Un lu­gar don­de vol­ver a na­cer

Po­cas cul­tu­ras son tan no­bles co­mo la ma­ya. La pro­vin­cia de Yu­ca­tán per­mi­te acer­car­se al rit­mo de vi­da de sus na­ti­vos e in­clu­so re­vi­vir sus ri­tua­les, pró­xi­mos al re­na­cer. Tras vi­si­tar Tu­lum, Co­bá, Tres Re­yes y Grand Pa­lla­dium Whi­te Sand se pue­den so­plar l

DT - - SELECTED MÁXICO - TEX­TO MA­RÍA SEGADE.

Un ver­da­de­ro ma­ya, de los que am­pa­ra el de­re­cho con­sue­tu­di­na­rio y se desen­vuel­ve con agi­li­dad en al­gu­na de las 30 len­guas de su cul­tu­ra, no te va a desear los bue­nos días. Él te di­rá ‘Maa­lok’in’, que es lo mis­mo sal­vo por un ma­tiz im­por­tan­te. Pa­ra una de las gran­des ci­vi­li­za­cio­nes del mundo an­ti­guo, que una jor­na­da sea o no me­mo­ra­ble de­pen­de de los es­fuer­zos que se ha­gan pa­ra ello. ‘Maa­lok’in’ es al­go así co­mo ‘Gá­na­te el día’.

Sin sa­lir de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán, se pue­den ex­pri­mir tan­to las 24 ho­ras co­mo pa­ra mar­car un se­gun­do cum­plea­ños en el al­ma­na­que. An­tes de que se acues­te el sol da tiem­po a vi­si­tar los tres es­ta­dos ma­yas —cie­lo, tie­rra e in­fra­mun­do— y com­ple­tar el ci­clo de la vi­da.

MÁS ALLÁ

En Mé­xi­co, el in­fra­mun­do no es­tá pla­ga­do de de­mo­nios ni de mons­truos. Es un ni­vel más. Allí en­tien­den la vi­da co­mo un ár­bol que abar­ca los cie­los con su co­pa y hun­de sus raíces en las pro­fun­di­da­des de la tie­rra. Su por­tal en la su­per­fi­cie son los ce­no­tes.

En Yu­ca­tán, don­de aho­ra hay ho­te­les, res­tau­ran­tes y más ho­te­les, an­tes ha­bía ma­na­tíes, tor­tu­gas gi­gan­tes y co­ral. La pe­nín­su­la es­ta­ba su­mer­gi­da has­ta que im­pac­tó en ella un me­teo­ri­to y se unió a Amé­ri­ca, por eso su sue­lo es po­ro­so. La llu­via se fil­tra crean­do es­tos ríos sub­te­rrá­neos que se abren al cie­lo.

Na­dar en un ce­no­te es un pri­vi­le­gio y una de­ci­sión. En el mo­men­to de la in­mer­sión la piel tie­ne que es­tar lim­pia. Li­bre de ma­qui­lla- je, re­pe­len­tes y cre­ma so­lar. Las en­car­ga­das de pu­ri­fi­car el agua son bac­te­rias anae­ró­bi­cas que no neu­tra­li­zan quí­mi­cos.

El Ce­no­te Es­me­ral­da, en Tres Re­yes, es de los po­cos que con­ser­va cier­ta pri­va­ci­dad. Se ac­ce­de a él por ca­mi­nos sal­va­jes y ce­men­te­rios de co­lo­res. Lá­pi­das ro­sas y mo­ra­das pa­ra las di­fun­tas, ro­jas y ver­des pa­ra ellos y azul cie­lo pa­ra los be­bés. Un sacerdote te ben­di­ce al lle­gar. Es lu­gar sa­gra­do. La res­pues­ta a su re­tahí­la ma­ya de bue­nos de­seos es ‘Yum­bo­tik’. Su par­ti­cu­lar ‘gra­cias’ re­sue­na su­mer­gi­do con mur­cié­la­gos de la fru­ta en el te­cho y pe­ces bi­go­tu­dos a los pies.

MI­RA­DA AL CIE­LO

El res­pe­to por la na­tu­ra­le­za acom­pa­ña a los ma­yas des­de sus orí­ge­nes. Aun­que co­no­cían la rue­da, co­mo de­mues­tran los gra­ba­dos de sus ves­ti­gios, ca­re­cían de ani­ma­les de ti­ro. No te­nían ele­fan­tes ni ca­ba­llos. Sus ja­gua­res, le­jos de ser car­ga­dos, ju­ga­ban cual fe­lino do­més­ti­co con los ni­ños. Se hi­cie­ron a sí mis­mos sin es­cla­vi­zar. Co­nec­ta­ron el país me­dian­te el co­mer­cio con su cuer­po co­mo vehícu­lo. Has­ta 10 km po­dían re­co­rrer al día ti­ran­do de ces­tos de maíz con la fren­te.

Eran ade­más ex­per­tos en in­ge­nie­ría ci­vil. Maestros en ca­len­dá­ri­ca. En las rui­nas de Tu­lum se ve su in­te­li­gen­cia es­tra­té­gi­ca. La ciu­dad, que en sus tiem­pos res­plan­de­cía con mu­ra­les de co­lo­res, se cons­tru­yó en la par­te más al­ta del Ca­ri­be me­xi­cano. Así apro­ve­cha­ban el se­gun­do arre­ci­fe de co­ral más gran­de del mundo pa­ra de­fen­der­se.

INS­TAN­TÁ­NEAS QUE SON MO­MEN­TOS.

1. Sui­te ma­ya del Grand Pa­lla­dium Whi­te Sand Re­sort & Spa. 2. Ce­no­te Es­me­ral­da. 3. La se­gun­da ma­yor ba­rre­ra de co­ral pro­te­ge de ma­ne­ra na­tu­ral Tu­lum. 4. Com­ple­jo Grand Pa­lla­dium Ri­vie­ra Ma­ya. 5. El res­tau­ran­te Opa­vao de Pa­lla­dium Ri­vie­ra Ma­ya fu­sio­na Mé­xi­co con Bra­sil. 6. Uno de los tem­plos de Co­bá. 7. y 8. El avistamiento de tor­tu­gas y el Beach Club son ac­ti­vi­da­des que ofer­ta Pa­lla­dium.

A media ho­ra de Tu­lum es­tá Co­bá. Es­te ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co cuen­ta con va­rios tem­plos que do­blan en al­tu­ra a la sel­va. Si subes los pel­da­ños de es­tas ata­la­yas de pie­dra —de pie o a ga­tas, me­nos ro­dan­do to­do va­le—, ten­drás an­te ti un cie­lo de ár­bo­les.

Apro­ve­cha. La ero­sión del tu­ris­mo ha­rá que es­tas mo­les, an­tes re­ser­va­das a re­yes y sa­cer­do­tes, vuel­van a ser igual de ex­clu­si­vas.

PI­SA TIE­RRA

El Grand Pa­lla­dium Whi­te Sand Re­sort & Spa es un pa­raí­so te­rre­nal. El si­tio idó­neo don­de so­plar las ve­las tras esta jor­na­da de re­na­ci­mien­to. Su nom­bre se lo da la ex­ten­sa pla­ya pri­va­da de are­na blan­ca que tie­ne en­fren­te. Allí se ce­le­bran unas cua­tro bo­das al día.

En me­nos de lo que se ve a un se­re­que, el sim­pá­ti­co roe­dor me­xi­cano, se pue­de lle­gar des­de sus ha­bi­ta­cio­nes a Zen­tro­pia Spa. Un re­man­so de paz don­de dis­fru­tar de re­la­jan­tes ma­sa­jes a ba­se de vino. Me­jor un­tar­se en él que be­ber­lo cuan­do te ro­dean bo­te­llas de te­qui­la o mez­cal. En el bar He­ming­way pre­fie­ren el se­gun­do. “Co­mo el cal­do, me­jor vie­ji­to”, se es­cu­cha de­trás de la ba­rra.

Y pa­ra que el al­cohol no cai­ga mal, na­da me­jor que ce­nar en al­guno de los nue­ve res­tau­ran­tes te­má­ti­cos de Pa­lla­dium. En La Ade­li­ta sir­ven pla­ti­llos 100% me­xi­ca­nos, que no tex-mex, con sus ta­ma­les y sal­sas chi­potle. Los yan­quis sa­len de allí desean­do los “bue­nos na­chos” a los con­duc­to­res de los ‘golf buggys’, ne­ce­sa­rios pa­ra mo­ver­se por to­do el lu­gar. Pues bue­nos na­chos ten­gan.

1

2

3

6

8

7

5

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.