La cu­rio­si­dad es ge­nial

Va­len­tía y mo­ti­va­ción en el ca­ba­llo (I)

Ecuestre - - CABALLO MANEJO - TEX­TO: RE­GI­NA KüHR TRA­DUC­CIóN: ELE­NA SáN­CHEZ

“LA CU­RIO­SI­DAD IN­NA­TA DE LOS CA­BA­LLOS HA­CE QUE LES RE­SUL­TE MÁS FÁ­CIL ABOR­DAR CO­SAS NUE­VAS” ex­pli­ca la Dra. Inga Wol­framm, psi­có­lo­ga de­por­ti­va equi­na de Leus­den/Ho­lan­da (www.in­ga­wol­framm.com). “En la na­tu­ra­le­za es­ta con­duc­ta les ayu-

El ins­tin­to ex­plo­ra­dor de los ca­ba­llos es­ti­mu­la la va­len­tía y la mo­ti­va­ción y es la ba­se de una re­la­ción ar­mo­nio­sa en­tre el ani­mal y el ji­ne­te. ¡Es sor­pren­den­te to­do lo que la cu­rio­si­dad es­con­de!

Dos

ca­bras, dos mons­truos…. pen­só mi ca­ba­llo. Así que ac­tué tal co­mo he apren­di­do: de­tu­ve a mi com­pa­ñe­ro, de­jé que las ob­ser­va­ra y elo­gié cual­quier mo­vi­mien­to ha­cia de­lan­te. El pro­ce­so se re­pro­du­jo de nue­vo en nues­tro si­guien­te pa­seo. Tras un par de en­cuen­tros más por fin pa­re­ce que “Co­na­to” acep­ta las ca­bras, pues pa­sa a su la­do co­mo un buen chi­co. Has­ta que le guío des­de el sue­lo y vol­ve­mos a ca­mi­nar jun­to a ellas.

Yo ig­no­ro a las ca­bras, pe­ro “Co­na­to” se de­tie­ne de re­pen­te y a con­ti­nua­ción se en­ca­mi­na de­ci­di­do ha­cia la te­la me­tá­li­ca que ro­dea el apris­co. Una vez allí ob­ser­va a los ani­ma­les y ol­fa­tea el cer­ca­do. Lue­go res­pi­ra hon­do y me so­pla en la ca­ra co­mo di­cien­do: “Pe­ro si

son muy ma­jas ¿no?” El com­por­ta­mien­to de “Co­na­to” me sor­pren­de pe­ro es en­te­ra­men­te nor­mal, por­que:

A LOS CA­BA­LLOS LES GUS­TA MU­CHO IN­VES­TI­GAR OB­JE­TOS

IN­QUIE­TAN­TES que en un pri­mer mo­men­to les han cau­sa­do mie­do. Los cien­tí­fi­cos de­no­mi­nan es­ta con­duc­ta con­tra­dic­to­ria “no­velty pa­ra­dox”. En un es­tu­dio rea­li­za­do en Nor­tea­mé­ri­ca los ca­ba­llos “mie­di­cas” ins­pec­cio­na­ron ob­je­tos des­co­no­ci­dos al ca­bo de unos 30 se­gun­dos mien­tras que los ejem­pla­res más im­per­tur­ba­bles se to- ma­ron ca­si el do­ble de tiem­po. Por tan­to, re­sul­ta que los ani­ma­les mie­do­sos son bas­tan­te cu­rio­sos. Así que no hay que man­te­ner­los ale­ja­dos de los es­tí­mu­los, sino que es me­jor dar­les la opor­tu­ni­dad de exa­mi­nar a los fan­tas­mas por sí mis­mos.

En reali­dad “Co­na­to” no es nin­gún mie­di­ca. No obs­tan­te que­ría sa­ber quié­nes eran esas dos cria­tu­ras que es­ta­ban de­trás de la te­la me­tá­li­ca y que en un pri­mer mo­men­to le ha­bían pa­re­ci­do tan te­rri­bles. Pe­ro co­mo yo le ha­bía en­se­ña­do que te­nía que li­mi­tar­se a ser buen chi­co y pa­sar de lar­go, ha­bía fre­na­do su cu­rio­si­dad na­tu­ral. Y le ha­bía pri­va­do de la opor­tu­ni­dad de eva­luar por sí mis­mo lo que le asus­ta pa­ra así po­der afron­tar la si­tua­ción más re­la­ja­da­men­te la pró­xi­ma vez. Por­que:

El tor­do aso­ma cu­rio­so al ex­te­rior de su box, eva­lúa tran­qui­la­men­te la si­tua­ción ac­tual fue­ra del es­ta­blo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.