ren­tes puer­tos, di­fe­ren­tes ciu­da- des, di­fe­ren­tes cul­tu­ras. La úni­ca pa­tria es el mar, la mar, y el cru­ce­ro es nues­tra ca­sa. Todas es­tas ciu­da­des es­tán se­pa­ra­das por una so­la no­che, dan­do lu­gar a un un mes­ti­za­je de cul­tu­ras: tras el cru­ce­ro, uno cons­tru­ye en su men­te un país ima­gi­na­rio en el que con­vi­ven igle­sias ca­tó­li­cas, or­to­do­xas y mez­qui­tas, piz­zas, mous­sa­kas y ke­babs, mer­ca­dos eu­ro­peos y el go­zo­so caos de los ba­za­res ára­bes. Un país he­cho de dis­tin­tos paí­ses que no en­tien­de de fron­te­ras, y que fo­men­ta las se­me­jan­zas por en­ci­ma de las di­fe­ren­cias. Eu­ro­pa es­tá en cri­sis, pe­ro via­jar en un cru­ce­ro nos per­mi­te acer­car­nos a una Eu­ro­pa ideal co­mo cri­sol de cul­tu­ras. Co­mo mos­tró Ma­noel de Oli­vei­ra en “Una pe­lí­cu­la ha­bla­da”, no hay na­da más cos­mo­po­li­ta que sur­car los ma­res en un cru­ce­ro.

Así pa­sa­mos de Ná­po­les, la ciu­dad im­po­si­ble de gen­tri­fi­car (don­de los pa­la­cios más es­plen­do­ro­sos son, aho­ra, los apar­ta­men­tos de la gen­te po­pu­lar), a los pue­blos en­ca­ra­ma­dos en las ro­cas de la cos­ta amal­fi­ta­na. Amal­fi fue una de las gran­des ma­ri­nas de la Edad Media y de sus con­tac­tos con el nor­te de Áfri­ca que­da un pa­tio de geo­me­trías ára­bes en su ca­te­dral y un la­be­rin­to de ca­lles en­ca­la­das de im­po­si­ble orien­ta­ción. De allí via­ja­mos a la per­la de Si­ci­lia, Taor­mi­na, don­de con­vi­vi­mos en­tre ro­cas y la­gar­ti­jas en el im­pre­sio­nan­te tea­tro grie­go, abier­to al mar y la mon­ta­ña.

Ape­nas nos des­pe­di­mos de Ita­lia y ama­ne­ce­mos ba­jo las pa­re­des vol­cá­ni­cas de San­to­ri­ni, y as­cen­de­mos en bu­rro las es­ca­le­ras pa­ra ob­ser­var, ba­jo los cam­pa­na­rios, la cal­de­ra

vol­cá­ni­ca que da ori­gen a la is­la. Si en San­to­ri­ni las cú­pu­las son azu­les, el ro­jo san­gre co­ro­na las blan­cas igle­sias de My­ko­nos. Y ve­ci­na a su ca­pi­tal, Cho­ra, res­po­san en so­le­dad las rui­nas del san­tua­rio de De­los, en una is­la so­lo vi­si­ta­da en las ho­ras del día. Sa­be­mos que, por las no­ches, las pie­dras duer­men pa­ra re­cor­dar­nos su eter­ni­dad. Y la pie­dra di­bu­ja tam­bién Ro­das, ciu­dad cre­ci­da al am­pa­ro de las cru­za­das cris­tia­nas: allí se ins­ta­la­ron los Ca­ba­lle­ros Hos­pi­ta­la­rios y en­tre sus ca­lles emer­gen las ca­sas me­die­va­les España, Fran­cia, In­gla­te­rra, in­te­rrum­pi­das por al­gu­nas mez­qui­tas del pos­te­rior do­mi­nio tur­co.

De la po­si­bi­li­dad de una is­la pa­sa­mos a la reali­dad de un con­ti­nen­te, y Ku­sa­da­si es el pun­to de co­ne­xión con las rui­nas de Éfe­so, es­plen­dor en la pie­dra. Y la per­la del Egeo, la ter­ce­ra ciu­dad del Tur­quía, Es­mir­na, nos re­ci­be con un au­tén­ti­co ba­zar so­lo tran­si­ta­do por lo­ca­les, es­pe­cia­li­za­do en cue­ro. Ita­lia, Gre­cia, Tur­quía: dis­tin­tos paí­ses que, ba­jo el am­pa­ro del cru­ce­ro, se con­vier­ten en una mis­ma idea.

CIU­DAD NÓMADA

Pe­ro más que un ho­tel nómada, es una ciu­dad: el pro­pio cru­ce­ro Sil­ver Muse se con­vier­te en un des­tino más del via­je. Y lo sen­ti­mos es­pe­cial­men­te en los días de al­ta mar, cuan­do la ex­pe­rien­cia del tu­ris­mo se des­pla­za a la cu­bier­ta. Allí nos es­pe­ra la piscina (arro­pa­da por dos ja­cuz­zis), el bar con cóc­te­les inago­ta­bles, un buf­fet li­bre pa­ra co­mer ba­ña­dos por el sol y un con­cier­to que crea una ban­da so­no­ra a la ex­pe­rien­cia de sur­car las olas, y las ho­ras. Agua en­tre las aguas, su­bir al úl­ti­mo pi­so no es sim­ple­men­te ir a una piscina: es ba­ñar­se en unas aguas cal­mas ro­dea­das de un mar que nos me­ce. Sa­ber­se en el agua y en­tre las aguas (y con un cóc­tel mien­tras es­pu­mea el ja­cuz­zi). Pe­ro ba­jo la piscina se es­con­den va­rios uni­ver­sos a ex­plo­rar co­mo el spa, el gim­na­sio con per­so­nal trai­ner, la sau­na o el ba­ño tur­co. Ciu­dad que na­ve­ga, has­ta na­cen los ru­mo­res en­tre los habitantes: tras va­rios días de cru­ce­ro, to­dos se con­vier­ten en ve­ci­nos en­tre las aguas.

LA NO­CHE QUE NO ACA­BA

Co­mo si los pa­si­llos fue­sen ca­lles, uno sa­le de su ha­bi­ta­ción en la no­che con la me­jor ves­ti­men­ta. Y se en­cuen­tra con una so­cie­dad que

se en­ga­la­na pa­ra ha­cer, de cada no­che, la más es­pe­cial. Los pasos te lle­van a de­gus­tar los 8 res­tau­ran­tes a la car­ta del barco, que ale­jan el fan­tas­ma de la ru­ti­na del pa­la­dar, y acer­can el ideal del lu­jo. Y de allí hay va­rios des­ti­nos: los es­pec­tácu­los noc­tur­nos en el Tea­tro, o temblar ba­jo la im­pac­tan­te voz de Li­li, vo­cal del gru­po “Twi­ce As Ni­ce”, que cada no­che agi­ta el bar “Sil­ver No­te” con clá­si­cos del jazz co­mo “Let´s Do It”, “Sum­mer­ti­me” o “Funny Va­len­ti­ne”. Tras diez días es­cu­chán­do­la, uno la sien­te co­mo ami­ga ín­ti­ma. “Can­tar es una fic­ción, lo im­por­tan­te es crear una ilu­sión en el es­pec­ta­dor. Por eso, pre­fie­ro lle­var jo­yas fal­sas a ver­da­de­ras, por­que bri­llan más y se ven a lo le­jos”, nos di­ce en­tre ri­sas en la sa­la de fu­ma­do­res, en torno a un gin­to­nic. Subimos con ella al Pa­no­ra­ma Loun­ge pa­ra pro­se­guir la no­che en­tre cóc­te­les y los rit­mos del DJ por­tu­gués, Bar­to­lo­meu. Él nos sa­be cie­rra­ba­res y, por ello, pin­cha Gipsy Kings pa­ra ha­cer­nos bai­lar a rit­mo de fla­men­co. Y aun­que es­te bar es el des­tino fi­nal, siem­pre que­da al­gún me­xi­cano por el barco con el que ce­rrar las no­ches con la in­ten­si­dad de un te­qui­la.

Vol­ve­mos a la mag­ní­fi­ca ha­bi­ta­ción del cru­ce­ro, con te­rra­za y ves­ti­dor y siem­pre aten­di­da por un ma­yor­do­mo, pa­ra dor­mir el sue­ño de los cóc­te­les (y de los jus­tos). Y al desa­yu­nar al próximo día, con sue­ño de me­nos y re­sa­ca de más, un ca­ma­re­ro nos pre­gun­ta “¿cuán­do se­rá nuestro próximo Sil­ver­sea?”. “To­da­vía no lo sa­be­mos, pe­ro es­pe­re­mos que pron­to”, le de­ci­mos al to­mar el úl­ti­mo ca­fé.

1. La im­po­nen­te na­ve de Sil­ver Muse en un puer­to; 2. Plaza Ko­nak en Es­mir­na; 3. El blan­co de My­ko­nos; 4. Plaza del Ple­bis­ci­to en Ná­po­les; 5. La bi­blio­te­ca de Cel­sius en Éfe­so. 6. Gim­na­sio del Sil­ver Muse; 7. Arts Ca­fé; 8. La Te­rraz­za; 9. Sau­na; 10. Tea­tro pa­ra es­pec­tácu­los noc­tur­nos del Sil­ver Muse; 11. Co­mer en cu­bier­ta en el res­tau­ran­te The Grill.

18. Una Sui­te Ve­ran­da con el bal­cón al mar; 19. Te­rra­za del Pa­no­ra­ma Loun­ge; 20. Ba­ñe­ra de las ha­bi­ta­cio­nes con los pro­duc­tos de hi­gie­ne de Bul­ga­ri; 21. El mo­men­to de la di­ver­sión en la lu­do­te­ca;

22. Sil­ver No­te, el ele­gan­te bar don­de dis­fru­tar del me­jor jazz cada no­che con el gru­po “Twi­ce as Ni­ce”.

12. El tea­tro de Taor­mi­na; 13. Los cam­pa­na­rios que mi­ran al mar en Oia, San­to­ri­ni; 14. Atra­ni, el pue­blo ve­cino a Amal­fi; 15. Piscina de cu­bier­ta de Sil­ver Muse; 16. Hos­pi­tal de los Ca­ba­lle­ros de Ro­das; 17. El Par­te­nón.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.