El ca­ba­llo Mar­wa­ri

His­to­ria y tra­di­ción de uno de los ma­yo­res te­so­ros de la in­dia

Ecuestre - - PORTADA - IG­NA­CIO AL­VAR-THO­MAS (TEX­TO Y FO­TOS)

Des­de ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co tiem­po en oc­ci­den­te es­ta­mos em­pe­zan­do a co­no­cer uno de los te­so­ros me­jor guar­da­dos de la In­dia. Sus ra­zas de ca­ba­llos au­tóc­to­nos y en­tre ellas, la más des­ta­ca­ble y qui­zá co­no­ci­da sea la del Mar­wa­ri.

Lahis­to­ria y cos­tum­bres que van uni­das a es­ta ra­za es­tán in­ne­ga­ble­men­te li­ga­das a su pa­sa­do en co­mún con el hom­bre, la re­li­gión hin­duis­ta y los cla­nes de los se­ño­res gue­rre­ros del nor­te de la In­dia, los Raj­puts. Se­gún las tra­di­cio­nes hin­dúes, el ca­ba­llo tie­ne un sig­ni­fi­ca­do re­li­gio­so muy im­por­tan­te; son el sím­bo­lo de lealtad, res­pe­to y po­der. En la mi­to­lo­gía in­dia, el ori­gen del ca­ba­llo pro­vie­ne del “Sa­mun­dra Mant­han”, es de­cir es uno de los nue­ve te­so­ros sa­gra­dos que los dio­ses hi­cie­ron emer­ger del océano. El mi­to con­ti­núa cuan­do el dios Brah­ma, crea­dor del Uni­ver­so y Sur­ya, el dios del sol, com­pi­tie­ron por la po­se­sión y la pro­pie­dad de los ca­ba­llos, pa­ra que ti­ra­ran del dis­co so­lar.

Por lo tan­to, con­si­de­ran­do su ori­gen se­gún los an­ti­guos es­cri­tos sáns­cri­tos, el ca­ba­llo fue iden­ti­fi­ca­do co­mo un re­ga­lo de dios. Es­te he­cho otor­gó al ca­ba­llo un es­ta­tus "di­vino" en la re­li­gión hin­dú y sim­bo­li­za la luz y el po­der (el sol), e his­tó­ri­ca­men­te só­lo fue pro­pie­dad de la reale­za.

La opi­nión de los ex­per­tos afir­ma que el ca­ba­llo se ma­te­ria­li­zó

en la cul­tu­ra in­dia en los al­bo­res de la era vé­di­ca, al­re­de­dor de 2000 A.C. Pron­to los go­ber­nan­tes in­dios se vin­cu­la­ron a los ca­ba­llos, me­jo­ran­do el po­der y el pres­ti­gio de sus cla­nes gue­rre­ros. Con­si­de­ra­dos cria­tu­ras di­vi­nas, ben­de­ci­das por los dio­ses y exal­ta­das por los re­yes, los ca­ba­llos Mar­wa­ri en­con­tra­ron su lu­gar co­mo el más apre­cia­do de los ca­ba­llos de gue­rra. Ello hi­zo que el po­seer un ca­ba­llo Mar­wa­ri fue­ra re­fle­jo del es­ti­lo de vi­da de un gran se­ñor.

Ca­ba­llo de com­ba­te

De­jan­do la épi­ca re­li­gio­sa atrás, don­de los orí­ge­nes del ca­ba­llo Mar­wa­ri se pier­den en las bru­mas y los mitos del tiem­po, se ha cons­ta­ta­do su cría de una ma­ne­ra es­tric­ta y con cri­te­rios de pu­re­za des­de el si­glo do­ce y fue lle­va­da a ca­bo por el clan Raj­put de los Rat­ho­re, go­ber­nan­tes de Mar­war.

Mar­wa­ri pro­vie­ne del sig­ni­fi­ca­do li­te­ra­rio de “ha­bi­tan­te de Mar­war”. Y es­ta pa­la­bra, “Mar­war”, es la pa­la­bra usa­da en la In­dia pa­ra de­sig­nar “La tie­rra de la muer­te” es de­cir el de­sier­to y los bal­díos del nor­te del sub­con­ti­nen­te, un en­torno geo­grá­fi­co ex­tre­mo.

Son mu­chas las pin­tu­ras en la In­dia que re­pre­sen­tan a los go­ber­nan­tes no só­lo con sus ga­las, sino don­de tam­bién se ob­ser­va a los mis­mos a hor­ca­ja­das de su ca­ba­llo fa­vo­ri­to. Es­tos equi­nos te­nían nom­bres co­no­ci­dos y acla­ma­dos en­tre sus súb­di­tos. De es­ta for­ma, el ca­ba­llo tam­bién se con­vir­tió en un signo de res­pe­to y en un hé­roe más de las le­yen­das y tra­di­cio­nes de la épi­ca me­die­val de la In­dia, y en es­pe­cial del Ra­jash­tán.

Du­ran­te si­glos, los ca­ba­llos Mar­wa­ri in­cul­ca­ban tal te­rror en el com­ba­te que se con­vir­tie­ron en los fa­vo­ri­tos de los go­ber­nan­tes de los se­ño­res gue­rre­ros Raj­put y del Pun­jab, in­clu­so por en­ci­ma de los ele­fan­tes de gue­rra. Los cla­nes de los se­ño­res del nor­te de la In­dia, los “Raj­put” lu­cha­ban cons­tan­te­men­te por el po­der y el te­rri­to­rio con sus ve­ci­nos y pa­ra afron­tar es­ta cons­tan­te gue­rra de fron­te­ras, es­ta ra­za de ca­ba­llo au­tóc­tono de la In­dia, el Mar­wa­ri, se con­vir­tió en el vehícu­lo y ar­ma per­fec­ta. El de­sa­rro­llo de su ca­ba­lle­ría li­ge­ra, con ar­que­ría mon­ta­da y de la ca­ba­lle­ría de lan­ce­ros, fue des­de la an­ti­güe­dad pie­za cla­ve en la his­to­ria mi­li­tar In­dia.

Los se­ño­res de los Mar­wa­ris

An­tes de la con­quis­ta mu­sul­ma­na del sub­con­ti­nen­te in­dio, gran par­te del nor­te y oes­te de la In­dia es­ta­ba go­ber­na­da por las di­nas­tías hin­dúes de los Raj­put, los se­ño­res de los Mar­wa­ris. Aun­que és­tos es­ta­ban en­fren­ta­dos en lu­chas in­ter­nas, se unie­ron en alian­zas ex­cep­cio­na­les pa­ra com­ba­tir a los in­va­so­res ex­tran­je­ros, pro­ce­den­tes en su ma­yo­ría de Orien­te Me­dio y Asia me­nor. Y al fren­te de su ca­ba­lle­ría re­sis­tie­ron con­tra los ca­li­fas ára­bes y otros im­pe­rios du­ran­te va­rios si­glos, has­ta la lle­ga­da de los Mo­go­les.

Es co­no­ci­da y re­nom­bra­da la lu­cha épi­ca del úl­ti­mo go­ber­nan­te Raj­put que re­sis­tió al em­pe­ra­dor Mo­gol Ak­bar en la ba­ta­lla de Hal­dig­ha­ti en 1576, so­bre su ca­ba­llo Mar­wa­ri de nom­bre “Che­tak”, que car­gó con­tra el ele­fan­te del em­pe­ra­dor Mo­gol, de­rri­bán­do­lo de su mon­tu­ra.

Es­to fue po­si­ble por­que en los com­ba­tes con­tra los ele­fan­tes, los ca­ba­llos Mar­wa­ri lle­va­ban una ar­ma­du­ra que dis­fra­za­ba a los mis­mos de be­bé ele­fan­te, que in­cluía una trom­pa pos­ti­za y les con­ver­tía en un ob­je­ti­vo que ins­tin­ti­va­men­te no era ata­ca­do por los ele­fan­tes adul­tos.

Te­ner un ca­ba­llo Mar­wa­ri era una he­rra­mien­ta esen­cial en el cam­po de ba­ta­lla, ya que era rá­pi­do y re­sis­ten­te, y per­mi­tía ve­lo­ces ata­ques y con­tra­ata­ques so­bre las fi­las enemi­gas, con­vir­tién­do­se du­ran­te cien­tos de años en los com­ple­men­tos per­fec­tos del gue­rre­ro en cam­po abier­to. El se­cre­to del ca­ba­lle­ro in­dio era la gran com­pe­ne­tra­ción que se es­ta­ble­cía en­tre ji­ne­te y ca­ba­llo.

Es­tos bi­no­mios bien cohe­sio­na­dos fue­ron la cla­ve del éxi­to de los ca­ba­lle­ros Raj­put, y es­ta con­fian­za mu­tua en­tre ji­ne­te y mon­tu­ra se tra­du­jo du­ran­te si­glos en vic­to­rias en los cam­pos de ba­ta­lla fren­te a in­va­so­res ex­tran­je­ros, in­clui­dos los tam­bién ex­per­tos y for­mi­da­bles ca­ba­lle­ros ára­bes. De ahí la im­por­tan­cia que en la tra­di­ción de la ca­ba­lle­ría hin­dú tie­ne ese víncu­lo ca­si mís­ti­co que se crea­ba en­tre ji­ne­te y ca­ba­llo.

Pe­ro lo que sin du­da ha­cía fa­mo­so al ca­ba­llo Mar­wa­ri era su au­sen­cia de mie­do en el com­ba­te, y fue por esa ra­zón que los Raj-

put los eli­gie­ron co­mo alia­dos pri­vi­le­gia­dos, e hi­cie­ron de ellos su sím­bo­lo y prin­ci­pal ac­ti­vo bé­li­co. A es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca de fie­re­za en el com­ba­te jun­to a su in­na­ta re­sis­ten­cia y for­ta­le­za, unían su por­te al­ti­vo y no­ble, lo que con­ver­tía a es­tos se­ño­res gue­rre­ros, en la vi­va es­tam­pa de la mar­cia­li­dad y dig­ni­dad, tal co­mo ates­ti­guan las ta­llas y pin­tu­ras me­die­va­les de los fuer­tes-pa­la­cio de Udai­pur, Jai­pur y Jodh­pur en­tre otros.

Guar­ne­ci­dos pa­ra el com­ba­te y en­jo­ya­dos por sus amos pa­ra las ce­re­mo­nias, los ca­ba­llos Mar­wa­ri eran res­pe­ta­dos y que­ri­dos, lle­gan­do a ser llo­ra­dos a su muer­te co­mo un miem­bro más del clan por to­dos sus in­te­gran­tes. Se pue­den en­con­trar ce­no­ta­fios y efi­gies de sol­da­dos con sus ca­ba­llos en ciu­da­des y pueblos de to­do Ra­jast­han en me­mo­ria de las los ca­ba­lle­ros caí­dos en los cam­pos de ba­ta­lla. Co­mo anéc­do­ta con­tar que cuan­do la ye­gua fa­vo­ri­ta del Maha­ra­ja Lai­li Ran­jit Singh mu­rió en 1837, or­de­nó un sa­lu­do de 21 ca­ño­na­zos pa­ra su fu­ne­ral y llo­ró sin ver­güen­za en un ce­no­ta­fio crea­do ex-pro­fe­so pa­ra el ani­mal.

Los ca­ba­llos Mar­wa­ri lu­cha­ron por úl­ti­ma vez en com­ba­te con el ge­ne­ral Allenby en la ba­ta­lla de Hai­fa en 1917, du­ran­te la pri­me­ra gue­rra mun­dial. Eran guia­dos por los lan­ce­ros de Jodh­pur, ac­tual­men­te co­no­ci­dos en la In­dia co­mo el Re­gi­mien­to de Ca­ba­lle­ría 61, el úni­co re­gi­mien­to de com­ba­te del mun­do que aún es­tá com­pues­to ín­te­gra­men­te por ji­ne­tes “a ca­ba­llo". To­do es­te pa­sa­do épi­co y glo­rio­so en­tron­ca con el ac­tual co­me­ti­do de mu­chos ca­ba­llos Mar­wa­ris du­ran­te las ce­re­mo­nias re­li­gio­sas que se lle­van a ca­bo en to­da la In­dia.

No­vio a ca­ba­llo

Por las ra­zo­nes his­tó­ri­cas y re­li­gio­sas an­te­rior­men­te des­cri­tas y da­da la im­por­tan­cia del ca­ba­llo y to­do lo que re­pre­sen­ta­ba pa­ra su ji­ne­te, an­tes de aco­me­ter un ma­tri­mo­nio, el fu­tu­ro yerno de una ca­sa de pres­ti­gio de­bía de­mos­trar an­te la fa­mi­lia de la no­via ser va­lien­te y po­de­ro­so en la ba­ta­lla. De ahí na­ce la tra­di­ción y cos­tum­bre de lle­gar a las bo­das hin­dúes mon­ta­do en un ca­ba­llo blanco, da­do que es­to se con­si­de­ra un im­pres­cin­di­ble sím­bo­lo de va­lor y no­ble­za. Hoy es­te ri­tual es uno de los pi­la­res esen­cia­les de la ce­re­mo­nia del ma­tri­mo­nio en la In­dia, co­no­ci­da co­mo Ash­wa Poo­jan.

Es­te día, jun­to a la ca­bal­ga­ta ce­re­mo­nial en la que el no­vio se en­cuen­tra con la no­via mon­ta­do a lo­mos de un ca­ba­llo blanco, se rea­li­za una ce­re­mo­nia ecues­tre fren­te a los in­vi­ta­dos, con el ca­ba­llo ha­cien­do una ex­hi­bi­ción de do­ma, su­mi­sión y fuer­za, mon­ta­do y a la mano. Es­tas cu­rio­sa­men­te

tie­nen mu­chas si­mi­li­tu­des, a pe­sar de la dis­tan­cia cul­tu­ral y geo­grá­fi­ca, con los ejer­ci­cios de al­ta es­cue­la a la mano y rien­das lar­gas de las es­cue­las an­da­lu­za y cen­troeu­ro­pea.

Du­ran­te el ri­tual se eje­cu­tan le­va­das, ca­brio­las, bai­les y re­ve­ren­cias por los ca­ba­llos si­guien­do el rit­mo de los tam­bo­res. Los Mar­wa­ris son en­ga­la­na­dos con jo­yas y ar­ne­ses de pla­ta y oro. Sus ca­be­za­das se vis­ten con bor­las de lla­ma­ti­vos co­lo­res en­tre los que pre­do­mi­na el sa­gra­do na­ran­ja (co­lor de las cas­tas su­pe­rio­res), mien­tras que los cuar­tos de­lan­te­ros y tra­se­ros de los equi­nos son ador­na­dos con ven­das y cas­ca­be­les. So­bre su gru­pa es co­lo­ca­da par­te de una ar­ma­du­ra ce­re­mo­nial.

Es­te ri­tual ecues­tre se lle­va a ca­bo co­mo un me­dio pa­ra mos­trar gra­ti­tud y ho­nor, no só­lo a la fa­mi­lia de la no­via, sino co­mo un ho­me­na­je ha­cia la no­ble ra­za de ca­ba­llos a la que tan­to de­ben los se­ño­res hin­dúes. Ade­más de san­ti­fi­car al ca­ba­llo, los arreos y ata­la­jes del mis­mo, se un­gen los “Shas­tra“(las ar­mas que se uti­li­zan el com­ba­te), que tam­bién son ben­de­ci­das en es­te día, en con­me­mo­ra­ción del víncu­lo, la in­ter­de­pen­den­cia y la aso­cia­ción del ca­ba­llo y del Raj­put en la ba­ta­lla du­ran­te si­glos.

Ce­re­mo­nia Ash­wa Poo­jan

Jun­to a es­ta ce­re­mo­nia en las bo­das, el ca­ba­llo es el sím­bo­lo y pro­ta­go­nis­ta del día más im­por­tan­te de la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa del oto­ño en to­da la In­dia, el “Na­vra­tri”. En es­te día tan se­ña­la­do en el ca­len­da­rio hin­dú se rea­li­za la ce­re­mo­nia del “Ash­wa Poo­jan”, eje­cu­ta­da ín­te­gra­men­te con ca­ba­llos, co­mo co­lo­fón y gran fi­nal a los nue­ve días de fes­ti­vi­da­des en los cua­les se con­me­mo­ra la vic­to­ria del bien con­tra el mal. Hoy en día, la ce­le­bra­ción de “Ash­wa Poo­jan” es tes­ti­mo­nio del tra­di­cio­nal reconocimiento, el res­pe­to y de la em­pa­tía en­tre los in­dios y sus ca­ba­llos, un ri­to cí­vi­co-re­li­gio­so que ha si­do pre­ser­va­do in­tac­to des­de la an­ti­güe­dad, prac­ti­ca­do y se­gui­do en la ac­tua­li­dad.

En las ce­re­mo­nias in­dias el ca­ba­llo no se usa tan só­lo co­mo glo­ri­fi­ca­ción de las bo­das, sino co­mo com­ple­men­to de ho­me­na­je en otras ce­le­bra­cio­nes tra­di­cio­nes, ta­les co­mo na­ci­mien­tos, la ce­re­mo­nia del Ho­li (la fes­ti­vi­dad de la luz) y va­rias ce­re­mo­nias re­li­gio­sas en los tem­plos... e in­clu­so ra­ra­men­te en fu­ne­ra­les. La ve­ne­ra­ción y res­pe­to al ca­ba­llo tam­bién se pue­den ob­ser­var en mu­chos tem­plos lo lar­go y an­cho del sub­con­ti­nen­te in­dio, don­de los cre­yen­tes hin­duis­tas glo­ri­fi­can las es­cul­tu­ras de las ca­be­zas de los ca­ba­llos y del ca­ba­llo vo­la­dor que re­pre­sen­ta los sig­nos de po­der y ai­re.

Es­pe­ra­mos ha­ber ilus­tra­do en es­tas lí­neas la es­pe­cial re­la­ción del ca­ba­llo Mar­wa­ri con la cul­tu­ra, tra­di­ción y la épi­ca de la In­dia. Da­mos es­pe­cia­les gra­cias a Ajeet Singh, Bon­nie Dund­lod y Ca­ro­li­ne Moo­rey, por su ayu­da y apor­ta­cio­nes en la do­cu­men­ta­ción de es­te ar­tícu­lo.

3

1. De­ta­lle de los ador­nos tri­ba­les, cas­ca­be­les y bor­las pa­ra pro­ce­sión ce­re­mo­nial. 2. Las ex­hi­bi­cio­nes en las ce­re­mo­nias de do­ma, su­mi­sión y fuer­za, mon­ta­dos y a la mano, tie­nen mu­chas si­mi­li­tu­des con los ejer­ci­cios de al­ta es­cue­la a la mano y rien­das...

2

4

6

5

1. La for­ta­le­za de Meh­ran­garh, se­de de los Maha­ra­jas de Jhod­pur, so­be­ra­nos y cria­do­res de los ca­ba­llos Mar­wa­ris. Su cons­truc­ción da­ta de 1459 y es el se­gun­do cas­ti­llo más gran­de del mun­do. 2. Ajeet Singh, uno de los me­jo­res maes­tros de...

1. Dúo Mar­wa­ri bi­co­lor con arreos de ga­la. 2. Mar­wa­ri en­jae­za­do pa­ra las dan­zas ecues­tres de una bo­da In­dia 3. Rag­hu­ven­dra Singh Dund­lod, el pa­triar­ca de los ca­ba­llos Mar­wa­ris, la fi­gu­ra que con­si­guió res­ca­tar a la ra­za del ol­vi­do. Tam­bién fun­dó la...

4 19

1

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.