La CNMC san­cio­na con más de 230.000 eu­ros al Con­se­jo Ge­ne­ral de Odon­tó­lo­gos

La má­xi­ma au­to­ri­dad co­le­gial de los den­tis­tas re­cu­rri­rá la san­ción por la vía con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­va

El Dentista Moderno - - Actualidad -

La CNMC ha mul­ta­do con 234.738 eu­ros al Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Ofi­cia­les de Odon­tó­lo­gos y Mé­di­cos Es­to­ma­tó­lo­gos de España por adop­tar me­di­das que con­si­de­ra van con­tra la li­bre com­pe­ten­cia co­mo “de­ni­grar a los pro­té­si­cos den­ta­les en una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria o re­co­men­dar a los den­tis­tas aso­cia­dos pac­tar sus ta­ri­fas”. La au­to­ri­dad co­le­gial ha anun­cia­do re­cur­so y acla­ra que, en nin­gún ca­so, ha vul­ne­ra­do los de­re­chos de los pro­té­si­cos, pe­ro de­fien­de que un pa­cien­te no pue­de im­po­ner a un den­tis­ta la elec­ción de un de­ter­mi­na­do la­bo­ra­to­rio. La Co­mi­sión Na­cio­nal de los Mer­ca­dos y la Com­pe­ten­cia (CNMC) ase­gu­ra que di­ver­sos acuer­dos y re­co­men­da­cio­nes di­ri­gi­dos a im­pe­dir que los pa­cien­tes es­co­gie­ran li­bre­men­te su pro­pio pro­té­si­co den­tal y ase­gu­rar que su se­lec­ción que­da­ra re­ser­va­da a los den­tis­tas va en con­tra de la li­bre com­pe­ten­cia. De es­ta for­ma, los co­le­gios de odon­tó­lo­gos ha­brían res­trin­gi­do la com­pe­ten­cia en­tre los pro­té­si­cos den­ta­les y los pa­cien­tes po­drían ha­ber pa­ga­do fac­tu­ras más ele­va­das (S/0299/10 Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Odon­tó­lo­gos y Es­to­ma­tó­lo­gos). Ade­más, pa­ra la CNMC, el Con­se­jo Ge­ne­ral de Odon­tó­lo­gos, que ca­li­fi­ca en sus reunio­nes de “in­tru­sis­mo” la ac­ti­vi­dad de los pro­té­si­cos, pu­so en mar­cha en 2009 una cam­pa­ña de pu­bli­ci­dad pa­ra de­ni­grar a los pro­té­si­cos den­ta­les. El Pre­si­den­te del Con­se­jo Ge­ne­ral de Odon­tó­lo­gos ex­pli­có que la cam­pa­ña ‘Un pro­té­si­co no es un den­tis­ta’ es­ta­ba di­ri­gi­da a los pro­té­si­cos pa­ra ad­ver­tir­les “de nues­tras se­rias in­ten­cio­nes” y que “se­pan que podemos ata­car”. Asi­mis­mo, des­de 2010 se pu­bli­ca­ron no­ti­cias con men­sa­jes de­ni­gra­to­rios ha­cia los pro­té­si­cos en va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción. An­te es­tos he­chos, la Co­mi­sión Na­cio­nal de la Com­pe­ten­cia con­si­de­ra que “el Con­se­jo Ge­ne­ral de Odon­tó­lo­gos ha ac­tua­do con­tra el in­te­rés de los pa­cien­tes, que, al no po­der ele­gir, pue­den ha­ber pa­ga­do pre­cios más al­tos. De he­cho, da­do que es el odon­tó­lo­go quien fac­tu­ra al pa­cien­te, unos pre­cios de las pró­te­sis más ele­va­dos pue­den re­dun­dar en pre­cios del tra­ta­mien­to más al­tos tam­bién”. Por otra par­te, el comunicado aña­de que “el Con­se­jo Ge­ne­ral de Odon­tó­lo­gos in­flu­yó pa­ra que los den­tis­tas pac­ta­ran sus ho­no­ra­rios, aun sa­bien­do que es­to es­tá prohi­bi­do por la ley. En 2008 el Con­se­jo Ge­ne­ral en­car­gó un es­tu­dio so­bre las ta­ri­fas que co­bran los den­tis­tas, con el ob­je­ti­vo de que sir­vie­ra de re­fe­ren­cia pa­ra que los den­tis­tas fi­ja­ran sus ta­ri­fas, una vez que la re­for­ma de la Ley de Co­le­gios Pro­fe­sio­na­les ha­bía prohi­bi­do los ho­no­ra­rios orien­ta­ti­vos”.

El Con­se­jo anun­cia re­cur­so

El Con­se­jo Ge­ne­ral de Den­tis­tas re­cu­rri­rá la san­ción por la vía con­ten­cio­so-ad­mi­nis­tra­ti­va, al en­ten­der que los he­chos de­nun­cia­dos no cons­ti­tu­yen nin­gu­na in­frac­ción de la nor­ma­ti­va de com­pe­ten­cia y que, por lo tan­to, no son me­re­ce­do­res de nin­gu­na san­ción. En es­te sen­ti­do, el Con­se­jo Ge­ne­ral acla­ra que, en nin­gún ca­so, ha vul­ne­ra­do los de­re­chos de los pro­té­si­cos den­ta­les, pe­ro de­fien­de que un pa­cien­te no pue­de im­po­ner a un den­tis­ta la elec­ción de un de­ter­mi­na­do pro­té­si­co, da­do que la pro­pia ac­ti­vi­dad del pro­té­si­co, pa­ra la cual tie­ne ple­na au­to­no­mía, se en­mar­ca den­tro del tra­ta­mien­to asis­ten­cial que co­rres­pon­de en ex­clu­si­va al den­tis­ta. No obs­tan­te, el Con­se­jo Ge­ne­ral re­cuer­da que un pro­té­si­co den­tal es un pro­fe­sio­nal sa­ni­ta­rio no asis­ten­cial, y que de nin­gu­na ma­ne­ra es­tá fa­cul­ta­do pa­ra asis­tir clí­ni­ca­men­te al pa­cien­te. Por es­te mo­ti­vo, el Con­se­jo Ge­ne­ral se­gui­rá de­nun­cian­do aque­llas in­tro­mi­sio­nes de los pro­fe­sio­na­les no ha­bi­li­ta­dos pa­ra rea­li­zar ac­tua­cio­nes sa­ni­ta­rias pa­ra las que no es­tán le­gal­men­te fa­cul­ta­dos da­do que no tie­nen ni el co­no­ci­mien­to, ni la ca­pa­ci­ta­ción téc­ni­ca ni le­gal pa­ra lle­var a ca­bo en la bo­ca de un pa­cien­te nin­gu­na pres­ta­ción asis­ten­cial. Del mis­mo mo­do, el Con­se­jo Ge­ne­ral nie­ga “ha­ber de­ni­gra­do” a los pro­té­si­cos den­ta­les, y acla­ra que res­pe­ta y va­lo­ra es­ta pro­fe­sión que es in­dis­pen­sa­ble pa­ra que los pa­cien­tes que ne­ce­si­tan pró­te­sis den­tal ten­gan una co­rrec­ta aten­ción sa­ni­ta­ria. No obs­tan­te, el Con­se­jo Ge­ne­ral siem­pre ha de­fen­di­do que el tra­ta­mien­to odon­to­ló­gi­co es un pro­ce­so com­ple­to de aten­ción al pa­cien­te, que se ini­cia con la con­sul­ta, el diag­nós­ti­co y la pres­crip­ción de la pró­te­sis en ca­so de ser ne­ce­sa­rio; que es­te tra­ta­mien­to se in­te­rrum­pe du­ran­te el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción y fa­bri­ca­ción de la mis­ma por el pro­té­si­co (que de­be ajus­tar­se a las pres­crip­cio­nes del odon­tó­lo­go) y vuel­ve de nue­vo al odon­tó­lo­go, al que co­rres­pon­de la adap­ta­ción in­di­vi­dua­li­za­da a ca­da pa­cien­te de la co­rres­pon­dien­te pró­te­sis. Por otra par­te, el Con­se­jo Ge­ne­ral con­si­de­ra una fa­la­cia que, tal y co­mo di­ce la re­so­lu­ción, al no po­der ele­gir pro­té­si­co, los pa­cien­tes pue­den ha­ber pa­ga­do pre­cios más al­tos. Es­ta afir­ma­ción no se co­rres­pon­de con la reali­dad pues­to que el den­tis­ta no per­ci­be nin­gún mar­gen de be­ne­fi­cios de las pró­te­sis, y en las fac­tu­ras tie­nen que apa­re­cer de ma­ne­ra des­glo­sa­da los pre­cios del tra­ta­mien­to y los cos­tes del la­bo­ra­to­rio de pró­te­sis. Ade­más, el Con­se­jo Ge­ne­ral des­mien­te ca­te­gó­ri­ca­men­te que ha­ya re­co­men­da­do pac­tar ta­ri­fas, pues­to que el in­for­me so­li­ci­ta­do al que alu­de la CNMC, que se en­car­gó a una empresa in­de­pen­dien­te, no era un ba­re­mo de ho­no­ra­rios, ni te­nía co­mo ob­je­ti­vo dar re­co­men­da­cio­nes a los pro­fe­sio­na­les ni es­ta­ba di­ri­gi­do a ellos, sino que pre­ten­día es­ta­ble­cer unos es­tán­da­res in­di­ca­ti­vos pa­ra los pro­pios pa­cien­tes y con­su­mi­do­res. Por to­do ello, el Con­se­jo se­gui­rá las vías le­ga­les ha­bi­li­ta­das al es­ti­mar que siem­pre ha ac­tua­do con­for­me a De­re­cho y con el ob­je­ti­vo de ga­ran­ti­zar la de­fen­sa de los pro­fe­sio­na­les y sus pa­cien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.