BA­RES, QUÉ LU­GA­RES

Un Ca­di­llac so­li­ta­rio y una cer­ve­za en la mano. So­lo eso ne­ce­si­ta Ricky pa­ra ser fe­liz. Es­ta pá­gi­na va de ba­res.

DT - - CONTENIDO - TEX­TO MA­RÍA SEGADE.

Ca­ña en mano, Ri­car­do Gó­mez –el Car­li­tos de “Cuén­ta­me”– nos ha­bla de mú­si­ca, chi­cas y ga­ri­tos.

¿Qué can­ción te mo­ti­va cuan­do sue­na en un bar?

Me mo­la mu­cho el “Ca­di­llac so­li­ta­rio”. A ve­ces ha­ce­mos tram­pa la pan­di­lla y la pe­di­mos pe­ro cuan­do nos sor­pren­de es un subidón.

¿Eres de ti­rar la ca­be­za de la gam­ba al sue­lo?

Al sue­lo no ti­ro na­da. Soy de lle­nar la me­sa de pa­pe­li­tos y de en­ro­llar la eti­que­ta de los ter­cios. Un vi­cio.

¿Qué es lo más ra­ro que te ha pa­sa­do en un bar?

So­lo me tu­ve que mar­char de un bar una vez por­que es­ta­ba la co­sa im­po­si­ble. De pron­to pin­cha­ron “Cuén­ta­me” en el Pen­ta [mí­ti­co lo­cal ma­dri­le­ño del ba­rrio Ma­la­sa­ña] y to­do el mun­do se gi­ró ha­cia mí. Me sen­tí el pro­ta­go­nis­ta y era lo que me­nos me ape­te­cía en ese mo­men­to, pe­ro no ten­go nin­gún pro­ble­ma con el lu­gar y voy a me­nu­do. Juanma, que es el due­ño, me cae sú­per bien.

En­ton­ces aho­ra cuén­ta­nos una anéc­do­ta que de­je buen sa­bor de bo­ca.

Fui a Bru­se­las con mis ami­gos ha­ce unos días y en un bar da­ban la op­ción de pe­dir una cer­ve­za de seis li­tros y nos ani­ma­mos. Pe­di­mos una de esas pen­san­do que no la aca­bá­ba­mos ni de co­ña. Al fi­nal nos to­ma­mos tres. Nos men­cio­na­ron por me­ga­fo­nía y nos tra­ta­ban co­mo los re­yes del lu­gar.

¿Crees en los amo­res de ba­rra?

Yo sí, pe­ro ellas no. Es­tar en un bar y co­men­tar con un ami­go “me aca­bo de enamo­rar” me pue­de pa­sar, pe­ro has­ta el mo­men­to nun­ca he vi­vi­do una si­tua­ción en la que ha­ya si­do re­cí­pro­co.

¿A qué bar nos lle­va­rías a to­mar al­go?

El bar que me gus­ta, al que voy a ver el fút­bol, mi bar de to­da la vi­da, es el Si­di en Ma­la­sa­ña, al la­do de la pla­za de San Ildefonso. Ese es el bar ba­se. Lue­go ya pue­de ser que no den el par­ti­do, que que­ra­mos ir a un bar más so­fis­ti­ca­do, que nos pi­lle le­jos la zo­na… Pe­ro el pri­mer bar siem­pre el Si­di.

¿Con qué per­so­na­je real o fic­ti­cio, vi­vo o muer­to te to­ma­rías una ru­bia?

Con Don Dra­per, aun­que se­gu­ra­men­te él se pe­di­ría un Old Fas­hio­ned.

¿Ya has vis­to el fi­nal de “Mad Men” o si­gues evi­tán­do­lo co­mo nos con­tas­te el año pa­sa­do en otra entrevista?

No, to­da­vía no. Pe­ro me gus­ta­ría to­mar al­go con el ac­tor que lo en­car­na, Jon Hamm, por­que real­men­te lo ad­mi­ro. Aun­que sin que me des­ve­le el fi­nal.

¿Al­gu­na vez has es­cri­to al­go en la puer­ta del ba­ño o en un ban­co de un bar?

No. Una vez em­pe­cé a hacer co­mo un mon­tón de fo­tos a los ba­ños de los ba­res. Se me ocu­rrió la idea de es­cri­bir un guión a tra­vés de to­das las fra­ses o sa­car al­go de eso pe­ro fi­nal­men­te nun­ca me he aven­tu­ra­do a es­cri­bir yo na­da.

LI­CEN­CIA PA­RA CA­TAR. El ac­tor ju­ró que siem­pre pi­de un ter­cio en los ba­res sin que in­flu­ye­ra ha­ber coin­ci­di­do con él en la Sa­bo­re­ría Mahou, un es­pa­cio don­de la mar­ca or­ga­ni­za ac­ti­vi­da­des gas­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.