El Pon­tón, fac­to­ría de ca­ba­llos

El pro­yec­to de Miguel Ruiz y Ma­ría Ve­las­co

Ecuestre - - CONTENTS - CM

Ha­ce ya ca­si vein­te años el ji­ne­te Miguel Ruiz Ol­mos y la ama­zo­na Ma­ría Ve­las­co Cano pu­sie­ron en mar­cha en Se­go­via el cen­tro hí­pi­co El Pon­tón, hoy re­fe­ren­cia in­elu­di­ble en Es­pa­ña pa­ra la com­pra de ca­ba­llos de Do­ma.

Es

im­po­si­ble ha­cer una cuen­ta si­quie­ra apro­xi­ma­da de los ca­ba­llos que Miguel Ruiz Ol­mos y Ma­ría Ve­las­co Cano han pre­pa­ra­do. Cen­trán­do­nos so­lo en el úl­ti­mo lus­tro, son más de una vein­te­na los que han pa­sa­do por las pis­tas es­pa­ño­las, con nom­bres co­mo “Ros­ca­te­lli”, “De Ya­ka­re”, “Ex­ce­llent”, “Mim­bre­ro AS”, “To­re­ro del Pon­tón”, “Fan­tás­ti­ca Aris­train” o “Balado”… La lista po­dría se­guir, y ha­cer­se mu­chí­si­mo más lar­ga si in­clui­mos a to­dos aque­llos que no han com­pe­ti­do y si nos re­mon­ta­mos a la pues­ta en mar­cha por par­te de am­bos del Cen­tro Ecuestre El Pon­tón, unas cua­dras de tra­ba­jo de­di­ca­das a pre­pa­rar ca­ba­llos y su ven­ta, uno de los po­cos con es­te con­cep­to que exis­ten en Es­pa­ña –sí hay, pre­ci­sa Miguel, al­gu­nos ji­ne­tes que lo ha­cen, pe­ro po­cos en sus pro­pias ins­ta­la­cio­nes-. Ma­ría y Miguel son bien co­no­ci­dos y apre­cia­dos en el mun­do de la Do­ma, di­rec­tos y ho­nes­tos; lle­va­dos por la pasión por la prepa­ra­ción de ca­ba­llos des­de su ini­cio, lo que más gus­ta a am­bos, con su tra­ba­jo de es­tos años han le­van­ta­do una au­tén­ti­ca fac­to­ría por la que ni ellos aven­tu­ran una ci­fra de cuán­tos ejem­pla­res han po­di­do pa­sar; sí tie­nen cla­ro lo di­fí­cil del ca­mino, em­pe­zan­do en El Pon­tón con ape­nas seis ca­ba­llos y has­ta sin pis­ta de tra­ba­jo.

El ori­gen

Miguel y Ma­ría se co­no­cie­ron en Ye­gua­da Cen­tu­rión. Has­ta allí ha­bía lle­ga­do Ma­ría, se­go­via­na, en unos cur­sos de la Junta tras ha­ber co­men­za­do en la Ye­gua­da del Mar­qués de Quin­ta­nar. La tra­yec­to­ria de Miguel era al­go ma­yor: na­tu­ral de Vi­lla­luen­ga del Ro­sa­rio, un pue­blo ga­di­tano en la Sie­rra de Gra­za­le­ma, su pa­dre en­tró de ma­yo­ral en la ga­na­de­ría de Ja­vier Gar­cía Romero cuan­do es­ta, el em­ble­má­ti­co hie­rro El Sie­te, se ins­ta­ló al la­do de su pue­blo. Gar­cía Romero, uno de los im­pul­so­res de la Real Es­cue­la An­da­lu­za del Ar­te Ecuestre, se­ría men­tor del jo­ven Miguel, que em­pe­za­ría a mon­tar po­tros allí. “Él ha si­do mi prin­ci­pal pro­fe­sor”, ex­pli­ca el ji­ne­te, que se for­ma­ría en la mon­ta y apren­dien­do el ma­ne­jo de la ga­na­de­ría y le acom­pa­ña­ría por otras zo­nas de Es­pa­ña –muy pron­to, Má­la­ga-, has­ta que se fue con Ma­nuel Vi­drié a po­ner en mar­cha un es­pec­tácu­lo ecuestre en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. Fue­ron dos años allí, de don­de re­gre­só ya pa­ra co­men­zar en Se­go­via.

Con­se­cuen­cia de su re­la­ción, aban­do­na­ron Cen­tu­rión pa­ra po­ner en mar­cha un pro­yec­to en co­mún, jus­to con el cam­bio de si­glo. Pi­die­ron un prés­ta­mo pa­ra com­prar el ger­men de lo que hoy sigue sien­do el Cen­tro Ecuestre El Pon­tón, en­ton­ces muy le­jos de lo que es hoy: era una cua­dra par­ti­cu­lar de un par de so­cios, que te­nían pa­ra re­creo unas cua­dras, sin ni si­quie­ra gua­dar­nés, y un pe­que­ño sa­lón pa­ra des­can­sar o ha­cer vi­da so­cial. “Tra­ba­já­ba­mos, dor­mía­mos aquí… No te­nía­mos ni pa­ra pi­pas”, re­cuer­da Ma­ría, pues am­bos se ins­ta­la­ron allí –y don­de se­gui­rían has­ta que na­ció su hi­jo Al­fon­so- con ape­nas seis ca­ba­llos: cua­tro de los so­cios que les ven­die­ron el re­cin­to, “Abano”, el vie­jo Angloárabe que el pa­dre de Ma­ría le ha­bía re­ga­la­do, y “Ubio”, se­men­tal del Mar­qués de Quin­ta­nar que Miguel es­ta­ba do­man­do y que, co­mo otros mu­chos de aque­llos

“No pue­des de­pen­der so­lo de los clien­tes o de los ga­na­de­ros; tie­nes que te­ner ca­ba­llos pro­pios”

co­mien­zos, apren­dió su do­ma y dio sus pri­me­ros piaf­fés en un ca­mino de tie­rra que hoy sigue en la fin­ca, arri­ba y aba­jo. En aque­lla épo­ca apa­re­ce tam­bién la fi­gu­ra de An­to­nio San Ro­mán, que se pu­so en con­tac­to con Miguel –por in­di­ca­ción de Gar­cía Romero- pa­ra que em­pe­za­ra el pro­yec­to con sus ye­guas, y al que sigue de­di­cán­do­se y con­ti­núa co­mo uno de sus prin­ci­pa­les clien­tes.

Ins­ta­la­cio­nes

Hoy, El Pon­tón man­tie­ne unos cua­ren­ta ca­ba­llos es­ta­bu­la­dos, más en to­tal si se in­clu­yen al­gu­nos que hay en los pra­dos de fue­ra, ma­dres con sus crías, po­tros… Sal­vo aque­llos que pue­dan es­tar en des­can­so o re­po­so, to­dos se tra­ba­jan dia­ria­men­te, por ellos o por el equi­po que in­te­gran tam­bién Ke­vin, Raúl, el mo­zo Luis e Isi­dro, quien tam­bién es­tá por las ma­ña­nas con Miguel en Ye­gua­da San Ro­mán. La na­ve de cua­dras prin­ci­pal se man­tie­ne, hoy re­mo­za­da y ade­más con ha­bi­ta­cio­nes in­di­vi­dua­les pa­ra los chi­cos que tra­ba­jan con ellos. Ya an­tes de lle­gar has­ta allí se pa­sa por uno de los pra­dos –tam­bién tie­nen a unos 3 km otro en al­qui­ler-, con ma­dres y sus crías, y tras la na­ve se en­cuen­tra una fla­man­te pis­ta cu­bier­ta de 40 x 20 m. con un pe- que­ño sa­lón so­cial con vis­tas a la mis­ma, pen­sa­do en la co­mo­di­dad de los com­pra­do­res.

Aun­que no es muy grande, to­do es­tá bien apro­ve­cha­do. En el ex­te­rior un box de des­pa­ra­si­ta­ción pa­ra los ca­ba­llos que lle­gan nue­vos, ne­ce­sa­ria pre­cau­ción, unas cua­dras más abier­tas pa­ra ye­guas y po­tros, un dum­per y otras ma­qui­na­rias de tra­ba­jo, un ca­mi­na­dor o un si­lo en el que, no obs­tan­te, no al­ma­ce­nan pa­ra co­mo mu­cho dos se­ma­nas pues ha­ce unos años por un ac­ci­den­te se que­mó el al­miar, re­cuer­da Ma­ría, y es­tu­vo una se­ma­na en­te­ra ar­dien­do. La fin­ca ocu­pa tér­mi­nos mu­ni­ci­pa­les de Tiz­ne­ros y de To­rre­ca­ba­lle­ros, y ya pa­san­do al otro hay otros pra­dos más pe­que­ños pa­ra sol­tar ca­ba­llos de la cua­dra a dia­rio, otros de des­can­so, otros con te­cha­dos pa­ra el des­te­te o una pis­ta que quie­ren fi­brar es­te mis­mo año. Ocu­par­se de to­do pe­ro no des­pil­fa­rrar les obli­ga a sa­ber de to­do, co­mo ex­pli­ca la pro­pia Ma­ría, quien bro­mea con que se han te­ni­do que con­ver­tir tam­bién en ex­per­tos en pis­tas: da­do que es una zo­na don­de hie­la mu­cho, aun­que tie­nen el fir­me cam­bia­rán la are­na por sí­li­ce de cao­lín.

Aun­que, co­mo de­ci­mos, no se sa­be cuán­tos ca­ba­llos han po­di­do pa­sar por sus ins­ta­la­cio­nes, sí pa-

re­ce cla­ro que el que más tiem­po lle­va es “Ca­ci­que Quin”, un hi­jo de “Ubio” y “Sal­te­ña” que na­ció en la fin­ca del Mar­qués de Quin­ta­nar y que se des­bra­vó en El Pon­tón en pri­ma­ve­ra de 2001, re­me­mo­ra Ma­ría, re­cién ins­ta­la­dos por tan­to. Ahí sigue, de­di­ca­do a la cría ca­si siem­pre pa­ra ca­sa, co­mo por ejem­plo “De Ya­ka­ré”, la ye­gua CDE (his­pa­no­lu­si­ta­na, pre­ci­sa Ma­ría, pues la ma­dre es “In­ci­ta de Al­ter Real”) que tam­bién es de las que lle­va más tiem­po, diez años. Tie­nen in­clu­so ya nie­tos su­yos, co­mo el seis años “His­pano del Pon­tón”, que ya ha com­pe­ti­do. Otro de los que lle­va más tiem­po, aun­que no na­ció allí, es “Ros­ca­te­lli”, el ale­mán de Gran Premio que com­pra­ron en Ale­ma­nia con tres me­ses y que Miguel ya ha com­pe­ti­do des­de los cam­peo­na­tos de po­tros.

Clien­tes fie­les

Más tiem­po han per­ma­ne­ci­do al­gu­nos clien­tes, co­mo el ca­so de An­to­nio San Ro­mán, que es­tán con ellos des­de el prin­ci­pio, o El Sie­te o la Ye­gua­da Las Fuen­te­ci­llas, que tam­bién se cuen­tan en­tre los más an­ti­guos. Ca­si to­dos son ya clien­tes fi­jos, ga­na­de­ros que ne­ce­si­tan una co­mer­cia­li­za­ción de sus ca­ba­llos y los lle­van pa­ra do­mar­los e ir­los ven­dien­do. “Un ga­na­de­ro no se pue­de que­dar con to­do lo que cría”, ex­pli­ca Ma­ría, y aun­que pa­rez­ca una ob­vie­dad, real­men­te el pre­cio del man­te­ni­mien­to ha­ce que los cria­do­res de­ban bus­car una sa­li­da a va­rios ele­men­tos de la ca­ma­da, y es aquí don­de in­vier­ten su con­fian­za en El Pon­tón.

Pre­fie­ren que los ca­ba­llos lle­guen a sus ins­ta­la­cio­nes con tres años o tres años y me­dio, sin to­car, pa­ra po­der ir tra­ba­jan­do con ellos des­de el prin­ci­pio y vien­do sus po­si­bi­li­da­des y a qué clien­te pue­den en­ca­jar. Por­que al igual que los ga­na­de­ros re­pi­ten ca­si to­dos, los com­pra­do­res son en mu­chos ca­sos que lle­gan a través de in­ter­me­dia­rios que los co­no­cen, o clien­tes que ya han com­pra­do y traen otros nue­vos. “Co­no­ces la for­ma de mon­tar o el ti­po de ca­ba­llo que le pue­de en­ca­jar y con­fían en ti, en nues­tro tra­ba­jo y en que el que les va­mos a re­co­men­dar es el que me­jor se va a adap­tar”, co­men­ta Ma­ría, que tam­bién ex­pli­ca que “ca­da ca­ba­llo tie­ne su clien­te. In­clu­so el que tú pien­sas que no tie­ne po­si­bi­li­da­des, o ves me­nos ca­li­dad, las tie­ne por­que lle­ga al­guien que no quie­re un ca­ba­llo pa­ra com­pe­tir, o no quie­re que tro­te mu­cho por­que tie­ne mal la es­pal­da”.

Al­gu­nos de sus úl­ti­mos com­pra­do­res han ve­ni­do de orí­ge­nes co­mo Is­rael, Qa­tar, las Is­las del Ca­nal… Lo han he­cho con in­ter-

me­dia­rios, o a través de ví­deos. ¿Y qué pa­sa con el mer­ca­do en Es­pa­ña, por qué la ma­yo­ría de clien­tes son ex­tran­je­ros?

“En Es­pa­ña se ven­de muy po­co, so­bre to­do de los do­ma­dos. Cuan­do se ven­de un ca­ba­llo do­ma­do no es so­lo eso, ven­des una in­ver­sión en tra­ba­jo, su do­ma, que no es­té le­sio­na­do, que le has sal­va­do de unos pro­ble­mas y ries­gos du­ran­te el pro­ce­so, etc. Pa­re­ce que no so­mos ca­pa­ces de pa­gar­lo. ¿Por qué lue­go va­mos fue­ra y sí so­mos ca­pa­ces de ha­cer­lo? Pues no lo sé”, re­co­no­ce Ma­ría.

El nú­me­ro de ejem­pla­res que se ven­de no es nun­ca es­ta­ble, pe­ro por ejem­plo el año pa­sa­do se ven­die­ron na­da me­nos que die­ci­sie­te ca­ba­llos. Si ha­cer una me­dia se­ría es­pe­cu­la­ti­vo, tam­bién lo se­ría ha­cer­la so­bre las ci­fras, pues co­mo se sa­be en el pre­cio de un ca­ba­llo de Do­ma in­flu­yen mu­chos fac­to­res –edad, sa­lud, ca­li­dad, ni­vel de do­ma, mon­ta­bi­li­dad…-. “Nun­ca es equi­pa­ra­ble, de re­pen­te una tem­po­ra­da ven­des ca­ba­llos jó­ve­nes y otras, co­mo la pa­sa­da, sa­lie­ron de re­pen­te cua­tro de ni­vel Gran Premio. Y no se sa­be por qué”, con­fir­ma Ma­ría.

En de­fi­ni­ti­va, unas cua­dras de tra­ba­jo pro­pias, pa­ra pre­pa­rar des­de el ini­cio y ven­der ca­ba­llos de Do­ma -com­ple­men­ta­do con al­go de cría- que son re­fe­ren­cia, pe­ro un mo­de­lo que sin em­bar­go es­tá po­co ex­ten­di­do en Es­pa­ña aun­que, co­mo re­cuer­da Miguel, en su mo­men­to se in­ten­ta­ron al­gu­nas por el sur sin lle­gar a cua­jar. “Es un mun­do com­pli­ca­do”, ana­li­za el ji­ne­te al­gu­nos mo­ti­vos: “no es só­lo mon­tar. Ges­tio­nar una cua­dra así tie­ne mu­chos ries­gos y re­quie­re otras ca­pa­ci­da­des, te­ner si­tio pro­pio, en­car­gar­te del man­te­ni­mien­to, las pis­tas… Es­tás las 24 ho­ras pen­dien­tes de ello”, ex­pli­ca. “Lo que que­ría­mos era pre­pa­rar ca­ba­llos, es lo que nos gus­ta. Afor­tu­na­da­men­te tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de es­co­ger es­to y clien­tes que apues­tan con no­so­tros”, sen­ten­cia ella, que­dan­do cla­ro que el éxi­to de El Pon­tón es po­si­ble por el he­cho de com­par­tir am­bos, Ma­ría y Miguel, esa mis­ma pasión por do­mar ca­ba­llos.

“Hay que te­ner la ex­pe­rien­cia de ca­ba­llos di­fe­ren­tes. Son los me­jo­res maes­tros, ca­da uno te po­ne rá­pi­da­men­te en tu si­tio”

2

1

1. Ma­ría nos en­se­ña la fla­man­te pis­ta cu­bier­ta. 2. Miguel Ruiz Ol­mos, prac­ti­can­do el piaf­fé en uno de los pra­dos de la fin­ca. 35

1

2

3

41. Ma­ría, con dos de susca­ba­llos en las ins­ta­la­cio­nes de El Pon­tón.2. Miguel com­pa­gi­na su la­bor con la de di­rec­tor téc­ni­co de Ye­gua­da San Ro­mán.3. Pis­ta ex­te­rior, jus­to des­pués de una gran tor­men­ta. Su in­ten­ción es fi­brar­la es­te mis­mo año.4. La cría es otra de las aven­tu­ras que han em­pren­di­do, con tres o cua­tro po­tros al año.

6

7

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.