LOS MUST DE LA CO­CI­NA

DT - - AGENDA VACACIONAL PROHIBIDO ABURRIRSE -

GAZ­PA­CHO VS. SAL­MO­RE­JO

Hay que ele­gir en­tre el gaz­pa­cho an­da­luz de to­da la vi­da con pi­mien­tos ver­des, ro­jos y ce­bo­lla (la op­ción más lí­qui­da) o el sal­mo­re­jo, tam­bién an­da­luz, que re­sul­ta ser una so­pa más re­cia y cre­mo­sa –don­de el pan, el to­ma­te y el acei­te son los re­yes-. Dos op­cio­nes re­fres­can­tes pa­ra pa­la­da­res exi­gen­tes. No­so­tros no po­de­mos ele­gir.

CALIMOCHO VS. TIN­TO DE VE­RANO

Los es­ta­dou­ni­den­ses, gra­cias a una co­no­ci­da mar­ca de re­fres­cos, han des­cu­bier­to es­te año el calimocho (o ‘ka­li­mot­xo’) que es esa re­fres­can­te mez­cla de re­fres­co de co­la y vi­na­te. ¿El se­cre­to? Cuan­to me­jor es el re­fres­co de co­la y el vino me­jor re­sul­ta. Al­gu­nos le aña­den un po­co de li­cor de mo­ra. Fue­ra de es­tos mo­der­nis­mos el cocktail tí­pi­co de la ju­ven­tud con­tes­ta­ta­ria ha des­em­bar­ca­do en las coc­te­le­rías. Fren­te a él es­tá el muy tra­di­cio­nal “Tin­to de ve­rano”, un sen­ci­llo com­bi­na­do he­cho de ga­seo­sa y, cla­ro es­tá, vi­na­zo. Se re­pi­te la fórmula: cuan­to me­jor la ga­seo­sa y me­jor el vino, me­jor el re­sul­ta­do. Por cier­to, to­do bien fresquito.

EN­SA­LA­DI­LLA VS. PAE­LLA

Es in­creí­ble que ten­ga­mos tan uni­da la ma­yo­ne­sa al ve­rano pe­se a lo fá­cil que se es­tro­pea con las tem­pe­ra­tu­ras ve­ra­nie­gas. La ma­yo­ne­sa es la rei­na de la en­sa­la­di­lla ru­sa, el pla­to ‘fresquito’ del ve­rano, que se con­su­me igual en for­ma de ra­ción, pla­to úni­co o en sánd­wich. No hay fa­mi­lia que no ten­ga sa­cra­li­za­da la re­ce­ta ca­se­ra y que no la ex­hi­ba con or­gu­llo en co­mi­das, fies­tas y otras fran­ca­che­las. La otra rei­na es la pae­lla. La va­len­cia­na de to­da la vi­da (co­ne­jo, po­llo, ha­bas…) o la más po­pu­lar he­cha a ba­se de ma­ris­co. Un pla­to tan po­pu­lar co­mo ele­gan­te que sa­tis­fa­ce a to­dos los pa­la­da­res por igual.

POKÉ VS. BAR­BA­COA

La mo­der­ni­dad es­tá que lo fli­pa con el poké, ¿y qué es el poké? Pues una en­sa­la­da pro­ve­nien­te de Ha­waii que mez­cla pes­ca­do ma­ri­na­do (sal­món, atún etc.), arroz blan­co y ve­ge­ta­les. Una co­sa sa­ní­si­ma con un sa­bor pa­re­ci­do al del sus­hi y que re­sul­ta ri­ca y fres­ca. Tam­bién re­sul­ta mu­cho más fá­cil de pre­pa­rar que el fa­mo­so pla­to ja­po­nés. Con una bue­na ne­ve­ra por­tá­til el Poké pue­de ser con­su­mi­do en cual­quier ex­cur­sión o in­cur­sión pla­ye­ra. Los es­tó­ma­gos más fuer­tes sí es­ta­rán de acuer­do en el he­cho de celebrar que la Bar­ba­coa se ha­ya con­ver­ti­do en la úl­ti­ma sen­sa­ción gas­tro­nó­mi­ca. El mer­ca­do ofre­ce no so­lo cor­tes de car­ne y pro­duc­tos ve­ge­ta­ria­nos pa­ra echar a las bra­sas que so­lo nues­tra ima­gi­na­ción po­día fa­bri­car ha­ce unos po­cos años. Lue­go es­tán todas las sal­sas bar­ba­coa o chi­mi­chu­rris con los que re­gar la in­ges­ta cár­ni­ca. ¿Se podría com­bi­nar la BBQ y el Poké? Sí, pe­ro re­co­men­da­mos te­ner el te­lé­fono de emer­gen­cias a mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.