LA TIE­RRA PRO­ME­TI­DA

HAY UNA CIU­DAD BLAN­CA RO­DEA­DA DE GRA­FI­TIS. HAY RABINOS ORAN­DO EN­TRE CU­RIO­SOS DIS­FRA­ZA­DOS. SON UNA PO­TEN­CIA TEC­NO­LÓ­GI­CA CON UN DÍA TO­TAL­MEN­TE OFF. LA TIE­RRA SAN­TA CONJUGA IM­PEN­SA­BLES SIN PER­DER SU ESEN­CIA.

DT - - CONTENIDO - TEX­TO: MA­RÍA SEGADE.

En Israel des­cu­bri­mos una tie­rra de con­tras­tes: tu­ris­mo y van­guar­dia tec­no­ló­gi­ca, re­li­gión y di­ver­sión, mar y de­sier­to... una vi­si­ta que me­re­ce mu­cho la pe­na.

Pa­ra en­ten­der Israel hay que ir. Pi­sar su sue­lo, ol­vi­dar to­do lo que se co­no­ce —y des­co­no­ce— de la re­gión y con­ver­sar con los lo­ca­les. Mu­cho. Es­to re­pe­tía una y otra vez To­mer, un ju­dío se­far­dí que tras vi­vir mu­chos años en Li­bia se tras­la­dó a la Tie­rra Pro­me­ti­da pa­ra ejer­cer de guía. Su otra frase fa­vo­ri­ta era: “Yo ten­go mu­chos ami­gos pa­les­ti­nos. No nos ma­ta­mos to­dos los días”. Israel es, efec­ti­va­men­te, una opo­si­ción de re­li­gio­nes, pe­ro tam­bién de olo­res, sa­bo­res, mo­da, ar­qui­tec­tu­ra... Una amal­ga­ma bien acom­pa­sa­da por una cohe­ren­cia in­vi­si­ble. Un des­tino pa­ra vi­si­tar al me­nos una vez en la vi­da.

Ya sea en la sa­cra Je­ru­sa­lén, que tam­bién ce­le­bra el ca­rac­te­rís­ti­co Car­na­val ju­dío, en la vi­bran­te Tel Aviv, don­de has­ta la ki­pá pue­de ser mo­da, o por el es­té­ril de­sier­to sal­pi­ca­do de vi­ve­ros, los oxí­mo­ron se su­ce­den. Com­pren­si­ble si se tie­ne en cuen­ta que su so­cie­dad es­tá com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por in­mi­gran­tes. Las se­ten­ta co­mu­ni­da­des di­fe­ren­tes que con­cen­tra en­tre sus fron­te­ras han que­ri­do po­ner su gra­ni­to de are­na pa­ra for­jar una cul­tu­ra con una iden­ti­dad pro­pia.

Cua­tro mil años de le­ga­do ju­dío, más de un si­glo de sio­nis­mo y más de me­dio si­glo de es­ta­do mo­derno le han gran­jea­do un au­ra uni­ver­sal pe­ro so­bre to­do muy par­ti­cu­lar, en el sen­ti­do más am­plio de la pa­la­bra.

CAR­NA­VAL SO­LEM­NE

Si se vi­si­ta Je­ru­sa­lén en Adar —en­tre fe­bre­ro y mar­zo en el ca­len­da­rio gre­go­riano— se pue­de vi­vir la ex­pe­rien­cia más cer­ca­na a es­tar en el Belén vi­vien­te de la in­fan­cia. Ese en el que el ni­ño Jesús y su gang com­par­tían es­ce­na­rio con mu­ñe­cos de Le­go, sor­pre­sas de los Hue­vos Kin­der y, por qué no, Po­wer Ran­gers.

El 14 de ese mes los ju­díos ce­le­bran Pu­rim, una fes­ti­vi­dad en la que se con­me­mo­ra que Es­ter sal­va­se a los ju­díos del ge­no­ci­dio per­sa en el 450 a.C. Dios se es­con­dió en la con­sor­te se­mi­ta del rey Asue­ro pa­ra pro­te­ger­los y es tra­di­ción emu­lar a Yah­veh con dis­fra­ces, ade­más de dis­fru­tar de vino y co­mi­da a rau­da­les. Du­ran­te la ce­le­bra­ción se crea un ori­gi­nal pai­sa­je con, en­tre otros, un em­pe­ra­dor egip­cio to­man­do el ape­ri­ti­vo en el mer­ca­do Maha­ne Yehu­da y un ti­gre, mi­tad pe­lu­che, mi­tad hu­mano, en el stand de in­for­ma­ción del Mu­ro de las La­men­ta­cio­nes.

Es­tos fes­te­ja­do­res se su­man a la ya va­ria­da ofer­ta es­té­ti­ca ju­día, con prac­ti­can­tes or­to­do­xos de ves­ti­men­tas ne­gras, go­rros y ti­ra­bu­zo­nes, mi­li­ta­res uni­for­ma­dos y tu­ris­tas de to­do cre­do. Con ta­les ori­gi­na­les com­pa­ñe­ros lo que pue­de ofre­cer la ur­be es­pi­ri­tual se mul­ti­pli­ca.

El mi­ra­dor de la Uni­ver­si­dad He­brea es una bue­na ata­la­ya pa­ra con­tem­plar lu­ga­res cla­ve de Je­ru­sa­lén co­mo el Do­mo de la Roca. Des­de allí Maho­ma as­cen­dió a los cie­los se­gún los mu­sul­ma­nes y Abraham ca­si sa­cri­fi­ca a su hi­jo Isaac pa­ra cris­tia­nos y ju­díos. A su la­do es­tá el Ce­men­te­rio del Mon­te de los Oli­vos, la más an­ti­gua ne­cró­po­lis sa­gra­da en uso.

Israel a la de­re­cha, Pa­les­ti­na a la iz­quier­da. Cer­ca pe­ro le­jos, sus ha­bi­tan­tes so­lo coin­ci­den

en su vi­da dia­ria los días de mer­ca­do. Les se­pa­ra la ideo­lo­gía y tam­bién el fa­mo­so mu­ro que son las vis­tas del ho­tel The Wa­lled Off, en Belén. El ar­tis­ta del spray Banksy de­co­ró sus ha­bi­ta­cio­nes con reivin­di­ca­ti­vos mu­ra­les. En la nú­me­ro tres un Po­li­cía de Fron­te­ra y un pa­les­tino se en­zar­zan en una pe­lea de al­moha­das.

Si­guien­do la vi­si­ta ha­cia la Ciu­dad Vie­ja, tu­nea­do o no, es obli­ga­do aden­trar­se en el Templo de Sa­lo­món, en el Mon­te Sion. Allí se en­cuen­tra la tum­ba del rey Da­vid, que re­par­te su anato­mía en­tre la zo­na de ora­ción de hom­bres y la de mu­je­res al 50%. Las ple­ga­rias de los rabinos re­tum­ban en el ha­bi­tácu­lo de pie­dra a mo­do de con­cier­to.

Sion siem­pre fue sím­bo­lo de paz. Los sal­mos lo ci­tan co­mo el lu­gar que año­ra­ban los ju­díos en Ba­bi­lo­nia. Bo­ney M. le pu­so mú­si­ca en “Ri­vers Of Baby­lon” y Bob Mar­ley en “Iron, Lion, Zion”. El reg­gae es­tá muy li­ga­do al ju­daís­mo. En su le­tra Zion es la Tie­rra Pro­me­ti­da, re­fi­rién­do­se a Etio­pía. El león se tra­ta del León de Ju­dá, que apa­re­ció en el an­ti­guo pa­be­llón real etío­pe y re­pre­sen­ta a Hai­le Se­las­sie I, el Me­sías de los ras­ta­fa­ris.

SI­LI­CON WADI MO­DO OFF

Israel es un país su­ma­men­te tec­no­ló­gi­co. La se­gun­da po­ten­cia de­trás de los Es­ta­dos Uni­dos. La ma­yor can­ti­dad de em­pre­sas de al­ta tec­no­lo­gía se con­cen­tran en Wadi, una lla­nu­ra cer­ca­na a Tel Aviv que com­pi­te con la Me­ca ca­li­for­nia­na, Si­li­con Va­lley. De sus en­tra­ñas sur­gie­ron in­ven­tos co­mo el chip de me­mo­ria re­pro­gra­ma­ble de In­tel, la predicción en tiem­po real de Goo­gle o el in­ter­fe­rón, una pro­teí­na usa­da pa­ra tra­tar el cán­cer y la he­pa­ti­tis C.

La ciu­dad cos­te­ra de Israel es, ade­más, un ejem­plo de ur­be co­nec­ta­da. Cuen­ta con cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia que tam­bién re­gu­lan el trá­fi­co, wifi gra­tis en de­pen­den­cias ofi­cia­les, ca­lles y has­ta en la pla­ya y los par­kings mu­ni­ci­pa­les se pue­den pa­gar con el mó­vil. Su ma­yor or­gu­llo es una tar­je­ta que sir­ve pa­ra dis­fru­tar de to­do lo que ofre­ce el pro­gra­ma Di­gi-Tel, la pla­ta­for­ma de co­mu­ni­ca­ción en­tre los ve­ci­nos de Tel Aviv y el Go­bierno. Su desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co ur­bano re­ci­bió el pre­mio al me­jor pro­yec­to de ciu­dad en el Con­gre­so Smart City Ex­po ce­le­bra­do en 2014 en Bar­ce­lo­na.

Te­ner 140 in­ge­nie­ros por ca­da 10.000 tra­ba­ja­do­res de me­dia in­flu­ye, ade­más de la im­por­tan­cia que le otor­gan a la in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca y a la edu­ca­ción. Los ju­díos su­man po­co más que el 0,2% de la po­bla­ción mun­dial. Sin em­bar­go, re­pre­sen­tan el 20% de los ga­na­do­res de los Pre­mios No­bel.

“ISRAEL ES UN PAÍS SU­MA­MEN­TE TEC­NO­LÓ­GI­CO, LA SE­GUN­DA PO­TEN­CIA DE­TRÁS DE LOS ES­TA­DOS UNI­DOS”

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, los ju­díos des­co­nec­tan to­tal­men­te el sép­ti­mo día de su se­ma­na: el Sab­bath, tam­bién es­cri­to sha­bat en he­breo, ese idio­ma con­tun­den­te despertado pa­ra aglu­ti­nar a to­das las na­cio­na­li­da­des ba­jo una mis­ma len­gua. Des­de el atar­de­cer de nues­tro vier­nes has­ta la apa­ri­ción de tres es­tre­llas la no­che del sá­ba­do no rea­li­zan nin­gún ti­po de tra­ba­jo.

¿Qué en­tien­de la Torá por tra­ba­jo? To­da ac­ti­vi­dad que im­pli­que crea­ción o do­mi­nio del hom­bre so­bre la na­tu­ra­le­za, y por su­pues­to las re­la­cio­na­das con esa tec­no­lo­gía que les ha da­do un lu­gar tan im­por­tan­te en el ma­pa.

En los ho­te­les hay un bo­tón, Sab­bath Mo­de —en el Her­bert Sa­muel de Je­ru­sa­lén ba­jo el con­trol del ai­re LG— que re­em­pla­za las ca­rac­te­rís­ti­cas de los apa­ra­tos eléc­tri­cos co­mo el mi­ni bar o las lu­ces pa­ra que su uso no va­ya en con­tra de la ley ju­día. Cuen­tan con un as­cen­sor es­pe­cial pa­ra los prac­ti­can­tes que se de­tie­ne en ca­da pi­so de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca y el buf­fet tam­bién sufre cam­bios. La ce­na ha si­do ca­len­ta­da an­tes del día sa­gra­do, ya que no se pue­de usar el fue­go. En el desayuno no hay tos­ta­das ni hue­vos re­cién he­chos. En to­do ca­so es­ta­rán en un hor­ni­llo es­pe­cial her­vi­dos. Mal día pa­ra cum­plir el an­to­jo de tor­ti­lla al mo­men­to.

KIPPA PRÊT-A-POR­TER

En Israel es obli­ga­to­rio el ser­vi­cio mi­li­tar. Tres años el mas­cu­lino y dos el fe­me­nino. Bar Re­fae­li se ca­só con 17 pri­ma­ve­ras pa­ra no pa­sar por el cuar­tel. Jó­ve­nes uni­for­ma­dos com­par­ten ca­lle con el look de los or­to­do­xos. Co­mo ya se ha men­cio­na­do, ellos han de lle­var tra­jes ne­gros y ellas de­ben cu­brir­se con fal­das lar­gas. Nin­gu­na de sus pren­das pue­de es­tar com­pues­ta por la­na y lino a la vez. Las mu­je­res se ra­pan o, en su ma­yo­ría, se cu­bren el pe­lo con pe­lu­ca o pa­ñue­los por la gran car­ga se­xual de la me­le­na.

Pe­se a las par­ti­cu­la­ri­da­des es­té­ti­cas, los ju­díos no se re­sis­ten a la mo­da y des­de ha­ce cin­co años ce­le­bran en Tel Aviv su pro­pia fas­hion

week. Por su pa­sa­re­la des­fi­lan mar­cas in­ter­na­cio­na­les co­mo Got­tex o Mas­kit, que se ins­pi­ra en el de­sier­to y sus ha­bi­tan­tes pa­ra crear mu­chas pie­zas, y otros jó­ve­nes ta­len­tos co­mo Fla­min­go, Yo­sef o Ke­ren Wolf. Al­gu­nas mar­cas di­se­ñan si­guien­do las par­ti­cu­la­ri­da­des de las ju­días or­to­do­xas que quie­ren lle­var lo úl­ti­mo sin en­se­ñar las ar­ti­cu­la­cio­nes ni la cla­ví­cu­la.

DE­SIER­TO CON MU­CHA VI­DA

El 60% de la fran­ja an­gos­ta que es Israel es de­sier­to. Le­jos de es­tar des­ha­bi­ta­do le so­bra mo­vi­mien­to. En la épo­ca del rey Da­vid, la gen­te vi­vía en sus cue­vas y los as­ce­tas so­lo sa­lían de

“EL TALMUD Y LA TORÁ ANI­MAN A RES­PE­TAR LA NA­TU­RA­LE­ZA. EN TU BISHVAT LOS CO­LE­GIOS SA­LEN A PLAN­TAR ÁR­BO­LES”

ellas pa­ra ins­pi­rar­se del si­len­cio o pa­ra char­lar en Sab­bath. Aho­ra, esa mis­ma are­na es­tá sal­pi­ca­da por los ca­me­llos y las ove­jas de los be­dui­nos nó­ma­das. En su ma­yo­ría son ára­bes y el Es­ta­do quie­re le­ga­li­zar­los sin éxi­to.

En la tie­rra yer­ma tam­bién hay vi­ve­ros, de los que sa­len los ve­ge­ta­les con los que ha­cen pla­tos tí­pi­cos co­mo el hum­mus de be­ren­je­na, la en­sa­la­da de pe­re­jil y man­za­na o la co­li­flor con es­pe­cias. Tan­to el Talmud co­mo la Torá ani­man a man­te­ner y res­pe­tar la na­tu­ra­le­za. El Tu Bishvat en una fies­ta ju­día en la que los alum­nos de los co­le­gios y adul­tos en ge­ne­ral sa­len a plan­tar ár­bo­les. Es com­pro­mi­so de to­dos hacer de Israel una tie­rra fér­til.

En el de­sier­to tam­bién se ins­ta­la­ron al­gu­nos ki­butz. Los ki­butz na­cie­ron del mo­vi­mien­to so­cia­lis­ta mun­dial en 1911 y al prin­ci­pio la ma­yo­ría se si­tua­ron en el nor­te de Israel. Es­tas co­mu­ni­da­des na­cen de la idea ro­mán­ti­ca de vi­vir en de­mo­cra­cia y te­nían vo­lun­tad lai­ca. Sus miem­bros no pa­gan por la edu­ca­ción, las pen­sio­nes o los co­ches .

Co­mo lu­gar de en­cuen­tro en­tre pla­cas ar­qui­tec­tó­ni­cas, en Israel se pro­du­cen seís­mos pe­ro tam­bién sur­gen ma­nan­tia­les en in­vierno y no es ra­ro que a pri­me­ros de año nie­ve. El De­sier­to de Ju­dea ali­men­tó en su tiem­po al Mar Muer­to, que sin hacer ho­nor a su nom­bre hoy re­zu­ma vi­da. La ac­ti­vi­dad ho­te­le­ra ha lle­ga­do a sus ori­llas y se pue­de dis­fru­tar de sus pro­pie­da­des des­de tum­bo­nas cual Be­ni­dorm.

HE­REN­CIA CON­TEM­PO­RÁ­NEA

Ser re­tro y ac­tual no es so­lo un fe­nó­meno de de­co­ra­ción y mo­da. Las ciu­da­des pue­den ser vin­ta­ges y con­tem­po­rá­neas y pa­ra mues­tra Tel Aviv. En el sur de es­ta ciu­dad bur­bu­ja es­tá Jaf­fa, el puer­to más an­ti­guo del mun­do. Allí cuen­ta la le­yen­da que la ballena es­cu­pió a Jo­nás. En he­breo “ya­fá” sig­ni­fi­ca her­mo­sa y nun­ca un pi­ro­po fue tan bien asig­na­do. La igle­sia de San Pe­dro, la fuen­te del Zo­dia­co, sus ca­lle­jue­las, sus pe­que­ños ta­lle­res de or­fe­bre­ría y las tien­das que sa­can su pro­duc­to a la ca­lle le otor­gan un au­ra bohe­mia y atrac­ti­va.

Un bo­ni­to re­cuer­do que lle­var­se de la zo­na vie­ja es un me­zu­zá, unos es­tu­ches con un per­ga­mino den­tro en el que un so­fer —el es­cri­ba ju­dío— vuel­ca una ora­ción y que se cla­van en la puer­ta de ca­sa co­mo pro­tec­ción.

A po­cos me­tros de ma­nos de Fá­ti­ma (ham­sa) y años de his­to­ria, la Tel Aviv que ro­dea el puer­to rom­pe lo es­ta­ble­ci­do con pla­yas gay­friendly, ras­ca­cie­los, co­wor­kings y edi­fi­cios de cons­truc­ción rá­pi­da he­chos por la lle­ga­da ma­si­va de gen­te en los 60’s. Con so­lo 108 años, re­zu­ma si­glo XXI en bu­le­va­res co­mo Roths­child, pe­ga­do a la ca­lle co­mer­cial Shen­kin.

Taha­ná es otro buen pun­to de com­pras, una an­ti­gua es­ta­ción de tren he­cha ba­rrio. Cer­ca que­dan las ca­sas de la colonia ale­ma­na de Sa­ro­na, que pin­tan un pai­sa­je de mon­ta­ña en­tre oli­vos. La Ciu­dad Blan­ca es otro ca­ra­me­lo for­ma­do por edi­fi­cios de la Bauhaus. Per­der­se vien­do los gra­fi­tis de las ca­lles te­la­vi­vís es lo pro­pio de es­ta ciu­dad. Una ex­cu­sa pa­ra ha­blar con la gen­te y co­no­cer el país, co­mo bien di­jo To­mer, ha­ce tiem­po, por Adar.

1. En­tre las pie­dras del Mu­ro de las La­men­ta­cio­nes se in­crus­tan pa­pe­les con de­seos. 2. Ras­ca­cie­los de Tel Aviv.

3. Don­de se co­lo­có la Cruz de Jesús en el Gól­go­ta se cons­tru­yó la ba­sí­li­ca del San­to Se­pul­cro. 4. Israel res­pi­ra arte en sus ca­lles. 5. Me­zu­zá que pro­te­ge al an­fi­trión y al in­vi­ta­do en una ca­sa ju­día. 6. Al­mi­nar is­lá­mi­co de Jaf­fa. 2

6

4

3

5

9

7. El som­bre­ro de los or­to­do­xos les re­cuer­da que siem­pre hay al­guien so­bre ellos. 8. Tel Aviv es­tá pla­ga­da de gra­fi­tis. 9. El tren es un me­dio de trans­por­te ha­bi­tual en es­te país. 10. Los azu­le­jos sir­ven de or­na­men­ta­ción y tam­bién se­ña­li­zan ca­lles. 11. En el Mar Muer­to nieva aun­que no es una postal ha­bi­tual. 12. La for­ta­le­za de He­ro­des es­tá den­tro del par­que na­tu­ral de Ma­sa­da. 13. Jaf­fa vis­ta des­de la pla­ya de Tel Aviv. 14. Se pue­de dis­fru­tar de co­mi­das al es­ti­lo be­duino con dan­za del vien­tre in­clui­da. 15. La co­ci­na is­rae­lí em­plea mu­chos ve­ge­ta­les. 7

10

8

11

12

15

14

13

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.