Tra­ba­jo a la cuer­da con ca­be­zón

Con el ca­be­zón se pue­de fo­men­tar óp­ti­ma­men­te el es­ti­ra­mien­to y la in­cur­va­ción lon­gi­tu­di­nal del ca­ba­llo. Cual­quie­ra pue­de apro­ve­char es­ta ge­nial ayu­da pa­ra el en­tre­na­mien­to a la cuer­da. Le mos­tra­mos có­mo fun­cio­na.

Ecuestre - - PORTADA - TEX­TO: JU­DITH ECKERT FO­TOS: LI­SA RÄDLEIN TRA­DUC­CIÓN: ELE­NA SÁN­CHEZ

Tó­que­le de vez en cuan­do las na­ri­ces a su ca­ba­llo. Por su­pues­to, no pa­ra eno­jar­lo, sino pa­ra en­tre­nar­lo con es­me­ro y de for­ma ade­cua­da a las ca­rac­te­rís­ti­cas del ani­mal. El tra­ba­jo con ca­be­zón es un mé­to­do es­tu­pen­do pa­ra ayu­dar a su com­pa­ñe­ro a en­con­trar el ca­mino ha­cia el es­ti­ra­mien­to y la in­cur­va­ción co­rrec­tos sin em­plear rien­das de atar u otras rien­das au­xi­lia­res.

En el centro de la mu­se­ro­la hay una ani­lla que trans­mi­te im­pul­sos muy pre­ci­sos a la na­riz y la nu­ca per­mi­tién­do­le guiar al ca­ba­llo de for­ma exac­ta a tra­vés de la co­ne­xión con la cuer­da. “El ca­be­zón re­ve­la en­se­gui­da el ver­da­de­ro ni­vel de en­tre­na­mien­to del ani­mal, por­que no se le obli­ga a adop­tar una de­ter­mi­na­da po­si­ción que to­da­vía pue­da su­po­ner una exi­gen­cia fí­si­ca ex­ce­si­va”, ex­pli­ca la ins­truc­to­ra de Do­ma Clá­si­ca, Ni­co­le Kün­zel.

La ex­per­ta re­co­mien­da un ca­be­zón de ma­te­rial sua­ve y li­so co­mo cue­ro o fi­bra ar­ti­fi­cial (por ejem­plo, Biot­ha­ne). El ca­be­zón clá­si­co tie­ne una mu­se­ro­la to­da ella de cue­ro o con un apli­que de me­tal in­ser­to, in­te­gra­do has­ta por tres pie­zas o por una so­la pie­za ar­quea­da. Exis­ten otros ti­pos de ca­be­zo­nes, co­mo por ejem­plo, el ca­veçon o la se­rre­ta. El ca­veçon lle­va co­si­da una ca­de­na de mo­to o de bi­ci­cle­ta en la mu­se­ro­la; la se­rre­ta cuen­ta con una pie­za de hie­rro que só­lo se de­be uti­li­zar si es­tá bien acol­cha­da y se adap­ta exac­ta­men­te a la na­riz del ca­ba­llo.

Da igual con qué ti­po de ca­be­zón tra­ba­je, siem­pre de­be ma­ne­jar­lo con cui­da­do. Pre­ci­sa­men­te al tra­ba­jar a la cuer­da el ca­be­zón en­se­gui­da ac­túa in­ten­sa­men­te so­bre la nu­ca y la co­lum­na cer­vi­cal. Un em­pleo equi­vo­ca­do o de­ma­sia­do enér­gi­co des­equi­li­bra al ca­ba­llo e in­clu­so pue­de lle­gar a cau­sar­le do­lor. Pe­ro uti­li­za­do co­rrec­ta­men­te, el ca­be­zón es una es­tu­pen­da ayu­da al en­tre­na­mien­to de cual­quier ca­ba­llo.

En las pá­gi­nas si­guien­tes, la re­dac­to­ra Ju­dith Eckert y su ye­gua Paint Hor­se, “Sweety”, nos mos­tra­rán, di­ri­gi­das por Ni­co­le Kün­zel, có­mo ini­ciars­nos pa­so a pa­so en el tra­ba­jo a la cuer­da con ca­be­zón. » Pa­ra que el ca­be­zón ac­túe de for­ma óp­ti­ma y se­ña­le al ca­ba­llo el ca­mino ha­cia el es­ti­ra­mien­to y la fle­xión (A) tie­ne que es­tar co­lo­ca­do co­rrec­ta­men­te en la ca­be­za del ani­mal. De lo con­tra­rio las se­ña­les da­das con la cuer­da se­rá va­gas e im­pre­ci­sas; ade­más, un ca­be­zón mal co­lo­ca­do pue­de cau­sar do­lor y le­sio­nes.

La ma­yo­ría de los ca­be­zo­nes se com­po­nen de una mu­se­ro­la y un aho­ga­de­ro, así co­mo una tes­te­ra y una qui­je­ra. Hay que te­ner en cuen­ta que to­das las co­rreas de­ben ser de lar­go re­gu­la­ble. Cie­rre pri­me­ro el aho­ga­de­ro y só­lo des­pués la mu­se­ro­la. Así im­pe­di­rá que al apre­tar se ejer­za de­ma­sia­da fuer­za so­bre la na­riz y la nu­ca.

Pa­ra que la mu­se­ro­la no pre­sio­ne vías ner­vio­sas sen­si­bles de­be ha­ber dos de­dos de se­pa­ra­ción en­tre el pó­mu­lo y la co­rrea (B). En

CÓ­MO CO­LO­CAR CO­RREC­TA­MEN­TE EL CA­BE­ZÓN

cuan­to al aho­ga­de­ro, lo me­jor es que vis­to des­de el ojo del ca­ba­llo, dis­cu­rra en lí­nea rec­ta ha­cia aba­jo. Así que­da apro­xi­ma­da­men­te en el centro de la qui­ja­da in­fe­rior, no pue­de res­ba­lar y man­tie­ne es­ta­ble el ca­be­zón. Por lo que res­pec­ta a la tes­te­ra, al ca­ba­llo le re­sul­ta agra­da­ble que es­té adap­ta­da de for­ma anató­mi­ca a las ore­jas.

Ca­si siem­pre hay que apre­tar fir­me­men­te la mu­se­ro­la pa­ra que no res­ba­le. Al prin­ci­pio ajús­te­la lenta y cui­da­do­sa­men­te pa­ra que su ca­ba­llo pue­da acos­tum­brar­se a la pre­sión. Des­pués com­prue­be que la co­rrea es­tá su­fi­cien­te­men­te fi­ja ti­ran­do de ella ha­cia am­bos la­dos (C). La ani­lla cen­tral tie­ne que que­dar siem­pre so­bre el lomo de la na­riz. Si la mu­se­ro­la tie­ne un ar­co de me­tal de­be es­tar adap­ta­do a la na­riz del ca­ba­llo.

La qui­je­ra de­be dis­cu­rrir jun­to al pó­mu­lo (D). Pro­cu­re que la co­rrea no se com­be cuan­do ha­ya apre­ta­do la mu­se­ro­la y el aho­ga­de­ro. De­be que­dar pla­na a un la­do del ros­tro del ca­ba­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.