Do­mi­nan­cia y agre­si­vi­dad

Las apor­ta­cio­nes de Ro­ger Abran­tes so­bre la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia en los ca­ba­llos

Ecuestre - - CABALLO MANEJO NATURAL -

Los tra­ba­jos de Ro­ger Abran­tes so­bre la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia, nos abren la puer­ta a una ade­cua­da relación con el ca­ba­llo. Su gran acier­to es de­fi­nir con cla­ri­dad los tér­mi­nos so­bre los que se es­tá ha­blan­do, co­men­zan­do con el de “com­por­ta­mien­to do­mi­nan­te”.

En

mi pa­sa­da co­la­bo­ra­ción abor­dé el te­ma de la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia y al­gu­nos de sus en­re­dos. La ver­dad es que hay mu­cho aún que de­cir y bueno es con­si­de­rar al­gu­nas co­sas más que ne­ce­si­ta­mos pa­ra el me­jor em­pleo de nuestros ca­ba­llos. De es­tos con­cep­tos se des­pren­den gran­des con­clu­sio­nes que nos pue­den po­ner en sin­to­nía ver­da­de­ra con la idea del li­de­raz­go, la do­mi­nan­cia, lo que es y no es agre­si­vi­dad, el con­trol de si­tua­cio­nes e in­di­vi­duos y los efec­tos que es­to pue­de cau­sar en el ca­ba­llo y en el ma­ne­ja­dor/ji­ne­te.

En es­ta oca­sión nos ilu­mi­na el ca­mino y nos lle­va de la mano el dis­tin­gui­do por­tu­gués Ro­ger Abran­tes, Doc­tor en Bio­lo­gía Evo­lu­cio­nis­ta y Eto­lo­gía y res­pon­sa­ble de la Di­vi­sión de Eto­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge. También es es­pe­cia­lis­ta en el com­por­ta­mien­to del pe­rro con va­rios li­bros pu­bli­ca­dos, pa­ra lo que ha te­ni­do, co­mo David Mech, men­cio­na­do en el ar­tícu­lo an­te­rior, que es­tu­diar pro­fun­da­men­te el com­por­ta­mien­to del lo­bo. Ni que ha­blar de que en­tre es­tos dos cien­tí­fi­cos pa­re­ce exis­tir una bre­cha con­cep­tual que les ha­ce dis­cre­par en di­fe­ren­tes te­rre­nos de es­tu­dio, so­bre todo en este que nos ocu­pa es­pe­cí­fi­ca­men­te también, que es la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia. Mien­tras que Mech pa­re­ce dar marcha atrás al ma­ti­zar el con­cep­to de ma­cho al­fa, Abran­tes ex­pli­ca por­me­no­ri­za­da­men­te lo que es y no es el com­por­ta­mien­to do­mi­nan­te.

Un ar­tícu­lo ex­cep­cio­nal

Ro­ger Abran­tes ini­cia un con­tun­den­te ar­tícu­lo abor­dan­do fron­tal­men­te la con­tro­ver­sia so­bre si la do­mi­nan­cia exis­te o no, te­ma can­den­te aún hoy en día y que pa­re­ce ex­tra­viar mu­chos ca­mi­nos que afec­tan nuestro queha­cer con el

ca­ba­llo. Con­ti­nua di­cien­do que an­tes que na­da, es in­dis­pen­sa­ble una de­fi­ni­ción “pre­ci­sa, prag­má­ti­ca y ve­ri­fi­ca­ble” (na­da más cien­tí­fi­co), del tér­mino do­mi­nan­cia, ta­rea a la que de­di­ca la parte esen­cial de su trabajo co­mo pun­to de par­ti­da.

¿Exis­ten la do­mi­nan­cia y las jerarquías?

De en­tra­da, de­mues­tra dos im­por­tan­tes co­sas: que la do­mi­nan­cia sí exis­te, pe­ro también, que es la mis­ma idea pre­sen­te, in­de­pen­dien­te­men­te de la es­pe­cie de que se tra­te. Es­ta úl­ti­ma afir­ma­ción tie­ne una cla­ra ex­pli­ca­ción des­de el pun­to de vista de la bio­lo­gía evo­lu­cio­nis­ta, ya que los in­di­vi­duos con an­te­pa­sa­dos co­mu­nes cer­ca­nos com­par­ten más ca­rac­te­rís­ti­cas mor­fo­ló­gi­cas, ge­no­tí­pi­cas y de con­duc­ta que los evo­lu­ti­va­men­te más dis­tan­cia­dos.

Pe­ro el acier­to más im­por­tan­te de Abran­tes es de­fi­nir con cla­ri­dad los tér­mi­nos so­bre los que se es­tá ha­blan­do, co­men­zan­do con el de “com­por­ta­mien­to do­mi­nan­te”. Pa­ra Abran­tes se tra­ta de un com­por­ta­mien­to cuan­ti­ta­ti­vo y cuan­ti­fi­ca­ble que se ma­ni­fies­ta pa­ra con­se­guir o con­ser­var un re­cur­so de­ter­mi­na­do, en una si­tua­ción en con­cre­to, an­te un opo­nen­te en par­ti­cu­lar, sin que nin­gu­na de las par­tes re­sul­te he­ri­da.

Di­fe­ren­cia en­tre do­mi­nan­cia y agre­si­vi­dad

Ex­pli­ca la di­fe­ren­cia en­tre com­por­ta­mien­to do­mi­nan­te y com­por­ta­mien­to agre­si­vo, men­cio­nan­do que en el primero nin­guno de los in­di­vi­duos in­vo­lu­cra­dos re­sul­ta he­ri­do. Agre­ga que las ma­ni­fes­ta­cio­nes del com­por­ta­mien­to de cual­quier es­pe­cie son cuan­ti­ta­ti­vas y cuan­ti­fi­ca­bles por su ni­vel de fir­me­za, y que va­rían des­de un li­ge­ro ges­to, hasta una cla­ra ma­ni­fes­ta­ción de au­to­ri­dad. Pe­ro lo im­por­tan­te es ese lí­mi­te en el que si cual­quie­ra de las par­tes re­sul­ta he­ri­da, se tra­ta de un com­por­ta­mien­to agre­si­vo y no de uno do­mi­nan­te.

Ex­tra­ños y com­pa­ñe­ros

Pe­ro Abran­tes no ter­mi­na allí. De­ja cla­ro que el com­por­ta­mien­to agre­si­vo se ma­ni­fies­ta por la com­pe­ten­cia a la ho­ra de con­se­guir o man­te­ner un re­cur­so que pue­de ser co­mi­da, la pa­re­ja re­pro­duc­ti­va, un te­rri­to­rio, et­cé­te­ra. También es­pe­ci­fi­ca que ge­ne­ral­men­te exis­ten dos ti­pos de in­di­vi­duos con los cua­les in­ter­ac­túa el su­je­to de re­fe­ren­cia: los ex­tra­ños y los com­pa­ñe­ros. La com­pe­ten­cia ge­né­ri­ca es agre­si­va y ocu­rre ca­si siempre en­tre ex­tra­ños, mien­tras que la com­pe­ten­cia me­dian­te la do­mi­nan­cia lo es en­tre com­pa­ñe­ros. Se en­tien­de por com­pa­ñe­ros a los in­di­vi­duos que con­vi­ven es­tre­cha­men­te y que de­pen­den uno del otro, mien­tras que los ex­tra­ños no con­vi­ven es­tre­cha­men­te y tam­po­co depende uno del otro pa­ra so­bre­vi­vir. El com­por­ta­mien­to do­mi­nan­te es fun­da­men­tal y sir­ve en el gru­po pa­ra man­te­ner las re­la­cio­nes so­cia­les ha­cién­do­las po­si­bles con des­ven­ta­jas mí­ni­mas.

El mie­do y el mie­do social

Abran­tes ob­ser­va también dos ti­pos de mie­do, de­pen­dien­do prin­ci­pal­men­te si ocu­rren en pre­sen­cia de ex­tra­ños o de com­pa­ñe­ros. De acuer­do con su forma de pen­sar, el mie­do ma­ni­fes­ta­do co­mo con­duc­ta te­me­ro­sa tra­ta de re­sol­ver un pro­ble­ma en­tre ex­tra­ños, mien­tras que el mie­do social ha­ce lo mis­mo pe­ro en­tre com­pa­ñe­ros que han de per­der tem­po­ral­men­te un re­cur­so sin ha­cer­se da­ño.

La ame­na­za

Una ame­na­za es aque­llo que pue­de he­rir, cau­sar do­lor o dis­mi­nuir la po­si­bi­li­dad de la so­bre­vi­ven­cia, mien­tras que una ame­na­za social es aque­lla que pro­du­ce la pér­di­da tem­po­ral de un re­cur­so oca­sio­nan­do su­mi­sión o hui­da, sin que ha­ya un en­fren­ta­mien­to su­fi­cien­te­men­te gra­ve que pro­duz­ca le­sio­nes. Con es­tas pre­ci­sio­nes Ro­ger Abran­tes des­en­tra­ña ideas esen­cia­les pa­ra la com­pren­sión de la do­mi­nan­cia, sus al­can­ces y sus lí­mi­tes, pe­ro también los con­tex­tos en los que ocu­rre y los ele­men­tos que in­ter­vie­nen pa­ra con­di­cio­nar­la.

La do­mi­nan­cia y la su­mi­sión

Por si es­to aún fue­ra po­co, el trabajo de Abran­tes también apor­ta con pre­ci­sión la ex­pli­ca­ción de los com­por­ta­mien­tos de su­mi­sión, que junto con el com­por­ta­mien­to de do­mi­nan­cia, pue­den dar lu­gar a jerarquías cuan­do se pre­sen­tan con­ti­nua­men­te. En el ca­so del ca­ba­llo, es­tas jerarquías son ne­ce­sa­rias pa­ra la so­bre­vi­ven­cia y sur­gen den­tro de una ma­na­da es­ta­ble me­dian­te la in­ter­ac­ción social. Ya en otras oca­sio­nes he apun­ta­do que el pa­pel de esas re­la­cio­nes so­cia­les, rea­li­za­das des­de la pri­me­ra in­fan­cia en forma de jue­gos in­fan­ti­les, y con­ti­nua­das co­mo jue­gos de po­der a par­tir de la ju­ven­tud, tie­nen el pro­pó­si­to de si­tuar a ca­da in­di­vi­duo en el lu­gar je­rár­qui­co que le co­rres­pon­de pa­ra el me­jor ejer­ci­cio de la do­mi­nan­cia.

Or­den je­rár­qui­co

Iden­ti­fi­car, re­co­no­cer y obrar de acuer­do a la je­rar­quía social es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la via­bi­li­dad de la ma­na­da de ca­ba­llos. Tie­ne un sentido pro­fun­da­men­te adap­ta­ti­vo pa­ra los ca­ba­llos, pe­ro que a nosotros nos per­mi­te interactuar con ellos y nos ca­pa­ci­ta pa­ra to­mar las de­ci­sio­nes más im­por­tan­tes, mien­tras a ellos los con­di­cio­nan pa­ra acep­tar­las vo­lun­ta­ria­men­te. Es­to es en lo que con­sis­te el li­de­raz­go.

Hay que saber más

Pe­ro te­ne­mos que te­ner cla­ri­dad en­tre la in­ter­pre­ta­ción ade­cua­da de los con­cep­tos de do­mi­nan­cia, agre­si­vi­dad, je­rar­quía, mie­do, mie­do social, ame­na­za, in­di­vi­duo ex­tra­ño, com­pa­ñe­ro, su­mi­sión y hui­da si que­re­mos ser parte de los sor­pren­den­tes re­sul­ta­dos del Ma­ne­jo Na­tu­ral del Ca­ba­llo.

2 1. Abran­tes ex­pli­ca por­me­no­ri­za­da­men­te lo que es y no es el com­por­ta­mien­to do­mi­nan­te. 2. Si cual­quie­ra de las par­tes re­sul­ta he­ri­da, se tra­ta de un com­por­ta­mien­to agre­si­vo y no de uno do­mi­nan­te.

4 4. Iden­ti­fi­car, re­co­no­cer y obrar de acuer­do a la je­rar­quía social es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la via­bi­li­dad de la ma­na­da de ca­ba­llos.

5 5. Pa­ra Abran­tes, el com­por­ta­mien­to do­mi­nan­te es cuan­ti­fi­ca­ble y se ma­ni­fies­ta pa­ra con­se­guir o con­ser­var un re­cur­so de­ter­mi­na­do.

3 3. La com­pe­ten­cia me­dian­te la do­mi­nan­cia se pro­du­ce en­tre com­pa­ñe­ros que con­vi­ven.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.