CON­CLU­SIÓN

Ecuestre - - CABALLO -

» No jue­gue con el me­ta­bo­lis­mo de su ca­ba­llo com­ple­men­tan­do su ali­men­ta­ción con pro­duc­tos sin­té­ti­cos. Pien­se siem­pre en el ejem­plo del me­ta­bo­lis­mo de la glu­co­sa pa­ra no per­der de vis­ta la com­ple­ji­dad de es­tos pro­ce­sos. Los nu­trien­tes tra­ba­jan en equi­po y só­lo co­no­ce­mos una pe­que­ña frac­ción de las fun­cio­nes que desem­pe­ñan. To­me la na­tu­ra­le­za co­mo ejem­plo pa­ra sa­ber lo que ne­ce­si­ta su ca­ba­llo. Cuan­to más am­plia sea la ofer­ta de plan­tas na­tu­ral­men­te pre­sen­tes en los pas­tos, pro­du­ci­das con la má­xi­ma ca­li­dad bío, más se­gu­ro po­drá es­tar de man­te­ner sano a su ca­ba­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.