Co­no­ci­mien­to em­pí­ri­co y co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co

Las teo­rías de Ro­ger Abran­tes y las du­das que sus­ci­tan

Ecuestre - - CABALLO -

Las fuen­tes de co­no­ci­mien­tos son di­ver­sas, ob­je­ti­vas y sub­je­ti­vas, pero am­bas dig­nas de to­mar­se en cuen­ta pa­ra in­te­grar la me­jor me­to­do­lo­gía en el ma­ne­jo de los ca­ba­llos.

Ya en otra oca­sión he men­cio­na­do a Ro­ger Abran­tes. No fue ha­ce mu­cho cuan­do ha­bla­mos de la Teo­ría de la Do­mi­nan­cia en los lo­bos y de­más es­pe­cies. Re­cor­de­mos que Abran­tes es un etó­lo­go por­tu­gués de gran pres­ti­gio mun­dial, PhD en Bio­lo­gía Evo­lu­cio­nis­ta y Eto­lo­gía, di­rec­tor de la di­vi­sión de Eto­lo­gía del Ins­ti­tu­to de Cam­brid­ge y au­tor de va­rios li­bros en­tre los que des­ta­ca el que lle­va por tí­tu­lo “Los 20 prin­ci­pios que to­do en­tre­na­dor de ani­ma­les de­be sa­ber”.

El co­ra­zón con­tra la ra­zón

En es­ta oca­sión quie­ro re­fe­rir­me a una con­tro­ver­ti­da apre­cia­ción su­ya que pa­re­ce des­pre­ciar la téc­ni­ca y a la cien­cia mis­ma, dan­do más im­por­tan­cia a la ex­pe­rien­cia y al “co­ra­zón” en el en­tre­na­mien­to de cual­quier es­pe­cie ani­mal.

Abran­tes afir­ma que to­da téc­ni­ca y la más avan­za­da tec­no­lo­gía son inú­ti­les sin la ac­ti­tud ade­cua­da pa­ra su apli­ca­ción. Ma­ni­fies­ta que la ac­ti­tud con la que se prac­ti­ca el en­tre­na­mien­to es más im­por­tan­te que la téc­ni­ca. Y por el con­tra­rio, de­cla­ra que aún te­nien­do una ma­la téc­ni­ca y sin con­tar con las he­rra­mien­tas ade- cua­das se pue­de ser “in­men­sa­men­te exi­to­so” si la ac­ti­tud es la co­rrec­ta.

En otras pa­la­bras: una bue­na téc­ni­ca sin la ac­ti­tud apro­pia­da con­du­ce al fra­ca­so, mien­tras que una bue­na ac­ti­tud sin téc­ni­ca al­gu­na ten­drá éxi­to.

El don que tie­nen al­gu­nos

Al leer su opi­nión se me vie­nen a la men­te los nom­bres de en­tre­na­do­res de di­fe­ren­tes es­pe­cies, Cé­sar Mi­llán y Tom Do­rran­ce son un buen ejem­plo. En mi opi­nión am­bos per­so­na­jes, muy exi­to­sos en el ma­ne­jo de pe­rros y ca­ba­llos res­pec­ti­va­men­te, po­drían ser ca­li­fi­ca­dos co­mo gen­te con una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial en la in­ter­pre­ta­ción del len­gua­je de esas es­pe­cies y pa­ra mo­du­lar sus ac­cio­nes con to­das las ca­rac­te­rís­ti­cas ne­ce­sa­rias pa­ra un buen ma­ne­jo, so­bre to­do, ade­cua­do a la es­pe­cie e in­clu­so a la per­so­na­li­dad de ca­da su­je­to. Po­seer es­tas cua­li­da­des es a lo que po­dría­mos lla­mar co­lo­quial­men­te “te­ner un don”.

En una co­sa coin­ci­do con Abran­tes y es en su opi­nión so­bre que es po­si­ble que una sen­si­bi­li­dad es­pe­cial pue­da su­plir to­do co­no­ci­mien­to téc­ni­co de los pro­ce­sos men­ta­les que ocu­rren en los dos ce­re­bros (o más) a la ho­ra de un en­tre­na­mien­to. El pro­ble­ma es­tá en que pre­ci­sa­men­te esas cua­li­da­des son es­pe­cia­les, no ge­ne­ra­li­za­das en la po­bla­ción hu­ma­na.

¿Don co­lec­ti­vo o apren­di­za­je so­cial?

Aun­que Abran­tes ge­ne­ra­li­za cuan­do afir­ma ser tes­ti­go de po­bla­cio­nes com­ple­tas en el Tí­bet y en los arro­za­les del río Me­kong, vi­vien­do en “per­fec­ta ar­mo­nía con sus ani­ma­les, sin sa­ber na­da de los prin­ci­pios del apren­di­za­je y con com­ple­to des­co­no­ci­mien­to de ar­ti­lu­gios de ayu­da pa­ra el en­tre­na­mien­to”.

¿Sig­ni­fi­ca es­to que to­dos los ha­bi­tan­tes de un te­rri­to­rio, que po­drían ser con­si­de­ra­dos co­mo ni­chos o sis­te­mas más o me­nos ce­rra­dos co­mo el Tí­bet y el del­ta del río Me­kong a los que se

re­fie­re, no fue­ron ca­pa­ces de apren­der unos de otros las me­jo­res for­mas de tra­to a sus ani­ma­les? ¿To­das es­tas per­so­nas na­cie­ron con ese don?

Apren­di­za­je em­pí­ri­co

¿Ese co­no­ci­mien­to no es una téc­ni­ca en sí mis­ma desa­rro­lla­da por un co­lec­ti­vo hu­mano? ¿Se ten­dría que co­no­cer co­mo téc­ni­ca pro­pia­men­te di­cha o “avan­za­da tec­no­lo­gía” a la desa­rro­lla­da úni­ca­men­te en las uni­ver­si­da­des? Es in­du­da­ble que la sen­si­bi­li­dad pa­ra tra­tar con ani­ma­les es mu­cho ma­yor en la gen­te que na­ce y vi­ve en con­tac­to con ellos, pero se tra­ta de una ca­pa­ci­dad ad­qui­ri­da, no de una ha­bi­li­dad in­na­ta y por tan­to es pro­duc­to de un apren­di­za­je em­pí­ri­co, con el ca­rác­ter de sub­je­ti­vo, con­ver­ti­do en téc­ni­ca.

Por eso, la ac­ti­tud de la po­bla­ción a la que Abran­tes se re­fie­re pue­de pro­ce­der de esa ca­pa­ci­ta­ción, ge­ne­ral­men­te in­vo­lun­ta­ria, que po­si­ble­men­te fue desa­rro­lla­da a tra­vés de mu­chos años y en los que se­gu­ra­men­te el en­sa­yo y error han si­do los ele­men­tos que per­mi­tie­ron el per­fec­cio­na­mien­to de un pro­ce­di­mien­to que bien po­de­mos lla­mar téc­ni­ca, no don.

Abran­tes re­co­mien­da “no pen­sar en la cien­cia cuan­do se en­tre­na un ca­ba­llo”, sino ser uno mis­mo y di­ce: “la cien­cia de­be­ría for­mar par­te de ti, co­mo una se­gun­da na­tu­ra­le­za. Ser uno mis­mo y que la cien­cia sea par­te de ti”. Una sen­ten­cia que en­tien­do co­mo que de­be­mos ex­pre­sar con nues­tra pro­pia na­tu­ra­le­za lo que ha­ya­mos apren­di­do, lo que ha­ya­mos ad­qui­ri­do en al­gún lu­gar y de cual­quier for­ma. Es de­cir, en la ca­lle, en la uni­ver­si­dad, en el cam­po, etc.

¿Se pue­de cons­truir un don?

No me re­sul­ta fá­cil com­pren­der sus pa­la­bras. La úni­ca in­ter­pre­ta­ción que pue­do ha­cer es que el apren­di­za­je o ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­ca ad­qui­ri­da de­be res­pal­dar in­cons­cien­te­men­te nues­tras ac­cio­nes, pa­ra “coin­ci­dir con él un bre­ve ins­tan­te en el es­pa­cio y en el tiem­po” (se re­fie­re en es­te ca­so al pe­rro o al ca­ba­llo), ya que en ese mo­men­to, de acuerdo a sus pa­la­bras, “la téc­ni­ca es irre­le­van­te”.

¿Se tra­ta de cons­truir nues­tro pro­pio don? ¿Se tra­ta de un co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do que flu­ye co­mo ex­pre­sión de nues­tra sen­si­bi­li­dad na­tu­ral per­fec­cio­na­da por el apren­di­za­je, pero co­mo si fue­ra un ins­tin­to? Des­de lue­go que no. Por de­fi­ni­ción un don es un ta­len­to con el que se na­ce, es un re­ga­lo de Dios en teo­lo­gía. Ha­blar de ad­qui­rir un don es una in­con­gruen­cia. Lo que se per­fec­cio­na es una ha­bi­li­dad que bien pue­de par­tir de esa sen­si­bi­li­dad e in­tui­ción in­na­tas, sin em­bar­go, es­ta­ría­mos des­cri­bien­do el desa­rro­llo de una téc­ni­ca, ya sea sub­je­ti­va (em­pí­ri­ca) u ob­je­ti­va (cien­tí­fi­ca).

Es­ta pue­de ser la propuesta de Abran­tes se­gún mi in­ter­pre­ta­ción. ¿Pero de­be­mos su­po­ner que to­dos te­ne­mos la ca­pa­ci­dad de cul­ti­var una ha­bi­li­dad y trans­for­mar­la en téc­ni­ca? Y lo más im­por­tan­te, ¿a par­tir de qué ti­po de ha­bi­li­dad (irre­le­van­te, im­por­tan­te, co­rrec­ta o erra­da)? ¿Y ese lo­gro gra­cias a la cien­cia o al em­pi­ris­mo? ¿Eso no tie­ne im­por­tan­cia si sim­ple­men­te só­lo nos preo­cu­pa­mos de la ac­ti­tud in­de­pen­dien­te­men­te del ti­po de co­no­ci­mien­to? ¿Se­rá ver­dad que aún con­tan­do con una ma­la téc­ni­ca y con he­rra­mien­tas inapro­pia­das el re­sul­ta­do se­rá “es­plén­di­do”?

Es­tas dis­yun­ti­vas me re­cuer­dan la muy di­fun­di­da idea de que pa­ra tra­tar ade­cua­da­men­te con un ca­ba­llo lo que se re­quie­re es pa­cien­cia. ¿Sen­tar­se a con­tem­plar con mu­cha pa­cien­cia que el ca­ba­llo ha­ga las co­sas sin no­so­tros ha­cer al­go? O peor aún, no só­lo sin ha­cer na­da sino em­plean­do un pro­ce­di­mien­to in­co­rrec­to des­de el pun­to de vis­ta cien­tí­fi­co de la Eto­lo­gía y la Si­co­lo­gía Con­duc­tis­ta. La pa­cien­cia so­la no sir­ve de na­da, ha­brá que ha­cer al­go y ese al­go de­be­rá es­tar bien he­cho.

¿Real­men­te lo úni­co que im­por­ta es la ac­ti­tud?

Si Abran­tes tie­ne ra­zón, en­ton­ces no im­por­ta qué pro­ce­di­mien­to se em­plea. To­dos son igual de úti­les, pues lo úni­co que im­por­ta es la ac­ti­tud.

En mi opi­nión la ac­ti­tud, sea in­na­ta o desa­rro­lla­da por el co­no­ci­mien­to em­pí­ri­co se pue­de y de­be en­ri­que­cer con el co­no­ci­mien­to que brin­da la téc­ni­ca ob­je­ti­va, la cien­cia que Abran­tes re­co­mien­da ha­cer a un la­do.

Los ha­bi­tan­tes del del­ta del Me­kong y los ti­be­ta­nos pu­die­ron per­fec­cio­nar su ac­ti­tud a tra­vés de la ex­pe­rien­cia y el tra­ba­jo dia­rio en un en­tre­na­mien­to que les to­mó gran par­te de su vi­da. Los po­see­do­res de do­nes reales o ap­ti­tu­des es­pe­cia­les, los ge­nios de ver­dad, nor­mal­men­te se re­co­no­cen des­de la in­fan­cia. Son ni­ños pro­di­gio que lue­go van desa­rro­llan­do e in­cre­men­tan­do su don… o no. En mi opi­nión son ca­sos co­mo los de Mi­llán, Do­rran­ce, Mo­zart o Ca­pa­blan­ca.

La ma­ni­fes­ta­ción del apren­di­za­je es mu­cho más len­to que el del ins­tin­to, por eso hay que es­pe­rar sus re­sul­ta­dos y des­de lue­go, to­mar en cuen­ta que en el per­fec­cio­na­mien­to e in­clu­so en la ad­qui­si­ción de una ha­bi­li­dad ins­tin­to y apren­di­za­je no se con­tra­po­nen, así co­mo tam­po­co el apren­di­za­je sub­je­ti­vo y el apren­di­za­je ob­je­ti­vo. To­dos son ele­men­tos de ca­pa­ci­ta­ción de los in­di­vi­duos y no se de­be me­nos­pre­ciar nin­guno.

Apro­ve­char fuen­tes de co­no­ci­mien­to

Pero no de­ja de ser cu­rio­so que un per­so­na­je for­ma­do en la cien­cia y que os­ten­ta el má­xi­mo gra­do co­mo in­ves­ti­ga­dor, des­es­ti­me el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co an­te­po­nien­do so­bre él, el co­no­ci­mien­to em­pí­ri­co. Yo no me­nos­pre­cio el co­no­ci­mien­to em­pí­ri­co, por el con­tra­rio, es una fuen­te in­va­lua­ble de in­for­ma­ción, pero de­be ser pa­sa­da por el ta­miz del mé­to­do cien­tí­fi­co pa­ra que pue­da in­gre­sar a la ca­te­go­ría de co­no­ci­mien­to con­tras­ta­do y ob­ten­ga so­li­dez.

Lo que sí ocu­rre es que cuan­do pen­sa­mos mu­cho en la for­ma de ha­cer al­go, in­hi­bi­mos la ex­pre­sión na­tu­ral de un ta­len­to que pue­de iden­ti­fi­car­nos me­jor con el en­tre­na­do. Es­te po­dría ser un buen te­ma de re­fle­xión pa­ra mi pró­xi­ma en­tre­ga.

Agra­dez­co nue­va­men­te a mi ami­go Juan Luis Val­ver­de por la pu­bli­ca­ción del tra­ba­jo de Abran­tes en Fa­ce­book en Ji­ne­tes, ca­ba­llos y hor­se­mans­hip, so­bre el que he rea­li­za­do la re­fle­xión en turno.

1

41. Es in­du­da­ble que la sen­si­bi­li­dad pa­ra tra­tar con ani­ma­les es mu­cho ma­yor en la gen­te que na­ce y vi­ve en con­tac­to con ellos2. En opi­nión de Abran­tes, una bue­na téc­ni­ca sin la ac­ti­tud apro­pia­da con­du­ce al fra­ca­so, mien­tras que una bue­na ac­ti­tud sin téc­ni­ca al­gu­na ten­drá éxi­to.3. Los po­see­do­res de do­nes reales o ap­ti­tu­des es­pe­cia­les, los ge­nios de ver­dad, nor­mal­men­te se re­co­no­cen des­de la in­fan­cia.4. Los ti­be­ta­nos pu­die­ron per­fec­cio­nar su ac­ti­tud a tra­vés de la ex­pe­rien­cia y el tra­ba­jo dia­rio en un en­tre­na­mien­to que les to­mó gran par­te de su vi­da.

2

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.