EL OCHO

Ecuestre - - DEPORTE -

CÓ­MO HE­MOS CO­LO­CA­DO LAS BAN­DAS

Si no quie­re tra­ba­jar a la mano o a la cuer­da con más ac­ce­so­rios, co­mo pue­den ser una si­lla de mon­tar o una cin­cha pa­ra tra­ba­jar con cuer­da, pue­de anu­dar dos ban­das en­tre sí. Pri­me­ro anu­da­mos una ban­da en torno al cue­llo y des­pués fi­ja­mos la ban­da del cuar­to tra­se­ro al mis­mo nu­do arri­ba, so­bre la cruz.

CÓ­MO SE MUE­VE EL CA­BA­LLO

Mien­tras co­lo­ca­mos las ban­das sal­ta a la vis­ta que se en­ro­llan un po­co. En el tra­ba­jo a la mano al pa­so eso se pue­de co­rre­gir re­ajus­tán­do­las. Sa­bi­ne Ellin­ger ex­pli­ca el efec­to de la ban­da del cuar­to tra­se­ro: “La li­ge­ra re­sis- Anu­da­mos pri­me­ro una ban­da al­re­de­dor del pe­cho. Des­pués fi­ja­mos una se­gun­da ban­da pa­ra el cuar­to tra­se­ro ha­cien­do un nu­do por de­ba­jo de la cruz (D). Aho­ra to­do es­tá en su si­tio ten­cia que ejer­ce la ban­da ha­ce que el ca­ba­llo le­van­te las pa­tas tra­se­ras un po­co an­tes. De es­te mo­do le que­da más tiem­po pa­ra lle­var­las ha­cia el cen­tro de gra­ve­dad y se reúne por sí mis­mo”. A con­ti­nua­ción lle­va a “Ma­gic” al piaf­fe de la mano: se man­tie­ne bien re­co­gi­do y des­pla­za cla­ra­men­te ha­cia atrás el cen­tro de gra­ve­dad. Al tra­ba­jar a la cuer­da, “Ma­gic” tra­ta una y otra vez de de­jar caer el cue­llo pero en­se­gui­da vuel­ve a le­van­tar

(A). Las ban­das man­tie­nen re­co­gi­do al ca­ba­llo y eso es bueno pa­ra el tra­ba­jo de reunión, co­mo en es­te piaf­fe a la mano Al mo­ver­se el ani­mal la ban­da se en­ro­lla bajo el cue­llo

por eso he­mos re­co­lo­ca­do las ban­das. la ca­be­za. Su­po­ne­mos que la ban­da le mo­les­ta en los hom­bros. Se en­ro­lla y le pe­lliz­ca el cue­llo. Por eso re­ti­ra­mos las ban­das y pro­ba­mos otra téc­ni­ca idea­da por Lin­da Te­lling­ton Jo­nes (D y E): anu­da­mos una ban­da al­re­de­dor del cue­llo. Des­pués fi­ja­mos en ella una se­gun­da ban­da con un nu­do por de­ba­jo de la cruz, la ten­de­mos al­re­de­dor del cuar­to tra­se­ro y la anu­da­mos en el mis­mo pun­to al otro la­do del cuer­po del ani­mal. Aho­ra el ca­ba­llo de Ellin­ger mar­cha más con­ten­to y vuel­ve a ba­jar la ca­be­za.

NUES­TRA CON­CLU­SIÓN

Las ban­das no se de­ben unir con un nu­do arri­ba del to­do, en la cruz, sino un po­co más aba­jo, en los la­te­ra­les. El efec­to so­bre el cuar­to tra­se­ro es cla­ro. La ban­da de los hom­bros re­sul­ta más bien mo­les­ta.

(E). E

B Las ban­das se co­lo­can en for­ma de ocho al­re­de­dor del cuar­to tra­se­ro y del cuar­to de­lan­te­ro (B).

A

D

C (C),

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.