Acos­tum­brar a tu pe­rro al ca­ba­llo con­vi­vir

¿Tie­ne un nue­vo pe­rro al que to­da­vía le im­po­nen mu­cho los ca­ba­llos? La es­pe­cia­lis­ta Jut­ta Brink­hoff nos ex­pli­ca có­mo pue­de en­tre­nar­lo pa­ra que le acom­pa­ñe sin pro­ble­mas cuan­do mon­ta a ca­ba­llo.

Ecuestre - - PORTADA - TEX­TO: NA­DI­NE SZYMANSKI TRA­DUC­CIÓN: ELE­NA SÁN­CHEZ

Cuan­do acos­tum­bre pru­den­te­men­te a am­bos ani­ma­les a es­tar jun­tos se­gu­ro que su nue­vo pe­rro se con­vier­te en un es­tu­pen­do com­pa­ñe­ro pa­ra sus pa­seos a ca­ba­llo. El re­qui­si­to fun­da­men­tal pa­ra te­ner a su pe­rro acom­pa­ñan­te ba­jo con­trol con­sis­te en con­so­li­dar la obe­dien­cia bá­si­ca. Las ór­de­nes ele­men­ta­les co­mo “sitz”, “platz”, “bleib” (sen­ta­do, tum­ba­do, quieto) y so­bre to­do “fuss” (jun­to) de­ben fun­cio­nar en el sue­lo con y sin co­rrea an­tes de su­bir­se al ca­ba­llo. Pue­de ser de gran ayu­da con­tar con un buen en­tre­na­dor ca­nino. Só­lo cuan­do su pe­rro obe­dez­ca las ór­de­nes bá­si­cas más im­por­tan­tes po­drá lle­var­lo a su la­do de for­ma se­gu­ra. Y en­ton­ces tam­bién po­drá de­jar­lo en un lu­gar de­ter­mi­na­do y lla­mar­lo en to­do mo­men­to pa­ra que se acer­que.

Muy im­por­tan­te: ¡tó­me­se su tiem­po! For­mar a un pe­rro co­mo acom­pa­ñan­te ecues­tre es un pro­ce­so que du­ra en la prác­ti­ca va­rios me­ses.

CON­VER­TIR LA CUA­DRA EN AL­GO CO­TI­DIANO.- Llé­ve­se su pe­rro a la cua­dra siem­pre que pue­da. Así apren­de­rá que el ca­ba­llo for­ma par­te del gru­po. Al prin­ci­pio tén­ga­lo su­je­to con la co­rrea y asíg­ne­le un lu­gar fi­jo don­de pue­da atar­le. Pon­ga una man­ta que el pe­rro co­noz­ca en el lu­gar don­de de­ba per­ma­ne­cer den­tro del es­ta­blo, por ejem­plo, cer­ca de la zo­na de aseo y más tar­de tam­bién en el bor­de de la pis­ta.

Al prin­ci­pio es im­por­tan­te que con­ce­da un mar­gen de se­gu­ri­dad re­cí­pro­co a pe­rro y ca­ba­llo. Por­que de­be im­pe­dir que uno de los dos ani­ma­les se sien­ta ame­na­za­do por el otro. Así que la man­ta del pe­rro de­be es­tar en el cam­po de vi­sión del ca­ba­llo pe­ro sin que és­te pue­da lle­gar has­ta ella.

CON­VER­TIR LA VI­SI­TA CO­TI­DIA­NA A LA CUA­DRA EN UN MO­MEN­TO ATRAC­TI­VO.De­be lo­grar que a su pe­rro le gus­te acom­pa­ñar­le a la cua­dra. Con­si­ga que ten­ga la sen­sa­ción de ser tan im­por­tan­te co­mo el ca­ba­llo ocu­pán­do­le con co­sas que le di­vier­tan. Por ejem­plo, pue­de es­ta­ble­cer el ri­tual de dar de

co­mer al pe­rro en el lu­gar que tie­ne asig­na­do mien­tras asea al ca­ba­llo. O en­cár­gue­le ta­reas, pí­da­le que le trai­ga ob­je­tos, por ejem­plo, el ce­pi­llo de lim­pie­za.

TRA­BA­JE LA PER­MA­NEN­CIA EN SU SI­TIO.- Mien­tras mon­ta, el pe­rro de­be te­ner asig­na­do un si­tio pro­pio que que­de den­tro de su cam­po de vi­sión. Ha­ga que la es­pe­ra le re­sul­te lo más agra­da­ble po­si­ble pres­tán­do­le aten­ción de vez en cuan­do. De­ten­ga al ca­ba­llo pe­rió­di­ca­men­te jun­to a él y arró­je­le una go­lo­si­na co­mo re­com­pen­sa por per­ma­ne­cer en su si­tio. Al fi­nal de la mon­ta pue­de elo­giar­le, de es­ta for­ma el pe­rro aso­cia al ca­ba­llo con al­go po­si­ti­vo.

PRI­ME­ROS PA­SOS CO­MO PE­RRO ACOM­PA­ÑAN­TE.- Cuan­do ten­ga la sen­sa­ción de que el pe­rro y el ca­ba­llo se en­tien­den bien pue­de em­pe­zar a ca­mi­nar con am­bos, sin su­bir­se a la si­lla. Co­ló­que­se en el centro por se­gu­ri­dad. Co­mien­ce lle­van­do al pe­rro ata­do con la co­rrea. Al prin­ci­pio per­ma­nez­ca en un área cer­ca­da. Só­lo cuan­do se sien­ta se­gu­ro pue­de atre­ver­se a dar los pri­me­ros pa­seos. Si sa­len bien pue­de lle­var al pe­rro suel­to, siem­pre y cuan­do sea ca­paz de obe­de­cer las ór­de­nes ne­ce­sa­rias pa­ra man­te­ner­lo a su la­do.

An­tes de guiar a su pe­rro des­de la si­lla pi­da a otra per­so­na que ca­mi­ne al la­do con él mien­tras us­ted va mon­ta­do en el ca­ba­llo. Así am­bos ani­ma­les se acos­tum­bra­rán a “ca­mi­nar jun­tos” sin que ten­ga que pres­tar aten­ción a los dos al mis­mo tiem­po. Y FI­NAL­MEN­TE… MON­TE CON PE­RRO.Ya es­tá a pun­to de lo­grar su ob­je­ti­vo. Món­te­se en el ca­ba­llo, lle­ve a su pe­rro ata­do con la co­rrea y ca­bal­gue pri­me­ro en un área cer­ca­da. Si tie­ne una bue­na sen­sa­ción pue­de pres­cin­dir de la co­rrea.

El pa­so si­guien­te con­sis­te en sa­lir a cam­po abier­to. Aquí tam­bién de­be lle­var al prin­ci­pio al pe­rro ata­do. Só­lo cuan­do es­té se­gu­ro de te­ner to­do ba­jo con­trol pue­de lle­var a su pe­rro suel­to al en­cuen­tro con la na­tu­ra­le­za.

1. ¡Un sú­per equi­po! Pe­ro es­te re­la­ja­do pa­seo en gru­po só­lo es po­si­ble si el pe­rro obe­de­ce bien. 2. Pri­me­ro sal­gan de pa­seo los tres jun­tos, con el pe­rro su­je­to con la co­rrea. 3. Su pe­rro de­be te­ner un si­tio fi­jo don­de tum­bar­se so­bre su man­ta mien­tras...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.