REDESCUBRE LISBOA

LA CA­PI­TAL POR­TU­GUE­SA ES EL DES­TINO DE MO­DA EN EU­RO­PA. CLU­BES NOC­TUR­NOS, ESPACIOS SIN­GU­LA­RES, TIEN­DAS ORI­GI­NA­LES Y GAS­TRO­NO­MÍA DE PRI­MER NI­VEL CON­TRI­BU­YEN A ESTA NUE­VA EX­PE­RIEN­CIA.

DT - - DT ROOM MATE - TEX­TO Y FOTOS MA­RÍA PARCERO.

Quien más quien me­nos ha es­ta­do ya en Lisboa. Pe­ro si tu úl­ti­mo via­je fue ha­ce más de un par de años, de­be­rías plan­tear­te vol­ver a la ca­pi­tal del Ta­jo pa­ra ver qué hay de nue­vo. Te sor­pren­de­rás. Tan­to, que po­si­ble­men­te, no te pa­rez­ca la mis­ma ciu­dad que co­no­ces. Ade­más de arre­glar con es­me­ro sus ba­rrios más em­ble­má­ti­cos (el Ba­rrio Al­to y Chia­do) y de te­ner ca­si ter­mi­na­da la nue­va ter­mi­nal de cru­ce­ros, los lis­boe­tas han sa­bi­do rein­ven­tar sus va­lo­res más tra­di­cio­na­les: ar­te­sa­nía, gas­tro­no­mía y ar­tes plás­ti­cas.

Si en­se­ñas pa­trias co­mo La vi­da por­tu­gue­sa reúnen en espacios de di­se­ño lo me­jor de la producción lu­sa (cos­mé­ti­cos, bor­da­dos, uten­si­lios de co­ci­na y ce­rá­mi­ca) con una ima­gen re­no­va­da, la recuperación de an­ti­guos pa­la­cios co­mo cen­tros co­mer­cia­les y de ocio es es­pec­ta­cu­lar.

Es­pe­cial­men­te re­co­men­da­bles son el Pa­la­cio Chia­do y A Em­bai­xa­da. El pri­me­ro, reúne en un pa­la­cio del s. XVIII una ex­qui­si­ta ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca que pon­drá los dien­tes lar­gos a cual­quier “foo­die”. Su le­ma: “ex­tra­va­gan­te fu­ga a lo ba­nal co­mo es­ca­pe a la ru­ti­na co­ti­dia­na” se ex­pli­ca por sí mis­mo. En cuan­to al se­gun­do, de nue­vo un pa­la­cio reha­bi­li­ta­do, se au­to­de­fi­ne co­mo “cen­tro de la mo­da al­ter­na­ti­va” y real­men­te lo es por­que reúne una do­ce­na de mar­cas po­co co­no­ci­das pe­ro muy es­pe­cia­les en un en­torno ar­qui­tec­tó­ni­co in­com­pa­ra­ble.

Otra ofer­ta de ocio dis­tin­ta y que re­pre­sen­ta a la per­fec­ción esa con­vi­ven­cia de lo tra­di­cio­nal con lo moderno tan ca­rac­te­rís­ti­ca de Lisboa, es el LX Fac­tory. Asen­ta­do so­bre las ins­ta­la­cio­nes de una an­ti­gua fá­bri­ca a ori­llas del río, co­men­zó una nue­va vi­da cuan­do las jó­ve­nes ge­ne­ra­cio­nes de ar­tis­tas y di­se­ña­do­res lis­boe­tas se ins­ta­la­ron allí pa­ra con­ver­tir­lo en un es­pa­cio crea­ti­vo y mo­tor cul­tu­ral de esta zo­na. Tien­das de de­co­ra­ción, una enor­me librería y res­tau­ran­tes con vis­tas al Puen­te 25 de Abril son al­gu­nos de sus prin­ci­pa­les re­cla­mos.

Un ejem­plo más de esa recuperación de lo tra­di­cio­nal es el Mer­ca­do da Ri­bei­ra, an­ti­guo mer­ca­do cen­tral de Lisboa que se ha mo­der­ni­za­do re­con­vir­tién­do­se en el lu­gar pre­di­lec­to de los aman­tes de la bue­na co­ci­na. Con­ser­va una par­te de­di­ca­da a los pues­tos con­ven­cio­na­les pe­ro su prin­ci­pal atrac­ti­vo son los pues­tos gourmet y las pe­que­ñas fi­lia­les de al­gu­nos de los me­jo­res res­tau­ran­tes de Lisboa. Uno de los más em­ble­má­ti­cos en Pap’Açor­da, que ocu­pa un es­pa­cio­so lo­cal en el pri­mer pi­so con su ofer­ta de comida tra­di­cio­nal por­tu­gue­sa don­de comen a dia­rio mu­chos lis­boe­tas.

Otro de los as­pec­tos más sor­pren­den­tes de la nue­va Lisboa son sus ho­te­les. Cén­tri­cos, tra­di­cio­na­les, de di­se­ño o con im­pre­sio­nan­tes vis­tas, la ofer­ta es lo bas­tan­te am­plia co­mo pa­ra ele­gir uno di­fe­ren­te cada no­che. La ca­de­na por­tu­gue­sa Sa­na es de las que más po­si­bi­li­da­des ofre­ce. Des­de el fan­tás­ti­co My­riad, a ori­llas del Ta­jo, has­ta el van­guar­dis­ta Evo­lu­tion (don­de se pue­de en­trar a cual­quier ho­ra y ges­tio­nar to­do el re­gis­tro des­de el móvil), hay ho­te­les pa­ra to­dos los gus­tos. Así es Lisboa; una ciu­dad que in­vi­ta a vol­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.