El “otro” Hí­pi­co de Gi­jón

Ecuestre - - DEPORTE - AL­FON­SO Pé­REZ LUENGO

» “No­ve­lis­ta” a la pis­ta, ca­ba­llo en pis­ta “No­ve­lis­ta”, se­ñor Mal­ta da Cos­ta, Por­tu­gal. Pre­pa­ra­do “Kif Kif”, pre­ve­ni­do “Ama­do Mío”. Así so­na­ba la voz “má­gi­ca” del con­cur­so gi­jo­nés allá por 1965: Go­yo, don Gre­go­rio Ro­drí­guez Blan­co (más tar­de in­jus­ta­men­te vi­li­pen­dia­do por mí y mis ad­lá­te­res). Eso de “No­ve­lis­ta” a la pis­ta, ca­ba­llo en pis­ta “No­ve­lis­ta”… en­gan­cha­ba o al me­nos a mí, mu­cho.

¿Quién soy yo? Me lla­mo Al­fon­so Pé­rez Luengo, na­cí en Gi­jón, un 21/08/1957 (ocho años cuan­do “No­ve­lis­ta” a la pis­ta) y no soy co­no­ci­do en el mun­do hí­pi­co pa­ra na­da. Sin em­bar­go, des­de aquel le­jano ve­rano de 1965 has­ta hoy, fin del ve­rano de 2018, pue­do afir­mar que no se abrie­ron Las Mes­tas sin mi pre­sen­cia ni una so­la vez.

Con tan­ta pre­sen­cia, sin ser ji­ne­te, ni pro­pie­ta­rio, ni na­da afec­to a la hí­pi­ca, creo que se me su­po­ne afi­ción. Pri­me­ro, por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, lue­go fí­si­cas y hoy por edad, no par­ti­ci­pé en los con­cur­sos más que pa­san­do por ta­qui­lla: apos­tan­do (siem­pre, por la par­te de ven­tas y ra­ra vez por la par­te de pa­gos de pre­mios. Pero la afi­ción es­tá ahí, si­gue, in­clu­so mul­ti­pli­ca­da.

¿A qué vie­ne es­te ro­llo ini­cial? Sen­ci­lla­men­te acla­rar al lec­tor que no soy na­die, pero lle­vo 10 mi­llo­nes de saltos vis­tos y otros tan­tos apos­ta­dos (no tu­ve, no ten­go otra afi­ción y ade­más, me gus­ta). Gi­jón, Oviedo, La Fel­gue­ra, Luan­co, Pola de Sie­ro, Lu­go­nes, San Cu­cao, Bo­bes, Avi­lés, CHAS, For­cón, Lla­nes, Ri­ba­de­se­lla, Ti­neo, Mie­res, León, Cuenca, Ávi­la, Sa­la­man­ca, Vi­go, La Co­ru­ña, Ar­tei­xo, San­tan­der,… Asi­duo siem­pre. Hoy 61 años y cuan­do “No­ve­lis­ta”, 8 años.

Es­tas son mis cre­den­cia­les pa­ra de­cir a la sociedad In2s­tri­des, nue­va con­tra­ta del hí­pi­co de Gi­jón, va­rios con­se­jos. Ya se sa­be que los con­se­jos se dan cuan­do se pi­den, pero creo que tam­bién es cier­to que lo que “abun­da no da­ña” y creo, no quie­ro pen­sar otra co­sa, que lo que le voy a acon­se­jar le ha lle­ga­do por múl­ti­ples vías. Por si aca­so, ahí va:

1/ Por más que los ac­tua­les y pa­sa­dos “TENEDORES” del con­cur­so, siem­pre los mis­mos des­de ha­ce mu­chos años, IGNOREN a los apos­tan­tes, se­pan que GI­JÓN ES, FUE Y SE­RÁ, un con­cur­so don­de los gi­jo­ne­ses dis­fru­ta­mos apos­tan­do.

2/ En cohe­ren­cia con lo an­te­rior, son lla­ma­ti­vos los si­guien­tes he­chos: A) Des­de ha­ce más de cuan­do me­nos 8 ó 10 años, no se men­cio­nan por el al­ta­voz los bo­le­tos ven­di­dos a ca­da ca­ba­llo de ca­da se­rie. Ni el nú­me­ro de ge­me­las ven­di­das. Ni lo re­cau­da­do en la tri­ple. Ni los bo­le­tos que pa­san­do las dos pri­me­ras apues­tas de la tri­ple tie­nen sus op­cio­nes de pre­mio. Ni cual es el di­vi­den­do de se­rie, ge­me­la, ga­na­dor de prue­ba o tri­ple. NIN­GU­NEO TO­TAL. El apos­tan­te no exis­te, si me apu­ran, mo­les­ta. ¿Dón­de es­tá la pi­za­rra que tan­to gus­ta­ba a los afi­cio­na­dos? Lle­ga­ses a cual­quier ho­ra, te in­for­ma­ba de re­ti­ra­dos, di­vi­den­dos, sus­ti­tu­cio­nes, et­cé­te­ra. Lu­gar de reunión, de en­cuen­tro en­tre afi­cio­na­dos, cam­bio de im­pre­sio­nes so­bre es­ta­do de ca­ba­llos y ji­ne­tes. Lle­va­mos va­rios años co­mo “po­llos des­ca­be­za­dos” ¿Dón­de es­tá? ¿Quién fue el “lum­bre­ras” que or­de­nó qui­tar­la? B) C) D) E) F) 20, to­tal tan­tos, ge­me­las tan­tas, tri­ple ge­me­la: apues­tas, bo­le­tos pa­sa­dos, pre­mios, acer­tan­tes, etc. ¿Sa­ben que in­clu­so, el an­ti­guo re­gla­men­to de apues­tas, obli­ga­ba a pa­rar al ca­ba­llo en pis­ta has­ta que no se le­ye­sen los bo­le­tos apos­ta­dos an­tes de aca­bar ca­da se­rie?

¿Por qué ob­vian a los apos­tan­tes en Gi­jón a pe­sar de ser su al­ma y sos­tén? Evi­den­te­men­te, si des­apa­re­cen las apues­tas que­dan so­los. Con­se­jo más que evi­den­te: ORDENEN LA IN­FOR­MA­CIÓN COM­PLE­TA Y CON­TI­NUA DE APUES­TAS AL LOCUTOR EN­CAR­GA­DO.

3/ Por so­lo ate­ner­nos al úl­ti­mo con­cur­so, 29/08 al 02/09, re­fe­ri­do só­lo a mi par­ce­la (lu­dó­pa­ta di­rán al­gu­nos, afi­cio­na­do los que me co­no­cen). Voy a ex­pre­sar mi opi­nión so­bre un su­ce­so pro­du­ci­do, reite­ran­do una vez más que el locutor in­for­ma ce­ro de apues­tas de cual­quier ti­po e in­clu­so omi­te lo que con­vie­ne a la or­ga­ni­za­ción.

En es­te úl­ti­mo con­cur­so se anun­ció por el al­ta­voz, equi­vo­ca­da­men­te, una se­rie de des­em­pa­te con los par­ti­ci­pan­tes co­rri­dos un nú­me­ro. O sea, se apos­ta­ba al 1-6 (se­gún la me­ga­fo­nía) y en la reali­dad era el 2-7. Tras las co­rres­pon­dien­tes que­jas de al­gu­nos po­cos afi­cio­na­dos, se pa­gó la ge­me­la co­rrec­ta y se de­vol­vió el di­ne­ro al res­to. Co­rrec­ta de­ci­sión an­te el error, sin du­da. Sin em­bar­go, si­guien­do con­si­de­rar que no hu­bo ma­la fe, pero sí, ab­so­lu­ta ne­gli­gen­cia.

En con­so­nan­cia con la preo­cu­pa­ción de la or­ga­ni­za­ción por el “apar­ta­do apues­tas” o qui­zá in­for­ma­da és­ta por el enemi­go del apos­tan­te, tu­vi­mos otros des­a­gui­sa­dos en el pa­sa­do con­cur­so. Por ejem­plo en la tri­ple ge­me­la, en la que es­cru­ta­ron bo­le­tos de me­nos los dos úni­cos días que tu­vo acer­tan­tes de tres; es de­cir, es­cru­ta­ron dos tri­ples acer­ta­das y apa­re­cie­ron tres. In­sis­to, pa­ra dos ve­ces que se acier­ta de los cin­co días, las dos ve­ces con erro­res de bul­to.

Y to­do ello, sin re­ti­ra­dos en las se­ries, ni in­ci­den­cia al­gu­na que in­ci­te al error. ¿En ma­nos de quién es­tá la tri­ple-ge­me­la? ¿No sa­be la or­ga­ni­za­ción de Las Mes­tas que, en vez de con­tar con gen­te inex­per­ta, en Gi­jón hay una fa­mi­lia de her­ma­nos que or­ga­ni­za la tri­ple ge­me­la y apues­tas en va­rios hí­pi­cos de Es­pa­ña, con re­co­no­ci­do pres­ti­gio?

En de­fi­ni­ti­va, se­ño­res de In2s­tri­des, RE­NO­VA­CIÓN TO­TAL a ni­vel de apues­tas, que es lo que quie­re el afi­cio­na­do pú­bli­co gi­jo­nés. Y ello, sin en­trar en otras par­ce­las. La más im­por­tan­te, sin du­da, es que tra­di­cio­nal­men­te siem­pre hu­bo dos con­cur­sos (in­ter­na­cio­nal + na­cio­nal o in­ter­na­cio­nal gran­de + in­ter­na­cio­nal chi­co), con­cur­so más al­gún cam­peo­na­to, etc. ¿Por qué aho­ra se abre el hi­pó­dro­mo so­lo cin­co días al año?

Gi­ro com­ple­to, au­men­to de días de com­pe­ti­ción re­par­ti­dos en más con­cur­sos, ca­ba­llos com­pe­ti­ti­vos, lo más po­si­ble den­tro de las dis­po­ni­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas, prue­bas acor­des con lo que so­li­ci­ta el afi­cio­na­do (las de ca­za “nos po­nen”, en­can­tan siem­pre, apar­te de que las ten­den­cias ac­tua­les las des­acon­se­jan). Gi­jón es di­fe­ren­te. Gi­jón se lo me­re­ce.

Se­ño­res de In2S­tri­des y del Pa­tro­na­to De­por­ti­vo Mu­ni­ci­pal: “No­ve­lis­ta” a la pis­ta… y SUER­TE.

to­tal a ni­vel

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.