Ali­men­ta­ción sa­na, co­mo en la Na­tu­ra­le­za

¿Qué nu­trien­tes ne­ce­si­ta mi ca­ba­llo?

Ecuestre - - CABALLO - TEX­TO: KAY BREDEHORST/ REIN­HARD BREDEHORST TRA­DUC­CIÓN: ELE­NA SÁN­CHEZ

¿Qué ali­men­ta­ción man­tie­ne sa­nos a los ca­ba­llos? En es­te ar­tícu­lo, el doc­tor Kay Bredehorst y el pro­fe­sor Rein­hard Bredehorst ana­li­zan la ali­men­ta­ción equi­na de acuerdo con los úl­ti­mos co­no­ci­mien­tos cien­tí­fi­cos.

Nun­ca se in­sis­ti­rá lo su­fi­cien­te en la im­por­tan­cia de una ali­men­ta­ción ade­cua­da: es esen­cial pa­ra la sa­lud y el bie­nes­tar del ca­ba­llo. Pero ¿en qué con­sis­te una ali­men­ta­ción sa­na pa­ra nues­tros ani­ma­les? Es fre­cuen­te que exis­ta mu­cha con­fu­sión en­tre los ji­ne­tes acer­ca de los nu­trien­tes que ne­ce­si­tan sus ca­ba­llos. Por eso que­re­mos apor­tar un po­co de luz a la os­cu­ri­dad que ro­dea el te­ma de la ne­ce­si­dad de nu­trien­tes y la ac­ción com­bi­na­da de los mis­mos.

NE­CE­SI­DA­DES IN­DI­VI­DUA­LES

¿Qué nu­trien­tes ne­ce­si­ta mi ca­ba­llo? Des­gra­cia­da­men­te, es­ta pre­gun­ta apa­ren­te­men­te tan sim­ple es di­fí­cil de res­pon­der pa­ra ca­da ca­so con­cre­to y de­pen­de so­bre to­do de la si­tua­ción del ejem­plar en cues­tión. ¿Se tra­ta de un ani­mal jo­ven que es­tá cre­cien­do, de un an­ciano, un ca­ba­llo de san­gre ca­lien­te o un shetland? ¿Tie­ne pro­ble­mas de sa­lud? ¿Es un de­por­tis­ta de com­pe­ti­ción en ac­ti­vo o úni­ca­men­te se de­di­ca a pa­sear a cam­po abier­to? Es­ta es só­lo

una pe­que­ña se­lec­ción de los fac­to­res que in­flu­yen en las ne­ce­si­da­des in­di­vi­dua­les de nu­trien­tes.

Pero exis­ten un par de prin­ci­pios bá­si­cos que sir­ven pa­ra to­dos los ca­ba­llos: ne­ce­si­tan nu­trien­tes pri­ma­rios co­mo pro­teí­nas, gra­sas, hi­dra­tos de car­bono, sus­tan­cias ve­ge­ta­les se­cun­da­rias, oli­go­ele­men­tos, elec­tro­li­tos y por su­pues­to, un mon­tón de agua. Es­tos ele­men­tos y fuen­tes de ener­gía pri­ma­rios son res­pon­sa­bles de in­nu­me­ra­bles pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos que

so­bre­pa­san con mu­cho nues­tros co­no­ci­mien­tos y nues­tra ca­pa­ci­dad ima­gi­na­ti­va.

¿Se acuer­da to­da­vía del ci­clo del áci­do cí­tri­co de las cla­ses de bio­lo­gía? En él se re­pre­sen­ta­ban de for­ma sim­pli­fi­ca­da los pro­ce­sos de ob­ten­ción de ener­gía a par­tir del azú­car, la gra­sa y las pro­teí­nas o los ami­noá­ci­dos. Pero si por ca­sua­li­dad us­ted va aho­ra a un la­bo­ra­to­rio a in­for­mar­se so­bre el me­ta­bo­lis­mo de la glu­co­sa las ex­pli­ca­cio­nes no ca­brían en una pi­za­rra: los pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos que se han des­cu­bier­to en es­te cam­po lle­nan ya li­bros en­te­ros. Y eso que pro­ba­ble­men­te no co­no­ce­mos ni si­quie­ra el uno por cien­to de to­das las ru­tas del me­ta­bo­lis­mo de la glu­co­sa.

FAC­TO­RES DE RIES­GO

Si a es­to aña­di­mos las in­ter­re­la­cio­nes am­plia­das con otros nu­trien­tes co­mo los oli­go­ele­men­tos, las vi­ta­mi­nas y las sus­tan­cias ve­ge­ta­les se­cun­da­rias, en­se­gui­da que­da cla­ro que es arries­ga­do tra­ba­jar dan­do por su­pues­tas las do­sis co­rrec­tas, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de nu­trien­tes ais­la­dos. Las po­si­bles con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas ya se han ex­pues­to en di­ver­sos

es­tu­dios en el ám­bi­to hu­mano. Pero hay otro fac­tor de ries­go que tam­po­co se de­be per­der de vis­ta: los va­lo­res orien­ta­ti­vos so­bre la ne­ce­si­dad de nu­trien­tes de los ca­ba­llos no se han ve­ri­fi­ca­do del to­do y de­pen­den de la si­tua­ción con­cre­ta del ani­mal. Des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co de­be­mos su­po­ner que es­tos va­lo­res pre­sen­tan a ve­ces di­fe­ren­cias con­si­de­ra­bles se­gún se tra­te de de­ter­mi­na­das ra­zas, po­tri­llos, de­por­tis­tas de com­pe­ti­ción o ani­ma­les en­fer­mos.

En es­te sen­ti­do el se­le­nio nos brin­da un buen ejem­plo. Es­te oli­go­ele­men­to in­flu­ye en el me­ta­bo­lis­mo de las más va­ria­das for­mas. Es res­pon­sa­ble de pro­ce­sos an­ti­oxi­dan­tes, de pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos de des­in­to­xi­ca­ción y desem­pe­ña un pa­pel im­por­tan­te en el me­ta­bo­lis­mo ti­roi­deo. Pero, en ca­so de so­bre­do­sis pue­de oca­sio­nar al­te­ra­cio­nes de lo más di­ver­so. Las do­sis re­co­men­da­das pre­sen­tan esa mis­ma di­ver­si­dad y no es­tán su­fi­cien­te­men­te ve­ri­fi­ca­das des­de un pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co.

Pero ¿có­mo po­de­mos pro­por­cio­nar a nues­tros ca­ba­llos los nu­trien­tes im­por­tan­tes en can­ti­da­des ade­cua­das?

LA NA­TU­RA­LE­ZA CO­MO MO­DE­LO

Los ca­ba­llos son ani­ma­les que co­men plan­tas y no heno ni hier­ba. Un pra­do que no ha­ya si­do des­ti­na­do al mo­no­cul­ti­vo brin­da a los cua­drúpe­dos las más va­ria­das ofer­tas ali­men­ti­cias. Pien­se en la po­da­gra­ria, el pie de león, el to­mi­llo, la flor de viu­da, la hier­ba de San Juan, el cla­vel, la mi­len­ra­ma, la or­ti­ga, la fram­bue­sa, el llan­tén me­nor, el dien­te de león, el tré­bol ro­jo, el lo­tus, el amor del hor­te­lano, la bol­sa del pas­tor, el oré­gano, el ge­ra­nio, la bis­tor­ta, el car­do, la mar­ga­ri­ta, la co­lle­ja, la gy­psop­hi­la, la cam­pa­ni­lla y el pen­sa­mien­to sil­ves­tre.

Ade­más, si un ca­ba­llo vi­ve en ple­na na­tu­ra­le­za, tam­bién pue­de co­mer fru­tos co­mo ba­yas, man­za­nas o ce­re­zas e in­clu­so cor­te­zas y ho­jas de ár­bo­les y ar­bus­tos.

To­das esas plan­tas son ri­cas en sus­tan­cias ve­ge­ta­les se­cun­da­rias, ta­ni­nos, vi­ta­mi­nas, elec­tro­li­tos y oli­go­ele­men­tos. Ade­más, tam­bién con­tie­nen los nu­trien­tes pri­ma­rios ne­ce­sa­rios co­mo pro­teí­nas cru­das, gra­sas e hi­dra­tos de car­bono. Aun­que lo cier­to es que, des­gra­cia­da­men­te, ca­si nin­gún ca­ba­llo dis­fru­ta de es­tos va­ria­dos nu­trien­tes que re­ga­la la na­tu­ra­le­za.

ALI­MEN­TA­CIÓN A BA­SE DE HENO

Hier­ba y heno; al fi­nal en eso sue­le con­sis­tir ma­yo­ri­ta­ria­men­te la ali­men­ta­ción de ca­si to­dos los ca­ba­llos. En prin­ci­pio es al­go que no es­tá tan des­en­ca­mi­na­do, por­que de es­te mo­do los ani­ma­les ob­tie­nen hi­dra­tos de car­bono es­truc­tu­ra­dos co­mo fi­bra y ali­men­to pa­ra su flo­ra in­tes­ti­nal, vi­ta­mi­nas so­lu­bles en agua y en gra­sa y oli­go­ele­men­tos. Ade­más, así tam­bién dis­po­nen de gran can­ti­dad de pro­teí­na cru­da.

Por re­gla ge­ne­ral, pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de hi­dra­tos de car­bono y pro­teí­nas bas­ta con 1,5 kg de heno de co­se­cha tem­pra­na por ca­da 100 ki­los de pe­so cor­po­ral. Co­mo es na­tu­ral es­tas can­ti­da­des no se apli­can a los ca­ba­llos de­por­tis­tas o a los que se en­cuen­tran en otras si­tua­cio­nes de so­bre­car­ga. Aho­ra bien, du­ran­te la temporada de pra­do hay que re­du­cir con­si­de­ra­ble­men­te la in­ges­ta de heno que en oca­sio­nes pue­de ser de me­nos de 1 kg por ca­da 100 kg de pe­so cor­po­ral. De lo con­tra­rio se pue­de ori­gi­nar una gran so­bre­car­ga de­bi­da a hi­dra­tos de car­bono que no for­man es­truc­tu­ra.

No obs­tan­te, son fac­to­res de­ci­si­vos la ca­li­dad de los sue­los y có­mo se ha co­se­cha­do y al­ma­ce­na­do el heno. Pero no ca­be du­da que en ge­ne­ral la ali­men­ta­ción a ba­se heno no só­lo im­pli­ca una gran ca­ren­cia de sus­tan­cias ve­ge­ta­les se­cun­da­rias, sino en mu­cha más me­di­da, de oli­go­ele­men­tos co­mo el zinc, el man­ga­ne­so y el se­le­nio y vi­ta­mi­nas.

ALI­MEN­TA­CIÓN COM­PLE­MEN­TA­RIA

Por eso, de­pen­dien­do de la si­tua­ción con­cre­ta de ca­da ca­ba­llo, hay que aña­dir al heno tres to­mas dia­rias de 0,5-1 kg de fo­rra­je com­ple­men­ta­rio de al­ta ca­li­dad. De es­ta for­ma un ani­mal que ten­ga un des­gas­te pro­me­dio es­ta­rá muy bien ali­men­ta­do.

A la ho­ra de ele­gir el fo­rra­je pro­cu­re que ten­ga un por­cen­ta­je ele­va­do de sus­tan­cias ve­ge­ta­les se­cun­da­rias, elec­tro­li­tos, vi­ta­mi­nas, ta­ni­nos y oli­go­ele­men­tos. ¿Có­mo ase­gu­rar­se de ello? Por la pre­sen­cia de una gran va­rie­dad de las plan­tas que he­mos men­cio­na­do an­te­rior­men­te.

Tam­bién pue­de con­te­ner sal­va­do de cen­teno, ave­na, ce­ba­da y tri­go. Se tra­ta de las cás­ca­ras del ce­real que tie­nen apro­xi­ma­da­men­te un 60%-70% de com­po­nen­tes im­por­tan­tes sin ori­gi­nar un au­men­to ele­va­do de los ni­ve­les de azú­car. Pero una can­ti­dad ex­ce­si­va de sal­va­do fi­ja a su vez el cinc, el mag­ne­sio y el hie­rro y por eso es im­por­tan­te que exis­ta una co­rrec­ta re­la­ción de pro­por­ción en la mez­cla. Por el con­tra­rio los bro­tes pro­por­cio­nan mu­chos de los nu­trien­tes de los ce­rea­les con un con­te­ni­do mu­cho me­nor de an­ti­nu­trien­tes, co­mo por ejem­plo, el áci­do fí­ti­co.

En prin­ci­pio los ce­rea­les uti­li­za­dos co­mo fo­rra­je con­cen­tra­do tie­nen un al­to con­te­ni­do de nu­trien­tes im­por­tan­tes. Pero la ave­na, el tri­go, la ce­ba­da y com­pa­ñía con­tri­bu­yen a que exis­ta una car­ga de al­mi­dón más ele­va­da; ade­más con­tie­nen glu­ten, una pro­teí­na ad­he­si­va sos­pe­cho­sa de oca­sio­nar el sín­dro­me de per­mea­bi­li­dad in­tes­ti­nal en los hu­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.