Lo que re­ve­la la ma­ne­ra de mon­tar

Re­fle­xio­nes im­por­tan­tes a par­tir de una me­sa de char­la muy in­for­mal

Ecuestre - - CABALLO MANEJO NATURAL -

En un círcu­lo de ji­ne­tes me­xi­ca­nos (cha­rros) sur­gió la pre­gun­ta de si al mon­tar y des­mon­tar se de­be asir uno de la crin o de la mon­tu­ra. Hu­bo opi­nio­nes en to­dos sen­ti­dos y en­ton­ces re­cor­dé las re­co­men­da­cio­nes del Gu­rú de la Cha­rre­ría (do­ma me­xi­ca­na), don Car­los Rin­cón Ga­llar­do, que du­ran­te bue­na par­te del si­glo pa­sa­do fue un re­fe­ren­te en es­te de­por­te-tra­di­ción-fies­ta-es­pec­tácu­lo. Bus­qué la ci­ta que a con­ti­nua­ción trans­cri­bo y con la que abro es­te ar­tícu­lo.

"... se pro­ce­de a mon­tar, to­man­do la rienda tem­pla­da con la mano iz­quier­da, en la que así mis­mo se lle­va­rán las vuel­tas so­bran­tes del ron­zal. Con la mis­ma mano y sin sol­tar ni rienda ni ca­bes­tro, se to­ma­rá un buen pu­ña­do de cri­nes, a me­dia ta­bla me­tien­do en se­gui­da el pie iz­quier­do en el es­tri­bo. ... con la mano de­re­cha se to­ma- rá la ar­go­lla del en­rea­ta­do del la­do de la ga­rro­cha, y se ele­va­rá so­bre el es­tri­bo tras de una o dos in­ten­to­nas pa­ra pre­ve­nir a la bes­tia, lle­van­do el cuer­po er­gui­do; y se pa­sa­rá la pier­na de­re­cha por so­bre el an­ca, sin do­blar la cor­va, ca­yen­do sua­ve­men­te so­bre el fus­te". (del Li­bro del Cha­rro Me­xi­cano)

Yo co­men­té que en el Ma­ne­jo Na­tu­ral del Ca­ba­llo com­par­ti­mos en gran par­te su con­se­jo, con una so­la ob­ser­va­ción, mis­ma que pon­go a con­si­de­ra­ción del lec­tor no sin an­tes ma­ni­fes­tar la gran ad­mi­ra­ción y res­pe­to que le ten­go a don Car­los, por lo que es­pe­ro no se me to­me por irre­ve­ren­te.

Pe­ro hoy mi ob­ser­va­ción no es so­bre la crin o la si­lla co­mo apo­yo al mon­tar, sino so­bre el he­cho de "tem­plar la rienda" o ten­sar­la du­ran­te la ma­nio­bra, pues no es cos­tum­bre ha­cer­lo en el MNC y ade­más lo des­acon­se­jo. La ra­zón es­tá apo­ya­da por los pre­cep­tos de nues­tro sis­te­ma, don­de con­si­de­ra­mos que no de­be ser ne­ce­sa­rio su­je­tar la ca­bal­ga­du­ra pa­ra mon­tar.

De­be sa­ber lo que tie­ne que ha­cer

El ca­ba­llo de­be es­tar tran­qui­lo y com­ple­ta­men­te in­mó­vil, no por­que se le su­je­te, sino por­que sa­be que no de­be mo­ver­se y por­que acep­ta ser mon­ta­do has­ta la cul­mi­na­ción de la ma­nio­bra. Es­pe­ra­rá has­ta que se le in­di­que que de­be avan­zar ha­cia al­gún la­do.

No ha­ce fal­ta de­cir que se de­be ha­cer lo mis­mo pa­ra cual­quier otra ac­ti­vi­dad que se quie­ra

em­pren­der con él, co­mo ce­pi­llar­lo, ba­ñar­lo, en­si­llar­lo, he­rra­do, et­cé­te­ra, sin nin­gu­na ne­ce­si­dad de su­je­tar­lo o atar­lo a par­te al­gu­na. Sue­lo de­cir que la me­jor for­ma de in­mo­vi­li­zar a un ca­ba­llo es atán­do­lo al sue­lo, co­sa que se con­si­gue cuan­do lo con­ven­ce­mos de que no de­be mo­ver­se. El nu­do más fuer­te es el que se echa en la men­te del ca­ba­llo. En­ton­ces po­de­mos ti­rar el ron­zal al sue­lo y pro­ce­der a rea­li­zar cual­quier ac­ti­vi­dad que se re­quie­ra sin que el ca­ba­llo se mue­va.

La con­tra­dic­ción ha­bi­tual

Sin em­bar­go es usual ob­ser­var a mu­chos ji­ne­tes, al­gu­nos de ellos de al­to ni­vel ecuestre, ne­ce­si­tan­do que les su­je­ten el ca­ba­llo has­ta por dos mo­zos de es­tri­bo, por­que no hay ma­ne­ra de que se les que­de quie­to mien­tras mon­tan. In­de­pen­dien­te­men­te del tem­pe­ra­men­to del ca­ba­llo, es­te he­cho re­ve­la un ma­ne­jo in­con­se­cuen­te más que una fal­ta de con­trol o del re­sul­ta­do de una do­ma in­con­gruen­te, aun­que tam­bién. Se­gún lo que se ha­ga con la rienda al mon­tar, se re­ve­la el con­cep­to que el hu­mano tie­ne del ca­ba­llo. La di­fe­ren­cia es­tá en si se le tra­ta co­mo un ob­je­to o co­mo un su­je­to, y que­da cla­ra cuan­do se re­quie­ren ayu­dan­tes pa­ra mon­tar por­que ni si­quie­ra la ten­sión de la rienda ha si­do su­fi­cien­te pa­ra in­mo­vi­li­zar­lo.

Por eso la re­fle­xión más im­por­tan­te tie­ne que ver con la co­mu­ni­ca­ción y el em­pleo de nues­tras ayu­das pa­ra pe­dir­le que ha­ga al­go... o pa­ra que no ha­ga na­da. La ac­ción de la rienda ten­sán­do­la pa­ra que el ca­ba­llo no se mue­va, co­mo si del freno de mano de un co­che se tra­ta­ra, le­jos de in­di­car in­mo­vi­li­dad le da a en­ten­der lo con­tra­rio. El co­che se es­ta­rá quie­to, pe­ro el ca­ba­llo en­ten­de­rá que se le pi­de que se mue­va… has­ta que com­pren­de, con­tra to­da ló­gi­ca, que lo que el hu­mano quie­re es que se que­de quie­to aun­que le es­té pi­dien­do lo con­tra­rio.

La re­fle­xión del ca­ba­llo

En mu­chas oca­sio­nes he ex­pli­ca­do que cual­quier ti­po de pre­sión ejer­ci­da so­bre al­gu­na par­te del ca­ba­llo es in­ter­pre­ta­da por él co­mo que de­be ha­cer al­go. Y aun cuan­do se pu­die­ra ar­gu­men­tar que se ten­sa la rienda pa­ra in­di­car­le in­mo­vi­li­dad, no de­be­ría ha­cer­se si él en ese mo­men­to ya es­tá in­mó­vil. No po­de­mos ha­cer pre­sión pa­ra in­di­car que se si­ga ha­cien­do lo que ya se ha­ce, ya se tra­te de mo­vi­mien­to o de re­po­so.

La pre­sión in­di­ca al ca­ba­llo que de­be de­jar de ha­cer lo que es­tá ha­cien­do e in­ten­tar otra co­sa pa­ra evi­tar­la o sus­pen­der­la. Por eso ti­rar de la rienda pa­ra se­ña­lar in­mo­vi­li­dad ten­dría sen­ti­do si el ca­ba­llo se es­tá mo­vien­do y se le in­di­ca pa­rar, pe­ro lo que la ma­yo­ría de la gen­te ha­ce al mon­tar es ten­sar la rienda cuan­do es­tá quie­to, es de­cir, an­tes de que se mue­va, con lo que el ca­ba­llo en­ten­de­rá que de­be ha­cer al­go di­fe­ren­te y por lo tan­to se mo­ve­rá.

Es­te ca­so es un buen ejem­plo de que los ca­ba­llos ha­cen lo que les pe­di­mos, no lo que que­re­mos. Los ji­ne­tes de­ben re­vi­sar su for­ma de en­ten­der la pre­sión y su sus­pen­sión, y to­mar en cuen­ta la for­ma de re­fle­xio­nar del ca­ba­llo, que no es di­fe­ren­te a la nues­tra. Sim­ple­men­te no­so­tros nos equi­vo­ca­mos al que­rer ha­cer las co­sas por él, en lu­gar de pe­dir­le que las ha­ga por sí mis­mo. A nadie se le ocu­rre de­cir­le a un co­che que no se mue­va, no­so­tros lo in­mo­vi­li­za­mos me­dian­te el freno. ¿Por qué en­ton­ces sí se nos ocu­rre pa­rar al ca­ba­llo en lu­gar de pe­dír­se­lo? Muy fá­cil: por­que no sa­be­mos có­mo pe­dir­lo; y por otra par­te, por­que nos re­sul­ta na­tu­ral ma­ni­pu­lar­lo pa­ra ha­cer­lo no­so­tros, co­mo lo ha­ce­mos con el co­che.

¿De quién el mé­ri­to?

¿Pe­ro en­ton­ces, por qué al­gu­nos ca­ba­llos sí com­pren­den que cuan­do man­te­ne­mos la rienda ten­sa él no de­be mo­ver­se? Por­que los po­bres, a ba­se de su­fri­mien­to, to­le­ran­cia y es­fuer­zo men­tal, han te­ni­do que in­ter­pre­tar co­rrec­ta­men­te lo que el ji­ne­te no ha si­do ca­paz de ex­pli­car­le cla­ra, con­gruen­te y ló­gi­ca­men­te. El uso de la rienda pue­de te­ner di­fe­ren­tes sig­ni­fi­ca­dos de acuer­do a lo que se le en­se­ñe. Co­mo he­mos vis­to, pue­de sig­ni­fi­car in­clu­so que de­be que­dar­se quie­to, aun­que se le in­di­que lo con­tra­rio. Es un buen re­sul­ta­do con una en­se­ñan­za inade­cua­da y sin sen­ti­do. Mé­ri­to del ca­ba­llo, no del hu­mano.

1

CHI­CO RA­MÍ­REZ Me­xi­cano, cha­rro y hom­bre de a ca­ba­llo de to­da la vi­da. Crea­dor del Ma­ne­jo Na­tu­ral del Ca­ba­llo en el año 1988, sis­te­ma que in­te­gra el ar­te ecuestre mun­dial con las cien­cias del com­por­ta­mien­to. Co­la­bo­ra­dor de ECUESTRE des­de 2003.

31. El ca­ba­llo de­be es­tar tran­qui­lo y com­ple­ta­men­tein­mó­vil, no por­que se le su­je­te, sino por­que sa­be que no de­be mo­ver­se.2. Se­gún lo que se ha­ga con la rienda al mon­tar, se re­ve­la el con­cep­to que el hu­mano tie­ne del ca­ba­llo: co­mo un ob­je­to o co­mo un su­je­to.3. El nu­do más fuer­te es el que se echa en la men­te del ca­ba­llo.4. En el MNC no es cos­tum­bre "tem­plar la rienda" o ten­sar­la du­ran­te la ma­nio­bra de mon­tar al ca­ba­llo.

4

2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.