El equi­po ade­cua­do ( y II)

Los ries­gos de una ma­la elec­ción o de un mal ajus­te

Ecuestre - - CABALLO SALUD - por Mar de Eche­va­rría y Mar­ta Gar­cía Pi­que­res fi­sio­te­ra­piae­qui­na@yahoo.es www.equi­di­na­mia.es

Con­ti­nuan­do con el ar­tícu­lo del mes pa­sa­do y ha­cien­do una lla­ma­da a la im­por­tan­cia de la bue­na elec­ción del equi­po que­re­mos aña­dir en es­te nú­me­ro otros no me­nos im­por­tan­tes ele­men­tos in­dis­pen­sa­bles pa­ra la mon­ta. Si en el an­te­rior ha­blá­ba­mos de la ca­be­za­da de mon­tar y em­bo­ca­du­ra, la cin­cha y los pro­tec­to­res, es­te ve­re­mos la mon­tu­ra, los pro­tec­to­res y el pe­cho pe­tral. Una ma­la elec­ción de al­guno de los com­po­nen­tes del equi­po o un de­fec­tuo­so ajus­te pue­den im­pe­dir una bue­na eje­cu­ción o ser cau­sa de le­sión. 1. La mon­tu­ra

No es la pri­me­ra vez que Equi­di­na­mia ha­bla so­bre mon­tu­ras. Ni se­rá la úl­ti­ma ya que, a pe­sar de exis­tir una ma­yor con­cien­cia­ción al res­pec­to, es aún una de las prin­ci­pa­les cau­sas de do­lor de dor­so. El 80% de los ca­ba­llos que ve­mos con do­lor de dor­so tie­nen al­gún pro­ble­ma con el ajus­te de su mon­tu­ra. Es im­por­tan­te re­cor­dar al­go que pa­re­ce muy ló­gi­co y que en la prác­ti­ca pa­re­ce no ser­lo tan­to: la mon­tu­ra, en pri­mer lu­gar le tie­ne que que­dar bien al ca­ba­llo. Una vez lo­gra­do es­to, bus­ca­re­mos den­tro de las op­cio­nes ade­cua­das pa­ra él la que me­jor se nos adap­te a no­so­tros. Es­ta ecua­ción ra­ra vez fun­cio­na a la in­ver­sa. A la pre­gun­ta de “¿ca­da ca­ba­llo ne­ce­si­ta una mon­tu­ra?”, la res­pues­ta es sin du­da SÍ. Pue­de ocu­rrir que a dos ca­ba­llos con mor­fo­lo­gías pa­re­ci­das les val­ga la mis­ma, pe­ro lo nor­mal es que a dos ca­ba­llos no les ajus­te la mis­ma mon­tu­ra al igual que es im­pro­ba­ble que a dos per­so­nas ele­gi­das al azar les val­gan los mis­mos za­pa­tos….

El ca­ba­llo es un ani­mal que por re­gla general aguan­ta mu­cho la in­co­mo­di­dad, pe­ro es­to no quie­re de­cir que no ten­ga in­fluen­cia es su ren­di­mien­to. De he­cho, mu­chas ve­ces la sor­pre­sa vie­ne cuan­do al ca­ba­llo que iba acep­ta­ble­men­te bien se le po­ne una mon­tu­ra que le ajus­ta real­men­te bien y… ¡sor­pre­sa! El cam­bio pa­ra bien es im­pre­sio­nan­te.

Por úl­ti­mo, y an­tes de en­trar en los pun­tos esen­cia­les so­bre el ajus­te, re­cor­dad que “más ca­ro no es ne­ce­sa­ria­men­te me­jor”, y que lo que se po­ne de mo­da no ga­ran­ti­za que fun­cio­ne en to­dos los ca­sos. La­men­ta­ble­men­te es­tos dos apun­tes los ve­mos con­ti­nua­men­te en el mun­do del ca­ba­llo.

Los pun­tos más im­por­tan­tes a la hora de ele­gir una mon­tu­ra son:

• De­jar de­fi­ni­ti­va­men­te de la­do el pen­sa­mien­to de que las mon­tu­ras son eter­nas y pue­den pa­sar por to­dos los ca­ba­llos de la vi­da de un ji­ne­te. A al­guno le val­drá y a otros mu­chos les ha­rá mu­cho mal.

• Ase­gu­rar­nos de que el fus­te es­tá en bue­nas con­di­cio­nes.

• Es­co­ger la ta­lla co­rrec­ta; una mon­tu­ra grande o pe­que­ña siem­pre da­rá pro­ble­mas.

• De­bi­do al pun­to an­te­rior, es im­por­tan­te a la hora de ad­qui­rir una con­tac­tar con una tien­da con ser­vi­cio de prue­ba de mon­tu­ras o, aún me­jor, que ten­ga ser­vi­cio de “sadd­le­fit­ter”, fi­gu­ra más que ha­bi­tual y esen­cial en mu­chos paí­ses.

• Den­tro de la co­rrec­ta elec­ción de la ta­lla hay otros pun­tos a te­ner en cuen­ta pa­ra ase­gu­rar un ajus­te có­mo­do pa­ra el ca­ba­llo: - Am­pli­tud del ca­nal - Con­tac­to de los bas­tes - Pun­to de­cli­ve - Es­pa­cio en la cruz - Au­sen­cia de asi­me­trías en el cue­ro y re­lleno ( mu­chas mon­tu­ras sa­len de­fec­tuo­sas de fá­bri­ca)

• Re­cor­dar que la mon­tu­ra es una pie­za cla­ve en el equi­po de mon­ta pe­ro tan im­por­tan­te es el ajus­te de la mis­ma co­mo del res­to de los ele­men­tos que la man­tie­nen so­bre el ca­ba­llo; man­ti­lla, pro­tec­tor y cin­cha han de ser igual­men­te cui­da­do­sa­men­te ele­gi­dos y ajus­ta­dos. Si fa­lla­mos en uno to­do fa­lla­rá…

2. Pro­tec­to­res de dor­so

¿Pro­tec­to­res de dor­so? So­lo su nom­bre ya de­be­ría chi­rriar­nos… ¿Qué les ha­ce­mos a los ca­ba­llos pa­ra ne­ce­si­tar un “pro­tec­tor” de dor­so? Evi­den­te­men­te al­go sigue fa­llan­do en es­te as­pec­to y es que in­clu­so sin sa­ber la cau­sa, en mu­chos ca­sos nos da­mos cuen­ta de que al­go no va bien. Le­jos de pen­sar que la mon­tu­ra pue­de ser un pro­ble­ma so­le­mos ir a lo fá­cil: com­prar un pro­tec­tor de dor­so ¿ver­dad? Es­tá bien… pe­ro cui­da­do, los pro­tec­to­res de dor­so son ar­ma de do­ble fi­lo. Efec­ti­va­men­te pue­den ayu­dar pe­ro en mu­chos ca­sos em­peo­ra­rán o arrui­na­rán un ajus­te que ini­cial­men­te era co­rrec­to.

Lo pri­me­ro que hay que te­ner cla­ro es que un pro­tec­tor NUN­CA JAMAS se­rá la so­lu­ción pa­ra una mon­tu­ra que ajus­ta muy mal. Lo se­gun­do es que por mu­cho que tu con­cien­cia te di­ga que me­ter una gran can­ti­dad de “acol­cha­mien­to” ba­jo la mon­tu­ra ha­rá que tu ca­ba­llo va­ya más có­mo­do, no lo ha­gas por­que es muy ha­bi­tual ver có­mo es­te pen­sa­mien­to ge­ne­ra un gran pro­ble­ma… ¿Re­cuer­das el cuen­to de “La prin­ce­sa y el gui­san­te”? Pues es­to es lo mis­mo: si hay un pro­ble­ma de ba­se, por mu­cho que me­tas to­dos los pro­tec­to­res de tu gua­dar­nés no me­jo­ra­rás el pro­ble­ma. Qui­ta el pro­ble­ma y no ne­ce­si­ta­rás pro­tec­to­res por que no ha­brá na­da de que pro­te­ger al dor­so.

Pun­tos im­por­tan­tes a la hora de ele­gir un pro­tec­tor:

• Si real­men­te tie­nes una he­ri­da o do­lor bus­ca la so­lu­ción. Ca­si nun­ca so­lo po­ner un pro­tec­tor evi­ta­rá que el pro­ble­ma va­ya a mas.

• Una mon­tu­ra que ajus­ta bien no ne­ce­si­ta un pro­tec­tor. Se­rá su­fi­cien­te con em­plear una bue­na man­ti­lla de al­go­dón.

• Si el pro­tec­tor que es­co­jas te mo­di­fi­ca el ajus­te de ba­se, no es tu op­ción. Cual­quier pro­tec­tor que al­te­re el equi­li­brio no es ade­cua­do. Re­cuer­da que si tu mon­tu­ra es­tá des­equi­li­bra­da so­bre el ca­ba­llo, la so­lu­ción NO es un pro­tec­tor. No es la mon­tu­ra ade­cua­da pa­ra ese ca­ba­llo; bus­ca otra.

3. El pe­cho pe­tral

Fre­cuen­te­men­te for­ma par­te del equi­po de mon­ta de ca­ba­llos de Sal­tos, Hor­se­ball, Raid o Com­ple­to. Lo que a prio­ri pa­re­ce ser al­go que no de­be­ría ge­ne­rar mu­cho pro­ble­ma pue­de lle­gar a cau­sar­lo.

¿Cuál es la fun­ción del pe­cho pe­tral? Evi­tar que la mon­tu­ra se des­pla­ce ha­cia de­trás ¿ver­dad? Con fre­cuen­cia ob­ser­va­mos en nues­tro tra­ba­jo dia­rio co­mo, más que lo an­te­rior­men­te men­cio­na­do, la mi­sión del pe­cho pe­tral pa­re­ce ser man­te­ner la mon­tu­ra in­crus­ta­da en la cruz.

Si he­mos en­ten­di­do bien, co­mo en otras oca­sio­nes he­mos ex­pli­ca­do, la mon­tu­ra tie­ne un lu­gar de co­lo­ca­ción en el dor­so que no es la cruz. Si la idea de po­ner el pe­cho pe­tral es por­que la mon­tu­ra se re­tra­sa y el ji­ne­te cree que su lu­gar de co­lo­ca­ción era bien en­ci­ma de la cruz, lo que es­tá ocu­rrien­do es que la mon­tu­ra se va a su si­tio….

Man­te­ner la mon­tu­ra en esa po­si­ción tan ade­lan­ta­da, al­go que se ob­ser­va con de­ma­sia­da fre­cuen­cia en el mun­do del Sal­to, ge­ne­ra va­rios pro­ble­mas:

• Re­tra­sa el pun­to de­cli­ve por la ma­ne­ra de co­lo­car la mon­tu­ra y no por su ta­lla

• Al re­tra­sar el pun­to de­cli­ve au­men­ta la pre­sión en el área to­ra­co­lum­bar in­ne­ce­sa­ria­men­te • Au­men­ta la pre­sión so­bre la cruz • Im­pi­de que las es­pal­das se mue­van co­rrec­ta­men­te

El pe­cho pe­tral de­be re­for­zar un ajus­te de ba­se bueno en mo­men­tos pun­tua­les co­mo una ba­ti­da de un sal­to o el tra­ba­jo en cues­ta arri­ba. Si tu mon­tu­ra se des­pla­za siem­pre ha­cia atrás pue­den pa­sar 3 co­sas:

• No tie­nes cla­ro el lu­gar de co­lo­ca­ción de la mon­tu­ra y sim­ple­men­te la mon­tu­ra se va a su si­tio. • La mon­tu­ra es grande o muy pe­que­ña. • La con­for­ma­ción de tu ca­ba­llo no es ap­ta pa­ra la mon­tu­ra que quie­res uti­li­zar. Es­to es ha­bi­tual en ca­ba­llos con cru­ces muy pro­mi­nen­tes en los que ca­si siem­pre se re­quie­re una mon­tu­ra a me­di­da si real­men­te se quie­ren evi­tar pro­ble­mas. ■

1

1. Es ló­gi­co pen­sar que no es po­si­ble que to­dos los equi­pos -co­mo las mon­tu­ras­val­gan a to­dos los ca­ba­llos, pues exis­ten mor­fo­lo­gías muy dis­tin­tas en­tre sí.2. En la mon­tu­ra, es im­por­tan­te que los bas­tes pos­te­rio­res sean bien 2 re­don­dea­dos pa­ra que el apo­yo sea óp­ti­mo y que el ca­nal per­mi­ta que la co­lum­na es­té siem­pre li­bre.3. En el mer­ca­do exis­te una am­plia ga­ma de pro­tec­to­res de dor­so; su uso ha de es­tar jus­ti­fi­ca­do y abu­sar de ellos ca­si siem­pre trae­rá con­se­cuen­cias

3

2

11. El pe­cho pe­tral de­be re­for­zar un ajus­te de ba­se bueno en mo­men­tos pun­tua­les co­mo una ba­ti­da de un sal­to o el tra­ba­jo en cues­ta arri­ba.2. Ejem­plo de ajus­te óp­ti­mo de mon­tu­ra, man­ti­lla y pro­tec­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.