Com­pren­der el flu­jo de ener­gía

El prin­ci­pio de la co­mu­ni­ca­ción y la dan­za

Ecuestre - - CABALLO DOMA NATURAL - FRAN­CIS­CO AGUI­LAR ( WWW.HERMANOSCABALLOS.COM)

Co­mo te­ra­peu­ta, me es­pe­cia­li­zo en re­cu­pe­rar emo­cio­nal­men­te ca­ba­llos que han su­fri­do mal­tra­to de par­te de los hu­ma­nos y en acom­pa­ñar a los due­ños de ca­ba­llos sa­nos du­ran­te el pro­ce­so de do­ma pa­ra que sean ca­pa­ces de pre­ser­var la in­te­gri­dad emo­cio­nal de sus ama­dos ami­gos. Pa­ra ello, uno de los ob­je­ti­vos que bus­co al tra­ba­jar con un ca­ba­llo es el de que con­ser­ve o re­cu­pe­re su ca­pa­ci­dad na­tu­ral de ex­pre­sar­se. Nun­ca es mi in­ten­ción el “dan­zar con ca­ba­llos”, sin em­bar­go mu­chas per­so­nas al ver­me in­ter­ac­tuar con ellos sue­len de­cir­me “pa­re­cie­ra que es­tán dan­zan­do”.

¿ Dón­de na­ce es­ta for­ma de mo­ver­se con ca­ba­llos que a l ser vis­ta por un hu­mano re­la­cio­na con la dan­za? Co­mo di­go a to­das las per­so­nas que se acer­can a mis clí­nics o char­las, gran par­te de lo que ha­go no lo he apren­di­do con los ca­ba­llos, sino en mu­chos años de for­ma­ción per­so­nal. Sin em­bar­go, mu­chas de las he­rra­mien­tas y ha­bi­li­da­des que he for­ja­do en es­tos es­pa­cios “tie­nen to­do que ver” con sa­ber co­mu­ni­car­se con un ca­ba­llo. Soy ins­truc­tor de Ti­ro con Ar­co, he prac­ti­ca­do ar­tes mar­cia­les des­de ni­ño y des­de ha­ce mu­chos años (ya más de 20), he in­cur­sio­na­do tam­bién en va­rios ti­pos de dan­za y téc­ni­cas de ex­pre­sión cor­po­ral. He he­cho una cor­ta, pe­ro bas­tan­te exi­to­sa, ca­rre­ra en el mun­do de la co­me­dia mu­si­cal y he da­do cla­ses de tea­tro du­ran­te al­gu­nos años. Tan­tos años de es­tu­dio y for­ma­ción en es­tas áreas ar­tís­ti­cas, mar­cia­les y de­por­ti­vas me han ayu­da­do con el tiem­po a dis­tin­guir los mo­men­tos exac­tos en los cua­les dos cuer­pos in­ter­ac­túan y có­mo con sus mo­vi­mien­tos se aco­plan y mol­dean la ener­gía en­tre ellos.

Com­pren­der el flu­jo de ener­gías que se da en­tre dos se­res que in­ter­ac­túan es el prin­ci­pio y la ba­se so­bre la cual cons­trui­re­mos gran par­te de la co­mu­ni­ca­ción. Hoy voy a com­par­tir­te al­gu­nos con­se­jos prác­ti­cos que pue­den ayu­dar­te a com­pren­der me­jor el ar­te de mo­ver­te e in­ter­ac­tuar con ca­ba­llos sin apa­gar la gra­cia na­tu­ral que ellos tie­nen al mo­ver­se, aque­lla que tan­to nos enamo­ra cuan­do los ve­mos en li­ber­tad. No voy a men­tir­te, no bas­ta­rá con leer un ar­tícu­lo en una re­vis­ta, en lo per­so­nal fue­ron más de 25 años pu­lien­do mi ex­pre­sión cor­po­ral y con­ti­núo apren­dien­do; pe­ro creo que es­ta se­rie de sen­ci­llos con­se­jos pue­de ayu­dar­te por lo me­nos a des­cu­brir el prin­ci­pio o a des­per­tar en ti al­gu­na idea so­bre la cual ex­pe­ri­men­tar.

DE­BES EXPANDIR TU CAM­PO SEN­SO­RIAL

Si es­ta­mos es­pe­ran­do ser ca­pa­ces de leer ener­gías en mo­vi­mien­to, de­be­mos in­ten­tar no li­mi­tar la reali­dad a la po­bre lec­tu­ra que los hu­ma­nos ha­ce­mos del mun­do a través de nues­tros sen­ti­dos. Ve­rás, en de­fi­ni­ti­va, los sen­ti­dos tie­nen el ob­je­ti­vo úl­ti­mo de man­te­ner­nos con vi­da. Es por eso que cuan­do una per­so­na ca­re­ce de uno o más de ellos desa­rro­lla de una for­ma in­creí­ble, una sú­per ca­pa­ci­dad en los otros. To­do es cues­tión de su­per­vi­ven­cia.

¿Cuál es el pro­ble­ma? Que en el mun­do ci­vi­li­za­do en el cual nos mo­ve­mos hoy en día, nues­tra su­per­vi­ven­cia pa­re­cie­ra es­tar ca­si ase­gu­ra­da, por lo me­nos de las ame­na­zas del mun­do salvaje; y es­to ha­ce que nues­tros sen­ti­dos es­tén to­tal­men­te sub­de­sa­rro­lla­dos. En­tre­na ju­gan­do y ejer­ci­tan­do ca­da uno de ellos, los ne­ce­si­ta­rás fren­te a un ca­ba­llo si quie­res es­tar a la al­tu­ra de po­der dan­zar con él. Cuan­do tus sen­ti­dos se en­cuen­tren lo su­fi­cien­te­men­te ca­pa­ci­ta­dos co­mo pa­ra sen­tir al ca­ba­llo en tiem­po real, es­ta­rás pre­pa­ra­do pa­ra dar el pró­xi­mo pa­so…

APA­GA TU EGO, NO QUIE­RAS CON­TRO­LAR AL CA­BA­LLO

Na­da apa­ga más la ca­pa­ci­dad de un ser de ex­pre­sar­se que in­ter­ac­tuar con al­guien que lo quie­ra con­tro­lar. Leer al ca­ba­llo en tiem­po real te per­mi­ti­rá reac­cio­nar rá­pi­do. Pe­ro es­ta reac­ción no de­be es­tar or­de­na­da a coar­tar la li­ber­tad de ex­pre­sión del ca­ba­llo, sino a re­ci­bir lo que el ca­ba­llo ex­pre­sa en ca­da mo­men­to, acom­pa­ñar­lo y dejarlo ser. En una pri­me­ra ins­tan­cia, no in­ten­ta­re­mos que el ca­ba­llo ha­ga lo que no­so­tros que­re­mos que ha­ga, sino que no­so­tros in­ten­ta­re­mos aco­plar­nos a su mo­vi­mien­to. Es­to me da en­tra­da a otro con­se­jo.

DE­JA QUE EL MO­VI­MIEN­TO SE ORIGINE EN EL CA­BA­LLO

Si tú mue­ves al ca­ba­llo con una cuer­da, un aplau­so, con tu cuer­po

o cual­quier otro me­dio de pre­sión, es­ta­rás ge­ne­ran­do tú el mo­vi­mien­to y no es lo que bus­ca­mos en es­te mo­men­to. Hay una gran di­fe­ren­cia en­tre el re­sul­ta­do que ob­te­ne­mos al in­vi­tar al mo­vi­mien­to, que al ge­ne­rar­lo por pre­sión, sin im­por­tar cuál sea la téc­ni­ca que uti­li­ces pa­ra “echar al ca­ba­llo”. ¿Aca­so en la na­tu­ra­le­za los ca­ba­llos no lo ha­cen en­tre ellos? Pue­de ser, pe­ro re­cuer­da que es a ti a quien es­ta­mos en­tre­nan­do ahora y no al ca­ba­llo. Es tu ca­pa­ci­dad de mo­ver­se con otro, res­pe­tan­do su li­ber­tad cor­po­ral, la que es­ta­mos bus­can­do. Y ha­blan­do de en­tre­nar­nos….

APREN­DE A EX­PRE­SAR CON TU TO­DO CUER­PO

No sa­bes cuán a me­nu­do la gen­te quie­re lo­grar que sus ca­ba­llos se mue­van con gra­cia cuan­do ellos mis­mos tie­nen la mis­ma gra­cia al mo­ver­se que el ar­ma­rio en el cual guar­dan su ropa. Al fi­nal del ca­mino, si ha­ces las co­sas bien, el ca­ba­llo se mi­me­ti­za­rá con tus mo­vi­mien­tos. Pe­ro co­mo el ca­ba­llo no di­vi­de ni frac­cio­na el mun­do, co­pia­rá tam­bién tu ener­gía. Si hay ten­sión en tu cuer­po, el ca­ba­llo co­pia­rá la ten­sión, si hay gra­cia en tu cuer­po, la ha­brá tam­bién en el cuer­po del ca­ba­llo.

Cul­ti­va tu ex­pre­sión, mo­ver a un ca­ba­llo des­de el mo­vi­mien­to de una fus­ta pe­ro con un cuer­po ten­so y des­co­nec­ta­do trae­rá cual­quier co­sa me­nos la sen­sa­ción de que dan­za­mos. In­clu­so cuan­do el ca­ba­llo es­té en­tre­na­do pa­ra mo­ver­se fin­gien­do que dan­za, no da­rá la im­pre­sión de que dan­zan jun­tos.

Voy a con­tar­te una anéc­do­ta: ha­ce unos años vino a mi país, Ar­gen­ti­na, Tem­ple Gran­din (si no sa­bes quién es, hay una her­mo­sa película de su vi­da que mues­tra muy bien que ella tie­ne una vi­sión del mun­do muy par­ti­cu­lar y su­pe­rior a la de otros hu­ma­nos). Se­gún ella, la ver­da­de­ra equi­ta­ción es co­mo ver “bai­le de sa­lón”. Es­cu­ché a va­rios re­pe­tir esa ro­mán­ti­ca fra­se, yo pre­fe­rí ins­cri­bir­me en cla­ses de bai­les de sa­lón. Ser ca­paz de mo­ver­te con gra­cia te da­rá el pun­to de par­ti­da pa­ra el pró­xi­mo pa­so…

NO IN­TE­RRUM­PIR LA FLUI­DEZ DEL MO­VI­MIEN­TO

Pa­ra lo­grar es­to de­be­mos en­ten­der en pro­fun­di­dad cuál es la na­tu­ra­le­za del mo­vi­mien­to. Ana­li­zar es­te te­ma en pro­fun­di­dad nos lle­va­ría un li­bro en­te­ro, pe­ro hay dos for­mas muy dis­tin­tas en las cua­les se pro­yec­ta la ener­gía del mo­vi­mien­to y de las que me gus­ta­ría ha­blar­te. En las dos ve­mos que el mo­vi­mien­to es el re­sul­ta­do de una pro­yec­ción de ener­gía. Pro­yec­to mi ener­gía en una di­rec­ción y al ins­tan­te, mi cuer­po se des­pla­za si­guién­do­la.

La ener­gía li­neal y la ener­gía cir­cu­lar… los ca­ba­llos aman las dos. Cuan­do uti­li­za­mos nues­tra ener­gía en mo­vi­mien­tos cir­cu­la­res, to­ma- mos un pun­to co­mo cen­tro y nos mo­ve­mos en torno a él. En un tra­ba­jo a la cuer­da o en un cir­cu­lar, el cen­tro es el hu­mano. Si lo que es­tás bus­can­do es una dan­za, te in­vi­to a que sal­gas del cen­tro del mo­vi­mien­to y te mue­vas tam­bién en círcu­los, en­fren­ta­do al ca­ba­llo de ma­ne­ra tal que el cen­tro del círcu­lo se en­cuen­tre ahora en me­dio de los dos. Si por el con­tra­rio la ener­gía es li­neal y el ca­ba­llo es­tá yen­do ha­cia ti, es esen­cial que ha­yas do­mi­na­do an­tes tu ex­pre­sión cor­po­ral. Si deseas que se acer­que, de­bes in­vi­tar­lo con to­do tu cuer­po… prac­ti­ca mu­cho el “in­vi­tar al ca­ba­llo”.

Cuan­do do­mi­nas ese mo­men­to su­ce­den co­sas ma­ra­vi­llo­sas. Si deseas por el con­tra­rio que el ca­ba­llo to­me la de­ci­sión de de­te­ner­se, de­bes mos­trar­te fir­me ha­cién­do­le sa­ber que no po­drá pa­sar por don­de tú es­tás. De­bes te­ner cui­da­do en es­te mo­men­to, si lo en­fren­tas y no das una nue­va di­rec­ción a la ener­gía del en­cuen­tro, es­to pue­de ge­ne­rar un mo­men­to en el cual el ca­ba­llo se de­tie­ne, pe­ro su ener­gía se acu­mu­la y lue­go pue­de tra­du­cir­se en al­gún mo­vi­mien­to no desea­do. Te in­vi­to en­ton­ces a ex­pe­ri­men­tar pro­po­nien­do pun­tos de fu­ga. ¿Y es­to qué es? Cuan­do el ca­ba­llo va ha­cia ti de for­ma li­neal, con­ser­va tu lu­gar con fir­me­za, pe­ro abre con tu ca­de­ra, tus hom­bros y tus ma­nos un es­pa­cio por el cual la ener­gía que el ca­ba­llo es­tá pro­yec­tan­do pue­da di­si­par­se. Lla­ma­re­mos a es­ta di­rec­ción en la que pro­po­nes que se di­si­pe la ener­gía, “pun­to de fu­ga”. Si lo ha­ces bien, ve­rás co­mo el ca­ba­llo to­ma la di­rec­ción a la cual lo in­vi­tas a se­guir. Es­to nos de­ja en la puer­ta del úl­ti­mo pa­so…

APREN­DE A GUIAR SIN COAR­TAR LA EX­PRE­SIÓN COR­PO­RAL DEL OTRO

És­te es el pa­so más di­fí­cil… pe­ro si has sa­bi­do cons­truir los otros mo­men­tos, en­ton­ces ten­drás mu­cho ca­mino re­co­rri­do y es­ta­rás lis­to pa­ra con­du­cir la dan­za. En to­da dan­za hay un guía, por mo­men­tos es­te guía pue­de cam­biar de uno a otro, pe­ro siem­pre hay al­guien que pro­po­ne y al­guien que se aco­pla. El ver­da­de­ro ar­te es­tá en pro­po­ner de­jan­do que el otro si­ga ex­pre­san­do su ma­jes­tuo­si­dad y be­lle­za aún cuan­do es­tá si­guién­do­te.

Co­mo te di­je al prin­ci­pio, nun­ca es mi ob­je­ti­vo lle­gar a dan­zar con el ca­ba­llo, es al­go que su­ce­de a ve­ces só­lo por ins­tan­tes du­ran­te el pro­ce­so de crear un víncu­lo. Úl­ti­mo con­se­jo… co­mien­za con un so­lo mo­vi­mien­to, copia al ca­ba­llo por unos ins­tan­tes, mi­ra có­mo reac­cio­na. Lue­go dé­ja­lo, in­ví­ta­lo a mo­ver­se con­ti­go… no te apre­su­res. Cons­truir un len­gua­je que am­bos po­da­mos in­ter­pre­tar lle­va mu­cho tiem­po. Y so­bre to­do dis­fru­ta, por­que cuan­do un ca­ba­llo se en­cuen­tra con un hu­mano que sa­be mo­ver­se con él, sue­le dis­fru­tar­lo mu­chí­si­mo.

1

21. En una pri­me­ra ins­tan­cia, no in­ten­ta­re­mos que el ca­ba­llo ha­ga lo que no­so­tros que­re­mos que ha­ga, sino que no­so­tros in­ten­ta­re­mos aco­plar­nos a su mo­vi­mien­to.2. Ten en cuen­ta que es tu ca­pa­ci­dad de mo­ver­se con otro, res­pe­tan­do su li­ber­tad cor­po­ral, la que es­ta­mos bus­can­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.