“El fu­tu­ro del PRE pa­sa por la uti­li­dad y la ver­sa­ti­li­dad”

Ecuestre - - TEMAS DE CRÍA DOMA -

» Cam­peón en SICAB en cua­tro años con la má­xi­ma pun­tua­ción has­ta la fe­cha, 84%, Ex­ce­len­te en las PSJC, “Mo­li­ne­ro FS” sa­lió de Er­me­lo co­mo el PRE que ha fir­ma­do la me­jor ac­tua­ción en Cam­peo­na­to del Mun­do. “Nues­tro ob­je­ti­vo era que hi­cie­ra un buen pa­pel co­mo re­pre­sen­tan­te es­pa­ñol y mos­tra­ra las cua­li­da­des que pue­de lle­gar a re­unir un PRE en la Do­ma Clá­si­ca, mi­dién­do­se con los me­jo­res ejem­pla­res del mun­do. Te­nía­mos mu­cha con­fian­za en él, pe­ro era di­fí­cil es­pe­rar que un ca­ba­llo es­pa­ñol con­si­guie­ra esa pun­tua­ción. Es un re­co­no­ci­mien­to al tra­ba­jo de to­da una vi­da en la cría del ca­ba­llo PRE, y la con­fir­ma­ción, una vez más, del cri­te­rio de cría y se­lec­ción por el que siem­pre he­mos apos­ta­do”, re­co­no­ce le­gí­ti­ma­men­te or­gu­llo­so su pro­pie­ta­rio, Fi­del Saiz, quien pu­so en mar­cha el pro­yec­to de Ye­gua­da Arro­yo­mon­te ha­ce más de trein­ta años. Ecues­tre: ¿Qué ha­ce a “Mo­li­ne­ro FS” es­pe­cial, lo vis­teis en al­gún mo­men­to? ¿Có­mo lo de­fi­ni­ríais? Fi­del Saiz: “Mo­li­ne­ro FS” des­de que na­ció siem­pre fue una apues­ta pa­ra no­so­tros y con­fiá­ba­mos mu­cho en él por los ai­res na­tu­ra­les que vi­mos des­de po­tri­to. No sa­bría qué ad­je­ti­vos es­co­ger pa­ra de­fi­nir­lo, por­que un ga­na­de­ro lo que ve son de­ta­lles y sen­sa­cio­nes que mues­tra un po­tro des­de el día en el que na­ce. El es­ti­lo que mar­ca en ca­da mo­vi­mien­to, sus ai­res, sus ges­tos y sus reac­cio­nes hi­cie­ron que nos dié­ra­mos cuen­ta de que te­nía al­go es­pe­cial. Tam­bién su ge­né­ti­ca: su ma­dre, “Bo­le­ra LXVI”, es una ye­gua en­ra­za­da con unos ex­ce­len­tes mo­vi­mien­tos que ha de­mos­tra­do en los con­cur­sos mor­fo­ló­gi­cos, así co­mo su abue­la, “Za­ra IX”, una de las ye­guas que he­mos mon­ta­do en ca­sa con unas ap­ti­tu­des de­por­ti­vas que he­mos te­ni­do siem­pre pre­sen­tes, así co­mo su fe­mi­ni­dad, be­lle­za, cla­se y ele­gan­cia, que hoy en día con 23 años si­guen bri­llan­do. Lue­go la ge­né­ti­ca tan con­tras­ta­da pa­ra la do­ma que ha trans­mi­ti­do su abue­lo, “Er­mi­ta­ño III”, un ejem­plar que ha de­ja­do en he­ren­cia a su des­cen­den­cia su gran co­ra­zón, ca­pa­ci­dad pa­ra el apren­di­za­je y una en­tre­ga fue­ra de lo co­mún. To­das es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas son las que han ayu­da­do a “Mo­li­ne­ro FS” a ser quien es, aun­que te­nía­mos que com­pro­bar sus ap­ti­tu­des en la pis­ta, que es don­de lo hay que de­mos­trar”. E.: ¿Cuál creéis que es la cla­ve de ha­ber­lo lo­gra­do? F.S.: “La cla­ve es­tá en dis­fru­tar crian­do el ca­ba­llo que siem­pre nos ha gus­ta­do y de unas ca­rac­te­rís­ti­cas que per­ma­ne­cen inal­te­ra­bles en nues­tro cri­te­rio de cría, en la pa­sión y de­di­ca­ción a la cría que com­par­ti­mos la fa­mi­lia y en ser hu­mil­des y per­se­ve­ran­tes. La se­lec­ción es fun­da­men­tal pa­ra criar ejem­pla­res con ap­ti­tu­des de­por­ti­vas, que les per­mi­ta con­ver­tir­se en atle­tas gra­cias a un equi­po en el que siem­pre he­mos con­fia­do y un en­tre­na­mien­to ade­cua­do: su en­tre­na­dor Al­ber­to García-Bri­ñón y su ama­zo­na Alba Abo­llo han he­cho un tra­ba­jo muy pro­fe­sio­nal pa­ra de­mos­trar en los cua­dri­lon­gos de do­ma las cua­li­da­des de “Mo­li­ne­ro FS”. E.: Aho­ra que pa­re­ce que ANCCE es­tá apos­tan­do con más de­ci­sión por la Do­ma, al­go que vo­so­tros ha­béis he­cho des­de el prin­ci­pio. ¿Por qué lo hi­cis­teis? ¿Qué es­pe­ráis que pue­da su­po­ner es­te re­sul­ta­do pa­ra el fu­tu­ro pa­ra el PRE? F.S.: “Siem­pre he­mos pen­sa­do que los ca­ba­llos tie­nen que te­ner una uti­li­dad. Y es­ta­mos con­ven­ci­dos de que el PRE no tie­ne só­lo una, sino mu­chas, y es lo que le ha­ce ser un ca­ba­llo di­fe­ren­te, muy va­lo­ra­do en el mun­do por una ver­sa­ti­li­dad y no­ble­za que no tie­nen otras ra­zas: des­de ser la me­jor ra­za pa­ra dis­fru­tar de un pa­seo, rea­li­zar la­bo­res en el cam­po o te­ra­pias asis­ti- das con en­fer­mos has­ta pa­ra lle­gar a la al­ta com­pe­ti­ción en el de­por­te gra­cias a sus cua­li­da­des que fa­ci­li­tan su do­ma. Des­de nues­tro pun­to de vis­ta, el fu­tu­ro del PRE pa­sa por es­ta uti­li­dad y ver­sa­ti­li­dad, y de­be­mos apos­tar por ellos co­mo ejem­pla­res de de­por­te, no úni­ca­men­te pa­ra la Do­ma Clá­si­ca, sino pa­ra otras dis­ci­pli­nas. El re­sul­ta­do de “Mo­li­ne­ro FS” ha abier­to un fu­tu­ro de es­pe­ran­za en el ca­ba­llo es­pa­ñol, y eso es muy im­por­tan­te. Nues­tra ra­za tie­ne mu­chas cua­li­da­des y po­co a po­co va­mos acor­tan­do dis­tan­cia a los gran­des stud­books de­di­ca­dos a la cría de ca­ba­llos de de­por­te. Es­te año el ca­ba­llo es­pa­ñol no ha pa­sa­do inad­ver­ti­do en Er­me­lo. En es­te sen­ti­do, el apo­yo de ANCCE ha si­do y es fun­da­men­tal, y su la­bor va a ser de­ter­mi­nan­te en la apues­ta del PRE en el de­por­te. Es­ta­mos muy agra­de­ci­dos de que ha­ya aban­de­ra­do por pri­me­ra vez al PRE en el Cam­peo­na­to del Mun­do, es un pa­so muy im­por­tan­te al cual “Mo­li­ne­ro FS” ha con­tri­bui­do y, pro­ba­ble­men­te, sien­te pre­ce­den­te pa­ra el fu­tu­ro: ha cul­ti­va­do una ilu­sión en los ga­na­de­ros en criar pa­ra el de­por­te; pa­ra los ji­ne­tes, en mon­tar PRE; y pa­ra la ra­za, en apor­tar­le va­lor”. E.: Lle­váis ca­si 30 años en es­te pro­yec­to, ba­sa­do prin­ci­pal­men­te en “Er­mi­ta­ño III”, aun­que por lí­nea de las ma­dres. ¿Qué creéis que trans­mi­te la ma­dre que no ha­ce el pa­dre o por qué es­ta de­ci­sión? F. S.: “Pa­ra no­so­tros, las ma­dres son la ba­se de una ga­na­de­ría. Los más de trein­ta años crian­do y se­lec­cio­nan­do nos han con­fir­ma­do que un se­men­tal pue­de su­mar o res­tar las cua­li­da­des que trans­mi­te la ye­gua, pe­ro la ba­se ge­né­ti­ca, des­de nues­tro pun­to de vis­ta, es la de la ma­dre”. E.: Otras ye­guas que ha­béis con­cur­sa­do, co­mo “Ja­ra FS” o “Jo­ya FS”, eran hi­jas de “Ka­bi­le­ño VIII”; “Mo­li­ne­ro FS”, de “Cen­te­llo V”. ¿Có­mo se­lec­cio­náis a los pa­dres? F.S.: “Ca­da año es­tu­dia­mos los po­si­bles se­men­ta­les pa­ra que nues­tras ye­guas man­ten­gan lo que trans­mi­ten y pue­dan su­mar­les. Dar con un se­men­tal que reúna las con­di­cio­nes mor­fo­ló­gi­cas y fun­cio­na­les que bus­ca­mos es com­pli­ca­do. La ma­yo­ría de nues­tras ye­guas pro­ce­den de la lí­nea de “Or­fe­bre” (Ye­gua­da Mi­li­tar) – “So­ña­dor XIII” (Mª Nie­ves Ló­pez-Mo­nís), con im­por­tan­te car­ga ge­né­ti­ca de “Bil­baíno III”, quien ha trans­mi­ti­do su ra­za, be­lle­za, ele­gan­cia y ai­res na­tu­ra­les. Es­ta ge­né­ti­ca la cru­za­mos con “Er­mi­ta­ño III”, cu­yas cua­li­da­des pa­ra la do­ma, no­ble­za y bue­na ca­be­za han apor­ta­do ca­rac­te­res muy bue­nos a nues­tras ye­guas. En la ac­tua­li­dad es­ta­mos apos­tan­do co­mo se­men­ta­les por ejem­pla­res de nues­tro hierro co­mo “Is­le­ño FS” (en Gran Pre­mio) o el pro­pio “Mo­li­ne­ro FS” y otros ca­ba­llos de los que dis­po­ne­mos co­mo “Ka­bi­le­ño MG III” y “Ga­leo­te TF”, o va­mos pro­ban­do al­gu­na ye­gua con se­men­ta­les de fue­ra que van va­rian­do pa­ra re­fres­car y bus­car la me­jo­ra con­ti­nua. So­bre “Mo­li­ne­ro FS”, de­ci­di­mos con­tras­tar­lo co­mo se­men­tal a sus tres años por­que pen­sá­ba­mos que era un ca­ba­llo con fu­tu­ro y que­ría­mos con­tras­tar­lo tam­bién con su des­cen­den­cia. En agos­to ha de­bu­ta­do el pri­me­ro de ellos en un con­cur­so mor­fo­ló­gi­co don­de ha con­se­gui­do una me­da­lla de oro. Pa­re­ce que sus hi­jos van por el buen ca­mino”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.