MUITO OBRIGADO

En­tre Lis­boa y el Al­gar­ve emer­ge un ex­ten­so te­rri­to­rio de costa que ha so­bre­vi­vi­do a la ma­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca y nos aco­ge en­tre pla­yas vír­ge­nes, acan­ti­la­dos y pue­bli­tos con mu­cho en­can­to.

DT - - CONTENIDO - TEX­TO RA­FAEL VIDAL FO­TOS ALE­JAN­DRO RO­ME­RO.

En­tre pla­yas vír­ge­nes y acan­ti­la­dos, ajeno a la ma­si­fi­ca­ción tu­rís­ti­ca, des­cu­bri­mos el Alen­te­jo.

Apar­ca­mos el co­che y, con el mo­tor apa­ga­do, el sue­lo se des­pla­za. Se ale­ja la ciu­dad de Se­tú­bal, que se pre­sen­ta en la mi­ra­da con la fra­ter­ni­dad de una des­pe­di­da. Se apro­xi­man las pa­ra­di­sía­cas pla­yas vír­ge­nes lle­nas de pal­me­ras, va­cías de ba­ñis­tas, que ro­dean la pe­nín­su­la de Troia. Y mien­tras tan­to, so­mos me­ci­dos por las aguas del es­tua­rio del río Sa­do, que en su desem­bo­ca­du­ra se en­san­cha pa­ra aco­ger pla­yas, del­fi­nes, acan­ti­la­dos... Cru­za­mos es­te rio gran­de en un ferry que trans­por­ta co­ches y, en sus 20 mi­nu­tos de du­ra­ción, sa­li­mos a los mi­ra­do­res pa­ra vi­gi­lar el pai­sa­je. Y es­te des­pla­za­mien­to fí­si­co se con­vier­te, ca­si, en un via­je en el tiem­po ha­cia un te­rri­to­rio ca­si in­tac­to: la pe­nín­su­la de Troia es una fi­na len­gua de tie­rra por ex­plo­rar que se cla­va en la fron­te­ra en­tre el río y el mar. Hay for­mas de lle­gar al Alen­te­jo, co­mo ir en co­che des­de Es­pa­ña o ro­dean­do el es­tua­rio. Pe­ro hay for­mas de vi­vir una lle­ga­da, y es­te ferry que se to­ma en el ca­mino des­de Lis­boa ha­cia el sur y desem­bo­ca en es­ta pa­ra­di­sía­ca pe­nín­su­la sir­ve pa­ra re­vi­vir la ex­pe­rien­cia del via­je­ro.

Du­ran­te el im­pe­rio ro­mano se eri­gie­ron en Troia fá­bri­cas de sa­la­zo­nes, que aho­ra se pre­sen­tan con la dig­ni­dad de la rui­na. Sus úl­ti­mos po­bla­do­res son al­gu­nos ho­te­les y apar­ta­men­tos de lujo que se ca­mu­flan en­tre la oro­gra­fía y la ve­ge­ta­ción del te­rri­to­rio, co­mo el Troia De­sign Ho­tel, con un spa de mármol que nos ha­ce sen­tir en unas ter­mas ro­ma­nas. Es la ofer­ta eco­chic que ha con­ver­ti­do la pe­nín­su­la en un des­tino pri­vi­le­gia­do. Y ha­cien­do no­che en el ho­tel, uno pue­de ba­ñar­se pro­te­gi­do por du­nas de are­na o sur­car el es­tua­rio en bar­co pa­ra ob­ser­var la fu­ga­ci­dad de los del­fi­nes.

SIN MI­RA­DAS EN LA COSTA

Pro­ba­ble­men­te, es es­te an­cho es­tua­rio sin puen­te lo que ha pro­te­gi­do la costa de la es­pe­cu­la­ción. Al nor­te de Se­tú­bal, los lar­gos are­na­les de Ca­pa­ri­ca se con­vir­tie­ron en la pla­ya de Lis­boa; al sur, el Al­gar­ve alo­jó to­do el tu­ris­mo in­ter­na­cio­nal. En me­dio, emer­ge la costa vir­gen alen­te­ja­na, re­cor­ta­da por pla­yas ki­lo­mé­tri­cas o acan­ti­la­dos im­po­si­bles: uno ima­gi­na así la costa es­pa­ño­la pre­via al boom del tu­ris­mo. Y si la re­co­rre­mos de nor­te a sur, lo pri­me­ro que en­con­tra­mos es Com­por­ta, un pe­que­ño pue­blo hun­di­do en­tre arro­za­les re­ga­dos con las aguas del Sa­do, con los bar­cos atra­ca­dos en ines­ta­bles mue­lles de ma­de­ra y ca­sas en­ca­la­das co­ro­na­das por ni­dos de ci­güe­ñas. En Com­por­ta se ac­ce­de a una pla­ya vir­gen en­fren­ta­da al Atlán­ti­co, se­pa­ra­da de la ci­vi­li­za­ción por una len­gua de du­nas y pi­nos, que se

pro­lon­ga du­ran­te 17 ki­ló­me­tros. La na­tu­ra­le­za (no el hor­mi­gón) ocu­pa la pri­me­ra lí­nea de pla­ya, y en ella po­de­mos prac­ti­car surf o pa­sear du­ran­te ho­ras por una ori­lla que nun­ca aca­ba... O que ter­mi­na muy le­jos, en el sur, en el pe­que­ño po­bla­do pes­que­ro de Costa de San­to André: allí emer­gen unas fron­do­sas du­nas que desem­bo­can en las la­gu­nas de San­to André e San­cha, una re­ser­va na­tu­ral don­de ob­ser­var mul­ti­tud de aves en vue­lo. El fi­nal de es­te tra­mo de costa es el ca­bo de Si­nes, don­de se al­za la his­tó­ri­ca lo­ca­li­dad ho­mó­ni­ma y lu­gar de na­ci­mien­to del ex­plo­ra­dor Vas­co de Ga­ma. En­ca­ra­ma­do en un pro­mon­to­rio se al­za el cas­ti­llo, la igle­sia y una es­ta­tua del ma­ri­ne­ro ob­ser­van­do el puer­to y el mar, in­vi­tán­do­nos con la di­rec­ción de sus ojos a su­mer­gir­nos en el océano Atlán­ti­co, co­mo él hi­zo sin lí­mi­tes cin­co si­glos atrás.

TE­RRA­ZAS AL MAR

Al sur de Si­nes se ex­tien­de la obra maes­tra de es­ta fran­ja li­to­ral: el Par­que Na­tu­ral do Sud­oes­te Alen­te­jano y Costa Vi­cen­ti­na, una costa mu­cho más es­car­pa­da y don­de las pla­yas se pre­sen­tan co­mo úni­ca in­te­rrup­ción de los abrup­tos acan­ti­la­dos. Y la pa­ra­da im­pres­cin­di­ble es Vi­la No­va de Mil­fon­tes, un pue­blo vi­gía so­bre una co­li­na en la desem­bo­ca­du­ra del río Mi­ra, con pla­ya flu­vial y pla­ya oceá­ni­ca, y con un mi­ra­dor jun­to a su cas­ti­llo des­de el que ob­ser­var el pa­so del tiem­po, y de los bar­cos. Sal­pi­ca­do por los co­lo­res de la ar­qui­tec­tu­ra alen­te­ja­na, el blan­co y el azul, o el blan­co y el ama­ri­llo, en su la­be­rin­to de ca­lles po­de­mos en­con­trar res­tau­ran­tes que re­in­ter­pre­tan la gas­tro­no­mía lo­cal, co­mo O Cel­so.

A par­tir de es­te mu­ni­ci­pio, co­mien­za el tra­mo más sal­va­je de costa, de im­po­nen­tes acan­ti­la­dos que en­cuen­tran su cul­mi­na­ción en el ca­bo Sar­dao. Allí, un faro se eri­ge en epicentro de una su­ce­sión de mi­ra­do­res que pe­ne­tran en los pre­ci­pi­cios, y que per­mi­ten ob­ser­var to­das las pers­pec­ti­vas del pai­sa­je pa­ra com­po­ner, de for­ma cu­bis­ta, la ima­gen men­tal de es­ta es­car­pa­da fron­te­ra en­tre la tie­rra y el mar.

Más al sur po­de­mos de­te­ner­nos en la al­dea pes­que­ra de Zam­bu­jei­ra do Mar, tam­bién pin­ta­da de blan­co y azul, con un pa­seo pea­to­nal que ter­mi­na en una au­daz er­mi­ta ca­si al bor­de del pre­ci­pi­cio. Des­de ella co­mien­za la ba­ja­da al averno, a una pla­ya en­ca­jo­na­da en­tre las rocas, don­de ba­ñar­se abri­ga­do por el pai­sa­je. La gas­tro­no­mía lo­cal pal­pi­ta en lo­ca­les co­mo Ca­sino da Ur­sa y des­de los mi­ra­do­res de la al­dea sen­ti­mos que aquí el tu­ris­mo con­vi­ve con una na­tu­ra­le­za que to­da­vía pa­re­ce sin conquistar.

1. Un mue­lle des­de el que ob­ser­var la si­lue­ta de Vi­la No­va de Mil­fon­tes. 2. Som­bri­llas en el ex­ten­so are­nal de la costa de San­to André. 3. Tí­pi­co pai­sa­je ver­de y tos­ta­do del in­te­rior del Alen­te­jo. 4. La es­ta­tua de Vas­co de Ga­ma vi­gi­lan­do el mar des­de...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.