Un al­ma en su­per cie

Un fo­tó­gra­fo he­cho a sí mis­mo, un maes­tro de la téc­ni­ca y, so­bre to­do, un ex­plo­ra­dor del al­ma de los mo­de­los. Así es Beat Mumenthaler, y así na­cen unos re­tra­tos que des­ve­lan la ver­dad del re­tra­ta­do.

DT - - SELECTED ROSTROS - TEX­TO RA­FAEL VIDAL FO­TOS BEAT MUMENTHALER

“Soy un fo­tó­gra­fo au­to­di­dac­ta. Era pro­fe­sor y me con­ver­tí por mí mis­mo en fo­tó­gra­fo”. Y tal vez ahí es­tá la cla­ve del tra­ba­jo del fo­tó­gra­fo de es­tre­llas Beat Mumenthaler (Ber­na, 1973): hay una ca­pa­ci­dad de em­pa­tía que to­ma el pri­mer plano de la ima­gen. Co­mo si hu­bie­se una ne­ce­si­dad de na­rrar ros­tros, de re­tra­tar al­mas, de crear pai­sa­jes de piel pre­via a su pro­fe­sio­na­li­za­ción y que se fil­tra a tra­vés de la maes­tría de su len­te. Por­que, pa­ra hacer re­tra­tos, la téc­ni­ca ha de es­tar acom­pa­ña­da del en­ten­di­mien­to, y Beat ge­ne­ra pa­ren­tes­cos ima­gi­na­rios con sus mo­de­los en el ins­tan­te de la cap­tu­ra. “La fuer­za na­ce de al­go que cre­ce en­tre la per­so­na que fo­to­gra­fío y yo. En el mo­men­to en el que nues­tras al­mas se co­no­cen, to­mo la ima­gen”, co­men­ta Beat, y es al­go que no­ta­mos en sus fo­to­gra­fías. Esos ros­tros, el de Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger, el de Kie­fer Sut­her­land, el de los úl­ti­mos su­per­vi­vien­tes del ho­lo­caus­to, pro­yec­tan su al­ma al en­cua­dre, y ese al­ma con­vi­ve con la del fo­tó­gra­fo, tam­bién pre­sen­te en la com­po­si­ción, en la des­nu­dez de la piel, en la sin­ce­ri­dad del pri­mer plano. El pro­pio Beat tie­ne sus ci­tas pro­pias pa­ra ilus­trar el pro­ce­so de tra­ba­jo: “pue­do to­car el al­ma de una per­so­na so­lo en el mo­men­to en que ella sien­te la mía”. Y en ese con­tac­to, na­ce la ima­gen.

Un con­tac­to que pri­me­ro es fí­si­co, y que en oca­sio­nes cuen­ta con un tiem­po li­mi­ta­do: “a ve­ces ten­go so­lo 10 mi­nu­tos (nor­mal­men­te con fa­mo­sos), a ve­ces pue­do es­tar con una per­so­na en un pro­ce­so de 30 mi­nu­tos a una ho­ra”. Pe­ro la cla­ve es des­nu­dar emo­cio­nal­men­te a la per­so­na an­te un fo­tó­gra­fo que tam­bién vi­ve el mis­mo pro­ce­so, y que to­da la téc­ni­ca se rin­da a ese ins­tan­te: “las téc­ni­cas que uso (el blan­co y ne­gro, la post­pro­duc­ción) so­lo sir­ven pa­ra apo­yar el men­sa­je de la ima­gen”. Por eso, más allá de la ar­ti­fi­cia­li­dad del blan­co y ne­gro, o del po­sa­do de la mu­jer con sus chihuahas, na­ce la ver­dad. O las ver­da­des, la que ema­na de ca­da per­so­na in­di vi­dual: “mu­cha gen­te a ve­ces di­ce que no son fo­to­gé­ni­cos. Pa­ra mí, no hay gen­te no fo­to­gé­ni­ca, so­lo ma­los mo­men­tos, án­gu­los, luz o ma­los fo­tó­gra­fos”, me co­men­ta. Y él sa­be ex­traer la fo­to­ge­nia de ca­da ros­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.