Abier­to has­ta el ama­ne­cer

La mu­sa del ci­ne de los no­ven­ta, la es­tre­lla de rock de los 2000, la mu­jer que nun­ca de­tie­ne el rit­mo. Eso es Ju­liet­te Le­wis, y mu­cho más, ya que nos ha­ce vi­brar co­mo DJ co­mo em­ba­ja­do­ra de Bel­ve­de­re Vod­ka.

DT - - SELECTED REBEL REBEL - TEX­TO RA­FAEL VIDAL FO­TO BEL­VE­DE­RE VOD­KA.

“Per­fec­to, ha­blo po­qui­to es­pa­ñol” me res­pon­de a la pre­gun­ta “¿Qué tal es­tás?” tras apa­re­cer en es­te bar del tea­tro Pa­vón, en­mar­ca­da por los cas­ti­zos bal­co­nes de Ma­drid que se trans­pa­ren­tan tras las ven­ta­nas. Y lo di­ce a pe­sar de to­do. A pe­sar de un via­je trans­atlán­ti­co des­de LA, a pe­sar de un jet lag que te con­de­na a su­pri­mir ho­ras de sue­ño… Pe­ro la ener­gía de Ju­liet­te Le­wis (Los An­ge­les, 1973) no se de­tie­ne: ella vi­ve en una per­pe­tua com­bus­tión, la que mos­tra­ba co­mo ase­si­na na­ta en el film de Oli­ver Sto­ne. O la que mues­tra en cada ac­tua­ción en el es­ce­na­rio. La fem­me fa­ta­le de “El ca­bo del mie­do” (don­de reali­zó la me­jor suc­ción de pul­gar de la his­to­ria del ci­ne), la re­en­car­na­ción de Bon­nie en “Ase­si­nos na­tos”, la uni­ver­si­ta­ria aman­te de Woody Allen en “Ma­ri­dos y mu­je­res”, es­tá en Ma­drid co­mo em­ba­ja­do­ra de Bel­ve­de­re vod­ka, dis­pues­ta a ha­cer temblar la no­che con su mú­si­ca.

¿Es la pri­me­ra vez que pin­chas?

Lo he he­cho más ve­ces y siem­pre pon­go lo que me gus­ta­ría es­cu­char. Esta no­che so­na­rán Ro­lling Sto­nes, Go­ri­llaz, Da­vid Bo­wie...

¿Y qué pre­fie­res, can­tar o ac­tuar?

Cuan­do ha­go una co­sa, sue­ño con la otra [ri­sas]. Cuan­do es­toy de gi­ra año­ro es­tar en un set de ci­ne, pe­ro mi gran amor es es­tar en un es­ce­na­rio con la au­dien­cia, vi­vo una gran ex­plo­sión de ener­gía ce­le­bran­do el rock and roll y el blues.

¿Pe­ro em­pe­zas­te an­tes co­mo ac­triz, no?

Cuan­do era pe­que­ña to­ca­ba el piano y es­ta­ba en cla­ses de bai­le y veía mu­si­ca­les, me en­can­ta­ban “Rocky Ho­rror Pic­tu­re Show”, “Grea­se” o “Hair”. En reali­dad, mi ma­yor in­fluen­cia son los mu­si­ca­les. Lue­go en­tré de lleno en el ci­ne, pe­ro al dar­me cuen­ta de que ha­bía aban­do­na­do mi sue­ño mu­si­cal, creé el gru­po. La mú­si­ca es el show de mi vi­da.

¿Y qué re­cuer­das de tus pri­me­ros tra­ba­jos, co­mo “Aque­llos ma­ra­vi­llo­sos años”?

Re­cuer­do que fui con un chi­cle a la au­di­ción e in­ter­pre­té al per­so­na­je con él y les gus­tó [ri­sas]. El pa­pel me ayu­dó a crear ideas pro­pias pa­ra cons­truir al per­so­na­je, y no imi­tar.

¿Qué re­pre­sen­ta el per­so­na­je de Da­nie­lle, de “El ca­bo del mie­do”, en tu ca­rre­ra?

Lo re­pre­sen­ta to­do. Mar­tin Scor­se­se fue mi pri­mer pro­fe­sor, me hi­zo con­fiar en mis ins­tin­tos. Yo era muy tí­mi­da y me ani­mó a ha­cer­me pre­sen­te, a ha­cer­me con el per­so­na­je, a dar­le mi voz. Ese per­so­na­je re­pre­sen­ta la li­ber­tad, y fue mi pri­mer éxi­to.

¿Có­mo co­no­cis­te a Mar­tin?

Hi­ce la au­di­ción pa­ra Mar­tin y Ro­bert de Ni­ro, con 17 años in­ter­pre­ta­ba a al­guien de 14, y les gus­tó. Y el res­to es his­to­ria [ri­sas].

¿Y có­mo es Mar­tin co­mo di­rec­tor?

Dis­fru­ta mu­cho con el ci­ne, es­tá apa­sio­na­do des­de las 7 de la ma­ña­na has­ta las 10 de la no­che. Cuan­do ha­ces una pe­lí­cu­la hay mu­cho tiem­po en que te abu­rres [ri­sas].

Hay mo­men­tos de es­pe­ra siem­pre.

Cla­ro, pe­ro él nun­ca se abu­rre, es­tá con­cen­tra­do en crear la par­te vi­sual, en di­ri­gir a los ac­to­res. Es fas­ci­nan­te en­con­trar a un di­rec­tor con ese en­tu­sias­mo, y ne­ce­sa­rio so­bre to­do al ha­cer­te ma­yor, la gen­te se em­pie­za a que­jar, yo mis­ma lo ha­go [ri­sas]. Te vuel­ves más cí­ni­co, pe­ro él ama el ci­ne.

Él es muy pu­ro en su amor por el ci­ne.

To­tal­men­te, igual que Ta­ran­tino, con quien tra­ba­jé co­mo ac­tor y guio­nis­ta, es muy sal­va­je e in­tere­san­te.

¿Y có­mo fue tra­ba­jar en una pe­lí­cu­la tan ca­tár­ti­ca co­mo “Ma­ri­dos y mu­je­res”?

Woody Allen con­fia­ba mu­cho en mí y me ha­cía sen­tir con­fian­za. Cuan­do es­tás ac­tuan­do, es­tás min­tien­do, creas una ilu­sión, y ne­ce­si­tas esa con­fian­za. En la pe­lí­cu­la yo in­ter­pre­ta­ba a una es­tu­dian­te in­te­lec­tual y yo no soy una in­te­lec­tual, nun­ca he leí­do a

Dos­koievs­ki… ¡Ni si­quie­ra lo pro­nun­cio bien! Pe­ro Woody Allen creía en lo que ha­cía.

¿Có­mo es su es­ti­lo de di­rec­ción?

Crea un am­bien­te muy re­la­ja­do, y siem­pre sa­be lo que bus­ca. Aun­que tra­ba­jo bien con di­rec­to­res que me de­jan li­ber­tad.

Co­mo Oli­ver Sto­ne...

Sí, “Ase­si­nos na­tos” fue una ex­pe­rien­cia muy pe­cu­liar por­que to­do era muy ima­gi­na­ti­vo, in­ven­ta­ba diálogos so­bre la mar­cha, era muy fí­si­co, con mu­chas pe­leas, apren­dí a dis­pa­rar con di­fe­ren­tes ar­mas. Da­ba siem­pre lo me­jor de mí, y te­nía mu­chí­si­ma li­ber­tad por­que es una pe­lí­cu­la muy psi­co­dé­li­ca, no ha­bía lí­mi­tes. ¡Y yo te­nia 19 años!

¿Y có­mo es tra­ba­jar con Oli­ver Sto­ne?

Es to­tal­men­te lo con­tra­rio que Mar­tin o Woody, es un es­trés [ri­sas]. Muy enér­gi­co, to­do muy agresivo, pe­ro muy di­ver­ti­do. La repu­tación de Oli­ver co­mo al­guien se­rio es fal­sa, tie­ne un sen­ti­do del hu­mor in­creí­ble.

Y de to­dos tus per­so­na­jes, ¿cuál es el que más se apro­xi­ma a tu per­so­na­li­dad?

Creo que los per­so­na­jes más ex­tra­ños son los más yo [ri­sas]. Co­mo Adele en “Ka­li­for­nia”, por su inocen­cia y por­que es­tá en otro mundo, co­mo yo. O el per­so­na­je de “Apren­dien­do a vi­vir”, es muy fuer­te y sal­va­je. Pe­ro me gus­ta in­ter­pre­tar gen­te que no se pa­re­ce a mí, pue­des ser otra per­so­na e ima­gi­nar.

Me en­can­ta la es­ce­na en la que can­tas “Hardly Wait” en “Días Ex­tra­ños”.

Esa pe­lí­cu­la fue muy im­por­tan­te, por­que era muy tí­mi­da, so­lo can­ta­ba en mis cla­ses, y Bi­ge­low me ani­mó a ha­cer esa es­ce­na, y me ayu­dó a lan­zar­me a la mú­si­ca.

¿Y te ani­mó es­cu­char a Blon­die, no?

Sí, fui al con­cier­to con un ami­go baterista y sen­ti­mos que que­ría­mos to­car en­ci­ma del es­ce­na­rio. Y al año si­guien­te es­tá­ba­mos to­can­do en ese es­ce­na­rio, fue in­creí­ble.

¿Y cuá­les eran tus in­fluen­cias mu­si­ca­les?

Nos com­pa­rá­ba­mos con AC/DC, que­ría­mos so­nar a rock.

¿Y qué tie­ne la mú­si­ca que no tie­ne el ci­ne?

Bueno, la mú­si­ca es mu­cho más per­so­nal, es una ex­ten­sión de mi per­so­na­li­dad, y en el ci­ne in­ter­pre­tas per­so­na­jes que te dan. Son his­to­rias de otros, y la mú­si­ca es mi his­to­ria, mi ima­gi­na­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.