LU­CÍA LÓ­PEZ JU­RA­DO

Dis­fru­tan­do de la Do­ma Clá­si­ca

Ecuestre - - DEPORTE SALTOS -

“To­do em­pe­zó cuan­do yo te­nía 4 años en el sa­lón de ca­sa de mi abue­la ma­ter­na don­de to­dos los días veía una y otra vez la película “Spi­rit”. Ese cor­cel y to­da su his­to­ria en bus­ca de la li­ber­tad fue­ron los que sem­bra­ron en mí el in­te­rés por es­tos ani­ma­les tan fuer­tes y no­bles…

A los 6 años mis pa­dres me lle­va­ron por sor­pre­sa a una hí­pi­ca que ha­bía muy cer­ca de Al­bal. Al en­trar, mi ma­dre ha­bló con Vi­cen­te Clau­sich, un hom­bre que con el tiem­po se con­ver­ti­ría en mi pri­mer pro­fe­sor de equi­ta­ción.

Po­co a po­co fui co­gien­do más ca­ba­llos has­ta que lle­go el día que to­do ji­ne­te y ama­zo­na es­pe­ra: ¡iba a te­ner un ca­ba­llo! Más con­cre­ta­men­te fue una ye­gua que me que­dé con un con­tra­to de 3 años de per­ma­nen­cia en el cen­tro don­de es­ta­ba.

“Me­dia Lu­na” era su nom­bre, de ca­pa ne­gra pre­cio­sa y de 9 años de edad; con ella em­pe­cé a dar cla­ses con Juan, un nue­vo pro­fe­sor de al­ta es­cue­la que ve­nía a la cua­dra. Con él em­pe­cé a ver al­go nue­vo… Mon­ta­ba muy bien y ha­cÍa de to­do con los ca­ba­llos. Un día tu­vo un ac­ci­den­te y es­tu­vo me­ses in­gre­sa­do en el hos­pi­tal. Al de­jar las cla­ses y em­pu­ja­da por la cu­rio­si­dad, vi en in­ter­net vi­deos de “Do­ma Clá­si­ca” al­go que no ha­bía co­no­ci­do nun­ca, y aque­llo me hi­zo pen­sar…

Ha­ce al­go más de un año un co­no­ci­do mío lla­ma­do Vi­cen­te vino y me ha­bló de un tal Qui­lis Ga­lán que era un ji­ne­te que ha­cia Do­ma Clá­si­ca y me lle­vó a co­no­cer­lo. Y fue cuan­do de­ci­dí que que­ría ha­cer Do­ma Clá­si­ca. Des­pués de ha­blar con el pro­fe­sor vol­ví con mi ye­gua con ideas de fu­tu­ro y ga­nas de apren­der jun­to a ella, pe­ro po­co a po­co vi que “Me­dia Lu­na” no era lo que yo ne­ce­si­ta­ba. Me dio mu­cha pe­na, pe­ro quie­ro se­guir pro­gre­san­do en es­te de­por­te, así que me to­có des­pe­dir­me de ella y em­pe­zar con es­te pro­fe­sor en el mun­do de la Do­ma Clá­si­ca. Creo que he he­cho lo co­rrec­to, ya in­clu­so he com­pe­ti­do con “In­cien­so” y ca­da día me veo me­jor.

A día de hoy me con­si­de­ro una per­so­na afor­tu­na­da que dis­fru­ta día a día de la Do­ma Clá­si­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.