El mi­to de Daf­ne

Esta ac­triz pre­coz bri­lla por den­tro y por fue­ra. Con 24 años de ca­rre­ra y una can­te­ra de di­rec­to­res úni­ca es­tá lla­ma­da a ser una le­yen­da.

DT - - SELECTED LUZ PROPIA - TEX­TO MA­RÍA SEGADE.

Du­ran­te el ro­da­je de “Per­fec­tos Des­co­no­ci­dos”, la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Daf­ne Fer­nán­dez (Ma­drid, 1985), Er­nes­to Al­te­rio co­men­ta­ba de­lan­te de su di­rec­tor Álex de la Igle­sia, Be­lén Rue­da y de­más elen­co que la ahí pre­sen­te con nom­bre mi­to­ló­gi­co pro­ba­ble­men­te lle­va­ba tra­ba­jan­do más tiem­po que cual­quie­ra de ellos y, aña­día, con los me­jo­res. To­do cier­to. Des­de que Daf­ne co­men­zó a in­ter­pre­tar con 8 años so­lo se ha ro­dea­do de gran­des.

“En un cum­plea­ños me re­ga­la­ron una cá­ma­ra de ca­rre­te. Se la di a Vit­to­rio Sto­ra­ro, que ha ga­na­do un Os­car por “Apo­caly­pse Now”, pa­ra que me hi­cie­ra fotos en el ro­da­je de “Go­ya en Bur­deos”. Aho­ra ten­go unos fo­to­nes. In­clu­so me ilu­mi­na­ba el set”, re­cuer­da Daf­ne. Ex­pe­rien­cias im­pa­ga­bles que agra­de­ce ha­ber vi­vi­do des­de la es­pon­ta­nei­dad in­fan­til que lo per­mi­te to­do. Hoy, pu­do­ro­sa con­fe­sa, re­cha­za una se­gun­da co­pa de Mar de Fra­des. “Aun­que eso siem­pre des­in­hi­be”, bro­mea, y co­mien­za la entrevista.

La ver­güen­za no te im­pi­dió ser por­ta­da de FHM, le­gen­da­ria revista de esta editorial.

No, me lo pa­sé sú­per bien. Po­nes “Daf­ne Fer­nán­dez” en Goo­gle y es lo pri­me­ro que apa­re­ce. Qui­zá a al­gu­nas mar­cas les echa pa­ra atrás. Mi­cro­ma­chis­mo su­pon­go, o ma­chis­mo en­te­ro. Yo no me arre­pien­to pa­ra na­da.

¿Qué le di­rías a esa jo­ven de tus ini­cios?

Que per­die­ra más el con­trol. Em­pe­cé a tra­ba­jar muy pron­to y com­pa­gi­nán­do­lo con la dan­za, que es muy exi­gen­te. No me per­mi­tí equi­vo­car­me. Eso y que apren­die­ra idio­mas.

¿Te­néis tu pa­re­ja, Ma­rio Cha­va­rría, y tú un tán­dem a lo “El ar­tis­ta y la mo­de­lo”?

Co­mo fo­tó­gra­fo él ve la vi­da co­mo una ins­tan­tá­nea, per­fec­ta. Cuan­do ha­go ci­ne me trans­mi­te su pun­to de vis­ta. Mi­ra las co­sas des­de una be­lle­za que me asom­bra. Nos ad­mi­ra­mos mu­tua­men­te.

Par­ti­ci­pas­te en “La ca­ja 507”, una de las pri­me­ras pe­lí­cu­las crí­ti­cas con la co­rrup­ción. ¿Sa­bías de aque­lla lo que sim­bo­li­za­ría?

En su mo­men­to no. Ade­más es­ta­ba preo­cu­pa­dí­si­ma por­que te­nía que ha­cer­me un porro, acos­tar­me con un chi­co... ¡Y has­ta que­mar­me vi­va! No sa­lió esa es­ce­na pe­ro lo hi­ce. Con los años me di cuen­ta de que era par­te de una pe­lí­cu­la de cul­to, y tra­ba­jan­do na­da me­nos que con En­ri­que Ur­bi­zu.

Que se su­ma a Car­los Sau­ra, Pa­co Ra­bal...

Doy gra­cias por ha­ber coin­ci­di­do con ellos tan pe­que­ña. Si no es­ta­ría fli­pan­do y no ha­bría ab­sor­bi­do tan­to ta­len­to co­mo lo hi­ce en su mo­men­to. A ve­ces Pa­co Ra­bal se dor­mía en­tre es­ce­nas y yo lo abrazaba y me dor­mía tam­bién. Fue una eta­pa pre­cio­sa.

¿Qué pa­pel te has de­ja­do por el ca­mino?

La pro­ta­go­nis­ta de una co­me­dia ro­mán­ti­ca de ins­ti­tu­to.

“A VE­CES PA­CO RA­BAL SE DOR­MÍA EN­TRE ES­CE­NAS Y YO LO ABRAZABA Y ME DOR­MÍA TAM­BIÉN. FUE UNA ETA­PA PRE­CIO­SA”

Lle­ga, nos da un abra­zo y se toma dos ca­fés. Y so­lo des­pués ini­cia­mos la con­ver­sa­ción. Uno ima­gi­na in­som­nios crea­ti­vos en la vi­da de Na­cho Vi­ga­lon­do (Ca­be­zón de la Sal, 1977), pe­ro a pe­sar de la fal­ta de sue­ño, su hu­mor per­ma­ne­ce tan efer­ves­cen­te co­mo siem­pre al ha­blar de “Co­los­sal”, una pe­li de mons­truos que se es­tre­na el 30 de ju­nio.

An­ne Hat­ha­way y el mons­truo actúan igual, ¿es­tá la idea de la al­te­ri­dad?

Lo que tú ha­ces lo re­pli­ca un mons­truo, es co­mo si Jekyll y Hy­de con­vi­vie­ran en dis­tin­tos cuer­pos. El döp­pel­gan­ger es una som­bra que pue­de ac­tuar con­tra uno, pe­ro aquí el mons­truo re­pi­te lo que ha­ces. Es co­mo cuan­do ti­ras las co­sas, yo soy muy tor­pe, y pien­sas ¿quién lo ha ti­ra­do, yo o una pro­yec­ción de mí mis­mo? [ri­sas]

Es co­mo un es­pe­jo. Oye, ¿te des­con­cen­tra la mú­si­ca?

Ten­go dé­fi­cit de aten­ción, aun­que no hu­bie­ra mú­si­ca se­gui­ría oyén­do­la.

¿El film em­pe­za­ba en Ma­drid y Can­ta­bria?

Ten­go una ten­den­cia a la eco­no­mía y pien­so his­to­rias en es­ca­las pe­que­ñas. La pe­li iba a em­pe­zar en una estación de bu­ses de Al­sa.

Y de ahí fue a Seul.

Te­nía que ser Asia por la he­ren­cia de su ci­ne. Ne­ce­si­ta­ba que la so­cie­dad que se vie­se fuese di­fe­ren­te por­que en el film so­bre­vue­la el fan­tas­ma del ra­cis­mo. Por ejem­plo, res­pon­de­mos di­fe­ren­te a sie­te muer­tos en Lon­dres a cien­tos en el Orien­te Me­dio.

¿Y có­mo lle­gó el film a EE. UU.?

Lo le­yó An­ne Hat­ha­way y qui­so el pa­pel. Y una vez que An­ne quie­re ha­cer la pe­lí­cu­la, rue­das la pe­lí­cu­la don­de a ella le sal­ga del pe­pe. Así cre­ció la es­ca­la de la pe­lí­cu­la.

¿Y có­mo es su per­so­na­je?

Ella es un desas­tre, qui­se po­ner con­tra las cuer­das un per­so­na­je que no lo me­re­cie­ra, pe­ro cu­ya res­pues­ta fuese in­tere­san­te.

¿Có­mo fue tra­ba­jar con An­ne?

Ella de­ci­dió que la pe­lí­cu­la exis­tie­ra y es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra que me tra­ta­se co­mo una cu­ca­ra­cha [ri­sas]. Pe­ro fue muy ge­ne­ro­sa.

¿Y Ja­son Su­dei­kis?

He vi­vi­do la fas­ci­na­ción de que al­guien de su ca­te­go­ría me ha­ga ca­so. To­dos los días lle­ga­ba con sus no­tas, las leía y me ha­cía de ro­gar pe­ro era men­ti­ra, me en­can­ta­ban.

¿Có­mo ima­gi­nas­te el mons­truo?

Que­ría que se co­nec­ta­se con la tra­di­ción pe­ro tam­bién bus­ca­ba que fuese ori­gi­nal pa­ra que no nos de­nun­cia­ran [ri­sas].

El es­lo­gan di­ce que God­zi­lla es­tá pre­sen­te...

Es pa­ra ven­der. Es lo que me ha­ce sen­tir cul­pa­ble, mis pe­lis son di­fí­ci­les de ven­der y se crean es­ló­ga­nes ab­sur­dos [ri­sas].

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.