Eli­za­beth Pip­ko Su­per­girl

ELI­ZA­BETH NO ES LA TÍ­PI­CA ‘INSTABABE’. ES UNA TA­LEN­TO­SA MO­DE­LO QUE HA APA­RE­CI­DO EN NU­ME­RO­SAS POR­TA­DAS, ES­TU­DIA EN HAR­VARD, HA PU­BLI­CA­DO LI­BROS DE POE­SÍA Y ES PATINADORA SO­BRE HIE­LO PRO­FE­SIO­NAL. NUN­CA JUZGUES UN LI­BRO POR SU POR­TA­DA....

DT - - CHICA DT PRINCESA DE HIELO - TEX­TO JOR­GE COSCARÓN FOTOS NAYO.

Hay per­so­nas que en ape­nas un par de dé­ca­das con­si­guen más que otras en to­da una vi­da. Ese podría ser el ca­so de Eli­za­beth Pil­ko (Nue­va York, 1995) que con sus 21 añi­tos acu­mu­la mé­ri­tos so­bre­sa­lien­tes. Una exi­to­sa ca­rre­ra co­mo mo­de­lo, 160K se­gui­do­res en su cuen­ta de Ins­ta­gram (@eli­za­beth­pip­ko), es­tu­dia de­re­cho y re­li­gión en Har­vard, es patinadora, poe­ti­sa, ha­bla cin­co idio­mas... des­de lue­go es mu­cho más que una ca­ra y un cuer­po bo­ni­tos. Si aún no la co­no­cías, te vas a que­dar con ga­nas de sa­ber más de ella... Te con­ver­tis­te en mo­de­lo ca­si por ac­ci­den­te cuan­do te­nías 17 años... Sí, mi ma­dre es­ta­ba pa­sean­do a nuestro pe­rro en el par­que y un fo­tó­gra­fo nos lo pi­dió pres­ta­do pa­ra la se­sión. Pa­ra de­vol­ver­nos el fa­vor me hi­zo unas fotos, se las man­dó a una agen­cia y... ¡Bin­go! ¿Qué te ha en­se­ña­do esta pro­fe­sión? A apren­der mu­cho so­bre mí mis­ma. ¿Crees que rom­pes con los es­te­reo­ti­pos de una mo­de­lo tí­pi­ca? ¡Es­pe­ro que sí! Yo creo que todas las mo­de­los rom­pen con los es­te­reo­ti­pos día a día. La gen­te nos ve co­mo una ca­ra bo­ni­ta con la ca­be­za hue­ca, pe­ro de he­cho son al­gu­nas de las per­so­nas más sen­sa­tas y ho­nes­tas que he co­no­ci­do. En tu úl­ti­ma cam­pa­ña de ro­pa de ba­ño abo­gas­te por fo­to­gra­fías sin nin­gún ti­po de re­to­que. Sí, es­toy muy con­ten­ta de ha­ber­lo he­cho y de to­da la aten­ción que ge­ne­ró. Creo que la gen­te ne­ce­si­ta ver más se­sio­nes de fotos co­mo esa y sa­ber que no ha­ce fal­ta Pho­tos­hop pa­ra que al­guien quie­ra com­prar la ro­pa que lle­va una mo­de­lo. Di­ga­mos que es­tás en una ci­ta. ¿Qué sue­le sor­pren­der a los chi­cos más de ti de pri­me­ras? ¡Ni idea! Su­pon­go que mi per­so­na­li­dad es bas­tan­te sor­pren­den­te, se­gu­ra­men­te más que las co­sas a las que me de­di­co.

Há­bla­nos de tu ca­rre­ra co­mo patinadora so­bre hie­lo. ¿Te ve­re­mos en Pyeong­chang 2018? Em­pe­cé a pa­ti­nar con diez años pe­ro a los quin­ce su­frí una le­sión bas­tan­te gra­ve. De he­cho me di­je­ron que no podría vol­ver a pa­ti­nar. Pe­ro aho­ra por fin es­toy en­tre­nan­do de nue­vo. No sé dón­de me lle­va­rá mi ca­rre­ra, ¡de mo­men­to es­toy con­ten­ta de vol­ver al hie­lo! No sa­be­mos mu­cho de poe­sía, ¿cuál es la ba­se pa­ra em­pe­zar a es­cri­bir bue­nos poe­mas? Que te rom­pan el co­ra­zón. Tie­nes una cuen­ta im­pre­sio­nan­te de Ins­ta­gram, ¿eres ac­ti­va en más re­des so­cia­les? So­lo ten­go esta cuen­ta. Me asus­ta te­ner más y per­der to­do mi tiem­po en el móvil. Pe­ro pue­de que me abra un Twit­ter pron­to... ¿Nos das un con­se­jo pa­ra con­se­guir mu­chos li­kes en nues­tras fotos es­te ve­rano? ¡Son­reid mu­cho! Ha­blas in­glés, ru­so, he­breo, chino y grie­go. ¿Pa­ra cuán­do el es­pa­ñol? Es­pe­ro que sea el si­guien­te de la lis­ta... Por cier­to, ¿has vi­si­ta­do España ya? Aún no pe­ro siem­pre he que­ri­do ir. ¡He oí­do co­sas muy bue­nas de los hom­bres es­pa­ño­les! Uy, gra­cias. ¿De dón­de sa­cas tiem­po pa­ra una vi­da tan pro­duc­ti­va co­mo la tu­ya? Creo que si con­si­gues qui­tar­te gran par­te de las co­sas es­tú­pi­das que la gen­te de mi edad sue­le ha­cer, hay su­fi­cien­tes ho­ras en el día pa­ra lo­grar to­do lo que te pro­pon­gas. Y aún así, lo que más me gus­ta es tum­bar­me en la ca­ma con al­go ri­co de co­mer a ver mi se­rie fa­vo­ri­ta en la te­le­vi­sión. ¿Y tie­nes al­gún buen con­se­jo fi­nal que dar a jó­ve­nes chi­cos y chi­cas as­pi­ran­tes a mo­de­lo/de­por­tis­ta/poe­ta que quie­ran ser co­mo tú? Sim­ple­men­te sed vo­so­tros mis­mos y com­pro­me­te­ros a ha­cer lo que a vo­so­tros os pa­rez­ca co­rrec­to. Y re­cor­dad que mu­cha gen­te va a tra­tar de de­te­ne­ros, pe­ro ha­ced lo que vues­tra con­cien­cia os dic­te y ten­dréis éxi­to.

“LA CLA­VE PA­RA ES­CRI­BIR BUE­NA POE­SÍA ES QUE TE ROM­PAN EL CO­RA­ZÓN”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.