Cam­bio de rum­bo

Ecuestre - - DEPORTE - L.P.

» Las ex­pec­ta­ti­vas del equi­po es­pa­ñol pa­ra el Cam­peo­na­to del Mun­do de Tr­yon eran muy po­co pro­me­te­do­ras. A las di­fi­cul­ta­des ha­bi­tua­les se su­ma­ron otras ini­cial­men­te no pre­vis­tas que ha­cían au­gu­rar un tránsito por la com­pe­ti­ción mun­dia­lis­ta con muy li­mi­ta­das po­si­bi­li­da­des de éxi­to. Pero lo cier­to es que la reali­dad su­peró al pro­nós­ti­co, por­que la ima­gen ofre­ci­da des­de la pri­me­ra prue­ba pun­tua­ble es­tu­vo por de­ba­jo del ni­vel que los ji­ne­tes es­pa­ño­les vie­nen man­te­nien­do en la com­pe­ti­ción in­ter­na­cio­nal.

A tí­tu­lo in­di­vi­dual, Eduardo Álvarez Az­nar fue el más des­ta­ca­do. En la pri­me­ra prue­ba tu­vo un error pun­tual, en la dis­tan­cia tras la ría al fon­do pos­te­rior, que a la pos­tre hi­po­te­có su en­tra­da en­tre los Top 25. Sus otros dos re­co­rri­dos le de­vol­vie­ron a su ni­vel con­tras­ta­do, ro­zan­do la per­fec­ción.

Pero el tono ge­ne­ral del equi­po fue muy gris, dan­do sen­sa­ción de in­se­gu­ri­dad. In­clu­so el siem­pre re­gu­lar Ma­nuel Fer­nán­dez Sa­ro fue a peor tras una ca­za len­ta con “Cui­dam”, su­man­do cua­tro de­rri­bos en el se­gun­do re­co­rri­do. A Pilar Cor­dón se le vio ten­sa en su es­treno con “Grand Cru van de Ro­zen­berg”, con el que lle­gó a Tr­yon con muy po­cos re­sul­ta­dos en prue­bas de al­to ni­vel. Su caí­da en el ter­cer obs­tácu­lo pe­só so­bre una lo­sa so­bre ella y so­bre el equi­po, lo que la ama­zo­na ara­go­ne­sa in­ten­tó su­pe­rar con enor­me co­ra­je en la se­gun­da prue­ba, aun­que con tres de­rri­bos. Y con to­do lo an­te­rior y su mí­ni­mo re­co­rri­do en la gran com­pe­ti­ción, el mun­do se le vino en­ci­ma a Mi­kel Aiz­pu­rúa, cla­ra­men­te su­pe­ra­do por la si­tua­ción.

Tr­yon ya es his­to­ria y con­ven­dría con­si­de­rar­lo, úni­ca­men­te, co­mo una par­te de nues­tra re­cien­te tra­yec­to­ria, co­mo un epi­so­dio más que con­fir­ma la ne­ce­si­dad de un cam­bio de rum­bo en la ges­tión de la hí­pi­ca es­pa­ño­la en su pri­mer ni­vel de com­pe­ti­ción. Mi­rar pa­ra otro la­do y es­pe­rar que los pro­ble­mas se re­suel­van por sí so­los, sue­le te­ner ma­las con­se­cuen­cias, en­tre otras, que los pro­ble­mas se en­quis­ten y lle­guen a ser irre­so­lu­bles. Los res­pon­sa­bles téc­ni­cos de­ben dar ex­pli­ca­cio­nes y los res­pon­sa­bles fe­de­ra­ti­vos, ges­tio­nar po­si­bles so­lu­cio­nes. To­do me­nos se­guir en­ga­ñán­do­se y echan­do la cul­pa al men­sa­je­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.