Con­di­cio­nes en la com­pra-ven­ta de un em­brión

Ecuestre - - CABALLO -

El año pa­sa­do com­pré un em­brión y una vez que la ye­gua dio a luz han exis­ti­do dis­cre­pan­cias a la en­tre­ga de la po­tra, tras pro­po­ner­le que nues­tro ve­te­ri­na­rio ha­bla­ra con el su­yo pa­ra sa­ber su es­ta­do. En su día les so­li­ci­té ver­la en mo­vi­mien­to y no me lo per­mi­tie­ron. Des­pués de di­fe­ren­tes ne­ga­ti­vas de la yeguada en di­ver­sas cir­cuns­tan­cias, se ha de­ci­di­do rea­li­zar un con­tra­to de com­pra-ven­ta pa­ra de­vol­ver­les el po­tro. Mi du­da es si es­ta­mos ha­blan­do de una res­ci­sión de con­tra­to que no ha lle­ga­do a su tér­mino o si por el con­tra­rio se rea­li­za un con­tra­to de com­pra ven­ta (que ha­cen ellos, no nos de­jan rea­li­zar­lo a no­so­tros, lo cual se­ría lo co­rrec­to). No he­mos re­ci­bi­do ni el po­tro ni pa­pe­les, ¿có­mo voy a ven­der al­go que no es­tá en mi po­der? ( Bea­triz Gil)

El ca­so que nos plan­tea no es des­co­no­ci­do en el De­re­cho po­si­ti­vo es­pa­ñol y su efi­ca­cia y va­li­dez ju­rí­di­ca que­da fue­ra de to­da du­da, dis­po­nien­do el ar­tícu­lo 1.271 de nues­tro Có­di­go ci­vil que “pue­den ser ob­je­to de con­tra­to to­das las co­sas que no es­tán fue­ra del co­mer­cio de los hom­bres, aun las fu­tu­ras”. Di­cha per­mi­si­vi­dad so­bre la con­tra­ta­ción de co­sas que en el mo­men­to de la ce­le­bra­ción del con­tra­to no tie­nen aún una en­ti­dad fí­si­ca real pue­de ser apli­ca­da al mar­co de la com­pra­ven­ta me­dian­te dos fi­gu­ras afi­nes pero que, en la prác­ti­ca, com­por­tan muy di­ver­sos efec­tos ju­rí­di­cos.

El pri­me­ro de­no­mi­na­do “com­pra­ven­ta de es­pe­ran­za”, se de­fi­ne co­mo aquel con­tra­to en el que una de las par­tes (el com­pra­dor) asu­me el ries­go de que la co­sa ob­je­to del con­tra­to no lle­gue a pro­du­cir­se, de tal ma­ne­ra que el pre­cio se sa­tis­fa­ce y se es­tá obli­ga­do a ello con in­de­pen­den­cia de que la co­sa lle­gue o no a exis­tir.

El se­gun­do de­no­mi­na­do “com­pra­ven­ta de co­sa fu­tu­ra”, tie­ne la pe­cu­lia­ri­dad que el con­tra­to de com­pra­ven­ta que­da en sus­pen­so y no de­le­ga­rá sus efec­tos en tan­to en cuan­to la co­sa no lle­gue a te­ner exis­ten­cia real, por lo que las pres­ta­cio­nes a las que se obli­gan la par­tes, sa­tis­fac­ción del pre­cio por par­te del com­pra­dor y en­tre­ga de la co­sa ob­je­to del con­tra­to por el ven­de­dor, que­dan con­di­cio­na­das y en sus­pen­so en tan­to en cuan­to se pro­duz­ca la exis­ten­cia fí­si­ca de és­ta úl­ti­ma.

En el su­pues­to plan­tea­do mi opi­nión es que el ne­go­cio rea­li­za­do en­tre las par­tes en­ca­ja­ría den­tro de la mo­da­li­dad de “com­pra­ven­ta de co­sa fu­tu­ra”, que­dan­do su va­li­dez con­di­cio­na­da (con­di­ción sus­pen­si­va) no só­lo a la exis­ten­cia fí­si­ca del po­tro, sino a que el mis­mo es­té en per­fec­tas con­di­cio­nes fí­si­cas. Por tan­to la efi­ca­cia del ne­go­cio ju­rí­di­co es­tá su­pe­di­ta­da a que se prac­ti­que un exa­men ve­te­ri­na­rio por un pro­fe­sio­nal de su con­fian­za, sin cu­yo vis­to bueno la com­pra­ven­ta no des­ple­ga­ría sus efec­tos, por lo que an­te la fal­ta de acuerdo en­tre las par­tes, us­ted po­drá acu­dir a los tri­bu­na­les pa­ra exi­gir el de­re­cho a exa­mi­nar al po­tro por par­te de su ve­te­ri­na­rio y en su ca­so se pro­ce­da a su en­tre­ga o bien so­li­ci­tar la re­so­lu­ción del con­tra­to con la res­ti­tu­ción del pre­cio más los in­tere­ses y de­más gas­tos o per­jui­cios que se le ha­yan po­di­do cau­sar an­te el in­cum­pli­mien­to de la yeguada.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.