Elec­tro­anal­ge­sia

¿Có­mo pue­de la elec­tro­te­ra­pia ayu­dar a mi ca­ba­llo?

Ecuestre - - NEWS -

Có­mo qui­tar el do­lor sin fár­ma­cos

La elec­tro­te­ra­pia es una de las he­rra­mien­tas de la fi­sio­te­ra­pia equi­na pa­ra tra­tar las le­sio­nes. Con­sis­te en la apli­ca­ción de la elec­tri­ci­dad con fi­nes te­ra­péu­ti­cos, y sus efec­tos son am­plios y va­ria­dos. Uno es la anal­ge­sia, lo que am­plía las op­cio­nes de eli­mi­nar el do­lor que su­fren los ca­ba­llos, no só­lo por tan­to con fár­ma­cos anal­gé­si­cos sino también con ma­ne­ras no far­ma­co­ló­gi­cas y que, por tan­to, no dan do­ping. En este ar­tícu­lo va­mos a des­cri­bir los me­dios más im­por­tan­tes de elec­tro­te­ra­pia uti­li­za­dos en fi­sio­te­ra­pia equi­na, sus in­di­ca­cio­nes y be­ne­fi­cios. ¿Qué es la elec­tro­te­ra­pia anal­gé­si­ca?

Co­mo de­cía­mos, la elec­tro­te­ra­pia es la apli­ca­ción de elec­tri­ci­dad con un fin te­ra­péu­ti­co; en el ca­so de la elec­tro­te­ra­pia anal­gé­si­ca o elec­tro­anal­ge­sia, lo que ha­ce­mos es em­plear la elec­tri­ci­dad pa­ra qui­tar o mi­ni­mi­zar un do­lor.

La prin­ci­pal ven­ta­ja de este ti­po de téc­ni­cas es que -en su ma­yo­ría- no son téc­ni­cas in­va­si­vas ni re­quie­ren el uso de fár­ma­cos, por lo que van a ser bien to­le­ra­das por el ca­ba­llo y no co­rre­mos el ries­go dar po­si­ti­vo en un con­trol “an­ti-do­ping”.

La ma­yo­ría de es­tas téc­ni­cas se apli­ca di­rec­ta­men­te so­bre el fo­co del do­lor, no co­mo los fár­ma­cos que en mu­chos ca­sos se ad­mi­nis­tran de ma­ne­ra sis­té­mi­ca y afec­tan a todo el ca­ba­llo; ade­más, muchas de ellas su­man a su efec­to anal­gé­si­co el de es­ti­mu­la­ción de la re­pa­ra­ción, por dis­tin­tas vías, por lo que al mis­mo tiempo fa­ci­li­ta­mos la ci­ca­tri­za­ción de la le­sión que ge­ne­ra el do­lor.

¿Có­mo usa­mos la elec­tro­anal­ge­sia en el ca­ba­llo?

En fi­sio­te­ra­pia hu­ma­na y fi­sio­te­ra­pia ve­te­ri­na­ria se em­plean dis­tin­tos mé­to­dos fí­si­cos pa­ra eli­mi­nar el do­lor de ma­ne­ra no in­va­si­va, me­dian­te el em­pleo de equi­pos de elec­tro­te­ra­pia, aun­que también con te­ra­pias ma­nua­les y ven­da­jes neu­ro-mus­cu­la­res. Nos cen­tra­re­mos en la elec­tro­te­ra­pia anal­gé­si­ca.

Bá­si­ca­men­te uti­li­za­mos co­rrien­tes eléc­tri­cas pa­ra pro­por­cio­nar anal­ge­sia, las más em­plea­das en ca­ba­llos son el TENS, las co­rrien­tes de elec­tro es­ti­mu­la­ción fun­cio­nal (FES) y las co­rrien­tes in­ter­fe­ren­cia­les. La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre ellas son los pa­rá­me­tros que usan y la forma de la on­da, así co­mo la fre­cuen­cia a la que tra­ba­jan que de­ter­mi­na la pro­fun­di­dad del efec­to.

Pe­ro ¿cuál es el me­ca­nis­mo por el cual una co­rrien­te eléc­tri­ca pue­de pro­por­cio­nar anal­ge­sia?

La ma­yo­ría de equi­pos fun­cio­nan ge­ne­ran­do sen­sa­cio­nes de pre­sión y movimiento que di­fie­ren de la sen­sa­ción de do­lor pa­ra que el sis­te­ma ner­vio­so de­je de per­ci­bir el do­lor y en su lu­gar per­ci­ba otra sen­sa­ción. Es­to se lo­gra a tra­vés de la es­ti­mu­la­ción (con co­rrien­tes) de fi­bras ner­vio­sas cu­yas vías de trans­mi­sión de im­pul­sos son más rá­pi­das que las vías del do­lor, con­si­guien­do de al­gu­na ma­ne­ra que la sen­sa­ción ge­ne­ra­da se prio­ri­ce so­bre la del do­lor y el ce­re­bro la per­ci­ba, es lo que se co­no­ce co­mo teo­ría del “Ga­te Con­trol”.

Un ejem­plo sen­ci­llo pa­ra en­ten­der este me­ca­nis­mo es pen­sar en cuál es nuestra pri­me­ra reac­ción cuan­do nos ha­ce­mos da­ño; apre­tar la zo­na da­ña­da, mo­ver­la, co­lo­car frío… de es­ta ma­ne­ra sen­ti­mos que el do­lor dis­mi­nu­ye, y es sim­ple­men­te por­que nuestro ce­re­bro re­ci­be otra sen­sa­ción que se prio­ri­za fren­te a la sen­sa­ción de do­lor, es de­cir, “en­ga­ña­mos” a nuestro sis­te­ma ner­vio­so con movimiento, tem­pe­ra­tu­ra o con pre­sión.

Otro me­ca­nis­mo por el cual las co­rrien­tes anal­gé­si­cas pro­du­cen su efec­to, es a tra­vés de la li­be­ra­ción de en­dor­fi­nas. Es­tas sus­tan­cias, pro­du­ci­das por el pro­pio or­ga­nis­mo en res­pues­ta a la co­rrien­te, ac­túan igual que los opiá­ceos, blo­quean­do la percepción del do­lor. Este ti­po de co­rrien­tes se em­plean ge­ne­ral­men­te cuan­do se pre­sen­ta un do­lor en fa­se cró­ni­ca.

Es­tos equi­pos son fá­ci­les de usar y en mu­chos ca­sos en­se­ña­mos a los ji­ne­tes có­mo fun­cio­nan pa­ra que pue­dan apli­cár­se­los a los ca­ba­llos a diario. Ade­más, por su pe­que­ño ta­ma­ño y por con­tar con ba­te­rías, se pue­den cin­char al ca­ba­llo pa­ra que la apli­ca­ción sea más có­mo­da e in­clu­so pue­den usar­se mien­tras el ca­ba­llo se ejer­ci­ta pa­ra cor­tar el ci­clo del do­lor y re­es­ta­ble­cer el movimiento. Otros equi­pos de elec­tro­te­ra­pia que también se usan pa­ra ge­ne­rar anal­ge­sia de ma­ne­ra no in­va­si­va y sin uso de far­ma­co­lo­gía son:

-Dia­ter­mia, que pro­du­ce anal­ge­sia real y du­ra­de­ra ya que eli­mi­na el ede­ma que com­pri­me y ac­ti­va los re­cep­to­res del do­lor.

-La­ser, apli­ca­do en pun­tos ga­ti­llos por ejem­plo.

-Ul­tra­so­ni­do, que tra­ba­ja pro­du­cien­do un mi­cro­ma­sa­je que eli­mi­na el ede­ma y con­tri­bu­ye a la eli­mi­na­ción del do­lor.

-Mag­ne­to­te­ra­pia, pre­sen­ta una bue­na ac­ción anal­gé­si­ca a ni­vel óseo y ar­ti­cu­lar, aun­que el tiempo de ins­tau­ra­ción de la anal­ge­sia es más lar­go que el de otros equi­pos.

-Equi­pos de ter­mo­te­ra­pia, pro­por­cio­nan frío o ca­lor a la zo­na afec­ta­da, que ge­ne­ral­men­te es a ni­vel su­per­fi­cial, y pro­du­ce un efec­to anal­gé­si­co por la mis­ma vía que las co­rrien­tes ti­po TENS, blo­quean­do la percepción del do­lor por parte del sis­te­ma ner­vio­so y cam­bian­do es­ta percepción por la de la tem­pe­ra­tu­ra.

¿Có­mo pue­de ayu­dar la elec­tro­anal­ge­sia a mi ca­ba­llo?

La elec­tro anal­ge­sia pue­de ayu­dar tan­to a ca­ba­llos sa­nos, pa­ra eli­mi­nar las mo­les­tias mus­cu­la­res que de­ri­van del en­tre­na­mien­to, co­mo en ca­ba­llos le­sio­na­dos, en am­bos ca­sos siempre ba­jo re­co­men­da­ción de un pro­fe­sio­nal. Ca­ba­llos sa­nos

Si tu ca­ba­llo no pre­sen­ta nin­gu­na le­sión co­no­ci­da o diag­nos­ti­ca­da no pien­ses que con seguridad no tie­ne nin­gún do­lor! El en­tre­na­mien­to da lu­gar a ten­sión mus­cu­lar y do­lo­res, mu­chos de ellos sub­clí­ni­cos (es de­cir, sin ma­ni­fes­ta­ción clí­ni­ca evi­den­te), que pue­den li­mi­tar su ren­di­mien­to sin que te des cuen­ta. Así que te re­co­men­da­mos:

Es­tar aten­to a to­dos aque­llos sig­nos que pue­dan in­di­car mo­les­tia (ver cua­dro).

So­li­ci­tar una re­vi­sión clí­ni­ca com­ple­ta de tu ca­ba­llo pe­rió­di­ca­men­te (pal­pa­ción com­ple­ta, mo­vi­li­za­ción pa­si­va, exa­men di­ná­mi­co etc…) con el ob­je­ti­vo de de­tec­tar mo­les­tias sub­clí­ni­cas.

Em­plear equi­pos de elec­tro anal­ge­sia ti­po TENS tras el trabajo. Es­tos equi­pos son de fá­cil uso y se apli­can so­bre zo­nas mus­cu­la­res del ca­ba­llo tras el trabajo pa­ra re­la­jar la mus­cu­la­tu­ra y eli­mi­nar el es­pas­mo mus­cu­lar. Siempre su uso y pau­tas de apli­ca­ción de­ben ser in­di­ca­dos por un pro­fe­sio­nal.

Apli­car frío (es­pe­cial­men­te a ni­vel de ten­do­nes) tras el trabajo e in­clu­so ca­lor so­bre ar­ti­cu­la­cio­nes o so­bre el dor­so an­tes de tra­ba­jar. Ca­ba­llos le­sio­na­dos

Si tu ca­ba­llo ha su­fri­do una le­sión, el tra­ta­mien­to ve­te­ri­na­rio mé­di­co o qui­rúr­gi­co pue­de com­ple­men­tar­se con mé­to­dos de elec­tro anal­ge­sia pa­ra que los re­sul­ta­dos sean óp­ti­mos. La com­bi­na­ción de es­tas téc­ni­cas per­mi­ti­rá mi­ni­mi­zar el uso de an­ti­in­fla­ma­to­rios / anal­gé­si­cos y mejorar la re­pa­ra­ción del te­ji­do da­ña­do.

Os de­ja­mos un par de ejem­plos pa­ra en­ten­der me­jor el uso de es­tas te­ra­pias en ca­ba­llos le­sio­na­dos:

Un ca­ba­llo con una le­sión /mo­les­tia de dor­so: en es­tos ca­sos, aun­que exis­ta una le­sión ar­ti­cu­lar en la co­lum­na que ha­ya si­do in­fil­tra­da por el ve­te­ri­na­rio, re­sul­ta fun­da­men­tal eli­mi­nar el do­lor de la mus­cu­la­tu­ra que ro­dea la le­sión, y las téc­ni­cas de elec­tro anal­ge­sia son las de elec­ción pa­ra es­to. Ge­ne­ral­men­te se usan co­rrien­tes ti­po TENS o FES, que ade­más se com­bi­nan con te­ra­pias ma­nua­les con fi­nes también anal­gé­si­cos.

Un ca­ba­llo con una le­sión en un ten­dón o en un li­ga­men­to: al igual que en el ca­so del dor­so, el tra­ta­mien­to ve­te­ri­na­rio pue­de com­ple­men­tar­se con un tra­ta­mien­to de elec­tro anal­ge­sia, ya que per­mi­ti­re­mos la eli­mi­na­ción del do­lor sin el uso de an­ti­in­fla­ma­to­rios que co­mo ya he­mos ex­pli­ca­do, cor­ta de ma­ne­ra drás­ti­ca el pro­ce­so in­fla­ma­to­rio que es una parte im­por­tan­te de la re­pa­ra­ción del te­ji­do. Con elec­tro anal­ge­sia podemos qui­tar do­lor sin cor­tar la in­fla­ma­ción, apli­can­do por ejem­plo una co­rrien­te eléc­tri­ca. Pe­ro también podemos eli­mi­nar las cau­sas que ge­ne­ran el do­lor y su­mar al efec­to anal­gé­si­co un efec­to es­ti­mu­lan­te de la re­pa­ra­ción, por ejem­plo con ra­dio­fre­cuen­cia (eli­mi­nan­do el ede­ma que es uno de los cau­san­tes de do­lor y prin­ci­pal li­mi­tan­te del pro­ce­so de re­pa­ra­ción de la le­sión).

Con es­tas dos téc­ni­cas no “cor­ta­mos” el pro­ce­so in­fla­ma­to­rio, sino que lo ha­ce­mos me­nos do­lo­ro­so pa­ra el ca­ba­llo, por lo que no es­ta­mos in­ter­fi­rien­do de ma­ne­ra ne­ga­ti­va en la ci­ca­tri­za­ción de la le­sión.

1. La elec­tro­te­ra­pia es la apli­ca­ción de elec­tri­ci­dad con un fin te­ra­péu­ti­co, y sus efec­tos son am­plios y va­ria­dos. 2. Co­rrien­tes ti­po TENS pa­ra pro­du­cir anal­ge­sia y re­la­jar la mus­cu­la­tu­ra tras el es­fuer­zo. 3. La dia­ter­mia (ra­dio­fre­cuen­cia) ade­más de...

4

3

1

5. El ul­tra­so­ni­do ge­ne­ra un efec­to de mi­cro­ma­sa­je que pro­du­ce anal­ge­sia de ma­ne­ra in­di­rec­ta. 6. La elec­tro­anal­ge­sia per­mi­te lo­grar anal­ge­sia sin uti­li­zar fár­ma­cos, lo que eli­mi­na también la po­si­bi­li­dad de do­ping.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.