Pó­ker en la ca­pi­tal del lu­jo

Ha­blar de pó­ker evo­ca un mundo de fa­ma y ele­gan­tes ca­si­nos. El ci­ne ha dis­tor­sio­na­do en gran me­di­da lo que si­gue sien­do un for­mi­da­ble es­pec­tácu­lo, y pa­ra mu­chos, una bue­na for­ma de ga­nar­se muy bien la vi­da.

DT - - SELECTED ESCAPADA - TEX­TO ÁN­GEL RETAMAR.

El uni­ver­so de los gran­des tor­neos de pó­ker de hoy en día dis­ta mu­cho del gla­mour de la pan­ta­lla, aquí no hay ele­gan­tes smo­kings ni tra­jes lar­gos de no­che, la fau­na de tahú­res si­glo XXI ro­zan lo fri­ki, son pin­to­res­cos per­so­na­jes a un pa­so de lo es­tra­fa­la­rio que com­pa­re­cen ata­via­dos con sus go­rras, vi­se­ras, su­da­de­ras, sem­pi­ter­nas ga­fas de sol y de­más gad­gets que se su­po­ne les traen suer­te. Gen­tes de to­do el pla­ne­ta que re­co­rren me­dio mundo ju­gán­do­se los cuar­tos en eter­nas par­ti­das don­de rei­na el ab­so­lu­to si­len­cio.

Du­ran­te 11 días Mon­te­car­lo fue el es­ce­na­rio de una de las fa­ses del cam­peo­na­to mun­dial Po­ker Stars, la com­pa­ñía de pó­ker más gran­de del mundo, den­tro de la Gran Fi­nal del European Po­ker Tour (EPT). Crea­da en sep­tiem­bre de 2001, Po­ke­rS­tars era ori­gi­nal­men­te una em­pre­sa cos­ta­rri­cen­se. Fue pos­te­rior­men­te tras­la­da­da a la Is­la de Man, una de­pen­den­cia de la Co­ro­na bri­tá­ni­ca. A lo lar­go de to­do el año, Po­ker Stars or­ga­ni­za di­fe­ren­tes tor­neos in­ter­na­cio­na­les: de Baha­mas y Ma­cao pa­sa­ron a Mon­te­car­lo, y tras es­te les que­dan ci­tas en Soc­chi, Bar­ce­lo­na y Pra­ga.

De todas es­tas ci­tas, la de Mon­te­car­lo es, por lo selecto del es­ce­na­rio y la lar­ga tra­di­ción de ca­si­nos de Mó­na­co, la más desea­da y pres­ti­gio­sa. Fue a me­dia­dos del si­glo XIX cuan­do la Prin­ce­sa Ca­ro­li­na, la pers­pi­caz mu­jer del Prín­ci­pe de Mó­na­co por aquel en­ton­ces, Flo­res­tán I, ideó un plan pa­ra cons­truir un ca­sino pa­ra in­ten­tar atraer a vi­si­tan­tes de ca­te­go­ría y evi­tar los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de la fa­mi­lia en el po­der. El Po­ke­rS­tars Championship pre­sen­ted by Mon­te­car­lo Ca­sino reunió a más 1.000 ju­ga­do­res, y se sal­dó con el triun­fo fi­nal del nor­te­ame­ri­cano Bryn Ken­ney que des­tro­zó la me­sa fi­nal del 100.000 € Su­per High Ro­ller. Ken­ney eli­mi­nó a tres de sus ocho ri­va­les en la úl­ti­ma jor­na­da de jue­go. Via­ches­lav Buldy­gin tam­bién se car­gó a tres, pe­ro cuan­do lle­ga­ba el heads-up te­nía una des­ven­ta­ja que fue di­fí­cil de re­cu­pe­rar.

EL PE­QUE­ÑO PAÍS DEL LU­JO

Que el tor­neo se ce­le­bre en la idí­li­ca ciu­dad de Mon­te­car­lo, im­po­ne al even­to ma­yor ai­re de ex­clu­si­vi­dad. Es­te atra­yen­te y ele­gan­te dis­tri­to de Mó­na­co es don­de la gen­te pu­dien­te alar­dea con des­ca­ro de sus for­tu­nas, sus co­cha­zos y sus lus­tro­sas ope­ra­cio­nes de ci­ru­gía. Mó­na­co tie­ne dos ki­ló­me­tros cua­dra­dos, más o me­nos el mis­mo ta­ma­ño que Cen­tral Park (Nue­va York)- y cuen­ta con una pe­que­ña po­bla­ción de 38.000 habitantes. Si bien cuen­ta con el ma­yor nú­me­ro de mi­llo­na­rios por ha­bi­tan­te de Eu­ro­pa, uno de cada tres re­si­den­tes pue­de con­si­de­rar­se co­mo tal. Su os­ten­to­so gla­mour lo mo­no­po­li­zan su Gran Ca­sino, en-

“MÓ­NA­CO ES DON­DE LA GEN­TE PU­DIEN­TE ALAR­DEA CON DES­CA­RO DE SUS FOR­TU­NAS SUS CO­CHA­ZOS Y SUS LUS­TRO­SAS OPE­RA­CIO­NES DE CI­RU­GÍA”

ga­la­na­do con os­ten­to­so már­mol y de­co­ra­do ba­jo so­ber­bios te­chos con es­pec­ta­cu­la­res lám­pa­ras de ara­ña, el Pa­la­cio de la Ópe­ra y el Pa­la­cio Real. Es­to im­pre­sio­na, pe­ro una vez allí, uno no en­cuen­tra tan­ta di­fe­ren­cia si se com­pa­ra con la fau­na de por ejem­plo Mar­be­lla, qui­zá al­go me­nos “vul­gar”, pe­ro igual de ex­tra­va­gan­te, ex­ce­si­va y hor­te­ra. De he­cho pa­sean­do por es­te mi­núscu­lo prin­ci­pa­do asom­bra el es­ca­so buen gus­to de su boom ur­ba­nís­ti­co, mo­les de ce­men­to api­ña­das que na­da tie­nen que en­vi­diar al feís­mo de otros hits turísticos co­mo Gan­día o Be­ni­dorm.

Mó­na­co es ade­más un ex­tra­ño uni­ver­so don­de re­sul­ta fá­cil ac­ce­der a de­por­ti­vos, jo­yas y mo­de­li­tos de las pri­me­ras fir­mas, pe­ro sin em­bar­go es­pe­cial­men­te com­pli­ca­do com­prar un po­co de fru­ta o un sen­ci­llo sand­wich, hay por bus­car por Goo­gle el su­per­mer­ca­do más cer­cano y sor­pren­de que ape­nas ha­ya uno y bien es­con­di­do. ¡Pa­re­ce que aquí na­die ha­ga la com­pra! Los afi­cio­na­dos a la F1 tam­bién dis­fru­ta­rán, ya que sus es­ca­sos 2 km lu­cen siem­pre co­mo si en cual­quier mo­men­to fue­sen a chi­rriar los co­ches de ca­rre­ras por cual­quier es­qui­na. Mó­na­co es ade­más un lu­gar ex­tre­ma­da­men­te se­gu­ro con más po­li­cía per cá­pi­ta que en nin­gún otro lu­gar del pla­ne­ta, pa­ra pro­te­ger a sus habitantes ri­ca­cho­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.