Cuan­do los sue­ños se cum­plen

Ilu­sión, in­con­for­mis­mo y ca­li­dad, las cla­ves del éxi­to de Oxer Sport

Ecuestre - - NEWS -

Arrie­ta y Gar­cía-Pi­que­res, 20 años or­ga­ni­zan­do jun­tos even­tos hí­pi­cos

Es­ta tem­po­ra­da cum­plen su vi­gé­si­mo aniver­sa­rio de “ma­tri­mo­nio hí­pi­co”, 20 años or­ga­ni­zan­do jun­tos con­cur­sos y otros even­tos re­la­cio­na­dos con el de­por­te del ca­ba­llo. Fun­da­do­res y ac­tual­men­te so­cios ma­yo­ri­ta­rios de la em­pre­sa Oxer Sport, Pa­blo Gar­cía-Pi­que­res y Ál­va­ro Arrie­ta re­pa­san pa­ra los lec­to­res de Ecues­tre sus dos dé­ca­das de ex­pe­rien­cia, en las que, co­mo ellos re­co­no­cen, han he­cho reali­dad sus sue­ños.

“Tra­ba­jar en Ca­sas No­vas con la fa­mi­lia Ortega ha su­pues­to uno de los in­gre­dien­tes del éxi­to en es­tos 20 años”

Am­bos eran ji­ne­tes de Sal­tos y gran­des afi­cio­na­dos y sen­tían la in­quie­tud de for­mar parte de un fu­tu­ro di­fe­ren­te, más eu­ro­peo, de la com­pe­ti­ción hí­pi­ca en Es­pa­ña. Sus pri­me­ros pa­sos co­mo or­ga­ni­za­do­res los die­ron en sus ciu­da­des res­pec­ti­vas, en San Se­bas­tián en el ca­so de Ál­va­ro y en el de San­tan­der en lo que res­pec­ta a Pa­blo. Mo­tor­press-Ibé­ri­ca, em­pre­sa editora de Ecues­tre, les dio la oportunidad de am­pliar su pro­yec­to a tra­vés de una de sus em­pre­sas par­ti­ci­pa­das, Oc­ta­gó­nE­se­dos y en 2004 to­ma­ron la de­ci­sión de ini­ciar una nue­va aven­tu­ra in­de­pen­dien­te, con­tan­do co­mo ter­cer so­cio con Car­les Vi­la­rru­bí. Así na­ció, ha­ce aho­ra 14 años, Oxer Sport, com­pa­ñía que tie­ne en la ac­tua­li­dad co­mo so­cios ma­yo­ri­ta­rios a dos de sus fun­da­do­res, Pa­blo Gar­cía-Pi­que­res y Ál­va­ro Arrie­ta, a quie­nes acom­pa­ñan en el ac­cio­na­ria­do el me­xi­cano Al­fre­do Her­nán­dez y el es­pa­ñol Luis Ca­ba­nas Go­dino.

En es­ta dé­ca­da y me­dia que ha trans­cu­rri­do des­de su na­ci­mien­to, Oxer Sport se ha con­ver­ti­do en una em­pre­sa pun­te­ra a ni­vel in­ter­na­cio­nal, or­ga­ni­za­do­ra de con­cur­sos de má­xi­ma ca­te­go­ría y de la Co­pa del Mun­do y de un cer­ta­men mul­ti­dis­ci­pli­nar, con for­ma­to fe­rial, co­mo es Ma­drid Hor­se Week. Ade­más de or­ga­ni­zar even­tos, Oxer ges­tio­na de­re­chos de te­le­vi­sión, cuen­tas de pa­tro­ci­nio pa­ra la hí­pi­ca de gran­des mar­cas y rea­li­za tra­ba­jos de con­sul­to­ría. Cua­tro lí­neas de ne­go­cio que han lle­va­do a Oxer Sport a desa­rro­llar su ac­ti­vi­dad en un sin­fín de paí­ses en todo el mun­do.

“Nos gus­ta­ba mu­chí­si­mo nuestro de­por­te, pe­ro yo creo que a los dos lo que más nos gus­ta­ba era lo que veía­mos fue­ra de Es­pa­ña, mu­cho más que lo que veía­mos aquí”, co­men­ta Ál­va­ro Arrie­ta cuan­do re­cuer­da sus ini­cios en la or­ga­ni­za­ción de com­pe­ti­cio­nes y aña­de que “te­nía­mos muy cla­ro que ha­bía mu­cho margen de me­jo­ra y que aun­que este es un de­por­te clá­si­co, que se ha­ce con cha­que­ta y cor­ba­ta, ha­bía ca­pa­ci­dad pa­ra mejorar, pa­ra mo­der­ni­zar y que ha­bía un hue­co pa­ra in­ten­tar ga­nar­se la vi­da. Coin­ci­dió en un mo­men­to en el que en Es­pa­ña, que es don­de más tra­ba­ja­mos hasta 2007, mu­chos de los co­mi­tés or­ga­ni­za­do­res eran ama­teurs o es­ta­ban com­pues­tos por per­so­nas ma­yo­res y eso nos per­mi­tió ad­ver­tir que ha­bía un hue­co de mer­ca­do. Lue­go, gra­cias a mu­chí­si­ma gente que nos ha ayu­da­do du­ran­te

to­dos es­tos años, he­mos con­se­gui­do hacer bue­nos los pro­nós­ti­cos y nos he­mos po­di­do ga­nar la vi­da. También es cier­to que al prin­ci­pio no fui­mos de­ma­sia­do cal­cu­la­do­res, nos ape­te­cía mu­chí­si­mo, ca­da uno em­pe­za­mos en nuestra ciu­dad y or­ga­ni­zar el concurso de tu ciu­dad ya es un chu­te de adre­na­li­na tre­men­do. Todo era nue­vo pa­ra nosotros, pe­ro ape­te­ci­ble, las pri­me­ras reunio­nes con las ins­ti­tu­cio­nes, con los pa­tro­ci­na­do­res, con los pro­vee­do­res, era la época en la que em­pe­za­ba a usar­se el co­rreo elec­tró­ni­co y los mó­vi­les, nos sa­bía­mos de me­mo­ria los te­lé­fo­nos de todo el mun­do, las re­la­cio­nes eran muy per­so­na­les, muy fa­mi­lia­res. Aho­ra todo se ha he­cho más frío, más pro­fe­sio­nal, pe­ro en­ton­ces ges­tio­na­mos unas re­la­cio­nes ca­si de amis­tad con todo el mun­do que es­ta­ba re­la­cio­na­do con los con­cur­sos. Mu­chí­si­ma gente nos ayu­dó de­sin­te­re­sa­da­men­te, em­pe­zan­do por nues­tras fa­mi­lias, pa­ra sa­car ade­lan­te aque­llos con­cur­sos de San Se­bas­tián y de San­tan­der, sin los cua­les no es­ta- ría­mos aho­ra ha­cien­do re­pa­so a nuestra his­to­ria”.

Pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal

Una his­to­ria que tie­ne sus raí­ces en los sue­ños de dos jó­ve­nes que que­rían hacer reali­dad en Es­pa­ña lo que ha­bían visto en otros paí­ses de nuestro en­torno, pe­ro que por aquel en­ton­ces pa­re­cía ser

in­via­ble en nuestro país. “Nuestros ob­je­ti­vos pa­re­cían una “mar­cia­na­da” en aque­lla época. Visto des­de fue­ra creer que Es­pa­ña iba a te­ner en 20 años una de las em­pre­sas pun­te­ras en la or­ga­ni­za­ción de even­tos hí­pi­cos, era co­mo ha­ber pen­sa­do que uno de los ma­yo­res pro­mo­to­res de co­rri­das de to­ros iba a ser una em­pre­sa de Kenia o de Ja­pón. La ver­dad es que nos he­mos abier­to bre­cha en un mun­do con­tro­la­do por los paí­ses del cen­tro de Eu­ro­pa, muy fuer­tes en este de­por­te y con em­pre­sas muy con­so­li­da­das. Y nos he­mos abier­to ca­mino ha­cien­do las co­sas con mucha ilu­sión y creo que también con mucha ca­li­dad y sin con­for­mis­mo, pen­san­do siempre que aún se po­día hacer me­jor. Y tra­ba­jan­do mu­cho en paí­ses emer­gen­tes, don­de nos han con­tra­ta­do por­que íba­mos muy ba­jos en pre­cio, por­que cuan­do va­mos por el mun­do y coin­ci­di­mos con em­pre­sas ale­ma­nas o ame­ri­ca­nas te­ne­mos que ir un 25% o un 30% por de­ba­jo pa­ra con­se­guir un clien­te. Y eso si­gue pa­san­do hoy, nos pa­sa a nosotros, pe­ro también a Te­le­fó­ni­ca y a muchas em­pre­sas es­pa­ño­las que he­mos te­ni­do que bus­car­nos la vi­da fue­ra, es­pe­cial­men­te des­de 2007. Una gran parte de nuestra reali­dad ac­tual se de­be a que he­mos en­con­tra­do clien­tes por todo el mun­do que han con­fia­do en Oxer”.

La pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal de Oxer Sport se pro­du­ce so­bre todo a raíz de la cri­sis eco­nó­mi­ca, que le obli­gó, co­mo a otras muchas em­pre­sas es­pa­ño­las, a bus­car mer­ca­do fue­ra de Es­pa­ña. Una pro­yec­ción for­za­da por las cir­cuns­tan­cias, pe­ro que en opi­nión de Ál­va­ro Arrie­ta ha su­pues­to un be­ne­fi­cio pa­ra la com­pa­ñía y pa­ra la com­pe­ti­ción en Es­pa­ña. “Creo que en ese sentido, Oxer ha ayu­da­do a lo que hoy es una reali­dad, que Es­pa­ña tie­ne un enor­me pres­ti­gio co­mo país or­ga­ni­za­dor de con­cur­sos hí­pi­cos. Y no es só­lo nuestra em­pre­sa, la gente sabe que cuan­do vienen aquí los con­cur­sos es­tán bien or­ga­ni­za­dos y los cir­cui­tos de in­vierno fun­cio­nan muy bien. Sin que­rer ser pre­ten­cio­so, pien­so que he­mos pues­to nuestro gra­ni­to de are­na en mejorar la ca­li­dad del sec­tor. Cuan­do em­pe­za­mos ha­ce 20 años, or­ga­ni­zar un concurso hí­pi­co lo po­día hacer cual­quie­ra y hoy el es­tán­dar de ca­li­dad re­quie­re la con­tra­ta­ción de un pro­fe­sio­nal o de una em­pre­sa de ga­ran­tías”.

Tra­ba­jar en Ca­sas No­vas

El re­pa­so cro­no­ló­gi­co de la his­to­ria de Oxer Sport nos lle­va en los pri­me­ros años de la em­pre­sa a un lu­gar y a una relación pro­fe­sio­nal que ha si­do cla­ve: La Coruña y el acuer­do que Oxer al­can­zó con Ca­sas No­vas pa­ra or­ga­ni­zar to­da su com­pe­ti­ción de Sal­tos. Ál­va­ro no du­da en afir­mar que “fue un acuer­do bá­si­co y fun­da­men­tal pa­ra nosotros, pe­ro no só­lo por

su im­por­tan­cia ma­te­rial. Pa­blo y yo apren­di­mos mu­chí­si­mo de la cul­tu­ra, del mé­to­do de trabajo, del in­con­for­mis­mo, de la me­jo­ra y la exi­gen­cia per­ma­nen­te que allí se res­pi­ra. Tra­ba­jar en Ca­sas No­vas con la fa­mi­lia Ortega, con In­di­tex en ge­ne­ral, ha su­pues­to con to­tal seguridad uno de los in­gre­dien­tes del éxi­to en es­tos 20 años. Apar­te que he­mos apren­di­do mu­chí­si­mo, nos ha re­for­za­do enor­me­men­te en nuestra seguridad de com­pa­ñía, es un gran­dí­si­mo clien­te y ade­más es una ex­pe­rien­cia que 20 años des­pués si­gue sien­do muy gra­ti­fi­can­te. Ca­da vez que en­tro en Ca­sas No­vas pien­so qué suer­te te­ne­mos de tra­ba­jar aquí. Se­gu­ro que si se­gui­mos es por­que al­go bien ha­re­mos, pe­ro más que que­dar­nos con eso, de mi­rar­nos al om­bli­go, lo que nos decimos es qué suer­te ha­ber en­con­tra­do a la fa­mi­lia Ortega, que en 1999 em­pe­za­ba un pro­yec­to en la hí­pi­ca coin­ci­dien­do con nuestro des­pe­gue pro­fe­sio­nal. Nosotros lle­vá­ba­mos unos años de ex­pe­rien­cia, que pu­di­mos au­nar con un gran clien­te y con un gran pro­yec­to. Sin du­da di­ría que una gran­dí­si­ma parte del éxi­to de Oxer en es­tos años ha si­do Ca­sas No­vas, tan­to co­mo clien­te, por ne­go­cio, co­mo so­bre todo por ejem­plo de que se pue­de triun­far en los ne­go­cios ha­cien­do las co­sas bien, sien­do muy exi­gen­te, no con­for­mán­do­te nun­ca. Esa es la cul­tu­ra que he­mos apren­di­do de ellos y que in­ten­ta­mos también tras­la­dar a nuestro equi­po de trabajo, que las co­sas siempre se pue­den mejorar, no hay que con­fun­dir­se con ha­la­gos y hay que con­cen­trar­se en ser me­jo­res, más com­pe­ti­ti­vos, si nos re­la­ja­mos van a pa­sar­nos por la iz­quier­da y por la de­re­cha. La em­pre­sa ga­lle­ga es la prin­ci­pal com­pa­ñía mun­dial en su sec­tor y apren­dien­do de su ejem­plo y con su con­fian­za, creo que nosotros también he­mos ido apren­dien­do y ha­cien­do las co­sas me­jor”.

Pre­sen­te en la en­tre­vis­ta, Pa­blo Gar­cía- Pi­que­res in­ter­vie­ne pa­ra re­fren­dar la opi­nión de su so­cio. El cán­ta­bro re­sal­ta que “en Ca­sas No­vas apren­de­mos ca­da día que es­ta­mos, co­mo di­ce Ál­va­ro es una suer­te tra­ba­jar con ellos des­de ha­ce tan­tos años”, y aña­de: “he­mos apren­di­do, se­gui­mos apren­dien­do y nos iden­ti­fi­ca­mos mu­cho con su forma de hacer las co­sas. Nos gus­ta tra­ba­jar y ro­dear­nos de bue­na gente, que es al­go que apren­di­mos en Ca­sas No­vas y nos gus­ta que todo el mun­do es­té mo­ti­va­do por lo que es­ta­mos ha­cien­do. Yo creo que to­dos los que es­ta­mos en Oxer dis­fru­ta­mos con lo que ha­ce­mos. Este es un trabajo muy es­pe­cial, muy exi­gen­te, hay que via­jar mu­cho, pa­sas mu­cho tiempo fue­ra de ca­sa y hay pi­cos de trabajo muy in­ten­sos, en los que tie­nes que es­tar muy con­ven­ci­do de lo que quie­res hacer y en ese sentido, Ca­sas No­vas es un tram­po­lín enor­me”.

Glo­bal, la trans­for­ma­ción

Si el con­tra­to con Ca­sas No­vas fue im­por­tan­tí­si­mo pa­ra la via­bi­li­dad y fu­tu­ro de Oxer Sport, no me­nos de­ci­si­va fue su in­cor­po­ra­ción al cir­cui­to del Glo­bal Cham­pions Tour. Una in­cor­po­ra­ción que se pro­du­jo des­de el con­ven­ci­mien­to de que el pro­yec­to de Jan Tops iba a ser de hon­do ca­la­do pa­ra el de­por­te hí­pi­co y prue­ba de ello es que Oxer Sport es so­cio fun­da­dor del cir­cui­to. Ál­va­ro Arrie­ta de­fi­ne la relación con Tops y con Glo­bal co­mo “una his­to­ria de fe”, aun­que ma­ti­za que “cuan­do em­pe­za­mos a ha­blar en 2005 de que el de­por­te te­nía que cam­biar, que te­nía que mo­der­ni­zar­se, ja­más pen­sa­mos que Tops iba a te­ner la va­len­tía, la ca­pa­ci­dad, la de­ci­sión y la de­ter­mi­na­ción que ha te­ni­do a la ho­ra de po­ner todo eso en prác­ti­ca. En el año 2006 fir­ma­mos con él el ac­ta fun­da­cio­nal del Glo­bal Cham­pions Tour, de lo que es­ta­mos muy or­gu­llo­sos y esa tem­po­ra­da y en la de 2007 no par­ti­ci­pa­mos or­ga­ni­zan­do com­pe­ti­ción por­que fue­ron unos años muy di­fí­ci­les, en los que el cir­cui­to aún no es­ta­ba ho­mo­lo­ga­do, doña Pi­lar era la pre­si­den­ta de la FEI y nosotros, por res­pe­to a ella y a la fe­de­ra­ción, pre­fe­ri­mos es­pe­rar. No em­pe­za­mos a or­ga­ni­zar con­cur­sos de Glo­bal hasta que en sep­tiem­bre de 2008, sien­do ya pre­si­den­ta Ha­ya de Jor­da­nia, se fir­mó en Pa­rís un acuer­do con los ji­ne­tes y se ho­mo­lo­gó el cir­cui­to. Glo­bal es­tá yen­do muy bien y a nosotros también ir de su mano; creo que ha si­do una cues­tión de fe mu­tua. La pri­me­ra com­pa­ñía con la que Jan Tops fir­mó un con­tra­to de país fue Oxer pa­ra Es­pa­ña y pos­te­rior­men­te am­plia­mos nuestra li­cen­cia pa­ra Mé­xi­co y nos con­si­de­ra­mos uno de los pi­la­res del tour. Sa­be­mos que Jan nos tie­ne en mucha es­ti­ma, por­que así lo di­ce siempre que tie­ne oca­sión y nosotros también se la te­ne­mos a él, por­que siempre que le he­mos pe­di­do al­go ha es­ta­do ahí. Tu­vi­mos un año com­pli­ca­dí­si­mo en­tre nuestra eta­pa en Va­len­cia y nuestra eta­pa en Ma­drid y Tops sa­lió al res­ca­te cuan­do le pe­di­mos ayu­da. En ge­ne­ral, Pa­blo y yo nos con­si­de­ra­mos muy afor­tu­na­dos, du­ran­te es­tos 20 años po­cas ve­ces he­mos le­van­ta­do la mano pa­ra pe­dir ayu­da, pe­ro po­cas ve­ces el sec­tor nos la ha ne­ga­do. En ese sentido, te­ne­mos mucha suer­te. En nuestra his­to­ria he­mos tra­ba­ja­do mu­cho, he­mos arries­ga­do, he­mos te­ni­do clien­tes mag­ní­fi­cos, pe­ro también es cier­to que he­mos te­ni­do suer­te. Hay quien di­ce que la suer­te hay que bus­car­la y se­gu­ro que nosotros lo he­mos he­cho, pe­ro también es cier­to que la he­mos te­ni­do. Igual que Tops la es­tá te­nien­do y nosotros de la mano de él, la com­par­ti­mos”.

La his­to­ria de Glo­bal Cham­pions Tour es­tá mar­ca­da des­de sus ini­cios por la re­sis­ten­cia del sis­te­ma tra­di­cio­nal a evo­lu­cio­nar ha­cia nuevas for­mas de en­ten­der la com­pe­ti­ción hí­pi­ca y su ges­tión. Ál­va­ro Arrie­ta in­sis­te en que se tra­ta de al­go que hay que asu­mir co­mo nor­mal en un de­por­te tra­di­cio­na­lis­ta, co­mo ha ocu­rri­do en otros de per­fil pa­re­ci­do y res­ta im­por­tan­cia a la de­ci­sión de un tri­bu­nal bel­ga de la com­pe­ten­cia de dic­tar me­di­das cau­te­la­res con­tra el cir­cui­to. “No de­jan de ser las me­di­das de un tri­bu­nal ar­bi­tral de un país con­cre­to, Bél­gi­ca, que ade­más no es se­de de nin­gu­na eta­pa del cir­cui­to. Pe­ro en el fon­do son tur­bu­len­cias que han ro­dea­do al cir­cui­to des­de su na­ci­mien­to. Al ser el primer gran cir­cui­to pri­va­do de la hí­pi­ca mun­dial, co­mo no po­día ser de otra forma ha es­ta­do ro­dea­do en todo mo­men­to de po­lé­mi­ca y de mu­chí­si­ma ex­pec­ta­ción. Si cual­quier afi­cio­na­do a la hí­pi­ca echa la vista atrás hasta prin­ci­pios de 2006, se da­rá cuen­ta de que ca­da año han ocu­rri­do co­sas por las cua­les, Glo­bal ha si­do no­ti­cia. Yo a ve­ces me pre­gun­to si to­da esa ex­pec­ta­ción y po­lé­mi­ca no es parte del éxi­to del pro­pio cir­cui­to, por­que al fi­nal, por unas cau­sas o por otras, nos pa­sa­mos todo el año ha­blan­do de un tour

“Lo que ha he­cho Jan Tops con el Glo­bal es ca­ta­li­zar la trans­for­ma­ción del de­por­te, de una forma ade­más rá­pi­da y exi­to­sa”

en el que es­tán los me­jo­res ca­ba­llos y ji­ne­tes del mun­do, que se desa­rro­lla en unas ubi­ca­cio­nes tre­men­das y que este año va a re­par­tir ca­si 35 mi­llo­nes de eu­ros en pre­mios. Creo que es­tos da­tos lo dicen todo. A unos les gus­ta­rá Tops y a otros no, pe­ro que se ha ga­na­do por mé­ri­tos propios ser hoy en día un vec­tor de este de­por­te, na­die lo pue­de po­ner en du­da. Hay ca­si 100 con­cur­sos de 5* en el ca­len­da­rio, mu­chos de ellos de nue­va crea­ción, gra­cias a que la hí­pi­ca ha cam­bia­do com­ple­ta­men­te y en ese sentido, Jan ha­ce los 360 gra­dos, por­que ade­más es uno de los mar­chan­tes de éxi­to que es­tá de­trás de un buen nú­me­ro de las gran­des ven­tas de ca­ba­llos de los últimos años. Y los ca­ba­llos se es­tán ven­dien­do tan ca­ros por­que hay com­pe­ti­ción don­de uti­li­zar­los y por­que hay clien­tes que es­tán dis­pues­tos a pa­gar­los pa­ra que sus ji­ne­tes par­ti­ci­pen en esa com­pe­ti­ción. Creo que al fi­nal, lo que ha he­cho Jan con su cir­cui­to es ca­ta­li­zar la trans­for­ma­ción del de­por­te, de una forma ade­más rá­pi­da y exi­to­sa”.

Sa­tu­ra­ción del ca­len­da­rio

Una ca­ta­li­za­ción que es evi­den­te que el sis­te­ma tra­di­cio­nal y de­pen­dien­te de la fe­de­ra­ción in­ter­na­cio­nal no es ca­paz de desa­rro­llar y que Arrie­ta con­si­de­ra co­mún a la ma­yo­ría de los de­por­tes. “Por lo me­nos en los más o me­nos Premium que se pa­re­cen a la hí­pi­ca, co­mo la ve­la, el golf, el te­nis o la Fór­mu­la 1. Ha ocu­rri­do en to­dos los de­por­tes, los más o me­nos Premium, co­mo la ve­la, el golf, el te­nis o la Fór­mu­la 1, siempre ha pa­sa­do lo mis­mo. Al fi­nal la ini­cia­ti­va pri­va­da tie­ne una agi- li­dad, una am­bi­ción y una po­ten­cia des­bor­dan­tes y por lo ge­ne­ral, los or­ga­nis­mos fe­de­ra­ti­vos, que ade­más es­tán pa­ra re­glar el de­por­te, no pa­ra or­ga­ni­zar­lo, no lo ol­vi­de­mos, siempre van a re­bu­fo. La FEI pue­de pro­tes­tar del cir­cui­to de Tops, pe­ro lo cier­to es que so­bre los 35 mi­llo­nes de eu­ros que va a re­par­tir el cir­cui­to en 2018, co­bra mu­chí­si­mo di­ne­ro por sus ta­sas, los ji­ne­tes co­gen mu­chos pun­tos del ran­king y mu­chí­si­mos pro­pie­ta­rios de ca­ba­llos im­por­tan­tes pa­ra los equi­pos na­cio­na­les es­tán in­vir­tien­do en el sec­tor gra­cias a que exis­te el Glo­bal. Por lo tan­to, si este te­ma se ana­li­za con pers­pec­ti­va, lo que Tops ha he­cho es bueno pa­ra el de­por­te. Se­gu­ro que es bueno pa­ra él, por­que es un in­ver­sor pri­va­do y es­tá bus­can­do su in­te­rés, pe­ro por el ca­mino ha he­cho un gran fa­vor a la hí­pi­ca”.

Pa­blo Gar­cía-Pi­que­res in­ter­vie­ne en la con­ver­sa­ción pa­ra apos­ti­llar que “hay una sa­tu­ra­ción de ca­len­da­rio, es­ta­mos en un pro­ce­so de di­ge­rir ha­cia dón­de va a ir todo. Hay com­pe­ti­cio­nes co­mo los CSIOs y la Co­pa del Mun­do que de­pen­den de la FEI, hay cir­cui­tos co­mo Glo­bal pri­va­dos y otros in­de­pen­dien­tes. Ca­da vez hay más, más di­ne­ro, ca­da vez so­mos más im­por­tan­tes y creo que se es­tá en pro­ce­so de saber có­mo ges­tio­nar todo es­to. El te­nis es un ejem­plo cla­ro de por dón­de van los ti­ros en la hí­pi­ca. Los me­jo­res te­nis­tas son rea­cios a dispu­tar la Co­pa Davis y en nuestro de­por­te los ji­ne­tes tie­nen que ele­gir en­tre uti­li­zar los ca­ba­llos de sus pro­pie­ta­rios pa­ra el equi­po o pa­ra ga­nar pre­mios y mu­chos pun­tos del ran­king. Creo que es­ta­mos en pro­ce­so de darle forma a todo es-

3

Ál­va­ro y Pa­blo, du­ran­te una reunión de trabajo con Is­mael Lia­ño y Ale­jan­dra Cá­ma­ra en la ofi­ci­na de San­tan­der.

Los so­cios fun­da­do­res de Oxer con­si­de­ran que fue de­ter­mi­nan­te pa­ra la em­pre­sa el acuer­do que se­lla­ron con la fa­mi­lia Ortega cuan­do és­ta ini­cia­ba su pro­yec­to en Ca­sas No­vas.

Ál­va­ro Arrie­ta con­si­de­ra que Oxer ha con­tri­bui­do a que Es­pa­ña ten­ga hoy un enor­me pres­ti­gio co­mo país or­ga­ni­za­dor de con­cur­sos.

Ál­va­ro Arrie­ta con­ver­san­do con Da­niel En­tre­ca­na­les en pre­sen­cia de Pa­blo Már­quez.

La alian­za pa­ra la crea­ción de Ma­drid Hor­se Week fue otro pa­so de­ci­si­vo en la tra­yec­to­ria de Oxer.

Pa­blo Gar­cíaPi­que­res re­co­no­ce que hay que es­tar muy mo­ti­va­do

pa­ra so­por­tar los pi­cos de trabajo in­ten­so que exi­gen los con­cur­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.