BRE­VE HIS­TO­RIA DEL TRAP

SE LE HA LLA­MA­DO TRAP, PE­RO BA­JO SU NOM­BRE SE ES­CON­DEN VO­CES Y SO­NI­DOS MUY DI­VER­SOS QUE VAN A CREAR UN TE­RRE­MO­TO EN LA ES­CE­NA MU­SI­CAL DEL PAÍS. HA­CE­MOS UN RE­PA­SO A SU HIS­TO­RIA, Y A SU NE­GA­CIÓN.

DT - - CONTENIDO - TEX­TO RA­FAEL VIDAL

C. Tan­ga­na, Bad Gyal o Yung Beef son al­gu­nos de los res­pon­sa­bles del te­rre­mo­to mu­si­cal que re­co­rre el país. El trap es­tá aquí pa­ra cam­biar el mains­tream, bitch.

Trap. Dí­ce­se del ver­bo que ha­ce re­fe­ren­cia al lu­gar don­de se ven­de la dro­ga de ma­ne­ra ile­gal. Dí­ce­se de la mú­si­ca que fu­sio­na hip hop con elec­tró­ni­ca y que na­ció a co­mien­zos de los no­ven­ta en el sur de EE.UU. Una mú­si­ca he­cha con me­dios pre­ca­rios, vo­ces en au­to­tu­ne y pla­ga­da de le­tras de la vi­da lum­pen. Trap. Sue­na, en su sen­ci­llez, co­mo un con­ju­ro, ¿pe­ro qué es es­ta pa­la­bra que ti­tu­la cual­quier no­ta mu­si­cal en los me­dios?

Si eli­mi­nas la “T” ha­lla­mos su pa­dre, el rap, del que es sub­si­dia­rio to­da­vía en EE.UU. Y, sin em­bar­go, en Es­pa­ña el trap ha ve­ni­do a con­for­mar un gé­ne­ro au­tó­no­mo, en par­te por la an­sie­dad de la pren­sa por nom­brar una nue­va ge­ne­ra­ción. Pe­ro, ade­más, la re­vo­lu­ción del rap ya ha te­ni­do lu­gar, y sus efec­tos no han lle­ga­do a los más jó­ve­nes, que lo con­si­de­ran con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio. El rap lo es­cu­cha la ge­ne­ra­ción de la que se quie­ren di­fe­ren­ciar, sus her­ma­nos ma­yo­res, los je­fes de sus tra­ba­jos pre­ca­rios, aque­llos que en los no­ven­ta se iden­ti­fi­ca­ban con el “Ba­llan­ti­nes” de Vio­la­do­res del Ver­so. Pe­ro el rap lle­gó a las es­truc­tu­ras, a las dis­co­grá­fi­cas y se ne­ce­si­tó una nue­va re­vuel­ta. Y so­lo pu­do ser por me­dio del mes­ti­za­je, de la mez­cla del rap, el hou­se, el dan­cehall, el reg­gae­ton. Co­mo si las su­ge­ren­cias de You­Tu­be en­ca­de­na­das, o los ar­tis­tas re­la­cio­na­dos de Spo­tify, se fun­die­sen en una so­la can­ción: eso es lo que se ha ve­ni­do a lla­mar (con­fu­sa­men­te) trap, y que es la rui­do­sa re­vo­lu­ción mu­si­cal que pro­me­te tam­ba­lear to­da la mú­si­ca mains­tream. Que te­man triun­fi­tos, por­que lle­ga una nue­va ge­ne­ra­ción con sam­plers en la mano pa­ra ha­cer­se su hue­co. Si los bol­che­vi­ques asal­ta­sen hoy el Pa­la­cio de In­vierno, se­gu­ro que lo ha­cían a rit­mo de trap.

TRAPEA, TRAPEA

Aun­que es­te gé­ne­ro cuen­ta con vein­te años de exis­ten­cia, su po­pu­la­ri­dad ape­nas tie­ne unos años, des­de el mo­men­to en que los DJ in­clu­ye­ron sus te­mas en las lis­tas de re­pro­duc­ción. Y en Es­pa­ña ha en­con­tra­do su boom gra­cias a in­ter­net, al­fa y ome­ga del trap. Por­que sus te­mas cir­cu­lan al mar­gen de las gran­des dis­co­grá­fi­cas, en pla­ta­for­mas co­mo You­Tu­be o Sound­cloud: los crea­do­res no con­fían en una in­dus­tria que ha fa­lla­do en en­con­trar vo­ces pa­ra el pú­bli­co jo­ven (to­do sue­na a ya es­cu­cha­do). Por­que su im­pac­to se con­ta­ba pri­me­ro en re­pro­duc­cio­nes en You­Tu­be y “me gus­tas” en Ins­ta­gram, y no por las ve­ces que apa­re­cen en una re­pe­ti­ti­va ra­dio­fór­mu­la. Y por­que sus rit­mos na­cen gra­cias a pro­gra­mas de edi­ción mu­si­cal des­car­ga­dos, au­to­tu­nes ca­se­ros o tu­to­ria­les con voz de Lo­quen­do. La pre­ca­rie­dad es, tam­bién, un so­ni­do a reivin­di­car. Y a ello se su­ma la re­vo­lu­ción del mó­vil: el trap na­ce con vo­ca­ción de ser es­cu­cha­do en el me­tro sin au­ri­cu­la­res a tra­vés del mó­vil, o con al­ta­vo­ces en mi­tad de una pla­za. E in­clu­so sus pri­me­ros vi­deo­clips pa­re­cen gra­ba­dos

con mó­vi­les o cá­ma­ras ba­ra­tas, don­de lo que im­por­ta es la au­ten­ti­ci­dad por en­ci­ma de la

qua­li­té de car­tón pie­dra. Sus vi­deo­clips na­rran tan­to co­mo sus le­tras, y en ellos emer­gen los es­pa­cios sa­gra­dos del trap: ya no es­ta­mos fren­te al ca­ni po­li­go­ne­ro, sino an­te el que puebla los hi­tos del nue­vo ur­ba­nis­mo de la ciu­dad glo­bal. Ya no es­ta­mos an­te el que se re­fu­gia en el mar­gen, sino an­te el que desafía el cen­tro. El tra­pe­ro bus­ca es­pa­cios de pres­ti­gio, no de de­cre­pi­tud, y los en­cuen­tra en las pla­zas du­ras de los cen­tros de las ciu­da­des, don­de jun­tar­se en torno a un al­ta­voz y un long­board: la pla­za del Mac­ba de Bar­ce­lo­na del vi­deo “Beef Boy” de Yung Beef o la pla­za tras la Es­ta­ció de Fra­nça de Bar­ce­lo­na de “In­da­pan­den” de Bad Gyal. Zo­nas de uto­pía ur­ba­nís­ti­ca pa­ra po­blar con po­rros, cer­ve­zas y reivin­di­ca­ción: la im­pu­re­za es la má­xi­ma del trap.

Pe­ro no es so­lo in­ter­net y la tec­no­lo­gía lo que ha im­pul­sa­do el trap: tam­bién es otra for­ma de vi­da o, me­jor di­cho, otras ex­pec­ta­ti­vas de la vi­da. La ge­ne­ra­ción del trap ha su­fri­do la cri­sis an­tes in­clu­so de te­ner un con­tra­to la­bo­ral digno y, por lo tan­to, nun­ca ha vi­vi­do el sue­ño del desa­rro­llis­mo. Los in­me­dia­ta­men­te ma­yo­res a ellos cre­ye­ron que vi­vi­rían me­jor que sus pa­dres, y sa­lie­ron a ocu­par las pla­zas. Los tra­pe­ros nun­ca sin­tie­ron que vi­vi­rían me­jor que na­die, y crea­ron poe­sía de sus exis­ten­cias al mar­gen. Crea­ron odas a la vi­da lum­pen, a la pros­ti­tu­ción, a la dro­ga­dic­ción: “estoy ca­sa­da con el di­ne­ro / bi­lle­tes de 500 en el ten­de­de­ro / pu­tas, dro­gas, me creo una mo­de­lo”, can­ta La Zo­wi en “Tú y yo”. El trap es un can­to con­tra ins­ti­tu­cio­nes, tradiciones y ver­da­des da­das por su­pues­tas, y un sín­to­ma de la cri­sis del Es­ta­do de bie­nes­tar. Owen Jo­nes, en su li­bro “Chavs: la de­mo­ni­za­ción de la cla­se obre­ra”, ha­bla de la ma­ne­ra en que la po­lí­ti­ca y los me­dios han crea­do una ima­gen de­for­ma­da de las cla­ses des­fa­vo­re­ci­das pa­ra crear un de­seo in­cons­cien­te de as­cen­sión so­cial. Pe­ro el trap lle­va en sus ve­nas el or­gu­llo de lo lum­pen, y ésa es su pro­tes­ta. Por­que lo per­so­nal tam­bién es po­lí­ti­co, y el cho­nis­mo pue­de ser re­vo­lu­cio­na­rio. Co­mo can­ta la tra­pe­ra y prin­ce­sa de ba­rrio Ta­nia Cha­nel en su te­ma más cé­le­bre: “Yo ten­go la co­ro­na / Le­ti­zia que se jo­da”.

Aun­que a ello le su­man sus re­fe­ren­cias al con­su­mis­mo, que rom­pen con la in­ge­nui­dad de cier­to rap: si és­te que­ría vi­vir al mar­gen del mer­ca­do, el tra­pe­ro se sa­be con­su­mi­dor y se sa­be pre­ca­rio. Le gus­ta lle­var mar­cas y es cons­cien­te de que, con su uso, se pue­den sub­ver­tir. Y así ve­mos a Yung Beef des­fi­lar pa­ra Pi­ga­lle y Hood By Air en Pa­rís, y can­tar en su te­ma “Di­ne­ro e la ola” así: “me lle­gan pa­que­tes de bo­xers / Me lle­gan pa­que­tes de Ar­ma­ni / No ca­ben más pren­das en el clo­set”.

El ter­cer án­gu­lo de es­te trián­gu­lo de te­mas es el se­xo, tra­ta­do de for­ma tan di­rec­ta, tan cru­da, que rom­pe con los cons­tre­ñi­mien­tos y las re­pre­sio­nes del pop co­mer­cial. “Tu ga­to es­ta he­cho un bad bunny / di­le que me co­ma el bugs bunny”, can­ta La Zo­wi. Y la re­pe­ti­ción has­ta la sa­tu­ra­ción de “tu co­ño es mi dro­ga” en un te­ma de Yung Beef, con­vier­te la frase en un man­tra y en un so­ni­do pu­ro, en sig- ni­fi­can­te sin sig­ni­fi­ca­do, co­mo fun­cio­na una adic­ción.

La vi­da al mar­gen, las dro­gas, el se­xo, el amor, el con­su­mis­mo... To­do ello se can­ta con el ar­got de ca­da ba­rrio de ori­gen, des­de el Ra­val has­ta el Al­bai­cín, lo que ha lle­va­do in­clu­so in­clu­so a crear un dic­cio­na­rio pa­ra en­ten­der las le­tras de la ban­da Pxxr Gvng, don­de “la 9” es pis­to­la, “es­quiar” es es­ni­far o “go­ler con la pansa” es es­ni­far es­tan­do em­ba­ra­za­da. Ya el nom­bre de la ban­da, que pro­ce­de de “Poor Gang”, re­quie­re de sa­ber in­ter­pre­tar. Y a ello hay que su­mar la hi­bri­dez con el in­glés, con un “bitch” tan usa­do co­mo “pu­ta”, in­clu­so pa­ra los pro­pios tra­pe­ros: “bitch Yung Beef”. El in­glés es el idio­ma do­mi­nan­te y, en­tre la ba­su­ra mediática, na­ce la po­si­bi­li­dad del arte. Pe­ro tam­bién hay fran­cés pa­ra mos­trar un

“CUAN­DO MURAMOS SE VE­RÁ QUIÉN HA

GANAO. QUIÉN ES­TA­BA EN LA RIGHT Y QUIÉN ES­TÁ EQUIVOCAO”

es­ta­tus de cho­nis­mo ilus­tra­do, co­mo can­ta La Zo­wi: “se fran­cés, chan­dal mon­clair”. E in­clu­so ára­be, cul­tu­ra de la que es ori­gi­na­rio Kha­led, uno de los miem­bros de Pxxr Gvng. Hi­jo de un es­pa­ñol y una ma­rro­quí, en ára­be can­ta a su amor “ha­bi­bi ha­bi­bi” o crea un ar­got hí­bri­do, co­mo “hnoush”, que sig­ni­fi­ca ser­pien­te en ára­be y a la vez po­li­cía se­cre­ta pa­ra la ban­da. El re­sul­ta­do: una mú­si­ca que na­ce de un mes­ti­za­je sin pre­jui­cios, el que se pro­du­ce en­tre la ju­ven­tud de los ba­rrios en los que ya hay in­mi­gra­ción asen­ta­da, don­de se fun­de lo es­pa­ñol, lo la­tino, lo ára­be... Por­que el fu­tu­ro es­tá en el mes­ti­za­je.

Y a es­tas le­tras de ar­got, con sin­ta­xis que­bra­da, se le co­rres­pon­den so­ni­dos más su­cios to­da­vía: la pri­me­ra es­cu­cha del trap es siem­pre una mo­les­tia y un desafío. Nun­ca es sua­ve, por­que nun­ca son sua­ves las vi­das na­rra­das. Y su re­fle­jo es un so­ni­do su­cio, una reivin­di­ca­ción del feís­mo co­mo es­té­ti­ca so­no­ra. So­nar bien es so­nar co­mo el sis­te­ma: el punk no que­ría ser ar­mo­nía ni me­lo­día pa­ra lu­char con­tra el es­ta­blish­ment, y el trap pue­de en­ten­der­se co­mo una re­en­car­na­ción de esas con­quis­tas.

Pe­ro, ¿hay al­go de per­so­na­je en to­do es­to? Por su­pues­to, por­que to­da can­ción es, siem­pre, una fic­ción. Y por­que el éxi­to ha cam­bia­do sus for­mas de vi­da. Pe­ro ba­jo la ca­pa de ilu­sión emer­ge la ver­dad, y de es­ta dua­li­dad iro­ni­za el pro­pio Yung Beef: “qué co­ño ha­bláis de trap / si vi­vís con la ma­má”.

TU TRAP ES MI DRO­GA

Co­mo por re­pro­duc­ción es­pon­tá­nea, el trap fue sur­gien­do en dis­tin­tas áreas de la geo­gra­fía del país, Bar­ce­lo­na, Gra­na­da, Pal­ma de Mallorca... Im­po­si­ble en­con­trar el ger­men, la can­ción na­cien­te (pues to­do eclo­sio­nó de for­ma des­cen­tra­li­za­da gra­cias a in­ter­net), pe­ro sí los hi­tos que han ja­lo­na­do su acep­ta­ción. Uno de los pri­me­ros fue el Só­nar 2015, don­de ac­tuó el gru­po Pxxr Gvng, for­ma­do por Yung Beef, Kha­led, Kaydy Cain y, has­ta 2016, Ste­ve Lean. En un des­te­llo de lu­ci­dez, el fes­ti­val ca­ta­lán su­po in­te­grar las be­llas im­pu­re­zas del trap en­tre la elec­tró­ni­ca más pu­ra. Y ese año, el gru­po fir­mó con­tra­to con Sony Mu­sic y pu­bli­có un dis­co en ve­rano ti­tu­la­do “Los po­bres”, don­de iro­ni­za­ban so­bre su ab­sor­ción por el pro­pio sis­te­ma: “yo es­cri­bo pun­ches en los che­ques de Sony”, can­tan. Es­te 2017, el Só­nar con­tó con otros ico­nos de la mú­si­ca urbana, co­mo el dan­cehall de Bad Gyal o el pop de C. Tan­ga­na. Y una po­lé­mi­ca entrevista en la SER con el ar­tis­ta ma­dri­le­ño ter­mi­nó por ca­ta­pul­tar a pri­me­ra pla­na es­tas nue­vas de­ri­vas mu­si­ca­les.

El trap más pu­ro na­ce de la con­fluen­cia de los cua­tro miem­bros de Pxxr Gvng, pri­me­ro co­mo fran­co­ti­ra­do­res so­li­ta­rios, des­pués uni­dos en el gru­po. El más ce­le­bra­do es Fernando Gál­vez Gó­mez (Gra­na­da, 1990), alias Yung Beef, nom­bre pro­ce­den­te de “Young and beau­ti­ful” de La­na del Rey. Con 17 años se mu­dó a Mar­se­lla y más tar­de a Londres pa­ra tra­ba­jar en la hos­te­le­ría, y en sus es­tan­cias ha asi­mi­la­do mu­chos de los avan­ces del hip hop y la es­ce­na un­der­ground de es­tas dos ciu­da­des eu­ro­peas. Fue, vio y vol­vió pa­ra re­mo­ver las raí­ces de la mú­si­ca al­ter­na­ti­va del país. En Gra­na­da co­no­ció a Kha­led y for­ma­ron el gru- po Kef­ta Boys, y más tar­de co­no­ció al pro­duc­tor Ste­ve Lean por la red, lo que les lle­vó a tras­la­dar­se a la ciu­dad con­dal pa­ra fun­dar en 2014 su gru­po. A ellos se les unió Kaydy Cain, na­ci­do en Ca­ra­ban­chel. Es­ta di­ver­si­dad de orí­ge­nes lle­va a un so­ni­do hí­bri­do, con raí­ces fla­men­cas, de hip hop, de reg­gae­ton, de elec­tró­ni­ca, de pop co­mer­cial. Y con unas le­tras que son cons­cien­tes de su pro­pia ico­ni­ci­dad, co­mo en “Beef Boy”: “Chán­dal, ca­de­nas, soy un hor­te­ra / Me gus­ta ma­la, pa­re­ce Crue­la / Soy de fa­ve­la, aho­ra jue­go en pri­me­ra”. Y es cier­to: jue­gan en pri­me­ra, por­que ha­cen di­ne­ro con su mú­si­ca. Ya no son los “Poor Gang” y por eso, su nom­bre es des­de 2017 Los Santos y ya tra­ba­jan con su pro­pio se­llo, La ven­di­ción.

“SOY IN­DE­PEN­DIEN­TE YO TEN­GO

TRA­BA­JO, ME GUS­TA CO­MER CON LAS MA­NOS. OUE TU ABUE­LA DI­CE QUE TE EN­GA­ÑO”

Pe­ro el trap es un ar­ma de mu­jer tam­bién, y en­tre las tra­pe­ras des­ta­ca La Zo­wi, que se au­to­de­no­mi­na “LaZo­wipu­ta” cuan­do ac­túa en los es­ce­na­rios en­tre trans­pa­ren­cias, em­po­de­rán­do­se con lo que se con­si­de­ra una vi­da en los már­ge­nes. Así lo ha­ce con Lorena B. en “Mi chu­lo”: “yo no ne­ce­si­to un ani­llo pa ser tu es­po­sa tú eres mi pa­pi­chu­lo yo soy tu cho­la”. Y a ella hay que su­mar la ma­llor­qui­na Ta­nia Cha­nel, hi­ja de pa­dres ar­ge­li­nos y quien via­ja “al in­fierno en pri­me­ra cla­se”. Es­ta trap queen se atre­ve in­clu­so a can­tar­le a la “Ma­ni­ta de Fá­ti­ma”: “La vi­da que lle­vo no es pa­ra ti / He vis­to la dro­ga en vues­tro DNI”. Y, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, la es­ce­na se fu­sio­na y to­dos co­la­bo­ran y vi­ven con to­dos: Ta­nia can­ta con Kha­led “No sa­bes na­da” y La Zo­wi y Yung Beef han te­ni­do un hi­jo jun­tos lla­ma­do Romeo.

EL TRAP HA MUER­TO

Pe­ro el trap, co­mo cual­quier eti­que­ta, es ti­rá­ni­ca más que des­crip­ti­va, y la cul­pa es nues­tra, de la pren­sa, pa­ra po­der atra­par en pa­la­bras lo que es­tá aún vi­vo. Sir­vió pa­ra po­ner de re­lie­ve un pál­pi­to mu­si­cal que cir­cu­la­ba por el país pe­ro a la lar­ga ha opa­ca­do la di­ver­si­dad de vo­ces que con­for­man es­ta re­vo­lu­ción, que es más una se­rie de cons­te­la­cio­nes que una pun­ta de lan­za. Una de ellas es­tá li­de­ra­da por Al­ba Fa­re­lo, Aka Bad Gyal, la rei­na del dan­cehall ca­ta­lán. Tra­ba­ja­do­ra des­de jo­ven, com­po­nía sus te­mas en el te­ja­do pa­ra no mo­les­tar a sus cua­tro her­ma­nos, co­mo cuen­ta en una en- tre­vis­ta con “Play­ground”. Se dio a co­no­cer con “In­de­pan­den” y su ver­sión en ca­ta­lán de “Work” de Rihan­na, ti­tu­la­do “Pai”. Y nos hi­zo bai­lar en “Fie­bre”, una to­ma de po­der en la seducción por par­te de ella (“Cuan­do yo te bai­lo sé que tú te vuel­ves lo­co”), que cuen­ta con un vi­deo­clip ca­se­ro con sus ami­gos bai­lan­do en la no­che bar­ce­lo­ne­sa con una in­ter­mi­ten­cia de fun­di­dos en ne­gro. Ella no es trap, es dan­cehall, y su mú­si­ca aco­ge los rit­mos del flow ja­mai­cano.

En otra tó­ni­ca en­con­tra­mos al ma­dri­le­ño C. Tan­ga­na (Madrid, 1990), que co­men­zó su ca­rre­ra en el rap con el gru­po Ago­ra­zein, con las si­glas AGZ ho­me­na­jean­do al ba­rrio de la in­fan­cia, Ar­gan­zue­la. Es­tu­dian­te de fi­lo­so­fía, su ca­rre­ra le lle­vó a sa­lir de los cli­chés de un rap ya ven­di­do al sis­te­ma y crear una mú­si­ca que mez­cla pop, hip hop, reg­gae­ton, rit­mos de la ca­lle y que él desea lla­mar sen­ci­lla­men­te pop. Su apues­ta: una mú­si­ca cui­da­da y unas le­tras que re­fle­jan nue­vas for­mas de re­la­cio­nes, hu­yen­do de los es­te­reo­ti­pos del ra­pe­ro obre­ro: “Yo no quie­ro hacer lo co­rrec­to / Pa esa mier­da ya no ten­go tiem­po”. Su sin­gle “Ma­la mu­jer” ha irrum­pi­do en Los 40 prin­ci­pa­les, su se­llo ac­tual es Sony y su mú­si­ca es­tá lla­ma­da a crear tem­blo­res en el mains­tream.

Ar­gen­ti­na de na­ci­mien­to, ma­dri­le­ña de re­si­den­cia, la “si­ca­ria” Ms Ni­na es la crea­do­ra del “cla­ro que sí, gua­pi” y la ar­tí­fi­ce de un reg­gae­ton fe­mi­nis­ta, que reivin­di­ca el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer en vi­deos en los que, co­mo una Daddy Yan­kee, apa­re­ce ro­dea­da de mu­je­res ha­cien­do twer­king con su cu­lo. Ella, que co­me “agua­ca­te con acei­te / pa que crez­ca es­te cu­lo” y guar­da “la pis­to­la de­ba­jo de la fal­da” bai­la su tra­ke­teo con su tren­za pa­ra mos­trar que un gé­ne­ro con­si­de­ra­do ma­chis­ta, co­mo el reg­gae­ton, pue­de ser fe­mi­nis­ta. Y to­do ello mez­cla­do con imá­ge­nes po­bres ro­ba­das de in­ter­net, en una es­té­ti­ca en la que lo cu­tre se vuel­ve su­bli­me.

FE­MI­NIS­MO, TRANSEXUALISMO

Pe­ro si al­go hay en to­da es­ta mú­si­ca urbana es el pro­gre­si­vo de­rrum­be de los bi­no­mios hom­bre/mu­jer. “Las ideas de fe­mi­ni­dad y mas­cu­li­ni­dad que hay en Es­pa­ña me co­men el co­ño”, di­jo C. Tan­ga­na des­pués de au­to­de­no­mi­nar­se “tran­se­xual”. Y lo ve­mos con el tra­ves­tis­mo de su úl­ti­mo vi­deo­clip, “Pop ur pussy”. Y Yung Beef se can­ta a sí mis­mo “pu­ta Yung Beef”, ju­gan­do con la flui­dez de gé­ne­ros. Aun­que en es­te as­pec­to las más in­tere­san­tes son las ar­tis­tas mu­je­res, quie­nes re­cu­rren a su cuer­po, un ar­ma con­si­de­ra­da de­gra­dan­te, pa­ra em­po­de­rar­se: mo­ver el cu­lo pue­de ser una for­ma de re­vuel­ta, y así lo ha­ce ver Ms Ni­na en sus vi­deo­clips. Y quien lo mue­ve, lo ha­ce por pla­cer, no por ha­cer­se desear, co­mo Bad Gyal en su dan­cehall. En las le­tras del trap, del nue­vo reg­gae­ton, en­con­tra­mos his­to­rias de amor al­ter­na­ti­vas, la del chu­lo con la pros­ti­tu­ta en La Zo­wi, re­la­tos de twer­king de Ms Ni­na (“sa­cu­de, pa­pi, sa­cu­de / y no pa­res has­ta que yo su­de”), que tie­nen un cla­ro ob­je­ti­vo: ex­pe­ri­men­tar un de­seo y un eros aje­nos al ideal del amor ro­mán­ti­co. Un eros de una no­che y mu­chas ve­ces pan­dé­mi­co, an­tes que ce­les­te.

Es­to son ape­nas unos es­bo­zos de lo que vino, vie­ne y es­tá por ve­nir. Pe­ro lo úni­co cla­ro es que el trap y to­do lo de­más (to­da es­ta mú­si­ca urbana co­mo el dan­cehall de Bad Gyal, el reg­gae­ton fe­mi­nis­ta de Ms Ni­na, el pop de C. Tan­ga­na), son lo me­jor que le ha po­di­do pa­sar a la mú­si­ca es­pa­ño­la re­cien­te. Y van cam­biar, muy pro­fun­da­men­te, to­da la mú­si­ca mains­tream de los pró­xi­mos años. Por suer­te.

“ME GUARDO LA PIS­TO­LA DE­BA­JO DE LA FAL­DA, NO QUIE­RO DI­NE­RO NO ME HA­CE FAL­TA. CUAN­DO ME PRE­GUN­TAN SI LO HA­GO GRA­TIS, CLA­RO QUE NO GUA­PI”

Kha­led

Yung Beef

Bad Gyal

C. Tan­ga­na

Ms Ni­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.