AYUR­VE­DA pa­ra ca­ba­llos

Un aris­tó­cra­ta y cria­dor in­dio, cu­ra y mi­ma a los ca­ba­llos con una an­ti­quí­si­ma téc­ni­ca de ma­sa­je, ori­gi­na­ria de su pa­tria

Ecuestre - - CUIDADOS - TEX­TO: AN­JA BURK­HART FO­TOS: CLAU­DIA RAHLMEIER TRA­DUC­CIÓN: ELE­NA SÁN­CHEZ

Exu­be­ran­tes pra­de­ras, mon­ta­ñas bá­va­ras, cie­lo azul y en me­dio de este pai­sa­je idí­li­co de tarjeta pos­tal, un aris­tó­cra­ta in­dio con pan­ta­lo­nes bom­ba­chos blan­cos co­mo la nie­ve, bo­tas de po­lo re­cién lus­tra­das y unas ma­nos ge­nia­les: Bhu­nesh­war Singh San­ko­tra, vás­ta­go de una fa­mi­lia no­ble de Jai­pur, Ra­jas­tán, pa­sa tres me­ses en Ale­ma­nia y mues­tra có­mo fun­cio­na el ma­sa­je ayur­vé­di­co equino a los pro­pie­ta­rios de ca­ba­llos in­tere­sa­dos en el te­ma. Le he­mos visto tra­ba­jar de cer­ca en uno de sus cur­sos de fin de se­ma­na a ori­llas del la­go Chiem en Ba­vie­ra.

La ye­gua “Mi­ra” es la pri­me­ra de la lis­ta. Cuan­do su due­ña la mon­ta mues­tra una forma de tro­tar en­tre em­bro­lla­da y co­jean­te. Este ejem­plar de san­gre ca­lien­te de 13 años de edad se bam­bo­lea en las cur­vas, se atro­pe--

lla ga­lo­pan­do a cua­tro tiem­pos por la are­na y tie­ne la zo­na de las an­cas y las lum­ba­res, rí­gi­das co­mo ce­men­to. “Mi­ra” to­da­vía no tie­ne un diag­nós­ti­co, pe­ro Bhu­nesh­war se fía más de sus ma­nos que de las ra­dio­gra­fías. Ha­ce se­ñas a la ama­zo­na pa­ra que va­ya ha­cia el cen­tro de la pis­ta, le pi­de que des­mon­te y lan­za pe­que­ños be­si­tos al ai­re. Cuan­do “Mi­ra” va ha­cia él le ras­ca sua­ve­men­te el cue­llo a mo­do de sa­lu­do.

Ac­to se­gui­do se po­ne ma­nos a la obra: fro­ta las di­ver­sas zo­nas mus­cu­la­res ejer­cien­do una pre­sión vi­go­ro­sa con el pul­pe­jo y dan­do fric­cio­nes rá­pi­das y flui­das. Es­tos mo­vi­mien­tos ama­san los múscu­los fle­xi­bi­li­zán­do­los, es­ti­mu­lan la cir­cu­la­ción…. y le cu­bren la fren­te de su­dor por el es­fuer­zo. El mé­to­do pa­re­ce un jue­go de ni­ños, pe­ro re­quie­re mucha fuer­za.

Diag­nós­ti­co: ca­ba­llos de­ma­sia­do gor­dos

Cuan­do Bhu­nesh­war tra­baj so­bre el pie iz­quier­do de “Mi­ra”, la ye­gua da un res­pin­go y se apar­ta. ¿Do­lo­res? “Sí”, res­pon­de Bhu­nesh­war y si­gue ma­sa­jean­do con cui­da­do ese pun­to. ¿Qué cree que mo­les­ta a “Mi­ra”? En su ros­tro se di­bu­ja una son­ri­sa, ba­lan­cea la ca­be­za de iz­quier­da a de­re­cha, de de­re­cha a iz­quier­da. “Tie­ne mucha ten­sión en la zo­na de la gru­pa, pe­ro lo que yo pien­se no tie­ne im­por­tan­cia” res­pon­de cor­tés­men­te. Por prin­ci­pio se abs­tie­ne de hacer jui­cios. No quie­re con­tra­riar a na­die, só­lo da su­ge­ren­cias que cuan­do me­jor fun­cio­nan es cuan­do la gente ve por sí mis­ma que el ma­sa­je ayu­da. Todo lo que con­se­gui­mos son­sa­car­le es que los ca­ba­llos ale­ma­nes se sue­len mo­ver muy po­co y es­tán de­ma­sia­do gor­dos. Y eso ha­ce que se vuel­van rí­gi­dos y en­fer­mos.

Co­mo en In­dia los ve­te­ri­na­rios son es­ca­sos y tie­nen unos pre­cios desor­bi­ta­dos, los cria­do­res de ca­ba­llos co­mo Bhu­nesh­war sue­len echar mano de las antiguas téc­ni­cas tras­mi­ti­das por la tra­di­ción. El ayur­ve­da es un mé­to­do cu­ra­ti­vo que se prac­ti­ca en la In­dia des­de ha­ce va­rios mi­les de años. Ya se tra­te de per­so­nas, ele­fan­tes, va­cas o ca­ba­llos, los in­dios tra­tan de ha­cer­les re­cu­pe­rar sua­ve­men­te el equi­li­brio per­di­do, an­tes de que la si­tua­ción desem­bo­que en una en­fer­me­dad, me­dian­te ma­sa­jes y una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, ade­cua­da a ca­da ti­po de cons­ti­tu­ción. Bhu­nesh­war apren­dió este mé­to­do de su abue­lo cuan­do era un ado­les­cen­te.

¡Las du­chas con agua ca­lien­te son sa­nas!

El ma­sa­je co­mien­za con el pro­pio cui­da­do del pe­la­je. En la In­dia no se asea al ani­mal con la al­moha­za, sino con la mano y con­sa­grán­do­se ple­na­men­te a la ta­rea. ¿Por qué? “El con­tac­to es más in­ten­so, el tac­to fo­men­ta el sur­gi­mien­to de un víncu­lo es­tre­cho en­tre el ca­ba­llo y el ser hu­mano”. En la In­dia también co­no­cen la al­moha­za, pe­ro las ma­nos ofre­cen una ven­ta­ja

enor­me. “Si uno lo ha­ce a diario, no­ta las más mí­ni­mas ten­sio­nes mus­cu­la­res du­ran­te el aseo. Y así pue­de con­tra­rres­tar­las de in­me­dia­to con ma­sa­jes, com­pre­sas ca­lien­tes, acei­tes esen­cia­les o ca­ta­plas­mas de tie­rras me­di­ci­na­les”. Co­mo ocu­rre con “Dyu­le”. Este po­ni ga­lés de una de las asis­ten­tes al cur­so tie­ne pi­co­res en el pe­lle­jo. Bhu­nesh­war sa­ca de su bol­sa de via­je un fras­qui­to de acei­te esen­cial de eu­ca­lip­to. Este re­me­dio tie­ne un efec­to an­ti­sép­ti­co y re­fres­can­te y ali­via las irri­ta­cio­nes. En la In­dia nuestro ex­per­to también tra­ta las al­te­ra­cio­nes der­ma­to­ló­gi­cas crónicas con acei­te de neem, un re­me­dio ayur­vé­di­co pa­ra todo ti­po de ma­les que también tie­ne un efec­to an­ti­pa­ra­si­ta­rio.

Des­pués de ha­ber ma­sa­jea­do a fon­do a “Mi­ra”, Bhu­nesh­war sa­ca de su bol­sa un tro­zo de cris­tal: es alum­bre. Di­suel­ve un tro­zo equi­va­len­te más o me­nos a una cu­cha­ra­da so­pe­ra en un li­tro de agua ca­lien­te. Es­ta sal ri­ca en ta­ni­nos se em­plea tra­di­cio­nal­men­te pa­ra re­ge­ne­rar los múscu­los y los ten­do­nes. “Nosotros nun­ca du­cha­mos a nuestros ca­ba­llos con agua

fría, los la­va­mos con una ba­ye­ta mo­ja­da en agua ca­lien­te, eso abre los va­sos san­guí­neos”, ex­pli­ca Bhu­nesh­war que ade­más es uno de los me­jo­res ju­ga­do­res de po­lo de su país y di­ri­ge gran­dio­sos sa­fa­ris ecues­tres con sus propios ca­ba­llos Mar­wa­ri. Ma­sa­jea a los ani­ma­les dia­ria­men­te junto con los cui­da­do­res pa­ra ayu­dar­los a eli­mi­nar las sus­tan­cias de de­se­cho, man­te­ner fle­xi­bles los múscu­los y pa­ra ba­jar el pul­so en los cam­peo­na­tos an­tes del che­queo del ve­te­ri­na­rio.

La mez­cla de ca­lor y ma­sa­je pa­re­ce sur­tir efec­to en el pie de “Mi­ra” y en sus lum­ba­res rí­gi­das: des­pués del tra­ta­mien­to la ye­gua ga­lo­pa en tres tiem­pos sin es­fuer­zo. Se mue­ve con fle­xi­bi­li­dad en los apo­yos, la zo­na de la pel­vis es­tá más suel­ta y de la co­je­ra só­lo que­da un le­ve aso­mo. Es real­men­te sor­pren­den­te. La ama­zo­na es­tá en­can­ta­da y el ca­lla­do Bhu­nesh­war son­ríe sa­tis­fe­cho pa­ra sus aden­tros.

Por su­pues­to, Bhu­nesh­war no pue­de cu­rar en­fer­me­da­des cla­ra­men­te diag­nos­ti­ca­das em­plean­do só­lo es­ta téc­ni­ca, pe­ro es­tá con­ven­ci­do de po­der ali­viar tras­tor­nos con el ma­sa­je… apli­ca­do dia­ria­men­te. A los asis­ten­tes al cur­so no les ca­be du­da de que esos diez mi­nu­tos son una bue­na in­ver­sión. En su pró­xi­ma vi­si­ta a Ale­ma­nia, Bhu­nesh­war se in­for­ma­rá de có­mo les ha ido a sus alum­nos con es­ta téc­ni­ca. Y vol­ve­rá a ofre­cer cur­sos y a cum­plir el de­seo de su abue­lo: “¡Mu­cha­cho, di­fun­de por el mun­do nuestros co­no­ci­mien­tos so­bre el ma­sa­je!”

2

1

3

1 1. Bhu­nesh­war tie­ne bue­na mano pa­ra los ca­ba­llos. Es­tos ma­sa­jes re­quie­ren tac­to y fuer­za a par­tes igua­les.

2A

no fal­tan en nin­gu­na far­ma­cia ayur­vé­di­ca. 2C. La nu­ca y el cue­llo de Vro­ni son zo­nas pro­ble­má­ti­cas des­de que su­frió un ac­ci­den­te sien­do un po­tri­llo. El ma­sa­je le sien­ta bien. 2C

2B 2A. “Mi­ra” tie­ne la gru­pa ten­sa. 2B. Los acei­tes esen­cia­les de eu­ca­lip­to y neem

4 Al prin­ci­pio, “Vro­ni” tie­ne que acos­tum­brar­se al enér­gi­co ma­sa­je. La rí­gi­da “Mi­ra” también re­ci­be un ma­sa­je en las pa­tas. La ba­ye­ta es­tá em­pa­pa­da de agua ca­lien­te con alum­bre.

Fá­cil en apa­rien­cia: la re­dac­to­ra An­ja Burk­hart se pu­so ma­nos a la obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.